divendres, 26 de maig de 2017

Els jocs del llenguatge de Wittgenstein.



La filosofía padece la enfermedad crónica de la confusión al enredarse con preguntas que no tienen respuestas e imaginando problemas que sólo existen en su imaginación. Pero ahí está Wittgenstein como terapeuta dispuesto a curar las enfermedades del pensamiento, empezando por el suyo. Si en su juventud soñó con un lenguaje ideal ahora descubre que el remedio está en el lenguaje de cada día. El análisis lingüístico, santo y seña de su filosofía, tiene que ocuparse del lenguaje ordinario. Y no es que él piense que hablar en castizo nos revele el verdadero sentido del mundo o de las palabras. No. Lo que pasa es que ahí vemos cómo se usan las palabras. El significado está en el uso. El significado de una proposición viene dado por los contextos prácticos y sociales en que se usa. El lenguaje puede así ser comparado a un juego que se juega de acuerdo a determinadas reglas que hay que descubrir en cada caso. La metáfora «juegos del lenguaje» se ha convertido en mascota de su propuesta filosófica.

Que Wittgenstein es uno de los grandes nombres de la filosofía del siglo XX es indiscutible. Son legión los que le siguen si bien es verdad que andan mal avenidos. Los hay que, anclados en la última frase del Tractatus que aconseja callar cuando no hay nada que decir, remiten, como dice el editor, «la ética y la metafísica al reino místico de lo inefable»; pero los hay también que se esfuerzan en ver continuidad en el pensamiento wittgensteiniano a pesar de sus cortes. En cualquier caso, muchos, como la chilena Carla Cordua, echa de menos el escaso seguimiento del consejo del autor cuando recomendaba leerle como quien sube por una escalera de mano para tirarla cuando se ha llegado arriba. Manda el escolasticismo.

Reyes Mate, 'Investigaciones filosóficas': Wittgenstein, hablar y guardar silencio, ABC 24/05/2017 

Internet i feixisme.


Que la misoginia, el racismo o las conspiraciones son un fenómeno previo a internet y con causas ajenas al mismo no significa que sus mensajes destructores no hayan encontrado un gran aliado en la cultura de internet. Mientras que la izquierda parece necesitar de análisis, contexto y una cierta estructura de pensamiento previa para la construcción de discurso a la ultraderecha le vienen bien lo fraccionado, la ambigüedad de significantes y la velocidad de información que apenas deja tiempo para detenerse en nada. La razón es sencilla, mientras que la izquierda juega siempre de inicio fuera del sentido común dominante a los ultras tan sólo les hace falta exagerarlo. Así es mucho más sencillo que llegue a tu grupo de Whatsapp familiar un meme con una imagen falsa sobre una niña católica molida a palos por unos moros en Albacete -la niña había sufrido un accidente de bicicleta y era nórdica- que explicar en ese mismo grupo el papel de la OTAN en la desestabilización de los países de Oriente Medio.

Por otro lado, los propios códigos estéticos de la cultura de internet hacen sencilla la participación de cualquiera. No es tan sólo la distribución de contenidos, sino que la baja calidad de los mismos provoca que sea mucho más sencillo construir un gif antisemita o machista que escribir un ensayo o rodar una película de contenido reaccionario. La vulgarización internetera, celebrada a menudo como el fin del elitismo de los profesionales de la cultura, ha abierto las puertas a la difusión del odio entre los jóvenes, sobre todo cuando estos abjuran cada vez más de libros, discos y películas en favor de los contenidos de digestión rápida de la red. Además, el sistema de estatus, fácilmente medible en las redes, dota de una legitimidad nueva a los mensajes, no por la trayectoria y fiabilidad intelectual de quien los emite, sino por su número de seguidores. Trágico final para los tecno-utopistas, que esperaban una revolución pacífica y liberal del conocimiento y se han encontrado con la Rana Pepe enseñando a odiar de forma simpática.

Daniel Bernabé, Fascismo gif. Cómo la ultraderecha se apropió de la cultura de internet, lamarea.com 24/05/2017

L'àporos, és aquell que molesta (Adela Cortina).



... las puertas se cierran ante los refugiados políticos, ante los inmigrantes pobres, que no tienen que perder más que sus cadenas. También ante los gitanos que venden papelinas en barrios marginales y rebuscan en los contenedores, cuando en realidad en nuestro país son tan autóctonos como los payos, aunque no pertenezcan a la cultura mayoritaria. El problema entonces no es de etnia, de raza y tampoco de extranjería. El problema es de pobreza. Es el pobre, el áporos, el que molesta. Es la fobia hacia el pobre la que rechaza a las personas, a las razas y a aquellas etnias que habitualmente no tienen recursos.

Marta Molina, entrevista a Adela Cortina: "Nuestro cerebro es aporófobo, pero lo podemos moldear", huffingtonpost. es 24/05/2017

Filosofia de la sospita i anàlisi de la realitat.



La filosofía de la sospecha ha contribuido a continuar los anhelos de lucha y transformación de la sociedad que se mantienen en la actualidad en forma de movimientos sociales, vecinales y ciudadanos, a través del conocimiento y de la toma de contacto con la realidad, haciéndolo desde las bases mismas que sustentan al sistema occidental imperante y a su modo de proceder, que podrá eliminar a la filosofía de las aulas, pero no conseguirá sacarla de las calles y de la consciencia de la ciudadanía. La filosofía de la sospecha y su análisis de la realidad cumplieron con su labor hace tiempo y legaron su disposición crítica a las corrientes y movimientos venideros. El feminismo, el antibelicismo, el ecologismo, el anticapitalismo, y en general, la contracultura generada en los años sesenta del pasado siglo, llevan el germen de la filosofía de la sospecha en su versión más activa y contestataria. Y somos herederos de aquellos que no se conformaron ni se resignaron a participar de un mundo y de unos modelos de vida establecidos por un sistema de poder destructivo.

Patricia Terino, Filosofía de la sospecha: pensamiento crítico y retorno a los orígenes, Rebelión 24/05/2017

Otra economia política està en marxa (Alicia García Ruiz).

dijous, 25 de maig de 2017

La genealogia del mite modern.



Antes contábamos con los mitos que explicaban la vida: el paraíso, la manzana, la serpiente… Ahora hay nuevos mitos y los llamamos teorías de la conspiración.

... he visto un paralelismo con las teorías de Darwin. En la naturaleza hay especies que evolucionan, y creo que en la cultura el mecanismo es similar. Una historia es como una ameba que muta a medida que se reproduce. A fuerza de ser contada una y otra vez. Si reúno a 15 personas y le cuento al primero una historia al oído para que la repita al segundo, y así sucesivamente, la versión del último será distinta. Eso lo sabemos todos. Al final, el relato más contundente supera al que tiene matices. Y aunque contamos con la ciencia para evitarlo, los expertos no respetaron su método. (...) Pero los hechos nunca hablan por sí mismos, ni aunque los tortures. Nosotros les damos su voz. Nosotros susurramos los hechos.

