dilluns, 31 de gener de 2011

La crisi dels tres valors de l´esquerra política.

Si anem a l'origen, tres són els valors que han servit de motors a l'esquerra política. El primer, la idea d'emancipació com alliberament i autorealització del potencial humà. Va ser la idea de més pes en els premarxistes i en el jove Marx. El segon ideal era la racionalitat. Enfront de la superxeria de moltes costums, l'esquerra apostava per la raó com a font única de valors. El tercer, és clar, és l'ideal d'igualtat. Atès que els dos primers es comparteixen amb el liberalisme fins al punt que Prieto es declarava socialistes a força de liberal, l'element igualtat ha estat el que més ha jugat com a definidor de l'ésser d'esquerres.

Els tres valors pateixen fortes turbulències en l'actual societat informacional. L'emancipació serveix com a diferenciació d'esquerres només allà on la dreta és més conservadora que liberal. És el que passa als Estats Units oa Espanya. A la pràctica, des de maig del 68 cap aquí, l'emancipació individual, degradada, l'estan proporcionant els consums de béns i experiències que dissolen llaços socials i alhora que substitueixen al ciutadà crític pel ciutadà conforme.

El segon, la raó, apareix sacsejat pel rebrot dels identitarismes de tot tipus que acompanyen la globalització. Fins a la crisi econòmica, aquesta qüestió ocupava el centre de l'escenari polític, i l'esquerra europea s'ha mogut amb notable incomoditat i moltes contradiccions en un terreny que és viver de vots. O, per l'esquerra, sagnia de vots. El problema no només es dóna en l'interior de les societats. Internacionalment també preval la identitat.

I, finalment, el valor per excel•lència, la igualtat. Fa gairebé un segle que la socialdemocràcia va trencar amb el comunisme i va apostar per combinar mercat i Estat, economia i política. Des de llavors, Europa ha vist florir els Estats de benestar, el millor mix de llibertat, igualtat i seguretat. Les polítiques econòmiques que han conduït a això han tingut el seu major suport en el pensament econòmic de Keynes. Per què, en aquesta crisi, el retorn a Keynes només serveix per recompondre la situació causant dels mals i no per aconseguir un nou equilibri social com va passar després de la crisi del 29? Aquesta és la qüestió.

Justo Zambrana, El malestar de la izquierda, Público, 30/01/2011

Nicholas Carr: "Internet està debilitant les funcions cerebrals més elevades".

Nicholas Carr
Nicholas Carr ha publicado esta semana la obra Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (Taurus Pensamiento). Editada en inglés el verano pasado, está generando una gran polémica tanto en EEUU como en Europa. El autor sostiene en la obra que la red, tan llena de ventajas, está alterando nuestras habilidades cognitivas. (…). Su conclusión es clara: internet, la última gran tecnología, está debilitando algunas de las funciones cerebrales más elevadas, como el pensamiento profundo, la capacidad de abstracción o la memoria.

El autor parte de una idea que ya planteó en un célebre artículo en la revista The Atlantic en 2008. Con el provocador título ¿Nos está haciendo estúpidos Google?, relataba su incapacidad personal para concentrarse. El libro, de hecho, es una extensión de aquella idea. "Solía ser muy fácil que me sumergiera en un libro o un artículo largo. Mi mente quedaba atrapada en los recursos de la narrativa o los giros del argumento, y estaría horas surcando vastas extensiones de prosa. Eso ocurre pocas veces hoy. Ahora mi concentración empieza a disiparse después de una página o dos. Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer", escribe en el primer capítulo de la obra. Él culpa a internet de su despiste. Ya no se concentra. Cuando está delante del ordenador leyendo un artículo, cada poco tiene que dejarlo para revisar el correo o para enviar un mensaje. Peor aún, cuando vuelve al texto, lo ojea por encima y se pierde en una marea de enlaces. Y no es el único al que le pasa.

Un experimento realizado por el diseñador web Jakob Nielsen muestra que se surfea por el contenido de un sitio antes que leerlo en profundidad. Colocó a 232 voluntarios una minicámara para registrar sus movimientos oculares y los puso ante un texto online. Casi ninguno leyó línea tras línea. En realidad, leían el primer párrafo, después escaneaban la parte derecha de la página, se detenían en las líneas centrales y volvían a surfear por la página. Es todo lo contrario a lo que se hace con un libro.

Carr sostiene que la red incentiva un tipo de lectura superficial. La consecuencia es que entrena la inteligencia visual-espacial pero, a cambio, debilita el procesamiento profundo. Hay, sostiene, una relación directa entre el número de enlaces y la comprensión por culpa de la sobrecarga cognitiva.

Carr apoya su tesis en la neuroplasticidad. La moderna neurología considera probado que el cerebro se ve modificado por el proceso de adquisición de una nueva destreza y por su propio ejercicio. Además, sigue generando nuevas neuronas y conexiones entre ellas, sinapsis, a lo largo de toda la vida. Según la neuróloga Maryanne Wolf, fueron los sumerios, inventores de la escritura, los primeros en establecer intensas interconexiones entre las áreas del cerebro relacionadas con la visión, la conceptualización, el análisis espacial y la toma de decisiones. Su obra la completarían los griegos al perfeccionar el alfabeto creado por los fenicios. Esto supuso el paso de la tradición oral a la escrita.

Para el autor, la gran tecnología que ha modelado al ser humano moderno ha sido el libro. A comienzos del primer milenio, aparecieron en Europa las primeras gramáticas. La abigarrada escritura continua dejaba paso a frases y palabras separadas y acentuadas. Por primera vez, se hacía para los ojos y no para los oídos. Aunque supuso el fin de los escribas y lectores oficiales, este cambio hizo posible la escritura en privado, liberando la inventiva, el pensamiento alternativo y hasta el herético. Pero también permitió la lectura en profundidad, la desconexión del mundo que nos rodea. La invención de Gutenberg generalizó el cambio. Ahora, 550 años después, "la imprenta y sus productos están siendo desplazados del centro de nuestra vida cultural hasta los márgenes", escribe Carr, por los medios electrónicos.

(…) Entre las capacidades que deterioran internet estaría la memoria. Delegamos cada vez más en calculadoras, móviles y otras máquinas datos e informaciones que recordar. Muchos han recurrido a la metáfora de ver la mente como un ordenador y a internet como una gran memoria colectiva. El problema aquí, según Carr, es que la memoria biológica no es como la artificial. Cada vez que se recupera un recuerdo, este se recrea en una especie de fitness cerebral. Sin el ejercicio, las sinapsis neuronales se encogerían. El riesgo que corremos al delegar lo más humano, como el pensamiento y el intelecto en los ordenadores, dice Carr, "es el de poder empezar a perder nuestra humanidad".

Miguel Ángel Criado, Internet está cambiando las mentes, Público, 30/01/2011
http://www.publico.es/358846/internet-esta-cambiando-las-mentes

Pecat d´hybris



Perquè, en efecte, tota la vida de l'home és un llarg exercici d'adaptació a la realitat a la recerca d'un punt d'equilibri entre dos extrems. A aquests dos extrems els medievals, tan exactes sempre en la definició epigramàtica, els van anomenar praesumptio i desperatio. Incorre en el primer extrem el presumptuós que es fa massa il·lusions pel que fa al que la realitat pot donar a l'home: com és capaç de donar-li algunes flors, l'esmentat presumeix indegudament que tot l'orbe és un jardí. Naturalment aquest excés és propi de les persones que encara no han rebut el correctiu que l'experiència administrativa als que s'entesten a negar-la. La visió del costat assolellat del món desperta la violència dels nostres desitjos i ens fa concebre esperances supernumeràries sobre les nostres possibilitats reals i sobre nosaltres mateixos. Aquesta cultura tan meravellosament mesurada que va ser la grega va designar el pecat de desmesura amb el nom d´hybris: el cosmos exhibeix un ordre just i qui amb un acte d´injustificable arrogància s'atreveix a ignorar el Dret establert pels déus rep un càstig que el restitueix a la seva posició original o, més freqüentment, encara més avall. Un presumptuós és un pit opulent d'expectatives i, com diu Soló, l'opulència condueix a l´hybris i aquesta a la ruïna, com li va passar al bo de Prometeu, que va patir cadenes. De manera que aquest primer excés sovint genera el seu oposat, la desperatio.

