Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: agost, 2012

Un ningú.

Imatge
La resposta del ministeri de Salut als metges que s'oposen a la prohibició d'assistir a immigrants en situació il·legal és esborronadora: "L'objecció aquí no té sentit. No és el metge qui s'encarrega de facturar, és el que s'encarrega d'atendre el pacient". És a dir: la decisió sobre l'atenció al malalt no correspon al metge, sinó als responsables administratius. La curació d'una persona no és un problema de salut sinó de gerència. És perfectament coherent amb la ideologia hegemònica que el PP representa: la vida d'una persona, com totes les coses, és una qüestió de cost.

Una de les coses positives de les crisis és la seva capacitat de revelació. Que els poders prenen decisions que tenen a veure amb la vida i la mort és una obvietat. Però en temps de bonança aquestes coses queden amorosides. Quan arriben les crisis, en canvi, apareixen en tota la seva crueltat. I els governs exhibeixen obscenament la seva covardia.
Que des d…

gestió de la cosa pública

Imatge
Aquests mateixos que defensen l'estricta separació entre la vida pública i la privada solen ser devots seguidors de Bernard Mandeville, l'autor de La faula de les abelles, que té l'eloqüent subtítol Els vicis privats fan la prosperitat pública. L'autor, nascut a Rotterdam el 1670, defensa la idea que la societat funciona com un rusc. Cada abella va a la seva i el resultat és una bresca plena de bona mel. Així mateix va la societat. Si comerciants, banquers, jutges i ministres pensen en si mateixos, tindrem un Estat pròsper. Va passar, no obstant, que les abelles van interioritzar la crítica moralitzant que els vicis privats engendren la prosperitat general. Llavors es van fer solidàries i es va acabar la mel. ¿Moralitat?: «Voler gaudir dels grans beneficis del món/sense grans vicis/és vana utopia en el cervell assentada./Frau, luxe i orgull han de viure/mentre disfrutem dels seus beneficis». Una traducció civilitzada d'aquesta desimbolta teoria és la p…

Els toros i l'"españolez".

El periodista Javier Ortiz —fallecido hace dos años—, colaborador del diario Público recientemente suprimido, publicó en el número del 7 de abril de 2008 un artículo sobre las corridas de toros, pero, por una vez, no desde el sufrimiento de los animales, sino directamente desde el comportamiento de los hombres. Por lo pronto los exime de saña, al escribir: “Los partidarios de la tauromaquia afirman que ellos no disfrutan con el acoso, burla y muerte de los animales. Y yo estoy convencido de que dicen la verdad”. Por lo demás, en el instante en que la compasión obedeciese a un precepto moral imperativo se aniquilaría. Certeramente habla Ortiz de abstracción del sufrimiento como lo que permite a los toreros actuar y a los espectadores admirar. Pero ¿qué admiran? “Una constante exhibición y exaltación de actitudes y poses machistas”, nos dice Ortiz. “Los lances y desplantes de los toreros responden a una estética chulesca que no ignoro que hay quien admira (...) pero que se vincula de m…

Història del sentit.

Imatge
Hoy todo el mundo quiere dar un sentido a su vida, pero eso del sentido es una preocupación relativamente reciente. En nuestra Antigüedad clásico-medieval a nadie se le ocurrió buscar tal cosa —no hay palabra griega o romana que traduzca con propiedad este concepto moderno—, pero no porque no existiera, sino porque el sentido de la vida era entonces demasiado evidente como para que alguien se planteara siquiera interrogar por él. Así fue mientras estuvo vigente una determinada imagen del mundo: la del mundo como cosmos. La cosmovisión descansa en dos presupuestos: primero, que la realidad es un todo ordenado (lo cual es mucho decir), y segundo, que el orden que lo estructura asume la forma de una jerarquía vertical en progresión ascendente (y esto mucho más), de manera que lo sensible de la tierra —lo que vemos y palpamos— vale sólo como participación de los superiores arquetipos ideales, en los cuales, aun siendo invisibles, reside todo ser. Este ordo preestablecido asigna funciones…

Alegria, tristesa i potència en Spinoza.

Imatge
Spinoza considera al ser humano como un cuerpo vivo con una mente que percibe y razona, y lo analiza siguiendo tres dimensiones.
En primer lugar, una dimensión cuantitativa o extensiva. Un cuerpo está formado por múltiples par­tes, es una composición de cuerpos más pequeños, hasta llegar a los cuerpos simples. Estos cuerpos sim­ples forman una materia cuantificable, medible.
En segundo lugar, una dimensión relacional. Las partes extensivas que componen un cuerpo se organizan según unas relaciones características. Spinoza dice que son relaciones de movimiento y de reposo, de rapidez y lentitud. Podríamos entenderlo como un ritmo particular que diferencia a unos indi­viduos de otros. Aun cuando las partes extensas de un cuerpo sean aparentemente las mismas que las de otro cuerpo, la relación que las mantiene unidas les confiere una gran diversidad: ni siquiera dentro de la misma familia existen dos cuerpos iguales (el caso de los clones no está aquí contemplado).
En tercer lugar, una di…