Isabel Ferrer, entrevista a Frank Westerman. 2.000 muertos en Camerún y ninguna explicación, así nacen los mitos modernos, El País 25/05/2017

L'eix dreta-esquerra i el comportament del votant.




Entre las incógnitas de nuestro tiempo, se cuenta la relevancia de la línea divisoria izquierda/derecha para explicar el comportamiento de los electores y las estrategias de los partidos; partidos que buscan tanto el voto popular como competir eficazmente contra otros partidos. Se ha convertido en un lugar común afirmar que la separación entre izquierda y derecha está siendo reemplazada por otro eje que distingue a los globalistas (o cosmopolitas) de los nacionalistas (o soberanistas): unos serían partidarios de sociedades abiertas que comparten soberanía a través de organizaciones o tratados multilaterales y defenderían una política migratoria generosa que acepta la hibridación cultural; otros prefieren las sociedades cerradas que recuperan su soberanía a fin de preservar su identidad cultural y cerrar sus fronteras a la inmigración. De acuerdo con la terminología de David Goodhart, liberal reconvertido en comunitarista, los primeros hablan desde cualquier sitio y los segundos desde algún sitio: los enraizados reprochan a los desenraizados −en frase de Theresa May− que no se puede ser ciudadano de ninguna parte. Nada nuevo: la distinción remite a la dicotomía entre Gesellschaft (sociedad) y Gemeinschaft (comunidad) formulada por el sociólogo alemán Ferdinand Tönnies y empleada también, en respuesta a este último, por Max Weber.

Su reaparición se explica por el efecto psicopolítico de la Gran Recesión y su reflejo en los sistemas de partidos occidentales. (...) 

... cuando un votante se retrata a sí mismo dentro del continuo ideológico nos está diciendo cuál es la naturaleza de sus afectos políticos y en la mayor parte de los casos eso nos permitirá saber a qué partido votará con mayor probabilidad. Pero eso no nos dirá lo que piensa y, por tanto, su adscripción adquirirá un cierto valor tautológico: un 6 es un 6 es un 6. Por añadidura, eso tampoco nos permitirá anticipar cuál será su trayectoria allí donde se produzca un corrimiento de tierras como el experimentado en los últimos años: ¿adónde acude un votante socialdemócrata en Francia? ¿A Macron, a Hamon, a Mélenchon? ¿Y cómo ha de tomarse un conservador thatcheriano el giro intervencionista de Theresa May? Es capital, claro, el papel prescriptor de los líderes políticos, capaces incluso de crear su propio electorado: Podemos y Ciudadanos son un buen ejemplo. Pero si los contenidos de izquierda y derecha son contingentes, porque dependen de la coyuntura política y de los liderazgos emergentes en momentos de cambio, el eje izquierda/derecha tendrá como principal utilidad la de señalarnos dónde laten las emociones del votante y no cuáles son sus ideas. No es nada extraño, pues las ideologías son también −¿sobre todo?− emociones. Pero queda entonces en el aire la pregunta sobre el valor prescriptivo de esa línea divisoria.

Dicho esto, quizá lo más razonable sea concluir que ninguno de esos ejes desplaza al otro, sino que lo suplementa y complica. (...)

Ciertamente, es tal el arraigo afectivo y simbólico de la dicotomía izquierda/derecha que hablar de su obsolescencia resulta prematuro. Por el contrario, es todavía dominante: la mayoría de los ciudadanos sigue poniéndose esas gafas para mirar al mundo y nutrir una identidad cuya tribu rival queda así bien definida: ya dijo Hitchcock que cuanto mejor es el malo, mejor es también la película. Pero eso no es razón para desdeñar la importancia que ha cobrado en los últimos años el eje globalismo/soberanismo, como vienen a demostrar las crisis internas en los partidos socialdemócratas y la reconfiguración de los sistemas de partido provocada por la irrupción del populismo. Ni, por tanto, para reconocer las limitaciones inevitables que aquejan a una distinción algo tosca que por momentos parece más basada en los sentimientos que en las razones.

Manuel Arias Maldonado, ¿Más allá de la izquierda y la derecha?, Revista de Libros 24/05/2017

V Jornada de Filosofia, una experiència a repetir.



Èxit a la V Jornada de Filosofia celebrada el divendres de 19 de maig, enguany a Manresa, podeu fer un tast als vincles següents:
Mostra dels tallers amb publicacions a Twitter
Mostra de tallers amb publicacions a Instagram

dimecres, 24 de maig de 2017

Física quàntica i salut.



Nos empiezan explicando que la física cuántica representa (oh, ah) un cambio de paradigma respecto a la física clásica, según el cual el dualismo "mente-materia" cartesiano sería superado, ya que "el observador influye en lo observado". Este es uno de los mitos más recurrentes respecto a la física cuántica, y, a mi juicio, proviene de explicaciones excesivamente sensacionalistas de esta teoría (en ocasiones, sin mala intención) que malinterpretan los conceptos de "observador" y "observado" . No hay duda de que el dualismo de Descartes ha sido superado, pero eso no tiene nada que ver con la física cuántica. El hecho de que en la física cuántica las medidas que se realizan para conocer el valor de alguna magnitud cambien el estado del sistema (como hemos contado, por ejemplo, aquí) no tiene ninguna relación con la "conciencia", el "estado mental" o la "información" de la que disponga un ser humano concreto. Se debe simplemente al hecho de que las medidas son realizadas por aparatos físicos de medida, de manera que un experimento en el que se mide una cosa es un experimento distinto a uno en el que no se mide una cosa. Que después yo, o quien sea, tenga acceso a los resultados de las medidas es completamente irrelevante: no es eso lo que cambia el estado del sistema. Todo el experimento podría ser programado por ordenadores y conducido por robots, sin que jamás un ser humano supiera nunca el resultado de las medidas, y el efecto sería exactamente el mismo.

Así que no, en la física cuántica la mente no modifica la materia a voluntad. De manera que todo el discurso de las aplicaciones curativas de la física cuántica (todo ese berenjenal sobre, cómo no, la "resonancia", la "vibración", el "entrelazamiento cuántico": conceptos que no tienen ninguna aplicación en lo que está contando) y por tanto toda esta teoría está basada en una mentira. ¿Le confiaría usted a ella su salud? 

Carlos Sabín, No, la física cuántica no dice eso, Blogs de Investigación y Ciencia 05/05/2017

Fukuyama, Hegel i l'Estat.