Javier Gomá Lanzón, Lo quiero todo, Babelia. El País, 29/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/quiero/todo/elpepuculbab/20110129elpbabpor_22/Tes?print=1

diumenge, 30 de gener de 2011

Llibertat, limitacions i salut.

En lo inmediato, CiU ha sabido mostrarse como exponente de la libertad frente al reglamentismo del tripartito. El ejemplo que lo materializa es la decisión de finiquitar la limitación de velocidad a 80 kilómetros/hora. La comunidad científica ha criticado ampliamente la decisión del Gobierno de Mas, que el próximo lunes ejecutará sin titubeos uno de los consejeros más ideológicos de CiU, Felip Puig. Desde el Departamento de Territorio y Sostenibilidad los técnicos reconocen la bondad de la limitación, pero según su titular, Lluís Recoder, hay que cambiarla para dar cumplimiento "a una medida política a la que nos comprometimos con los ciudadanos". Así que haciendo gala de unos principios a prueba de partículas en suspensión, el compromiso electoral pesará más que la salud de los ciudadanos y que la sanción con que la Unión Europea amenaza si Cataluña no baja los niveles de emisiones. No es que la reducción de la velocidad a 80 kilómetros por hora sea la solución, pero en 2010 se rebajó un tímido 11% la emisión de contaminantes. Se trata, pues, de una medida a todas luces insuficiente. Los expertos creen que se debería reducir en un tercio la circulación de los coches privados en la ciudad de Barcelona si pretendemos tener aire respirable. Pero los poderes esconden la cabeza bajo tierra, cuando no se echan tierra a los ojos para no ver el problema. La ciudad hermana de Madrid -hermana por tener unos niveles de contaminación muy hermanados con los nuestros- ha vivido esta semana un episodio ilustrativo: la fiscalía ha decidido investigar por qué el Ayuntamiento de la capital de España ha decidido cambiar de ubicación los medidores de polución de la ciudad, que fueron retirados de los puntos más contaminados de la urbe y trasladados a zonas ajardinadas. Esa es una buena manera de encarar el problema. Ya advertía el fallecido almirante Luis Carrero Blanco que la estadística era cosa de comunistas. Resultaría más económico que las autoridades recurrieran a la matemática creativa, sin necesidad de medidores, y así facilitar -sin las engorrosas máquinas intermediarias- los valores de contaminación que crean oportunos. Siempre hay políticos dispuestos a no permitir que la realidad les estropee un buen programa electoral. Luego, como ha sucedido con las hipotecas y la crisis económica, cuando las consecuencias de la contaminación se agraven será el momento de socializar culpas y recordar a la ciudadanía que también es culpable de la situación.

Guste o no, la situación obliga a tomar medidas y sobre todo invita a no revocar las existentes a sabiendas de que empeoran la situación e inciden en la mortalidad. Parece como si, obstinadamente, el Gobierno catalán estuviera decidido a impugnar la verdad conocida para pecar con más libertad. Y eso, como sabe todo cristiano, es un grave pecado contra el Espíritu Santo y, como tal, no tiene perdón de Dios.

Francesc Valls, La velocidad y el programa, El País, 30/01/2011

A Itàlia si no parles d´un problema, no existeix.

"Per a veure el que tenim davant dels nassos", escrivia George Orwell, "es necessita un esforç constant". Comprendre el que està passant a Itàlia sembla senzill i no obstant això és una cosa molt complexa. Cal fer un esforç que coincideix amb l'última possibilitat de no suportar la barbàrie. Perquè com sempre passa, el fang i la censura arriben i la màquina del fang escup contra tot aquell a qui el Govern consideri enemic.

La lliure circulació d'idees constitueix la base de la nostra constitució i és el mínim per a qualsevol democràcia que es pugui considerar realitzada. És increïble que, no només a Itàlia, hi hagi gent que inverteixi energia i intervingui no en la narració dels fets, sinó en qui els explica. Es convida, per exemple, a no explicar la situació d'emergència de Nàpols per culpa de les escombraries per no deslegitimar la ciutat: per tant, no són les escombraries les que embruten a la ciutat, sinó el que parla d'elles. Es convida a no explicar que al Nord la 'Ndrangheta busca constantment nous camins per entrar en contacte amb la Lliga, nous àmbits per fer inversions. Si no parles d'un problema, no existeix. És una espècie de teoria de l'immaterial, però en realitat permet comprendre el fonamental que és la necessitat d´explicar. El 2010, a tot el món, van ser assassinats 110 periodistes. Només a Mèxic, en els últims 14 mesos, han estat executats joves que havien obert blocs, que havien fundat ràdios, reporters dels diaris més importants. Caiguts a mans del narcotràfic, que és avui el més poderós del món i que ha decidit impedir la comunicació del que està passant a Mèxic amb una elecció totalitària, en l'eliminació sistemàtica de qualsevol que intenti només explicar. La censura, terrible quan les que la practiquen són les organitzacions criminals, es torna insostenible quan arriba a la societat civil.

És deure i necessitat dels intel•lectuals, sobretot en aquest fosc moment d'Itàlia, explicar, dir que no som tots iguals, que no fem tots les mateixes coses. És cert, tots tenim debilitats i contradiccions, però l'error és diferent del crim, i la corrupció és diferent de la debilitat. Mentrestant, s'intenta colar el concepte que tots som deformes per cobrir les deformitats d'alguns i deslegitimar les paraules dels que s'hi oposen.

Hi ha una bellíssima oració de Thomas More: "Déu, ajuda'm a tenir força per canviar les coses que puc canviar, per suportar les coses que no puc canviar, però, sobretot, dóna'm intel ligència per a comprendre la diferència". Aquest és el moment en què nosaltres podem trobar la força per canviar i comprendre per fi que no hem de creure que tot el que passa és inevitable i, per tant, només podem suportar.

dissabte, 29 de gener de 2011

Nicholas Carr: "la tecnologia no és neutral, canvia les normes i influeix en les nostres eleccions".

-Internet ens incita a buscar el breu i el ràpid i ens allunya de la possibilitat de concentrar-nos en una sola cosa. El que jo defenso en el meu llibre és que les diferents formes de tecnologia incentiven diferents formes de pensament i per diferents raons Internet encoratja la multitasca i fomenta molt poc la concentració. Quan obres un llibre et aïlles de tot perquè no hi ha res més que les seves pàgines. Quan encens l'ordinador t'arriben missatges per tot arreu, és una màquina d'interrupcions constants.

Tu pots triar el teu temps i formes d'ús, però la tecnologia incita a comportar-te d'una determinada manera. Si en el teu treball els teus companys t'envien trenta correus electrònics al dia i tu decideixes no mirar el correu, la teva carrera patirà. La tecnologia, com va passar amb el rellotge o la cartografia, no és neutral, canvia les normes socials i influeix en les nostres eleccions.

- Llegir llibres probablement sigui menys natural (que la diversificació de l´atenció a la que condueix la Xarxa), però a canvi assolim una valuosa capacitat d´utilització de la nostra ment que no existia quan havíem d´estat costantment alerta davant l´exterior molts segles abans. Potser no hauríem de tornar a aquest estat primitiu si això ens fa perdre formes de pensament més profund.

-... la capacitat de compartir s'ha multiplicat tot i que abans també ho fèiem. El que passa amb Internet és que l'escala, a tots els nivells, es dispara. I sens dubte hi ha coses molt positives. La Xarxa ens permet mostrar les nostres creacions, compartir els nostres pensaments, estar en contacte amb els amics i fins i tot ens ofereix oportunitats laborals. Cal no oblidar que l'única raó per la que Internet i les noves tecnologies estan tenint tant efecte en la nostra forma de pensar és perquè són útils, entretingudes i divertides. Si no ho fossin no ens sentiríem tan atrets per elles i no tindrien efecte sobre la nostra forma de pensar. En el fons, ningú ens obliga a utilitzar-les.

