Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: setembre, 2016

Contra la família (Aristòtil-Locke).

Imatge
La oposición oíkos-pólis estará en juego en gran parte de las grandes teorías políticas. Hobbes, que no en vano representa el fin del aristotelismo político, consecuentemente con su monarquismo afirmará la identidad de naturaleza de los poderes de la familia y del Estado, el poder es uno, y se ejerce de modo instrumental, al servicio de un mero sobrevivir, de garantizar la seguridad. Esa pérdida de especificidad de las categorías políticas se encuentra, con un enfoque distinto, en su coetáneo R. Filmer. A uno y otro se opondrá J. Locke, que, siguiendo en este punto la influencia republicana, señalará la diferencia esencial entre el poder «natural» de la familia, de carácter paternal, el poder despótico, que se cierne sobre la vida misma del individuo, y el poder político, que exige acuerdo, consentimiento, convenio. Con todo, Locke sigue proyectando sobre la pólis elementos del oíkos al introducir un cambio extraordinariamente significativo en la definición del sujeto político pues y…

La igualtat, element essencial de la pólis (Aristòtil).

Imatge
La igualdad es elemento esencial de la pólis, no significa para Aristóteles nivelación de fortunas, sí el que no existan grandes diferencias que fomenten el conflicto y los vicios; tampoco pertenencia a una misma clase; ni igualación de funciones. Igualdad no es uniformización. Lo que se da en la ciudad es «igualdad en la reciprocidad», esto es, un cumplimiento por turno, no al mismo tiempo, de las funciones primordiales de gobernar y ser gobernado. En la ciudad se da la armonía de la concordia, la presen-cia de la amistad (philía), sin la cual la ciudad no se mantiene unida, pero ello no significa la reducción de la ciudad a un sujeto, a una voluntad, la del padre, como en la casa, o la del individuo. Hay en Aristóteles una valoración positiva de la pluralidad y la diversidad, ligada a las co-munidades complejas y amplias, constituidas por muchos logoi. Una multiplicidad, pues, que tampoco signifique dispersión o fragmentación, como ocurre ya en el ethnos o nación, o en ciudades que…

La pólis no pot ser governada como es governa una família (Aristòtil).

Imatge
Si ahora tomamos el conjunto, a tenor del examen aristotélico hecho de las relaciones que se dan en el seno del oíkos, vemos cómo en este medio se da un dominio por una parte despótico, por otra, regio, y, por una tercera aristocrático o, sólo muy impropiamente, político. La única relación horizontal, eminentemente política no es central. Visto en su conjunto, entonces, la administración de la casa es un régimen muy distinto del gobierno de la ciudad, y en ningún caso debiera confundirse, como empezaba Política afirmando. Vemos además, que en él impera siempre uno, el padre-amo-marido, así que globalmente se aproximaría a una monarquía, «el gobierno doméstico es una monarquía (ya que toda casa es gobernada por uno solo)» (1255b, 19).
Por otra parte, Aristóteles reacciona frente a los intentos de Platón de cortar una pólis por el patrón de la familia. No cree que sea propio de la pólis, por ejemplo, la unidad estricta que podría encontrarse en aquella. La pólis requiere de cierta unid…

La connexió entre igualtat i llei (Aristòtil).

Imatge
Importa subrayar el punto, la conexión interna entre ley e igualdad. Donde se da una relación vertical fija, de mando-obediencia, no se necesita un nómos al que ajustarse; éste o, mejor, su ausencia, está en la voluntad del mando mismo: «Por eso no permitimos que nos mande un ser humano, sino la razón» (1134a, 35-36). La justicia política excluiría una relación de pertenencia, sólo se daría entre pares, donde uno no pertenece al otro. En la relación de pertenencia no se requeriría un nómos que mediase; la injusticia en términos absolutos es ahí imposible. «La justicia del amo (despotikón díkaion) y la del padre (patrikón) no es la misma que la de los gobernantes, aunque es semejante. En efecto, no hay injusticia, de un modo absoluto, respecto de lo propio, y la propiedad y el hijo, hasta que llega a una edad determinada y se hace independiente, son como partes de uno mismo, y nadie se perjudica así mismo deliberadamente. Por eso no hay injusticia ni justicia política en esas relacion…

Allò pròpiament polític, segons Aristòtil.

Imatge
¿Qué es lo propiamente político?
En primer lugar, el gobierno político se refiere a seres libres. Se excluye pues de la condición de ciudadano toda situación de esclavitud.
En segundo lugar, lo político hace referencia a la igualdad, a seres iguales.
En tercer lugar, la relación política no es instrumental, como sí lo es la despótica, la que se da entre seres de distinta naturaleza, entre amo y esclavo, alma y cuerpo. Entre seres iguales, que poseen lógos la relación sólo puede ser la propia a esa condición, la que une un lógos a otro, dialógica o comunicativa. 
En cuarto lugar, y unido indisolublemente a las dos características anteriores, en el gobierno político se alternan las funciones de gobernante y gobernado, como corresponde a seres libres e iguales. El mando no está siempre en las mismas manos, y todo ciudadano debe saber obedecer la ley y también establecerla. 
En quinto lugar, política y justicia van de consuno. Recordemos la íntima vinculación más arriba apuntada entre la…

La política exclou la dona (Aristòtil).