El Estado es, para Fukuyama, la mejor institución que han sido capaces de darse a sí mismas las sociedades humanas. Es un éxito evolutivo que permite superar el mínimo común denominador de las sociedades primitivas cuyos miembros, poco numerosos, compartían la misma carga genética. De ese larguísimo ciclo evolutivo habitado por cazadores y recolectores data una pauta de comportamiento que se ha tornado ingénita: la tendencia a traspasar a los descendientes inmediatos las ventajas reproductivas de sus progenitores y a excluir de ellas a los demás.

Llegado a los Estados modernos, Fukuyama rinde honores, con reservas, a la teoría de la modernización. La posición modernizadora fuerte mantiene que todas las sociedades han llegado o llegarán a un último estadio de bienestar por el mismo camino: las etapas del desarrollo de Rostow. A la larga, todas se verán impulsadas a convertirse en sociedades abiertas y democráticas.

Fukuyama muestra un gran escepticismo ante esa versión fuerte. La historia no se reduce a un proceso lineal: economía/tecnología → urbanización/expansión educativa → democracia/libertades. Los cambios políticos responden a factores independientes entre sí y, de hecho, su secuencia en las sociedades modernas ha sido errática. Esa diacronía impredecible hace difícil explicar el devenir de la política moderna, pero eso no empece la necesidad de un esquema sincrónico y etiológicamente diversificado. La solución de Fukuyama evoca a Legolandia. En esos parques temáticos, el entorno arquitectónico está construido con piezas paralelepipédicas similares a las del juego epónimo, pero los visitantes pueden cambiarlas a su gusto, aunque con moderación. La variedad del orden político en las sociedades modernas refleja, piensa Fukuyama, una similar combinatoria variable de las piezas institucionales básicas.

El Estado no es una mera institución mediadora de conflictos entre particulares, tal como quieren los teóricos contractualistas. Es mucho más: el punto en que la voluntad individual se reconcilia con la Razón universal. La voluntad general que se encarna en el Estado hace real la libertad del individuo cuando éste obedece las leyes. Cuando mi libertad subjetiva se allana a la voluntad general no hago más que obedecerme a mí mismo. Libertad y necesidad muestran, por fin, su recóndita armonía. ¿Y si de mi peripecia particular surge un conflicto insoluble? Hegel no ampara a Antígona sobre Creonte. ¿Cómo sería posible si el rey tebano representa una Razón superior a la de la muchacha?

Julio Aramberri, Las historias de Fukuyama, Revista de Libros 17/05/2017

Catacraks 17.

Qui vol viure per sempre?



¿Quién quiere vivir para siempre?

Casi todo lo que hacemos lo hacemos porque envejecemos y porque vamos a morir. 

En el fondo, todos tenemos un listado de “Cosas que hacer antes de morir”. Cada uno a su manera. Nadie lo tiene escrito en un papel. Pocos lo elaboran de manera tan concienzuda. La mayoría no piensa en ello en su día a día, y esto puede ser, básicamente, por dos razones: una mala y una buena.

La mala es invertir el tiempo de la vida (ese que no nos importaría dilapidar si fuéramos inmortales o en un estado en que no existiera la muerte, pero que a nosotros se nos va y no vuelve más) en necesidades falsas, como tener siempre el último modelo de auto o de teléfono.

La razón buena consiste en estar ocupado en las pequeñas tareas que conducen a las cosas que uno quiere hacer antes de morir. Preparar a un hijo una comida saludable es ayudarlo a que sea una persona feliz. Tomar una copa de vino contemplando un atardecer sin preocupaciones contribuye a la propia felicidad (y, por añadidura, a la de los seres queridos). Escribir una página, pintar un cuadro o componer una canción del mejor modo en que uno es capaz equivale a poner un ladrillo más en el edificio de su obra. Sea lo que fuere su obra, pero que en cualquier caso es el modo en que los humanos creemos trascender a la muerte y encontramos un sentido para nuestras existencias.

Cristian Vázquez, Casi todo lo que hacemos lo hacemos porque nos vamos a morir, Letras Libres 18/0572017

Governamentalitat algorítmica (Éric Sadin).



Para el filósofo francés Éric Sadin (La humanidad aumentada), la revolución digital no consiste en la comunicación instantánea o en el fácil acceso a música o películas, sino en la instalación de una "capa matemática" que media nuestra relación con el mundo. El fetichismo por los celulares tiene que ver con esa forma invisible con que nos ayudan a gestionar esa relación: nuestra subjetividad se ha ampliado gracias a procesadores poderosos. Así, va emergiendo un profundo cambio ontológico y antropológico, una nueva condición humana "hibridada" con lo artificial, que no hará más que intensificarse cuando se normalice la implantación de chips en el organismo. Tenemos nuevas formas de relacionarnos con el tiempo y el espacio: si antes tomábamos decisiones a partir de una sensibilidad y una inteligencia particulares, ahora la vida está "aumentada o curvada por procesos cognitivos en parte superiores y más avezados que los nuestros". 

De modo que no hay que preocuparse de la rebelión de las máquinas, sino de cómo estas, relucientes y seductoras, nos acompañan todo el día y nos han convertido en "sujetos algorítmicamente asistidos". Vivimos en el tiempo de la "gubernamentalidad algorítmica", en el que procesos "mágicos" de los que no tenemos idea cómo ocurren controlan decisiones individuales y colectivas. A las máquinas les tenemos cariño y también nos intimidan; las hemos divinizado y no es de extrañar que cualquier rato surga una religión dedicada a ellas. Para Sadin, el gran desafío de los próximos años consistirá en buscar formas para que el ser humano recupere autonomía y soberanía al posicionarse "respecto de la verdad impuesta por los sistemas". No será fácil: hoy mismo, Google ha anunciado que su nuevo chip de inteligencia artificial será cuatro veces más rápido que el anterior.

Edmundo Paz Soldán, , Río fugitivo/El Boomeran(g) 21/05/2017

Heidegger in the Kitchen (vídeo)

dimarts, 23 de maig de 2017

La realitat algorítmica.



Aunque suene muy complejo y técnico, un algoritmo es una secuencia de instrucciones. De hecho, uno aplica algoritmos a su vida cotidiana sin saber que lo está haciendo: cocinar, lavarse los dientes, ir a trabajar. En internet, los algoritmos se alimentan de la información que los internautas generan durante la navegación: hora de conexión, nombre, edad, intereses, preferencias. Estos datos quedan en la red, como huellas, pistas, indicios que muestran parte de la personalidad del navegante. Así, se producen grandes masas de datos que, analizadas mediante sistemas algorítmicos, arrojan determinados resultados.

El problema es que los algoritmos pueden procesar datos aun sin saber qué están analizando. Y lo que están analizando, generalmente, son personas. Por ello hay quienes creen que son brutos, imparciales y erróneos: es complejo analizar identidades humanas desde cálculos lógicos y matemáticos.