-L'essència de la llibertat és poder escollir a què vols dedicar la teva atenció. La tecnologia està determinant aquestes eleccions i per tant està erosionant la capacitat de controlar els nostres pensaments i de pensar de forma autònoma. Google és una base de dades immensa en què voluntàriament introduïm informació sobre nosaltres ia canvi rebem informació cada vegada més personalitzada i adaptada als nostres gustos i necessitats. Això té avantatges per al consumidor. Però tots els passos que donem en línia es converteixen en informació per a empreses i governs. I la gran pregunta que haurem de contestar en la propera dècada és quin valor li donem a la privacitat i quanta estem disposats a cedir a canvi de comoditat i beneficis comercials. La meva sensació és que a la gent li importa poc la seva privacitat, almenys aquesta sembla ser la tendència, si continua sent així la gent assumirà i acceptarà que sempre estan sent observats i es deixarà empènyer més i més encara cap a la societat de consum en detriment de beneficis menys mesurables que van units a la privacitat.
-Crec que ens encaminem cap a una societat més semblant al que va anticipar Huxley a Un món feliç que al que va descriure Orwell a 1984. Renunciarem a la nostra privacitat i per tant reduirem la nostra llibertat voluntària i alegrement, per tal de gaudir plenament dels plaers de la societat de consum. Tot i això, crec que la tensió entre la llibertat que ens ofereix Internet i la seva utilització com a eina de control mai es resoldrà. Podem parlar amb llibertat total, organitzar-nos, treballar de forma col•lectiva, fins i tot crear grups com Anonymous però, alhora, Governs i corporacions guanyen més control sobre nosaltres en seguir tots els nostres passos en línia i en intentar influir en les nostres decisions.

-Al meu entendre, ens estem dirigint cap a un ideal molt utilitari, on l'important és l´eficiència més que el processament d´informació i on deixa d'apreciar-se el pensament contemplatiu, obert, que no necessàriament té una finalitat pràctica i que, tanmateix, estimula la creativitat. La ciència parla clar en aquest sentit: l'habilitat de concentrar-se en una sola cosa és clau en la memòria a llarg termini, en el pensament crític i conceptual, i en moltes formes de creativitat. Fins i tot les emocions i l'empatia necessiten temps per ser processades. Si no invertim aquest temps, ens deshumanitzem cada vegada més. Jo simplement em limito a alertar sobre la direcció que estem prenent i sobre el que estem sacrificant al submergir-nos en el món digital. Un primer pas per escapar és ser conscients. Com a individus, potser encara estiguem a temps, però com a societat crec que no hi ha marxa enrere.

Nicholas Carr, Un mundo distraído, extracto entrevista de Bárbara Celis, Babelia. El País, 29/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/mundo/distraido/elpepuculbab/20110129elpbabpor_3/Tes?print=1

"Benditos los ignotos"

Benditos los ignotos,
los que no tienen página
en internet, perfil
que los retrate en facebook,
ni artículo que hable
de ellos en wikipedia.
Los que no tienen blog.
Ni siquiera correo
electrónico, todo
les llegam si les llega,
con un ritmo más lento.
Tienen pocos amigos.
No exponen sus instantes.
No desgastan las cosas
ni el lenguaje. Network
para ellos es malla
que detiene la plata de los peces.
Benditos los que viven
como cuando nacieron
y pasan las mañanas oyendo el olmo
que creció junto al río
sin que nadie
lo plantara.
Bendito los ignotos
los que tienen
todavía
intimidad.
Juan Antonio González Iglesias, Benditos los ignotos, Babelia. El País, 19/01/2011

divendres, 28 de gener de 2011

Julian Assange, mite revolucionari.



La imagen de Assange en los medios, tras ser puesto en libertad condicional hace unas semanas, frente a las puertas neogóticas de la Corte Suprema de Londres, vestido de blanco y negro, erigiéndose sobre los micrófonos que se cruzan delante suyo y envuelto en una luz rojiza, evocaba claramente el cartel de V de vendetta en el que aparece V sobre fondo rojo con dos espadas cruzadas, alzándose sobre la efigie de Evey Hammond (Natalie Portman) y miles de ciudadanos anónimos tocados con la misma máscara.

Que los últimos acontecimientos relacionados con Assange se estén desarrollando en Londres refuerza todavía más el paralelismo entre estos dos personajes. Pero es sobre todo el rico, a la par que abierto (algunos dirían caótico), repertorio de elementos subversivos que contiene la película y la novela gráfica original, lo que lo hace tan apropiado para un movimiento líquido (por utilizar el adjetivo de Z. Bauman y hacer referencia al propio nombre de Wikileaks), que se resiste a seguir sistemáticamente alguna de las líneas ideológicas tradicionales. También es resaltable que la dicotomía urbe en contraste con un entorno rural cobra fuerza en las películas distópicas más recientes, en las que las ciudades no son solamente inhóspitas por sus condiciones climáticas, sino por el peligro que supone vivir a merced de las actuaciones tanto de las autoridades como de grupos subversivos violentos. En este sentido, llama la atención un paralelismo entre el personaje de Theo Faron, de Hijos del hombre, y Julian Assange, que quizás pueda pasar inadvertido: en un momento dado, ambos se refugian en casas en el campo, fuera de la gran ciudad.

Menos anecdótica es la similitud, ya identificada y comentada, entre Julian Assange y Mikael (Kalle) Blomkvist, el protagonista en Millenium, la exitosa trilogía de Stieg Larsson. Kalle es un periodista que logra introducirse en los recovecos más oscuros del poder gracias a las dotes de hacker que posee su ayudante Lisbeth Salander. Su personaje tiene bastante del héroe masculino tradicional. Sin embargo, la protagonista Lisbeth, caracterizada también por una estética neogótica y una apariencia andrógina, además de por una personalidad compleja fruto de una inteligencia superdotada y cierta dificultad para las relaciones sociales, representa el antihéroe.

En muchos sentidos, Julian tiene más de Lisbeth que de Mikael: su aspecto frágil, su resaltada inteligencia muy superior a la media, su halo de niño incomprendido o de enfant terrible, etcétera. Que precisamente las autoridades suecas sean las que oficialmente reclaman a Assange es una casualidad que resalta este paralelismo.

Podríamos decir que la imagen de Assange reúne elementos de ambos protagonistas, emergiendo como puente entre la vieja y la nueva generación de activistas. Al igual que Mikael, Julian no está en su primera juventud y es un profesional experimentado, pero, al mismo tiempo, su apariencia le acerca a muchos de los protagonistas más jóvenes de un movimiento que lucha por un nuevo tipo de libertad de expresión y circulación de la información: es la generación que nació a primeros de los noventa. Naturalmente, existen muchas tendencias estéticas entre quienes rozan ahora los 20 años, pero los que se apuntan al ciberactivismo aglutinan aspectos frecuentemente del emo y otros derivados del punk con imaginería gótica y de la sofisticación apocalíptica urbanita del retro-déco-trash-chic de un par de generaciones atrás: la palidez (por la falta de exposición a los elementos), la delgadez (por la ausencia de ejercicio físico y el veganismo que practican algunos) y la androginia, tanto en la apariencia física como la indumentaria, son los elementos más visibles. Otros elementos más fundamentales son la dependencia tecnológica y un activismo (cabe preguntarse si de corte político) basado en la acción individual. Una acción que a menudo se da desde el relativo confort del dormitorio de la casa parental, un Starbucks o la biblioteca de la Universidad -las contradicciones que muchos miembros de generaciones anteriores vemos en este tipo de activismo, ellos no las ven-. En ese sentido, están más liberados.

Assange le pone cara, no solo a Anonymous, sino a todo ese movimiento líquido, cibernético, en gestación, que necesitaba (en eso no es diferente a los movimientos tradicionales) un icono de carne y hueso. Sin entrar a valorar las implicaciones de Wikileaks, ni las dimensiones de este movimiento a cuya vanguardia está la generación de los noventa, Julian Assange, gracias a la estética que se está generando en torno a su persona, parece reunir suficientes atributos como para erigirse en icono revolucionario del siglo XXI y servir de inspiración tanto a movimientos sociales y culturales como a creativos comerciales del mismo modo que lo ha hecho el Che y su venerada efigie por décadas. No es casualidad que la revista Rolling Stone italiana le galardonara con el Premio Estrella de Rock del Año (resaltando además su parecido físico con David Bowie -otro icono de raíces punkis). Es la vendetta de Assange.

