Els humans ens hem organitzat per transcendir la naturalesa.



Saber que somos animales y que, por tanto, estamos gobernados por leyes básicas como las de la termodinámica, nos sirve para entender la determinación evolutiva de la vida, no la dirección, ya que la evolución no tiene dirección ni sentido. Insisto en que no buscamos sentido a la evolución, sino cómo se produce y que es lo que sostiene y justifica esta enorme metaley biológica que permite la vida en nuestro planeta.

La simbiosis y la selección natural nos indican en gran parte el porqué estamos aquí los animales y, cómo animales, cómo nosotros abrimos el paso biológico y etológico que permite  que la consciencia emerja como consecuencia de una situación de aumento exponencial de la complejidad de nuestras relaciones sociales y de un cerebro que se ha acelerado en el marco de la inteligencia operativa.

Del ovillo  básico de la información genética a las cadenas sencillas, pero a la vez complejas de ADN y ARN, hasta llegar a la red trófica de nuestra estructura biológica, todo  está sometido a una  realidad ecológica en constante transformación en la que, por descontado, cada vez más también intervenimos de manera sistémica.

Los homínidos del género homo somos biológicamente mamíferos y etológicamente sociales. Todos los Homo hemos aprovechado la sociabilidad para poder hacer frente a la selección natural con éxito. La adaptación nos ha hecho eusociales, sin esta propiedad posiblemente nuestra especie no existiría o al menos no seríamos como somos.

Sin conciencia no hay organización
Somos una consecuencia de las leyes de la naturaleza y la diferencia con otros animales de nuestro reino es que nosotros podemos saber cómo funciona y qué es una ley. Nosotros, lo humanos en nuestra evolución, al hacernos conscientes de quiénes somos nos hemos organizado para intentar transcender a las leyes. La idea central de lo que quiero contar es que sin conciencia no puede haber organización sino orden, el orden de las leyes.

Desde la necesidad de asociación en bandas en las sabanas africanas del Homo habilis hasta la capacidad de pensar  y estructurase en grandes concentraciones humanas del Homo sapiens han pasado centenares de miles de años. Todo ha transcurrido en medio de adquisiciones biológicas, técnicas y sociales que se han ido acumulando, dando como resultado la complejidad social de nuestra especie.

Eudald Carbonell, Evolución: vivir, dirigir y organizarse (1), Sapiens, 13/01/2013


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.