Cecilia Toledo, Los algoritmos construyen realidades, Letras Libres 18/05/2017

Ciència i bellesa.


Durant segles ha estat discutit si la bellesa és només una propietat que atribuïm a allò que ens dona plaer. S’ho han plantejat diferents filòsofs i ara és un objecte de recerca sobre la forma com grups de persones relacionen aquests conceptes. És el que han volgut analitzar uns investigadors de la Universitat de Nova York. Defensen que els seus resultats en part confirmen i en part contradiuen el que va afirmar Immanuel Kant, el gran filòsof alemany, fa més 200 anys.

Pere Puigdomènech, Bellesa, el periodico.cat 21/05/2017

Ficció i veritat (Alberto Manguel).



Los lectores lo hemos sabido desde siempre: los sueños de la ficción engendran las verdades de nuestro mundo.

La ficción, cuya forma escrita fue inventada por algún secreto antepasado nuestro hace más de 5.000 años en un lejano desierto, posee al menos dos características extraordinarias. La primera es aquella que nos permite transmitir, de manera inmediata y con la menor ambigüedad posible, una cierta información práctica y precisa. La segunda es, paradójicamente, casi el reverso de la primera: una vasta ambigüedad que no limita a una sola interpretación la información recibida. Al contrario. Esta ambigüedad nos permite transmitir, en la historia del Swann de Proust, la angustia de saber que ningún conocimiento del pasado es suficiente, que la fuerza de la juventud no dura más que un instante, que toda elección comporta una pérdida y, sobre todo, que ese mismo lenguaje que cuenta la memorable historia no podrá contar nunca la plenitud de esa historia. Esta segunda característica del lenguaje requiere, en quien lo desen­traña, lo escucha o lo lee, un misterioso arte que podemos llamar lectura profunda y que nos permite reconocer, en los personajes que amamos, nuestras propias identidades.

Alberto Manguel, Sombras de bulto bello, Babelia. El País 22/05/2017

Els marcs cognitius i el debat polític.



La manipulació del llenguatge, la selecció de les paraules que utilitzo a l’hora de descriure una situació (immigrants o refugiats; estrangers o nacionals; unionistes o no independentistes…), és el camí per construir un relat en què situar cada pol en el teu propi camp o en el camp d’altri.

Joan Subirats, Conceptes i imatges, el periodico.cat 22/05/2017

dilluns, 22 de maig de 2017

De què depèn la nostra felicitat? (Schopenhauer).



…lo más importante para el bienestar del hombre, incluso para todo el estilo de vida que adopte, es aquello que existe o sucede en su fuero interno. De ello dependen directamente su satisfacción y su desdicha más profundas, que no son, en primera instancia, otra cosa que el resultado inmediato de sus sentimientos, su voluntad y sus pensamientos; mientras que todo lo exterior lo satisface o lo frustra sólo de modo indirecto. Por ello, unos mismos acontecimientos o circunstancias externos afectan a cada persona de forma muy distinta, y cada cual vive en un mundo diferente aunque comparta el mismo entorno. En efecto, cada cual se relaciona de forma directa sólo con sus propias representaciones, sentimientos y voliciones; las cosas externas sólo tienen influencia sobre él cuando dan pie a estos últimos. El mundo en el que habita cada individuo depende, en primera instancia, de la concepción que este tenga de él, y se ajusta, en consecuencia, a las peculiaridades de cada cabeza: según sea esta, ese mundo podrá ser pobre, superficial y monótono, o rico, interesante y preñado de sentido. 

Ello se debe a que toda realidad, es decir, todo presente consumado, consta de dos mitades, sujeto y objeto, pero en una unión tan necesaria y estrecha como la del oxígeno y el hidrógeno en el agua. Aunque la mitad objetiva sea la misma, si la subjetiva difiere, la realidad presente será totalmente distinta, y lo mismo ocurrirá en el caso inverso: la más bella y excelente mitad objetiva produce una realidad y un presente execrables cuando la mitad subjetiva es obtusa y malvada; igual que sucede con un paisaje hermoso cuando hace mal tiempo, o con un retrato tomado con una camera obscura defectuosa. O para decirlo de manera más sencilla: cada uno está atrapado en su consciencia como en su propia piel, y vive en principio sólo en ella: de ahí que no se le pueda ayudar mucho desde fuera. 

…así como todo lo que está presente y sucede en el ser humano está presente sólo en y para su consciencia, es claro que lo determinante serán ante todo las cualidades que esta tenga, hasta el punto de que la mayoría de las veces importará más la consciencia misma que las figuras que se representen en ella.

La mitad objetiva del presente y de la realidad está en manos del destino y, en consecuencia, es tornadiza; la subjetiva viene dada por nosotros mismos y, por lo tanto, es básicamente invariable. La vida del hombre, por muchos cambios que le sobrevengan de fuera, tiene siempre el mismo carácter y se asemeja a una serie de variaciones musicales sobre un mismo tema. Nadie se puede sustraer a su propia individualidad. Así como un animal irracional, póngasele donde se le ponga, permanece siempre circunscrito a los límites que la naturaleza le ha impuesto irreversiblemente, debido a lo cual, por ejemplo, nuestros esfuerzos por alegrar la vida de una mascota entrañable, dados aquellos límites de su ser y de su consciencia, siempre se han de mantener dentro de estrechos márgenes; lo mismo sucede con el hombre: el grado máximo de su dicha está fijado de antemano por su individualidad. 

... el grado máximo de su dicha, como en el caso de los animales, está fijado de antemano por su individualidad. Y, en particular son los límites de sus fuerzas espirituales los que han determinado, de una vez por todas, su posibilidad de acceder a un gozo elevado. Si estos son estrechos, los esfuerzos provenientes de fuera, todo lo que los demás hombres o la fortuna puedan hacer a su favor, no serán capaces de conducirlo más allá del grado de dicha y bienestar humano vulgar, cuasi-animal (...) ni seguir una educación integral logrará hacer mucho, aunque sí algo, para romper ese círculo preestablecido. Pues los placeres más elevados, variados y estables son los espirituales; y por más que nos engañemos al respecto, estos proceden fundamentalmente de una capacidad innata. 

De todo lo anterior se infiere cuánto depende nuestra dicha de aquello que somos, de nuestra individualidad; mientras que casi siempre sólo se toma en cuenta nuestro destino, es decir, a aquello que tenemos o que representamos. Pero, para empezar, el destino mismo es algo que se puede mejorar; y, en segundo lugar, si se goza de riqueza interior, no habrá que pedirle mucho al destino; en cambio, un pobre diablo seguirá siendo un pobre diablo por el resto de sus días, y un alcornoque un obtuso pedazo de alcornoque aunque entre al cielo y esté rodeado de un harén.