Olivia Muñoz-Rojas, La "vendetta" de Assange, El País, 24/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/opinion/vendetta/Assange/elpepiopi/20110124elpepiopi_11/Tes?print=1

Dopatge i esperit esportiu.

Émil Zatopek
... examinemos las dos razones normalmente aducidas a favor de la prohibición del dopaje. La primera es la protección de la salud de los deportistas. Es evidente que el abuso de algunas de las sustancias prohibidas conlleva riesgos graves para la salud de cualquier persona, sea o no deportista, y admitimos de entrada que las leyes deberían protegernos de dichos riesgos y daños cuando no deseamos asumirlos voluntariamente. Aunque debemos añadir que no todas las sustancias prohibidas ni métodos como la autotransfusión son igualmente nocivas para la salud, y menos aún si se emplean ocasionalmente. Y es igualmente evidente que el aficionado desea ver espectáculo, es decir, seres humanos haciendo lo que los simples mortales solo podemos imaginar, y que este objetivo solo se logra mediante un entrenamiento, un esfuerzo y un sacrificio físico y mental, que es, de por sí, tan poco compatible con la buena salud como pueda serlo el dopaje. ¿Qué es peor para la salud, las infernales series que se infligía Émil Zatopek en los bosques de Ostrava aguantando la respiración, o el cigarrillo de marihuana que se fumó Ross Rebagliati, campeón olímpico de snowboard en los Juegos Olímpicos de Nagano? ¿No asumen también riesgos los pilotos de fórmula 1? Seamos honestos: la excelencia deportiva de los atletas no depende únicamente de sus dotes naturales, sino de cómo cada uno administra y saca partido a lo que tiene y hace frente a sus carencias (¿juega Messi dopado por haber tomado una hormona del crecimiento?). Lo importante es que la estrategia que cada uno siga, la que cada atleta se imponga, haya sido asumida informada y autónomamente. Esto deja fuera especialmente a los menores, incapaces de prestar un consentimiento genuino que no solo no deberían poder doparse para competir, sino que en nuestra opinión no deberían competir a nivel profesional en absoluto.

La otra razón habitual para prohibir el dopaje invoca el "juego limpio", que la competición se realice en condiciones de "igualdad", sin "ventajismos" ni "trampas". Pero este argumento tampoco es tan sólido como se cree. Para empezar, no salta a la vista qué cosas pueden ser consideradas trampas y cuáles no. El dopaje, entendido como el uso de sustancias para incrementar o mejorar el rendimiento en una actividad humana, no es, por supuesto, una novedad en la historia, ni se ciñe al ámbito deportivo. El uso de betabloqueantes está extendido entre quienes tienen que lograr una máxima concentración y templar sus nervios, sea para tocar el piano en un concierto, impartir una conferencia o simplemente superar un examen. Entre artistas y literatos es secular el uso de alcohol, opiáceos y otras sustancias que supuestamente mejoran la improvisación o creatividad. ¿Han hecho "trampas" aquellos doctorandos que defendieron su tesis previa ingesta de benzodiacepinas, o los abogados del Estado que, al preparar oposiciones, echaron mano de anfetaminas y tranquilizantes?

Volvamos ahora al deporte. En el maratón de los Juegos Olímpicos de Atenas (2004), cuando Vanderlei de Lima aventajaba en medio minuto al segundo corredor, fue bloqueado por un espectador, sin que sus perseguidores, que aprovecharon el hecho para superarle, se inmutaran. ¿Deberían haber ralentizado su ritmo? Es más, toda idea de fair play queda comprometida o al menos debe ser complementada desde el momento en que admitimos que los deportistas nunca llegan al centro del campo, a los tacos o al poyete en condiciones reales de igualdad. Si así fuera, no asistiríamos a la competición entre seres humanos, siempre desiguales, sino entre máquinas perfectamente idénticas. Y las desigualdades de inicio que les separan no son nunca únicamente las derivadas de sus diferentes aptitudes o talentos naturales, algo que, por cierto, los atletas han recibido por azar natural y no por merecimiento, sino que están en función de un variado conjunto de factores socioeconómicos y culturales.

La actual guerra sin cuartel contra el dopaje es la manifestación de una visión "naturalista" del espíritu del deporte que no es la única posible, ni tampoco la más plausible. Lejos de socavar el deber de fair play, el dopaje puede ser una manera de ensalzar nuestra capacidad de superación mediante la razón y el juicio (como han mostrado prestigiosos académicos como J. Savulescu, B. Foddy y M. Clayton). Ello no quiere decir que deban permitirse "atajos", y que, en aras a esa dimensión "creativa" que reivindicamos para el deporte de competición, el Tour de Francia se pueda disputar con bicicletas eléctricas, ni que la carrera de 100 metros no deba medir lo mismo para todos.

En lo que se refiere al dopaje, el espíritu deportivo se vulnera cuando las prácticas y sustancias provistas y administradas por médicos competentes que tienen como misión principal salvaguardar el bienestar del deportista solo son alcanzables por los más aventajados socioeconómica-mente, aunque no sean los mejores atléticamente. El espíritu del deporte se desvirtúa no cuando los deportistas recurren a la hormona del crecimiento, la EPO, la autotransfusión o al indetectable dopaje genético, sino cuando solo unos pocos pueden acceder a ellas. Y eso es lo que hoy ocurre si atendemos a otros factores como el llamado "entorno" del deportista (los masajistas, fisioterapeutas, psicólogos, médicos) tan desigualmente configurado en las competiciones internacionales. Pero ¿de qué fair play estamos hablando en deportes que exigen equipamientos e instalaciones que atletas de determinados países no pueden ni soñar?

Una institución deportiva como el COI, que dice promover la equidad y la igualdad de los atletas a nivel global, mejor haría en dedicar más esfuerzos en pos de la universalización de esos factores, antes que proseguir en esa lucha sin cuartel contra el dopaje que, nos tememos, está condenada al fracaso, además de que conculca libertades básicas de los deportistas.

Pablo de Lora, José Luis Martí y Félix Ovejero, La ética del dopaje, El País, 28/02/2011
http://www.elpais.com/articulo/opinion/etica/dopaje/elpepiopi/20110128elpepiopi_12/Tes?print=1

La pirateria és només el símptoma d´un negoci cultural en crisi.

No descubro nada a nadie: cerrando doscientas webs no se acabarán los problemas, ¡como si después de Napster no hubieran llegado Audiogalaxy, Kazaa, Emule, Megavideo, etc.! Pero, ¿y si en realidad el objetivo no fuese solucionar nada, sino simplemente contener todavía un poco más el derrumbe definitivo de lo que hay? En ese caso, la Ley Biden-Sinde cumple muy bien su propósito, porque mantiene la ilusión de que se está combatiendo al enemigo, cuando en realidad la piratería no es el enemigo, sino sólo el síntoma de que hay todo un modelo cultural y de negocio en crisis. Apuntando en exclusiva a este enemigo imposible de batir, la Ley agita el miedo y evita el cuestionamiento profundo de la industria cultural.

Los sociólogos se preguntan por el fenómeno de la “crisis de la representación” como si los motivos de la brecha entre gobernantes y gobernados fuesen un misterio inescrutable. Quizá ahora les queden más claros. A izquierda y derecha, a nuestros políticos les da igual la opinión de la gente, la participación pública y política por fuera de los (ya de por sí reducidos) canales convencionales. La oposición a la Ley Biden-Sinde ha sido masiva y ejemplar (imposible de criminalizar con la etiqueta de “antisistema”, por ejemplo). Pero la Ley sigue adelante caiga quien caiga y cueste lo que cueste. ¡Y la promueve el mismo partido que reprochaba al PP su insensibilidad de hierro hacia las movilizaciones masivas cuando la guerra de Irak! El búnker se cierra, la fuerza bruta aplasta el debate y la argumentación. ¿Qué vías nos quedan a los ciudadanos de a pie para intervenir en las decisiones que afectan y construyen el mundo que compartimos? ¿Cuándo morirá la política muerta?