Imatge
La relación entre marido y esposa se trata de una relación entre seres libres, que poseen logos, capacidad deliberativa, y no incompleta. Es manifiesta, pues, su diferencia con respecto al esclavo y a los hijos; no le corresponde, por consiguiente, una relación despótica (esclavos) ni tampoco regia (hijos). Debería corresponderle un gobierno adecuado a una relación entre iguales. La consecuencia no podría ser otra, pues, que la de calificar esta relación como una relación política, ya que «el gobierno político es de libres e iguales» (eleuthéron kai ison) (1255b, 20). Y así lo hace Aristóteles, pero no sin vacilaciones ni total coherencia. «El padre y marido gobierna a su mujer y a sus hijos como a libres en ambos casos, pero no con la misma clase de autoridad (arkhés): sino a la mujer como a un ciudadano (politikós) y a los hijos como vasallos (basilikós)» (1259b, 39-41). Pero Aristóteles no es totalmente congruente en este punto: «En efecto, salvo excepciones antinaturales, el varó…

Lateralització cerebral (vídeo Redes)

Imatge

La funció dels governants, segons Plató (Maite Larrauri, vídeo).

Imatge

Durkheim i la religió.

Imatge
El laicismo como movimiento y la laicidad como proyecto plantean una cuestión importante, que merece ser matizada. Aparecieron y existieron históricamente sobre todo como reacción al poder o a la vocación de poder del clericato católico y de la Iglesia como institución. Es en ese ámbito que conviene plantear su vigencia y expresar la simpatía a lo que representan. Ahora bien, la cuestión se vuelve más complicada si su pretensión es la de mantener a raya las amenazas que para el gran proyecto cultural de las Luces suponen, en general, lo que podría entenderse que son el oscurantismo y la irracionalidad. Desde ese punto de vista, la lucha que pudiera emprender el laicismo contra todas las formas de creencia y superstición en nombre de su supuesta irracionalidad es imposible, básicamente porque no existen convicciones ni prácticas religiosas irracionales, al menos para la antropología. Dicho de otro modo, desde la disciplina que vengo aquí a intentar representar, para las ciencias socia…

Com fer front a les emocions negatives.

Imatge
Sentimientos y emociones dependen fuertemente de mecanismos que escapan al control racional. Son, por decirlo directamente, componentes primitivos de nuestra personalidad que se distribuyen normalmente en la población. Por pura probabilidad, habrá personas muy temerosas y nada temerosas, individuos adictos al sexo y ajenos al intercambio de fluidos, gregarios y asociales, o creyentes y ateos. Entre ambos extremos nos situaremos la mayor parte de los mortales, con niveles que giran en torno a una media, pero no idénticos. Estas tendencias difícilmente se pueden controlar racionalmente. El único modo de lograrlo es emplear mecanismos igualmente primitivos que contraresten las tendencias iniciales.
Desgraciadamente, entre estos mecanismos no se cuenta nuestra racionalidad.
Un ejemplo de lo que trato de expresar proviene del campo de la delincuencia. Un caso especialmente dramático es el maltrato familiar. Difícilmente se puede afirmar que la sociedad fomenta conductas de esta naturaleza…

Per què la monarquia no entra dins la categoria de política? (Aristòtil).

Imatge
No es la relación amo-esclavo la única existente en la casa, según Aristóteles. En las otras dos (marido-esposa; padre-hijos) ya no existe tan gran diferencia entre los seres que la contraen, pues se trata de una relación entre individuos libres. La proximidad a lo político queda, entonces, posibilitada ya que el gobierno político, en definitiva, «se ejerce sobre libres» (1255b, 18). Ahora bien, los seres libres de la casa no están situados todos en el mismo plano, también aquí encontramos diferencias significativas. La mujer y los hijos no están en la misma situación de plenitud que el padre. Ninguno de ellos, ciertamente, tiene naturaleza de esclavo pues disponen de ló-gos, no están en la situación de aquel que sólo es capaz de reconocerlo. Mujer y niños tienen capacidad deliberativa (tó bouleitikón), algo esencial de que carecía el esclavo. El niño, sin embargo, posee esta facultad en un estado aún no suficientemente desarrollado, de manera que la posee pero de manera incompleta. …

La disminució de la violència humana.

Imatge
Cuando Thomas Hobbes popularizó aquello de que el hombre es un lobo para el hombre —homo homini lupus est—, vivía en una época en la que el hombre comenzaba a ser un perro domesticado para el hombre. Y muchos de los que usan esa locución latina quizá no saben que los chimpancés son un lobo para el chimpancé, que hasta los lémures son lobos para los lémures y que, por supuesto, los lobos son lobos entre ellos. Nos referimos al nivel de violencia letal que los miembros de una especie ejercen contra sus congéneres. El reino animal está repleto de ejemplos en los que es habitual que se maten entre ellos, en una misma especie, como una característica más de su evolución.
En ese contexto, ¿cómo de letales son los humanos con sus congéneres? Un minucioso estudio que publica hoy la revista Nature ha tratado de calcular ese factor poniéndolo en el contexto de su familia evolutiva, comparando su letalidad con la del resto de los mamíferos. Tomando datos de una gigantesca variedad de fuentes hu…

Pólis vs oíkos (Aristòtil).