Un carácter bueno, moderado y manso puede estar satisfecho aun en circunstancias adversas; mientras que uno ávido, envidioso y malvado no lo estará aunque nade en la abundancia. Sin embargo, para aquel que disfruta permanentemente de una individualidad extraordinaria y espiritualmente eminente serán totalmente superfluos, e incluso molestos y onerosos, la mayoría de los placeres generalmente buscados.

Así pues, lo primero y más esencial para nuestra felicidad es aquello que somos, o sea, nuestra personalidad; ya por el mero hecho de que esta última se encuentra constantemente activa en cualquier circunstancia; pero también porque, a diferencia de los bienes de los otros dos aspectos, no está sujeta a los avatares del destino y no nos puede ser arrebatada. En esa medida, su valor merece llamarse absoluto, a diferencia del relativo de las otras dos determinaciones: lo que uno tiene y lo que uno representa.

…la riqueza, aparte de satisfacer las necesidades reales y naturales, tiene muy poca influencia sobre nuestro auténtico bienestar; al contrario, este puede ser menoscabado por las numerosas e inevitables zozobras que la conservación de una gran fortuna lleva consigo. Y sin embargo, los hombres se afanan cien veces más en adquirir riquezas que en cultivar su espíritu; y ello a pesar de que está fuera de toda duda que lo que uno es contribuye mucho más a nuestra felicidad que lo que uno tiene. De ahí que veamos, cómo más de uno, inmerso en una actividad frenética, se esfuerza de sol a sol en incrementar, con la diligencia de una hormiga, la riqueza que ya tiene. Desconoce todo lo que caiga fuera[…]

Así pues, lo que alguien lleva en sí mismo es lo más esencial para su dicha.

Arthur Schopenhauer, Aforismos sobre el arte de vivir, 1. División fundamental.

Teories del jo.



Desde que a finales del siglo XIX William James (1842-1910) distinguiera entre el “Yo” como observador y el “Mí” como objeto de la experiencia, ha surgido un gran número de teorías que intentan definir qué es el Yo.

Alex Figueroba, ¿Qué es "el Yo" en psicología?, Psicología y Mente 

IA i inconscient.



En los años 90, cuando un robot atravesaba una habitación esquivando obstáculos, primero observaba el entorno con su cámara y luego procesaba la información intentando reconocer los objetos. Problema: con los procesadores de esa época, la computadora tardaba una eternidad en crear ese mapa de su entorno, por lo que sus movimientos eran lentísimos. Entonces, el ingeniero en robótica australiano Rodney Brooks se puso a pensar: ¿cómo es posible que una mosca se mueva con tal velocidad esquivando todo tipo de objetos, incluso en movimiento, si apenas tiene cerebro? ¿Cómo con esa ínfima capacidad de cómputo puede hacer lo que los robots no pueden ni soñar?

Respuesta: es que gran parte del movimiento de la mosca (y de cualquier otro ser natural) no es procesado por una unidad central, sino que responde directamente ante la percepción. Fue el descubrimiento del inconsciente en IA. Tal y como Marvin Minsky nos decía en su Society of mind, la mente puede ser un inmenso conjunto de módulos funcionales, de pequeños programas, subrutinas, homúnculos, o cómo queramos llamarlos. El caso es que muchos de estos pequeños robotitos no tienen por qué procesar nada, o solo procesar muy poquita información, es decir, son simples, automáticos e independientes de la unidad de control. La idea es que del funcionamiento cooperativo de robotitos “estúpidos” pueden emerger conductas muy sofisticadas e inteligentes.

Santiago Sánchez-Migallón Jiménez, Inteligencia sin mente, La máquina de von Neumann 21/05/2017

Sobre la intimitat.



La intimidad no es aislamiento sino producción de relaciones en segunda persona: "tú a tú", "cara a cara", donde el otro cuenta como alguien cuyos estados internos importan por ser él o ella y y por ser los suyos. Así, Robinson Crusoe no tenía intimidad, y poco a poco la logró ir teniendo en la medida en que reconoció a Viernes como persona. La intimidad es lo que define los espacios cotidianos donde se desarrolla la vida diaria. Se opone a la pura soledad, a la disolución en la multitud impersonal de la institución, la plaza o el centro comercial.

Fernando Broncano, Producciones de intimidad, El laberinto de la identidad 21/05/2017

Què és el capitalisme?



Suelo utilizar poco la palabra capitalismo. Me da pereza. Es como utilizar la palabra atmósfera, o la palabra palabra. Es algo que lo envuelve todo, de manera que es inútil e inconcreto aludir a ello. Pero cada vez me cuesta más no utilizarla. El capitalismo es explotación. Una explotación gigantesca. Es tan grande que todos participamos en ella. Lo que orienta a su carácter invisible y descomunal. No lo ves. Ni siquiera escuchas su voz. Pero te habla todo el día. Si no lo atiendes, delega en otras personas, que te vuelven a explicar las reglas del juego. Son unas reglas crueles. Carecen de piedad. Si sigues sin atender, te las explican en tu propia casa. Te las dicen, incluso, personas que deberían acariciarte y decirte no vayas, quédate, vivir sucede en otro sitio distinto al que estás obligado a ir. En ocasiones, incluso, las reglas crueles te las llegas a decir tú a ti mismo. El capitalismo no es, en fin, la explotación de una persona por otra persona. Eso sucede, en fin, desde muchos siglos antes del capitalismo. Es algo mayor e inapelable, que impide que vayas al médico o que te comas una boca cuando lo necesitas. Es -no hay brutalidad mayor- la explotación de uno mismo por uno mismo.

Guillem Martínez, Sobre el capitalismo, ctxt. es 21/05/2017

Mapes i política.



Existen muchos factores que influyen de manera decisiva en las decisiones que toman los dirigentes de cada país. Y el factor más olvidado es la geografía. Tratar de entender los conflictos sin un mapa y una explicación geográfica es casi imposible. 

Las palabras pueden decirnos qué ha pasado; el mapa nos ayuda a comprender por qué. Los ríos, montañas, desiertos, islas y mares son factores determinantes en la historia… Los líderes, las ideas y la economía son cruciales. Pero son temporales, y el macizo del Hindú Kush los sobrevivirá a todos. Esta teoría no es nueva, pero pocas veces se explica con el detalle que merece.

Tim Marshall, La clave está en el mapa, El País 20/05/2017

Fronteras en disputa:

diumenge, 21 de maig de 2017

La democràcia i les regles.



... no hay democracia fuera de la ley porque en un Estado de derecho la ley, como enseñó Hannah Arendt, es la única defensa posible de los pobres y los débiles contra los ricos y los poderosos. No hay otra.