Se nos repite machaconamente el estereotipo de que este conflicto opone a los “creadores” y a “la gente de internet”. No es verdad. Yo veo por un lado en el búnker a los políticos sordos y a la industria cultural, y por fuera a la mayoría de los productores culturales y de usuarios de la Red. Pero es muy importante que afloren las voces tapadas y que hablen en nombre propio, para que así una realidad múltiple y compleja como es la de los trabajadores culturales no pueda ser reducida e identificada completamente con los intereses de la industria cultural. Ha llegado la hora de decir claramente: “¡No en mi nombre!”, “¡No nos representan!” Y buscar el debate y las soluciones directamente, sin la interferencia de la industria cultural y de la política muerta.

Como dejó dicho alguien en un comentario a “La cena del miedo”, “la experiencia de vida más común en nuestras ciudades hoy es la precariedad. La precariedad laboral y salarial, la precariedad en el acceso a la vivienda y a otros bienes necesarios para la vida. No podemos consentir que a ello se añada la precariedad en el acceso a la información, al conocimiento y a la cultura”.

Amador Fernández-Savater, ¿Cuándo morirá la política muerta?, Público, 27/01/2011
http://blogs.publico.es/fueradelugar/219/%c2%bfcuando-morira-la-politica-muerta

Anarquia i descàrregues lliures.



Haciéndose eco de una aspiración eterna y universal, escribió Borges: "Creo que un día los hombres merecerán no tener Gobiernos". Y tampoco leyes, reglamentos y cortapisas de cualquier tipo a la libertad. Si todos tuviésemos buena voluntad, nos coordinaríamos sin coacción ni sanción. No hay generación que no haya apetecido ese día sin Gobiernos ni leyes. Después, hartos de esperar, esos mismos aprenden a contentarse con Gobiernos menos malos y leyes mejores. Les fuerzan a tal resignación los desmanes cometidos por quienes en cada momento saben aprovecharse del aplazamiento de esas beatas ilusiones.

Cada nuevo horizonte para la actividad humana reaviva el libertario sueño ancestral. Volvemos al origen, al paraíso intacto: ¡desoíremos a la serpiente y no comeremos de la manzana! Rechacemos por aguafiestas a los que quieren organizar lo inédito con instrucciones y prohibiciones. Que todo comience. Como pasó en el Oeste americano, esa tierra de promisión y por tanto sin ley cuya épica romántica tanto hemos disfrutado en el cine. Claro que hubo víctimas: aparte de los apaches y los sioux, padecieron la alegalidad los granjeros, los comerciantes, los hijos de quienes preferían los arados a las pistolas. Y se beneficiaron de ella terratenientes y ganaderos sin escrúpulos, los más rápidos en desenfundar, los propietarios de garitos y los asaltantes de diligencias. No prosperaron los creadores de lo nuevo hasta que viejas leyes y viejas instituciones reinventadas les libraron de los bandoleros.

Hoy el mundo casi intacto por explorar es Internet. Y vuelve a oírse reivindicar un paraíso no manipulado por Gobiernos, jueces ni agiotistas. Prometen libertad para todos pero no ven o minimizan a los bucaneros y hermandades teleoperadoras de la costa que se aprovechan del desmadre reinante. Los mismos que se niegan a que las instituciones estatales tengan secretos exigen que se borren sus datos personales de Google, anonimato para mí y transparencia para el resto del universo, intercambio libre de descargas... aunque ello perpetúe las redes de abuso de menores o de actividades terroristas que queremos combatir, etcétera... Es la anarquía, por fin, pero no aquella bendita anarquía del apoyo mutuo del príncipe Kropotkin, sino la del futuro desolador de Mad Max, hecha de pillaje, espectáculos brutales y gente asustada que huye de las bandas de matones depredadores. Todo virtual, claro... afortunadamente.

Fernando Savater, Los colegas de "Mad Max", El País, 28/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/opinion/colegas/Mad/Max/elpepiopi/20110128elpepiopi_4/Tes?print=1

Els efectes destructius de la crisi.



Aquesta crisi que vivim té molts efectes destructius: els qui han perdut la feina o la seva casa tenen dret a no veure-hi cap senyal d'esperança. Però aquesta mateixa negativitat està generant en molta gent una indignació que en circumstàncies normals no arriba a expressar-se. Per quina raó hem de cedir el poder sobre les nostres vides a anònims mercats financers, per definició improductius, que tenen la capacitat de decidir el destí d'allò que hem produït amb la nostra feina? Quan va començar la crisi molts pensem que es posarien en qüestió els dogmes neoliberals que van orientar la política econòmica dels últims anys. Però va passar exactament el contrari. El modest Estat del benestar que havíem aconseguit a Europa s'està desmantellant pas a pas i els mateixos mercats que van originar la crisi s'erigeixen ara en temibles jutges davant els quals han de inclinar els estats per demostrar la seva innocència i recuperar la seva confiança. Què queda d'aquells somnis democràtics en els quals se suposava que era el vot dels ciutadans el que havia de decidir l'orientació de la política, incloent la política econòmica?

Crec que ha augmentat significativament el nombre de persones que es nega a considerar que el capitalisme encarna una llei immutable de la naturalesa, que considera irracional que el producte del treball productiu vagi a parar a les mans d'especuladors amb capacitat de decidir el seu destí; que guanyi més un patètic personatge televisiu que un metge d'urgències, que menys de la quarta part de la població mundial coma tres vegades al dia, tingui aigua corrent, llum elèctrica, atenció mèdica i educació, i que la distància entre els que fan la història i qui la pateixen no deixi de créixer. I tot això en una època en què, per primera vegada en la història, hi ha un desenvolupament productiu que faria possible superar aquestes desigualtats.

Augusto Klappenbach, Indígnense, Público, 26/01/2011
http://blogs.publico.es/dominiopublico/2966/%c2%a1indignense/

dijous, 27 de gener de 2011

Els experiments mentals i l´existència d´un món exterior.

Benvingut al món real és una broma de Matrix. Però què planteja aquesta pel•lícula fins i tot massa explícitament filosòfica? No planteja un argument, sinó un "experiment mental" en el qual es veu immers l'espectador. I si la vida fos només un somni? Com podríem distingir el somni de la vigília? I si visquéssim a la cova platònica i no veiéssim la realitat de les coses sinó només les seves ombres? I si hi hagués un geni maligne que ens fes creure que el món és real, però fos ell qui ens proporcionés els impulsos que ens ho fan percebre com a tal? O si fóssim "cervells en una cubeta" que reben impulsos d'un científic boig? O si com a Matrix, el món que se'ns apareix com a real fos el resultat d'un programa d'ordinador?

Els experiments mentals d'aquest tipus són un ingredient fonamental de la filosofia. Ens ajuden a reflexionar amb més profunditat sobre alguna cosa que potser sembla obvi. Com precisament, l'existència d'un món exterior. Tenim realment proves decisives de la seva existència real? Per apropar-se a això és útil recórrer mentalment a pensar en totes les al•lucinants i il•lògiques conseqüències que implica la hipòtesi contrària. També d'aquesta manera el nostre món i la nostra experiència sortiran enriquits. Potser apreciarem millor la diferència entre un caputxí real i una "beguda amb gust" a caputxí.

Armando Massarenti, "Vista desde fuera la vida parece absurda", Philosophytogo, 25/91/2011
http://www.philosophytogo.org/wordpress/?p=2333&lang=es

La justícia anamnètica.