Imatge
Aristóteles determina los distintos espacios comunitarios, su ordenamiento temporal, ontológico y valorativo; cómo el nivel último (pólis) es en realidad primero, pues a él conducen los anteriores y en él encuentran su plenitud. La ciudad o comunidad política (koinonía politiké) no supone, por consiguiente la desaparición de los niveles anteriores, como sí sucedía en Platón, en cuya ciudad ideal debían disolverse otras comunidades (familias, gremios). En Política lo que observamos es que se integran reordenándose en ella; la ciudad «comprende a todas las demás (periékhousa tás allas)» (1252a, 6) no las suprime.
La pregunta que a continuación nos hacemos es si esta diferenciación supone igualmenteuna distinción en sus modos de gobierno, pues hay una amplia tradición que los confunde, o que toma al inferior como el modelo que ha de seguir el superior, y así la comunidad política no habría de ser sino un trasunto de la casa, esto es, una especie de gran familia, o que considera que la ad…

L'àmbit de la política (Aristòtil).

Imatge
El término «política» (politiké) es referido en Aristóteles al gobierno, organización, orden o constitución de la pólis, de la ciudad o comunidad política (koinonía politiké). Es referido, pues, a una comunidad específica, que se delimita con toda claridad de otras, como la que constituye la casa, o la aldea, aun cuando tenga relaciones con ellas. Aristóteles se toma un especial cuidado en distinguir esto, por las enormes consecuencias que conlleva. Si diferenciamos con claridad estos distintos ámbitos de relación no confundiremos tampoco el saber que a ellos va ligado, ni, lo más importante, la forma de gobierno, de dirección de las relaciones que en ellos haya de practicarse. Evitaremos las claves tomadas de la comunidad familiar como medio de entender los supuestos defectos de la pólis, o de postular sus objetivos. Evitaremos el reducir las categorías propias de una comunidad a las de otra. Comprenderemos, en definitiva, la autonomía propia de lo político.
En efecto, es éste un pu…

La 'Política' d'Aristòtil.

Imatge
Los ocho libros que componen la Política de Aristóteles no forman una obra unitaria. No sabemos con seguridad si en la ordenación que nos ha llegado ha tenido algo que ver o no su autor —según Jaeger y la mayor parte de los estudiosos sí. Lo cierto es que los libros son bastante dispares, como se nos muestra enseguida si comparamos el realismo de los libros IV, V y VI —en la ordenación tradicional—, que nos hablan de las causas de la revolución y de la seguridad y estabilidad de los regímenes —libros que sería interesante leer en relación con El Príncipe— con el estilo platónico del libro VII, destinado a la caracterización del régimen ideal —cuya escritura, según Jaeger, habría que situar en una etapa muy anterior. Por otra parte, se trata de una obra inacabada, incompleta, como ilustra claramente la interrupción del libro VI. Se ha señalado una evolución hacia un realismo cada vez más acentuado, el orillamiento de la pregunta por el régimen ideal en aras de la preocupación por el m…

Evitar la metàstasi de la corrupció.

Imatge
La corrupció és el mal ús de recursos públics en benefici privat. És un concepte oposat a la transparència. La corrupció no és tan antiga ni tan inherent a la condició humana com diuen els corruptes, els que compten de ser-ho algun dia o els que intenten restar importància al drama. No es pot parlar pròpiament de corrupció si no hi ha diner públic. Un recaptador d'impostos en nom d'un senyor feudal o d'un faraó que es queda pasta està robant al seu amo, però no és corrupte en el sentit modern del terme.
El científic Joan Guinovart al·ludia fa uns quants dies a les cèl·lules canceroses com a individus corruptes perquè s'aprofiten dels recursos de l'organisme en benefici propi. En biologia hi ha altres exemples notables. El gran entomòleg Edward O. Wilson, en el seu últim i molt recomanable assaig (El sentido de la existencia humana, Gedisa, 2016) aprofundeix en l'altruisme que es pot observar en les societats d'insectes: dins d'un grup l'individu eg…

Genealogia de la servitud voluntària (Spinoza).

El gran secreto del régimen monárquico y su interés principal consisten en engañar a los hombres y en disfrazar con el hermoso nombre de religión el miedo con que los esclavizan, de tal modo que creen combatir por su salvación cuando combaten por su servidumbre.
Baruch Spinoza, Tratado teológico-político, Alianza, Madrid 2004, p. 278

text recollit en http://reflexionesmarginales.com/3.0/el-problema-de-la-servidumbre-voluntaria-desde-de-la-boetie-a-leon-rozitchner/

Genealogia de la servitud voluntària (Gilles Deleuze y Felix Guattari).

Imatge