... igual que el énfasis en la verdad delata al mentiroso y el énfasis en la virtud al canalla, el énfasis en la democracia delata a quien no respeta sus reglas.

Javier Cercas, Demócratas enfáticos, El País semanal 21/0572017

Dimorfisme cerebral en els humans?



Como señaló el gran biólogo Stephen Jay Gould, la naturaleza es amoral (y apolítica, añadiría yo). La similitud en las aptitudes cognitivas de varones y mujeres no obedece a que la selección natural sea feminista e igualitaria, sino que es un resultado contingente de la evolución humana. Igual que nos ha hecho esencialmente similares, esa misma selección natural podría haber hecho que el sexo masculino tuviera más potencia mental, del mismo modo que lo ha dotado de más fuerza muscular, pero también podría haber convertido a los machos homínidos en enanos descerebrados (como los machos de algunas especies de peces abisales, que viven como parásitos de las hembras). En principio, no hay ninguna buena razón, ningún argumento adaptacionista que pueda considerarse algo más que un cuento chino, para pensar que la selección natural haya favorecido alguna diferencia intelectual innata entre los machos y las hembras de nuestra especie. Mientras no haya una evidencia sólida de lo contrario (pruebas que deberían ir bastante más allá de los resultados de un test psicológico) es la igualdad sexual, y no la diferencia, la que debe darse por sentada.

Ambrosio García Leal, Cerebros sexuados: ¿biología o biologicismo?, cultura 3.0 21/05/2017

Primeres crítiques al capitalisme.



Una de las críticas más comunes al capitalismo es la idea de que destruye los viejos vínculos, las antiguas alianzas, las estructuras jerárquicas de comunidades y valores: acaba con la particularidad. Fomenta el individualismo y el desarraigo, y quiebra las lealtades. Esta idea, que va variando y renovándose con el tiempo, serpentea a lo largo del libro. Si Voltaire había insistido en la tolerancia que aportaba el mercado, y Smith había propuesto una visión cosmopolita y pacífica donde el libre comercio enriquecería a los países, el jurista Justus Möser (1720-1794), autor de Patriotische Phantasien, sería uno de los primeros en formular esta crítica. Muller lo presenta como uno de los más tempranos críticos de la globalización. Le gustaba que distintos pueblos tuvieran leyes distintas (y se oponía a los intentos de centralización burocrática), era partidario de una idea medieval de la producción no privada ni pública, sino vinculada al poder del señor del territorio, que podía restringir el movimiento de los siervos que allí vivían. Su concepto de la propiedad incluía el poder y la responsabilidad y debía frenar los procesos legales y económicos que privatizaban la propiedad y la hacían independiente del poder político. En el memorablemente titulado “Sobre la decreciente deshonra de las putas y sus hijos en nuestra época”, defendía la exclusión de las prostitutas para proteger al matrimonio: era prudente que el Estado creara incentivos para el matrimonio y contra la soltería y el sexo ilícito. La igualdad legal de los hijos naturales contravenía esta tendencia. La abolición de la servidumbre causaba problemas económicos y demográficos. Möser criticaba a los vendedores ambulantes, que solían ser judíos, y vendían productos de fuera a las amas de casa. El mercado destruía la cultura local, amenazaba a los trabajadores de la región y creaba nuevas necesidades.

Daniel Gascón, La mente y el mercado, Letras Libres 19/05/2017

Capitalisme garantit.



El Estado protege a algunas empresas, como autopistas, eléctricas o bancos, asumiendo sus riesgos, aprobando regulaciones que les benefician o ignorando abusos. Las ‘puertas giratorias’ explican solo una parte de esta práctica.

Carlos Sebastián, Capitalismo políticamente garantizado, El País 19/05/2017

Antonio Campillo: a favor de la filosofia en el congrés dels diputats.



http://redfilosofia.es/blog/2017/05/18/comparecencia-de-antonio-campillo-en-la-subcomision-para-el-pacto-educativo/

La necessitat de parlar bé en públic.



“En ninguna etapa educativa se enseña a saber elegir el contenido más relevante o a emplear técnicas para ser persuasivo y convincente”, expone Irene Miguelsanz, de 25 años e impulsora de la Sociedad de Debates de la Universidad Autónoma de Madrid en 2013. “En la universidad no había nada, lo montamos todo nosotros”, dice sobre el club, que este curso cuenta con 40 alumnos que de forma voluntaria acuden varias horas a la semana para recibir formación y debatir, una actividad por la que pagan 15 euros al año. "Cada curso nos esforzamos por captar el máximo número de alumnos que en cuanto son conscientes de la importancia de la oratoria para conseguir un trabajo, se animan".

Ana Torres Menárguez, Así se aprende a hablar (bien) en público fuera de la universidad, El País 18/05/2017

divendres, 19 de maig de 2017

Robots i llibertat.




Sartre
Los robots no son nuestros semejantes, por más que se parezcan cada vez más a nosotros. Ser persona significa tener libertad, intención, voluntad, conciencia y un montón de cosas más. Tener libertad significa no estar programado. Cuando Sartre escribió que la tragedia de la vida humana es que estamos condenados a la libertad, quería decir que no estamos programados. El libre albedrío, nuestra autonomía, nos constituye como seres humanos y al mismo tiempo nos hace responsables de nuestros actos. Con todas nuestras limitaciones sociales, culturales y cognitivas, somos libres para decidir cómo nos enfrentamos a la vida y para tomar nuestras decisiones éticas. Cuando la cigüeña emigra no elige emigrar, simplemente está programada para ello: el instinto hace las veces de software animal. El instinto no elige, obedece. Por eso todos recordamos los magníficos versos de Alberti: "Se equivocó la paloma, se equivocaba; creyó que el norte era el sur", etc. Su fuerza literaria estriba en que la mera idea de que el instinto animal se equivoque, -se desprograme, por así decirlo- significa un vuelco brutal en las leyes del comportamiento animal: las palomas, sencillamente, no se equivocan. A los robots les ocurre algo similar, de ahí que no puedan ser juzgados como responsables de sus actos. A lo sumo, y en los casos más desarrollados de inteligencia artificial, lo que harán será procesar información, combinar variables, aplicar algoritmos... E incluso aunque lleguen a elegir entre distintas opciones, todo estará acorde a una programación realizada por seres humanos o, en el futuro, por otras máquinas.

Irene Lozano, Cómo amaría Kant a un robot, el mundo.es 18/05/2017

Tolerància i límits.