El filme Shoah, de Claude Lanzmann, abre con una secuencia en la que Srebnik, un superviviente, camina cabizbajo hasta un punto en el que señala al suelo mientras dice "era ahí". Ahí no hay nada, un poco de césped envuelto por el silencio de un bosque perdido en Polonia. Pero ahí estaba la cámara de gas. La mirada de la víctima devolvía a la realidad de ese lugar una presencia olvidada que forma parte del mismo, como los árboles y el aire que se respira. La mirada de la víctima permite conocer una parte de la realidad que sin ella sería inaccesible.
Gradowski, el Sondercomando de Auschwitz que ocultó entre las piedras del horno crematorio las páginas de su diario, se jugó la vida escribiendo porque sabía que la historia podría contar cómo, cuántos y dónde murieron, pero no cómo vivieron. Eso solo lo sabían ellos. Los perdedores guardan el secreto de saber como nadie que la historia pudo haber sido de otra manera.
Todo esto para decir que la memoria es conocimiento y no solo sentimiento. La memoria nos prohíbe confundir realidad con facticidad, con hechos, porque de la realidad forman parte los no-hechos, lo que no ha llegado a ser y que, según Aristóteles, no son dignos de que la ciencia (la historia) repare en ellos.
Y, volviendo a Argentina, ¿cómo explicar la suspensión del tiempo que ocurre en el caso del desaparecido? El tiempo se detiene para las víctimas y eso afecta al resto de la sociedad que no puede seguir adelante como si nada hubiera ocurrido. El desaparecido planea sobre la sociedad como un fantasma que exige justicia. El tiempo de la memoria cuestiona al de la historia.
Por eso hay que hablar de justicia anamnética. El historiador, dice Todorov, hace justicia señalando el contexto de la violencia, sus antecedentes y consecuencias. Bienvenidas esas aportaciones que no empequeñecen la justicia de la memoria, que es otra cosa. Lo suyo es someter a juicio la justicia histórica tan proclive a justificar la producción de víctimas por exigencia del guión. El filósofo Hegel justifica las masacres históricas como precio del progreso; los políticos, los sacrificios de los más débiles con la promesa de que así, renunciando a sus conquistas, seremos más competitivos y se generará más empleo.
Pues bien, la justicia anamnética juzga el interés general desde el destino del individuo singular que, siendo inocente, es objeto de una violencia inmerecida. Se pone del lado de Dostoievski para quien una sola lágrima infantil era ya un precio excesivo para la armonía universal. Este rigor ante el sufrimiento de un inocente es condición necesaria para exigir una política sin violencia. La memoria es justicia porque no soporta que la injusticia sea el precio de la política. Y hay que decir que inocentes eran los montoneros desaparecidos porque, aunque fueran delincuentes, tenían derechos a ser juzgados reglamentariamente y no ajusticiados. Inocentes, respecto a la violencia sufrida. Eso no significa que las ideologías sean iguales, pero la evaluación crítica de sus diferencias se hace en otro negociado, en el de las ideas políticas.
A diferencia de la justicia de la historia, reclamada por Todorov, y que se sustancia en una explicación de los hechos, la justicia memorial no puede descansar mientras haya una injusticia no reparada. Hechos que para la historia estén debidamente explicados y clasificados, son, sin embargo, casos abiertos para la memoria porque mientras la injusticia no haya sido saldada, no se puede hablar de justicia histórica, sin que valgan moralmente las amnistías o prescripciones por muy legales que puedan ser.

Què està fent Internet amb les nostres vides?

En 1964, justo cuando los Beatles preparaban su invasión del espectro radiofónico estadounidense, Marshall McLuhan publicó Comprender los medios de comunicación: las extensiones del ser humano y se transformó de académico desconocido a estrella. Profético, aforístico y alucinante, el libro era un producto perfecto de los años sesenta, esa década ya distante de viajes lisérgicos y expediciones lunares, de viajes interiores y exteriores.

Comprender los medios de comunicación fue en realidad una profecía, y lo que profetizaba era la disolución de la mente lineal. McLuhan declaraba que los «medios eléctricos» del siglo —teléfono, radio, cine, televisión— estaban resquebrajando la tiranía del texto sobre nuestros pensamientos y sentidos. Nuestras mentes aisladas y fragmentadas, encerradas durante siglos en la lectura privada de páginas impresas, se estaban completando de nuevo, fusionándose en el equivalente global de una aldea tribal. Estábamos acercándonos a «la simulación tecnológica de la consciencia, cuando el proceso creativo de conocer será extendido colectiva y corporativamente a la totalidad de la sociedad humana».

Incluso en la cima de su fama, Comprender los medios de comunicación fue un libro más debatido que leído. Hoy se ha convertido en una reliquia cultural, reservada a cursos universitarios sobre comunicación. Pero McLuhan, que tenía tanto de showman como de erudito, era un maestro en el arte de acuñar frases, y una de ellas, surgida de las páginas del libro, pervive en forma de refrán popular: «El medio es el mensaje». Lo que se ha olvidado en nuestra repetición de este aforismo enigmático es que McLuhan no estaba sólo reconociendo (y celebrando) el poder transformador de las nuevas tecnologías de la comunicación. También estaba emitiendo un aviso sobre la amenaza que plantea ese poder, y el riesgo de no prestar atención a esa amenaza. «La tecnología eléctrica está a las puertas —escribió— y estamos entumecidos, sordos, ciegos y mudos sobre su encuentro con la tecnología Gutenberg, aquella sobre y a través de la cual se formó el American way of life».

McLuhan comprendió que siempre que aparece un nuevo medio, la gente queda naturalmente atrapada en la información —el «contenido»— que lleva. Le importan las noticias del periódico, la música de la radio, los programas de la televisión, las palabras pronunciadas por la persona que habla al otro lado del teléfono. La tecnología del medio, por muy deslumbrante que pueda ser, desaparece detrás de todo aquello que fluya por él —datos, entretenimiento, educación, conversación—. Cuando la gente empieza a debatir (como siempre hace) sobre si los efectos del medio son buenos o malos, discuten sobre el contenido. Los entusiastas lo celebran; los escépticos lo denuncian. Los términos de la discusión han sido prácticamente iguales para cada medio informativo nuevo, retrotrayéndose al menos hasta los libros salidos de la imprenta de Gutenberg. Los entusiastas, con motivo, alaban el torrente de contenido nuevo que libera la tecnología, y lo ven como una señal de «democratización» de la cultura. Los escépticos, con motivos igualmente válidos, condenan la pobreza del contenido, observándolo como una señal de «decadencia» de la cultura.

El Edén abundante de una parte es la inmensa tierra baldía de la otra. Internet ha sido el último medio en suscitar este debate. El choque entre entusiastas web y escépticos web, desarrollado durante las dos últimas décadas a través de docenas de libros y artículos, y miles de posts, vídeos y podcasts, se ha polarizado como nunca, con los primeros que anuncian una nueva era dorada de acceso y participación y los segundos que presagian una nueva era oscura de mediocridad y narcisismo. El debate ha sido importante —el contenido sí importa—, pero al bascular sobre ideologías y gustos personales ha llegado a un callejón sin salida. Las opiniones se han vuelto extremistas; los ataques, personales. «¡Luditas!», acusa el entusiasta. «¡Filisteos!», rezonga el escéptico. «¡Casandra!». «¡Pollyanna!».

Lo que no ven ni los entusiastas ni los escépticos es lo que McLuhan sí vio: que, a largo plazo, el contenido de un medio importa menos que el medio en sí mismo a la hora de influir en nuestros actos y pensamientos. Como ventana al mundo, y a nosotros mismos, un medio popular moldea lo que vemos y cómo lo vemos —y con el tiempo, si lo usamos lo suficiente, nos cambia, como individuos y como sociedad—. «Los efectos de la tecnología no se dan en el nivel de las opiniones o los conceptos», escribió McLuhan. Más bien alteran «los patrones de percepción continuamente y sin resistencia». El showman exagera en aras de enfatizar su argumento, pero el argumento es válido. Los medios proyectan su magia, o su mal, en el propio sistema nervioso.

Nuestro foco en el contenido de un medio puede impedirnos ver estos efectos profundos. Estamos demasiado ocupados, distraídos o abrumados por la programación como para advertir lo que sucede dentro de nuestras cabezas. Al final, acabamos fingiendo que la tecnología en sí misma no tiene mayor importancia. Nos decimos que lo que importa es cómo la utilizamos. La presunción, reconfortante en su arrogancia, es que controlamos. La tecnología sólo es una herramienta, inerte hasta que la tomamos e inerte de nuevo cuando la soltamos.

