Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: juny, 2012

política ètica.

1) En la cuestión de la política hay siempre tres elementos:
- Está la gente, con lo que hacen y lo que piensan.
- Están las organizaciones: los sindicatos, las asociaciones, los grupos, los comités. Y los partidos.
- Están los órganos del poder del Estado, los órganos oficiales y constitucionales del poder. Las asambleas legislativas, el poder presidencial, el gobierno, los poderes locales.
Toda política es un proceso de articulación de esos tres elementos. Se los puede llamar simplemente: el pueblo, las organizaciones políticas y sociales, el Estado. Una política consiste en perseguir objetivos, articulando al pueblo, las organizaciones y el Estado. 2) Existe una concepción clásica de esta articulación. Esta concepción dice lo siguiente:
- En el pueblo hay diferentes tendencias ideológicas, más o menos vinculadas al estatuto social, con las clases, con las prácticas sociales. Y estas tendencias tienen objetivos diferentes.
- Estas tendencias están representadas por organizaciones y pa…

Eurovegas i el nou model productiu.

Imatge
El caso Eurovegas se está convirtiendo en un icono del desconcierto en que viven las élites políticas y económicas españolas. En su pelea por la ubicación del negocio del magnate Adelson, las autoridades políticas de Cataluña y de Madrid, con sus presidentes a la cabeza, y un coro empresarial de acompañamiento, nos han ofrecido un espectáculo nada edificante. Con unos desvelos dignos de mayor causa se han dedicado a poner alfombras y a rendir pleitesía a una delegación de Las Vegas Sands Corporation, encabezada por su director general, Michael Leven. Da apuro ver a señores tan importantes jaleando a los dirigentes de una compañía que, como ha explicado estos mismos días The New York Times, representa los peores modos del capitalismo. ¿A qué viene este servilismo? Es cierto que España está muy mal. Pero ¿tanto como para perder la cabeza por un proyecto cargado de sombras como Eurovegas? ¿Alguien puede creer que jugar a Bienvenido Mr. Marshall sirve para que el país recupere credibilid…

Por a Spinoza.

Imatge
Miedo a Spinoza 1Baruch Spinoza es uno de los grandes pensadores de la modernidad, eso que empieza con la paz de Westfalia [1648] y todavía no ha terminado porque mantenemos un mundo de valores muy parecido. Lo curioso es que a Spinoza se le negó siempre, fue un filósofo prohibido. Alguna gente no se atrevía ni a escribir su nombre y se limitaban a escribir su inicial. Hasta tal punto parecía peligroso.
Daba miedo el poder, al que no le gustaba Spinoza, y daba miedo su propia filosofía. No solo por los poderes constituidos, que estaban absolutamente vigilantes, sino porque la imagen del mundo que transmitía su obra producía pánico. ¿Por qué? Porque rompía muchas de las seguridades en que se movía aquel. En particular las seguridades religiosas”.
Dios es la naturaleza “¿Spinoza ateo? Probablemente ateos había habido otros, pero no se lo habían contado a nadie porque su vida corría serio peligro. Spinoza no es realmente ateo. Dice que Dios y la naturaleza son la misma cosa.…

A Casp xarren en aragonès occidental.

Imatge
Escribo aquí en una de las tres lenguas aragonesas, la española, este es su nombre si la inteligencia rige. Incluso ante la inteligencia emocional, que si bien es un dique de contención de las malas vibraciones, no debe por ello ser el dique del río interno de la inteligencia sin más, la del libre albedrío y el pensar por uno mismo. Las otras dos lenguas de Aragón son la aragonesa y la catalana. Aunque, quién sabe, puede que si prospera la iniciativa del PP y del PAR (Partido Aragonés Regionalista) para cargarse a la una y camuflar a la otra no esté escribiendo en español. Puede que, por regla de tres, esté escribiendo en aragonés occidental, si resulta que el catalán de la Franja, el catalán franjolí (ese es el nombre según sus lingüistas), es nada más y nada menos que el “aragonés oriental / meridional / septentrional” para los sin duda competentes lingüistas y geógrafos que inspiran la derogación de la vigente ley de lenguas.
No todo está sentenciado, como han dado a e…

Les màquines i la societat futura 1.

Els alpinistes del mal.

Imatge
Yaacov Lozowick, autor de un estudio particularmente esclarecedor sobre Eichmann y sus colegas administradores nazis (Los burócratas de Hitler), propone cuatro distintos niveles de mal. El primero puede llamarse “indiferencia”. Es la capacidad de vivir ignorando los sufrimientos ajenos cuando uno no ha sido responsable de ellos. Más perturbadora es la segunda clase de mal, “el egoísmo”, la capacidad de causar sufrimientos sin tener intención de hacerlo, pero también sin preocuparse al respecto. Un ejemplo podría ser vender armas a una dictadura con el fin de proporcionar empleo a nuestros conciudadanos”. A continuación viene la “crueldad”. El “despiadado inflige dolor conscientemente para satisfacer sus intereses. En este nivel el grado de mal es grande, puesto que por primera vez encontramos el seseo activo de hacer sufrir, ya sea causar un sufrimiento limitado a una comunidad entera (…) ya un sufrimiento absoluto en pequeña escala, tal como hacen las organizaciones terroristas que a…

Opinions sobre la crisi del neoliberalisme.