Considérense la blasfemia religiosa y la pornografía. Ambas son condenadas por los autoritarios, pero toleradas por los liberales. Es indudable que ambas ofenden a ciertos grupos, pero ni una ni otra dañan a nadie, a diferencia de la literatura del odio, que incita a la persecución y hasta el exterminio de grupos étnicos, políticos o culturales. En contraste, si bien hay pruebas empíricas de que la crítica religiosa promueve la tolerancia religiosa, no hay ninguna que demuestre que la pornografía es una fuente de violencia contra las mujeres. Como se supone que la ley protege contra el daño y no contra la ofensa, la literatura del odio debería prohibirse, mientras que habría que tolerar la blasfemia religiosa y la pornografía. Además, deben resistirse todos los intentos de censurarlas, porque lo que los fanáticos consideran como ataques infames contra la religión tal vez sólo sean críticas racionales; y lo que toman por pornografía es posible que sea arte o materiales que discuten la sexualidad o el control de la natalidad. En resumen, la regla debería ser: declaren fuera de la ley (ilegal) lo que amenaza o daña, no lo que ofende; dejen la ofensa al debate racional.

Mario Bunge, No hay un código universalmente aceptado ..., La nota sociológica 17/05/2017

Sobreviure no ho és tot.



El arte, la ciencia y la filosofía nada pueden contra tal devastación y en consecuencia nada valen desde el punto de vista de nuestra subsistencia. Pero sin embargo son preciosos como símbolo de que en el animal humano la subsistencia simplemente no lo es todo.

Víctor Gómez Pin, De "morir en Madrid"..." al resonar de Shostakovich en los oídos alemanes, El Boomeran(g) 17/05/2017

Sociologia i xarxes socials.



Las redes sociales se están convirtiendo en un tesoro para la sociología, y por extensión para la politología. El físico Hernán Maske y sus colegas del City College de Nueva York han convertido ese rumor en un dato duro, la clase de dato que puedes interpretar en un abanico de matices, pero que a partir de ahora ya no puedes ignorar. Partiendo solo de la posición y la influencia de una persona en las redes sociales, estos científicos han logrado predecir su estatus económico con una precisión asombrosa, inesperada, no sé si decir preocupante. Estas pautas de asociación entre influencia virtual y estatus siguen la misma geometría que la desigualdad en nuestras sociedades. Y en particular de la sociedad mexicana, en la que los investigadores han centrado su trabajo.

Javier Sampedro, Contactos, El País 18/05/2017

dijous, 18 de maig de 2017

Paridòlies, quan el cervell juga amb la lògica (TV3)

Canvis socials.

by Durero
Cunde la impresión de que la política es impotente ante una realidad que no se deja transformar. Pero nuestras sociedades no han dejado de cambiar, sin que a menudo podamos emitir un juicio unívoco acerca de la deseabilidad de ese cambio: porque beneficia a unos y perjudica a otros; porque con él ganamos algo, pero perdemos otra cosa; porque a menudo tenemos una visión parcial de sus consecuencias. Y porque evaluamos un cambio social siempre imperfecto con la imagen casi teológica de una transformación armónica que satisface todos los intereses al mismo tiempo. (...)

¡Mañana, mañana! Es verdad que el pasado también se beneficia, por el camino de la nostalgia, de aquello que permanece ausente. Pero la fe sólo puede ser fe en el futuro, circunscripción única de la política democrática. Por desgracia, el cambio imaginado se parece tan poco al cambio vivido que la contaminación de la vida pública es incesante: queremos una transformación mágica que en nada nos afecte y, cuando esa absurda expectativa es defraudada, nos revolvemos contra quien nos prometió aquello que esperábamos oír. De ahí la saturnina velocidad a que se deterioran los índices de aprobación de los dirigentes contemporáneos, que viajan del balcón fervoroso a la sima demoscópica en menos de cien días. (...)

A bote pronto, el cambio social en las sociedades contemporáneas parece depender de los siguientes factores: las innovaciones tecnológicas; los cambios demográficos; la acción de los movimientos sociales; el cambio cultural; el proceso de mercado; la acción política planificada; la influencia de los actantes o actores no humanos. (...)

... las sociedades están condenadas a moverse de manera desordenada e impredecible con arreglo a esta peculiar dialéctica entre cambio espontáneo y cambio planificado. Son las dificultades para llevar a término este último las que crean en nosotros la impresión de que nada se mueve: porque nada es más difícil que cambiar una sociedad anunciando antes a bombo y platillo la intención de hacerlo.

Manuel Arias Maldonado, Forever Changes, Revista de Libros 17/05/2017
http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/forever-changes

Robots cooperatius.





Los últimos prototipos de robots que se están sacando al mercado son mucho más inteligentes y capaces de interactuar con los humanos de forma segura que los robots industriales al uso, lo que les permite salir del restringido ámbito industrial donde hasta ahora estaban recluidos. Estas capacidades se deben, en gran parte, a las estrategias cooperativas y sensitivas que utilizan; quizá la inteligencia artificial se ha dado cuenta de que la cooperación es la mejor estrategia para evolucionar, dando la razón a Lynn Margulis y contradiciendo a Darwin y su evolución mediante la competencia. (...)

De momento estamos demostrando ser bastante torpes a la hora de cooperar y solucionar los problemas globales. Los deslumbrantes avances tecnológicos, como la robótica, sólo los sabemos utilizar para hacer todavía más profunda nuestra insostenibilidad. Porque hay una automatización que está arrasando nuestra sociedad, pero no es la de las máquinas sino la del pensamiento humano: esa tendencia suicida a regirnos por programas heredados del pasado que nos hace incapaces de reaccionar a las necesidades de este momento de enorme crisis ecológica, energética y social.

Marga Mediavilla, Robots inteligentes, humanos bobos, Última llamada. el diario.es 15/0572017

Astronomia i ones de radi.



La luz visible tan sólo es una pequeña parte del espectro electromagnético. De los astros también nos llegan otras radiaciones, como las ondas de radio, que contienen una información valiosísima sobre la constitución de nuestro universo. Estas ondas de radio pueden tener longitudes de onda de hasta varios kilómetros y pueden viajar sin grandes impedimentos distancias enormes, pueden sortear obstáculos grandes como edificios y, por ello, son ideales para emisiones de radio y televisión, para construir radares y para comunicaciones vía satélite, entre muchas otras aplicaciones. Las microondas son aquellas que tienen longitudes de onda del orden del centímetro, o menores, y que se utilizan, por ejemplo, en los populares hornos de microondas.

El universo está lleno de fuentes de ondas de radio y de microondas. Los electrones que viajan en el seno de los campos magnéticos en estrellas y galaxias, las moléculas que rotan y vibran en las grandes nubes del medio interestelar, los átomos que pasan de un estado energético a otro, son importantes fuentes de emisión que nos ofrecen una información preciosa sobre el cosmos, información que en muchos casos no puede ser obtenida mediante ningún otro tipo de observaciones. Por ejemplo, el descubrimiento accidental del fondo cósmico de microondas, realizado en 1964, es uno de los pilares más sólidos de la teoría del Big Bang. Los proyectos de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI por sus siglas en inglés) también están basados fundamentalmente en el análisis de las señales provenientes del espacio captadas por los radiotelescopios.