McLuhan citó un pronunciamiento autocomplaciente de David Sarnoff, el magnate mediático pionero de la radio en la RCA y de la televisión en la NBC. En un discurso en la Universidad de Notre Dame en 1955, Sarnoff desechó las críticas sobre los medios de masas con los que había construido su imperio y su fortuna. Retiró toda culpa sobre los efectos secundarios de las tecnologías y los adjudicó a los oyentes y espectadores: «Somos demasiado propensos a convertir los instrumentos tecnológicos en chivos expiatorios por los pecados de aquellos que los cometen. Los productos de la ciencia moderna no son en sí mismos buenos o malos; es el modo en que se usan el que determina su valor». McLuhan se burlaba de esa idea, reprochando a Sarnoff que hablara con «la voz del sonambulismo actual». Cada nuevo medio, entendía McLuhan, nos cambia. «Nuestra respuesta convencional a todos los medios, en especial la idea de que lo que cuenta es cómo se los usa, es la postura adormecida del idiota tecnológico», escribió. El contenido de un medio es sólo «el trozo jugoso de carne que lleva el ladrón para distraer al perro guardián de la mente».

Ni siquiera McLuhan podría haber anticipado el banquete que nos ha proporcionado Internet: un plato detrás de otro, cada uno más apetecible que el anterior, sin apenas momentos para recuperar el aliento entre bocado y bocado. A medida que los ordenadores conectados han menguado de tamaño hasta convertirse en iPhones y BlackBerrys, el banquete se ha vuelto móvil, disponible siempre y en cualquier lugar. Está en casa, en el coche, en clase, en la cartera, en nuestro bolsillo. Incluso la gente que sospecha de la influencia irreprimible de la Red pocas veces permite que su preocupación interfiera con el uso y disfrute de la tecnología. El crítico de cine David Thomson observó que «las dudas pueden considerarse débiles ante la certidumbre del medio». Hablaba sobre el cine y cómo proyecta sus sensaciones y sensibilidades no sólo sobre la pantalla, sino sobre nosotros, la audiencia absorta y complaciente. Su comentario se aplica incluso con mayor fuerza a la Red. La pantalla del ordenador aniquila nuestras dudas con sus recompensas y comodidades. Nos sirve de tal modo que resultaría desagradable advertir que también es nuestra ama.

Nicholas Carr, Superficiales. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes?, Taurus, Madrid 2011

dimecres, 26 de gener de 2011

Els aventatges de la polarització.



El atentado de Arizona ha puesto en primera plana la radicalización de los términos del debate político en nuestras democracias. Un tono generalmente grueso, cuando no apocalíptico, y deliberadamente simplificador parece dominar el debate político estadounidense. En radios, tertulias, discursos, mítines y programas televisivos se cruzan insultos, descalificaciones e incluso amenazas. Muchos se preguntan si Estados Unidos, que siempre fue considerado un paraíso civil debido a la madurez de su sociedad y sus instituciones, no es hoy simple y llanamente una sociedad "incivil".

El fenómeno no se circunscribe a Estados Unidos. En realidad, España ofrece una buena muestra de una política vociferante, reducida a eslóganes, huérfana de argumentos y donde ni hechos ni datos cuentan o bien son manipulados impunemente. Curiosamente, un país que ha vendido al mundo una transición de consenso, se encuentra, al menos desde el 11 de marzo de 2004, instalado en un ambiente de permanente crispación.

¿Qué explica la polarización? Tradicionalmente, los partidos con posibilidades de gobernar venían compitiendo por el centro del espectro político, por el llamado "votante mediano", un ciudadano modelo que en cada elección adjudicaba racionalmente su voto a cada partido tras haber sopesado la calidad de la acción de gobierno realizada, el programa electoral presentado y la credibilidad de los candidatos. Sin embargo, la fidelidad partidista del votante mediano no es muy elevada, lo que representa un problema para los partidos, que, al igual que las empresas hacen con las marcas, tienen que recurrir a técnicas de fidelización del votante. Ahí comienza el deslizamiento de la política hacia la publicidad, un camino donde la ideología juega un papel esencial puesto que refuerza la identificación de los votantes con los partidos. Como en los anuncios de automóviles donde no se habla del precio ni de las características sino del placer de conducir, los partidos necesitan que los electores estén dispuestos a votarles no solo cuando lo hagan bien, sino también cuando lo hagan mal, lo que solo harán si su ideología les impide cambiar de voto. De ahí la necesidad de polarizar.

En Estados Unidos, George W. Bush ganó por unos pocos votos las elecciones de 2000 compitiendo por el centro, pero arrasó en 2004 cuando siguió la estrategia de Karl Rove y construyó un discurso deliberadamente dirigido a sacar a votar a la derecha religiosa, generalmente abstencionista. El problema ahora es que esa derecha radical representa una especie de genio que se niega a volver a la lámpara, tira de los republicanos hacia la derecha y fuerza a los demócratas a elegir entre moderarse y competir por el centro o buscar un efecto similar por la izquierda, lo que puede radicalizar aún más la vida política. ¿Ha ocurrido algo parecido en España?

José I. Torreblanca, Retórica o violencia: la sociedad incivil, El País, 21/01/2011

Dilema moral: el plor del nadó.


Imagina que soldats enemics assetgen el teu llogaret. Tots els veïns us amagueu en un soterrani. De sobte entren una dona i el seu nadó al refugi també. El nadó comença a plorar. A menys que algú el faci callar, els soldats us descobriran i us mataran a tots. Seria lícit asfixiar el nadó per salvar tots els altres?


Arguments per analogia i el disseny intel.ligent.

Tres estudiants d´enginyeria estan discutint sobre quin tipus de divinitat va dissenyar el cos humà.

-Déu ha de ser enginyer mecànic -diu el primer-. Guaita les articulacions.

-Doncs jo penso que ha de ser enginyer elèctric -afirma el segon-. El sistema nerviós té milers de connexions elèctriques.

-En realitat, és un enginyer de camins -assegura el tercer-. Qui, si no, seria capaç de fer passar una claveguera a través d´un àrea d´esbarjo?

Thomas Cathcart y Daniel Klein, Platón y un ornitorrinco entran en un bar … . La filosofía explicada con humor, Planeta, Barna, sexta impresión, mayo 2009

dimarts, 25 de gener de 2011

El rai de la Medusa,l´art al servei de la denúncia.



Sota el títol Escena d´un naufragi, Géricault desplegava tots els recursos del romanticisme en un tema dramàtic fora mida, per guanyar-se el públic del prestigiós Saló de París del 1819. En aquest cuadre retratava l´agonia i la mort amb el màxim realisme, ja que el pintor va visitar hospitals, asils i tanatoris per documentar-se amb un gran nombre d´esbossos de bojos, moribunds i cadàvers. Però no va ser l´alt grau de realisme allò que va provocar l´escàndol de les autoritats, sinó el fet que Géricault evoqués un succés que havia commocionat la societat francesa: el naufragi de la fragata Medusa.

La Medusa va salpar el juny del 1816 per pendre possessió del Senegal, carregada d´aristòcrates que volien treure profit de la nova colònia. Passatgers i tripulació sobrepassaven amb escreix la capacitat de la nay. Quan va naufragar, el nobles, militars i oficials van cuitar a ocupar els bots de salvament. La resta, fins a 147 persones, es van amuntegar sobre un precari rai que els bots havien de remolcar, però al cap de dues hores es van tallar les amarres, deixant els nàufrags en la desesperació.

Durant tretze dies, sobre el rai es va defermar la lluita per la supervivència, amb motins, assassinats i casos de canibalisme. Els seus dos únics supervivents van denunciar posteriorment els oficials. Però la denúncia més eficaç va ser, sens dubte, la de Géricault, en mostrar amb tota la cruesa la corrupció d´un règim que abandonava els desfavorits a la seva sort.

Montse Armengol, Un quadre denúncia, Sàpiens, nº 100, febrer 2011

David Hume i els conceptes metafísics.