Entrevistes recollides en el blog Mecánica del muro al voltant de les conseqüències i les causes de la crisi econòmica actual. Entre els entrevistats figuren:

Enric Tello, professor d' Economia de la UB
Toni Barberà, metge i col.laborador de Dempeus per la salut pública.
Felipe L. Aranguren, sociòleg i escriptor
Esther Vivas, llicenciada en Periodisme i Màster en Sociologia
Agustí Colom, llicenciat en Ciències Econòmiques i Empresarials
Rafel Bisquerra, catedràtic d'Avaluació Psicopedagògica i Director del Màster d'Educació Emocional de la UB
Jordi Roca Jusmet, doctor en Economia i catedràtic de Teoria Econòmica de la Facultat d'Econòmiques de la UB
Marina Subirats, catedràtica Emèrita del departament de Sociologia de la UAB i doctora en Filosofia.

http://mecanicadelmuro.wordpress.com/entrevistas/

justícia

Desde Platón hasta nuestros días hay una palabra que resume la preocupación del filósofo ante la política, esta palabra es «justicia». La pregunta que el filósofo le hace a la política es la siguiente: ¿puede existir una política justa? ¿Una política que le haga justicia al pensamiento? Entonces, tenemos que partir de lo siguiente: la injusticia es clara, la justicia es oscura, pues el que sufre la injusticia es su testigo irrecusable, pero ¿quién será el testigo de la justicia? Hay un efecto de la injusticia, un sufrimiento, una rebelión. Por el contrario, nada marca a la justicia, la que no se presenta ni como espectáculo, ni como sentimiento.

En consecuencia, ¿debemos resignarnos a decir que la justicia es sólo la ausencia de injusticia? ¿Se trata de la neutralidad vacía de una doble negación? No lo creo.

Tampoco imagino que la injusticia esté del lado de lo sensible, o de la experiencia, o de lo subjetivo, y que la justicia se ubique del lado de lo inteligible, o de la razón, o de…

Espanya i el futur de l'euro.

Imatge
Entre los economistas que conocen su historia, la simple mención de ciertos años provoca escalofríos. Por ejemplo, hace tres años, Christina Romer, por entonces directora del Consejo de Asesores Económicos del presidente Obama, advertía a los políticos de que no recreasen lo sucedido en 1937 (el año en que Roosevelt pasó, con demasiada precipitación, del estímulo fiscal a la austeridad, con lo que volvió a hundir en la recesión una economía que se estaba recuperando). Desgraciadamente, se hizo caso omiso de este consejo. Pero ahora escucho hablar cada vez más de un año todavía más fatídico. De repente, economistas normalmente sosegados hablan de 1931, el año en que todo se vino abajo.

Empezó con una crisis bancaria en un pequeño país europeo: Austria. Austria trató de intervenir con un rescate bancario; pero al dispararse el coste del rescate, se dudaba de la solvencia del Gobierno. Los problemas de Austria no deberían haber sido lo bastante grandes para tener repercusiones import…

Locke i l'origen de l'estat.

Imatge
Sembla clar que el factor que marca la diferència, que fa la profunda ruptura entre la filosofia política de Locke i les immediatament anteriors, cal anar a cercar-lo en el debat sobre el dret natural. Situant en primer pla el dret subjectiu derivat del paper fundacional que representa el principi d’autoconservació, Locke, d’un sol tret, posa en crisi el dret natural clàssic i consagra la figura de la propietat privada, obrint-la a un desenvolupament sense límit. En la mateixa línia que el seu contemporani Pufendorf, Locke, referint cada vegada més a la natura de l’home —raó, instint i condicionants ambientals— augmenta la distància entre Déu —que continua essent el creador, però ja només opera com a causa remota— i les regles del comportament humà en l’estat de naturalesa com posteriorment en la societat política, obra ja exclusiva de l’ús que l’home fa del seu propi destí. La sociabilitat no és una conseqüència de la voluntat de Déu respecte dels homes, sinó que és el fruit, —plen…

La conducta dels ximpanzès.

Imatge

Veïns i estranys.

Imatge
A veces nos agrupamos para que así estemos tan cerca que no tengamos necesidad de vernos. O eso parecería. Nos hemos buscado hasta encontrarnos al lado de otros que quizás están en las mismas. Después de habernos disgregado y diseminado, finalmente retornamos a espacios inicialmente comunes en los que mantenernos amparados y a buen recaudo. Por necesidad, tal vez. Y no sólo por eso. Es fascinante comprobar cómo puestos supuestamente a buscarnos, finalmente nos enceldamos, enclaustrados en una proximidad que nos garantice, no ya la máxima independencia o autosuficiencia, sino no vernos en absoluto afectados por la existencia de los demás.
Sólo parecemos sentir que los hogares lo son tales frente a la posible irrupción, considerada en el extremo como una invasión o una agresión, de los que nos rodean. Así, parapetados, decimos estar por fin en casa. Ya podemos proceder a entrar en relación con quienes precisamente no se hallen en una puerta próxima. Quizá nos abrimos a b…