Rafael Bachiller, La Tierra aislada, el mundo.es 17/05/2017
http://www.elmundo.es/opinion/2017/05/17/591b2ccb22601dc06a8b464c.html

La coincidència entre els savis i els ignorants (Schopenhauer)



Es verdad que los sabios de todos los tiempos han dicho, en términos generales, siempre lo mismo; pero no menos lo es que los necios, o sea, la inmensa mayoría de la gente de todos los tiempos, han coincidido entre sí, a saber, en hacer lo contrario: y así seguirá siendo. Por eso dice Voltaire: 'Nous laisserons ce monde-ci aussi son et aussi mechan que nous l'avons trouvé en y arrivant'.

Arthur Schopenhauer, Aforismos sobre el arte de vivir, (Prefacio)

Què hi ha darrera de les paridòlies?


by Andrea Blanco
... nuestro cerebro está equipado con algunos mecanismos para reconocer patrones y continuidades en medio de todo ese desbarajuste sensorial. Las redes neuronales son el medio perfecto para crear sistemas que se activen siempre igual ante estímulos aparentemente distintos. De ahí, que podamos reconocer a las personas próximas a nosotros a pesar de sus cambios físicos y psicológicos. De ahí también que podamos aplicar estrategias similares en diferentes contextos, aplicar lo aprendido a situaciones diferentes e incluso reconocer un plagio en una pieza musical. Sin embargo, esta capacidad tiene también un efecto secundario muy llamativo que recibe el nombre de pareidolia.

La pareidolia es un fenómeno psicológico consistente en el reconocimiento de patrones significativos (como caras) en estímulos ambiguos y aleatorios. 

Evolutivamente hemos desarrollado redes neuronales encargadas de procesar estímulos relevantes, de manera que algunos patrones se nos hacen mucho más evidentes que otros. 
by Fatima Berraqui
De hecho, en algún momento de nuestra evolución el sistema visual con el que vamos equipados se volvió increíblemente sensible ante aquellos estímulos que recuerdan a caras humanas, una parte del cuerpo que resulta de gran importancia para la comunicación no verbal. Más adelante, en un punto de nuestra historia nos volvimos capaces de confeccionar infinidad de objetos siguiendo patrones simples, reconocibles y regulares. Y en ese momento comenzó la fiesta.

Nuestros cerebros están dotados de unos circuitos específicos que se activan para procesar la información visual relativa a las caras de manera distinta al resto de datos, y la parte del encéfalo que contiene estos circuitos es también la responsable del fenómeno de la pareidolia. 
by Souhaila Mehand
Esta estructura se llama giro fusiforme, y en cuestión de centésimas de segundo nos hace ver caras allí donde las hay, pero también allí donde no las hay. Además, cuando ocurre esta segunda posibilidad no podemos evitar tener la fuerte sensación de estar contemplando a alguien, aunque ese alguien sea en realidad un grifo, un peñasco o una fachada. Ese es el poder subconsciente del giro fusiforme: lo queramos o no, se activará cada vez que veamos algo que recuerda vagamente a un rostro. Es la contrapartida por haber diseñado un cerebro que está preparado para enfrentarse a gran cantidad de estímulos cambiantes e imprevisibles.

Adrián Triglia, Pareidolia, ver caras y figuras donde no las hay, Psicología y Mente 

dimecres, 17 de maig de 2017

En defensa de la conversa.



Una qüestió candent que estan plantejant alguns especialistes de l'àmbit tecnològic com Sherry Turkle, investigadora del MIT, en el seu llibre, titulat de manera il·lustrativa Reclaiming conversation (En defensa de la conversa: el poder de la conversa en l'era digital) és si la xerrameca virtual a les xarxes socials comporta els mateixos beneficis cognitius, psicològics i d'empatia social que aporta la conversa “clàssica”, cara a cara. La resposta és tan rotunda com nítida: no. Turkle sosté que la digitalització de les nostres interaccions comunicatives a les xarxes socials ens connecta rutinàriament i puntualment amb altres humans, però no d'una manera profundament cooperativa. Turkle fins i tot reclama la necessitat de reservar en les nostres vides comunicatives un temps –gairebé terapèutic– per a la conversa “clàssica”, per a la comunicació originàriament sapiens.

Qui ens ho havia de dir: xerrar és una activitat que ens construeix com a humans.

Estel Montolío, Comunicació 'sapiens' i xarxes socials, El País 17/05/2017

El vot digital.

La tecnología 'blockchain' es un paso adelante para implantar el voto digital, pero las grietas de seguridad del sistema y la falta de anonimato todavía generan recelos.

Jorge G. García, ¿Estarías dispuesto a que tu voto no fuera secreto?, retina. El país 16/05/2017

Sobre el sentit de la vida.



Eremita. - No sé, Primi... (soñadora) A mi me gustaría levantarme todas las mañanas con la ilusión de hacer algo realmente valioso, y no pensando que me espera un trabajo rutinario y esperando que llegue la noche o el fin de semana ... Mira, leí una vez una frase, algo así como: “vivir no merece la pena, si no hay algo por lo que estés dispuesto a morir”.

Primi.- ¡Quiá!... Eso es un rollo. Lo que hay que hacer es vivir a tope el momento y pasar de comerse el tarro. ¡Para cuatro días que vamos a estar aquí!

Diálogos en la caverna, El sentido de la vida

Guión: Víctor Bermúdez . Actores: Eva Romero, María Ruíz-Funes, Laura Casado. Voces: Chus García y Víctor Bermúdez. Producción: Antonio Blazquez. Música sintonía: Bobby McFerrin. Dibujos: Marién Sauceda. Idea original para Radio 5: Víctor Bermúdez y Juan Antonio Negrete.

Estat del benestar i renda bàsica.



Hay investigaciones que concluyen que el Estado de bienestar fue una respuesta a la amenaza de la revolución. Y puede ser que la persuasión no sea suficiente para lograr que las personas con poder y dinero cedan, y que sea necesario ejercer poder político para forzar una mejor redistribución de recursos. No tengo claro qué circunstancias desencadenarían este tipo de reacción del poder político. Pero si nos fijamos en el pasado, hay que reconocer que el Estado de bienestar llegó tras las catástrofes de los años treinta y cuarenta. Esta es una lección que debemos aprender.

Manuel V. Gómez, entrevista a Ryan Avent: "La renta básica es el desarrollo lógico de la sociedad", El País 16/05/2017