Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: juliol, 2018

Materialisme Eliminatiu (ME)

Imatges
Según Paul Churchland ( A Neurocomputacionalo Perspective: The Nature of Mind and the Structure of Science, 1989): “nuestra propia certidumbre introspectiva de que nuestra mente es el asiento de las creencias y deseos (o de las “intenciones”) puede ser tan errada como lo era la certidumbre visual del hombre clásico según la cual el cielo tachonado de estrellas era una esfera que giraba diariamente.” Churchland propone reemplazar por completo la imagen manifiesta mediante una mejora neurocomputacional de la imagen científica que permitirá llevar a cabo de forma efectiva su anexión, obligándonos así a revisar nuestra autocomprensión como agentes racionales autónomos, esto es, como “personas”. (39) Con su Materialismo Eliminativo (ME), Churchland propones ni más ni menos que una revolución cultural en toda regla: la reconstrucción de nuestra autoimagen manifiesta a la luz de los nuevos discursos científicos. Lo que está en juego en el caso de   ME no es otra cosa que el

La imatge manifesta contra la imatge científica de l'home.

Imatges
En Philosophy and the Scientific Imagen of Man (1963), Wilfrid Sellars aventura un diagnóstico muy convincente sobre la problemática situación en la que se encuentra la filosofía contemporánea. (…) El filósofo contemporáneo se enfrenta a dos “imágenes” rivales del hombre en el mundo: por un lado, la imagen manifiesta del hombre, según este se ha concebido a sí mismo hasta ahora con la ayuda de la reflexión filosófica, por otro, la imagen científica, una formulación relativamente reciente, aunque en continua expansión, que ve al hombre como un “sistema físico complejo”, una imagen muy distinta de la manifiesta, pero que se puede obtener a partir de varios discursos científicos, entre ellos, los de la física, la neurofisiología, la biología evolutiva y, más recientemente, la ciencia cognitiva. Para Sellars, no obstante, el contraste entre imagen manifiesta e imagen científica no ha de interpretarse en términos de conflicto entre la ingenuidad del sentido común y la sofist