Check out this SlideShare Presentation:
https://sites.google.com/site/cavernicoles/le-bon-david

En què consisteix la nostra humanitat?

Francis Wolff
¿En qué consiste nuestra humanidad? El profesor Francis Wolff, filósofo de la Escuela Normal Superior de París, explora las principales respuestas a esta pregunta en una obra muy sustanciosa -Notre humanité (Fayard)- recorriendo el apasionante camino que comienza en Aristóteles y acaba (¡por el momento!) en las neurociencias. El autor distingue cuatro etapas principales, en cada una de las cuales la idea filosófica del hombre está ligada a una nueva perspectiva científica: el animal racional aristotélico, ligado al origen de las ciencias naturales; el alma unida a un cuerpo, aunque radicalmente distinta de él, propuesta por Descartes como base de la física matemática; el sujeto sujetado de los estructuralistas, que se convirtió en el objeto central de las ciencias humanas en la segunda mitad del pasado siglo; y el animal como los otros, aunque con características propias y quizá únicas, a saber sus capacidades cognitivas, que hoy estudian las neurociencias (...) 

No se trata de avanzar desde la semiignorancia hasta el verdadero conocimiento, pues cada figura establece su razón desde parámetros propios y universalmente significativos. Pero Wolff no se limita a analizarlas con perspicacia, sino que también señala los peligros políticos y morales de cada una: el esencialismo de la primera puede justificar la esclavitud y la inferioridad de la mujer, el dualismo de la segunda reduce todas las especies naturales a mera materia bruta, la tercera convierte al hombre en una construcción de la cultura, la lengua o lo simbólico que debe ser rectamente reconstruida por el saber que lo objetiva y la cuarta asimila el hombre a la animalidad que comparte (de tal modo que puede ser eliminado como cualquier otro bicho si es nocivo o postergado a otros vivientes si padece minusvalías) mientras que todos los animales son declarados libres e iguales, sustituyendo la política por la biología.

dilluns, 24 de gener de 2011

Què és la poesia?

¿Y qué será escribir poesía? ¿Apagar el ruido de la muerte que entra al oído sin invitación? ¿Mezclar la propia voz con ese ruido para volverlo inútil, apaciguarlo al menos? Borges opinó que el noventa por ciento del arte no existiría si se supiera qué sigue a la muerte. La muerte sería entonces un accidente de la lengua. Homero avisó que los dioses envían desdichas a los mortales para que las cuenten. La palabra narra ese castigo y confiesa así sus límites. No conoce un Paraíso todavía.

Una antigua creencia árabe imagina que el poeta es un ser montado cada noche por un demonio que le exige arrancar a la lengua lo que la lengua niega. Esa tarea es ardua y el poeta insiste porque no tiene más remedio. Espera que la imaginación encuentre en la vivencia su justa expresión y las tres celebren una boda milagrosa. Bien dijo Dylan Thomas que el poeta persevera en su mester con la esperanza de que el milagro se produzca.

A diferencia de los sofistas, que buscaron convertir en razón la ambigüedad de la vida, el poeta desnuda la ambigüedad de la razón. No se lo propone. Escribe a la intemperie de sí mismo y nada más lo abriga. El techo que no tiene es infinito.

La crisis de la modernidad es muy profunda y va mucho más allá de lo económico. Hace años ya que se nos quiere uniformar el alma para convertirla en tierra fértil de cualquier autoritarismo. Impera un darwinismo social brutal y prepotente. La llamada globalización impulsa un genocidio más lento que el de los hornos crematorios, pero no menos bárbaro: se llama hambre. La poesía se levanta contra el empobrecimiento espiritual que todo ello acarrea. La poesía es resistencia no más porque existe.

La poesía viaja del misterio de uno al misterio de todos y en ese encuentro gana su transparencia. Pasa sin nombre, sin número, ajena al cálculo y la sumisión, corrige la fealdad y el desamor, abriga en sus tiendas de fuego. Entra en el lenguaje como cuerpo, corazón que interroga y no puede dormir, come los libros de la noche.

El poema se forja en el combate contra lo que no va a decir y así construye rostros que duran la eternidad de un resplandor, o de un miedo, una miseria, alguna dicha, un recuerdo que despertó y no sabe si va a la muerte o a vivir. El poeta necesita la abolición del mundo para entrar en sí mismo y su escritura. Entonces se metamorfosea y, como Odiseo cuando vuelve al hogar, entra en la poesía disfrazado de mendigo. Hace más de dos mil años le preguntaron al poeta indostán Qu Yuan qué era la poesía. Se quedó pensando en la respuesta y nunca más habló...

Agnosticisme i ateisme.




Un agnòstic és una persona que creu que l'existència de Déu no pot provar-basant-se en evidències a l'ús, però que no nega la possibilitat que Déu existeixi. L'agnòstic no va tan lluny com l'ateu que considera que l'assumpte de l'existència de Déu és tancat. Si ambdós veiessin un dia un arbust en flames que parlés i digués: "Sóc el que sóc", l'agnòstic començaria a buscar on està la gravadora amagada, mentre que l'ateu es encongiria d'espatlles i es posaria a rostir castanyes.

Thomas Cathcart y Daniel Klein, Platón y un ornitorrinco entran en un bar … . La filosofía explicada con humor, Planeta, Barna, sexta impresión, mayo 2009

Elogi de les fronteres.

Régis Debray
En su Historia de Europa, Tony Judt recuerda que los fundadores de la Unión Europea eran esencialmente políticos que habían conocido y recordaban perfectamente las carnicerías de las dos guerras mundiales y pensaban que un sistema europeo de Estado del bienestar debía sin dudas conjurar el despertar de la bestia. Después de la II Guerra Mundial, estos hombres salidos de la Resistencia, por lo general socialistas y democristianos, habían decidido ocuparse del bienestar de las vastas masas de ciudadanos del continente y crear condiciones favorables para la economía europea, a la vez que impedir todo regreso al tipo de nacionalismo que había hundido a Europa en la guerra. El Estado-nación parecía haberse descalificado y en su lugar se consolidaba un proyecto de unión en un espacio común, por encima de las naciones y sus rivalidades seculares.

Parece que esos pilares del orden democrático de posguerra se hallan seriamente quebrados y que el interés nacional pasa por delante del interés real de enteras clases sociales. Recordamos como ejemplo gráfico que, en todo el mundo, se crean nuevas fronteras: se han trazado 27.000 km de fronteras físicas desde 1991; otros 10.000 km de muros, barreras y vallas sofisticadas están programados para los años venideros. Y las tensiones se multiplican: entre 2008 y 2010 se contabilizan 26 casos de grandes conflictos fronterizos. (...)

La otra vertiente del nuevo nacionalismo europeo la ilustra paradójicamente Régis Debray en su último libro, Elogio de las fronteras. Este intelectual brillante agita el fantasma de un mundo sin fronteras y sostiene que estas son indispensables para proteger la singularidad de un pueblo. Colador, filtro, capa aislante, en cualquier caso la frontera vendría a ser una protección de la identidad singular de un pueblo. Para Debray, es “la globalización lo que provoca la construcción de muros electrizados y videovigilados contra las amenazas sentidas como neurálgicas por ser inaferrables”. A la vez que “la economía se globaliza, la política se provincializa”. De modo que –se burla el filósofo– ,“una idea boba encanta a Occidente: la humanidad, que va mal, iría mejor sin fronteras… Es así que todo lo que actúa en la calle –reporteros, médicos, jugadores de fútbol, banqueros, payasos, entrenadores, abogados de negocios o veterinarios– enarbola la etiqueta “sin fronteras”. “¿Qué es el sinfronterismo? Es un ‘economismo’ que ‘disfraza a una multinacional de fraternidad’”. La tesis es lo bastante provocadora como para compararla ya con el nacionalismo del ultra-conservador antisemita Maurice Barrès, por compartir la obsesión de las fronteras; una tesis en la que el musulmán ocupa el lugar del judío, aportando agua al molino de la extrema derecha francesa.

Por cierto, no está de moda citar a Trotski; no obstante, “la tarea está por encima de la fuerza de la burguesía europea, totalmente corroída por sus contradicciones”, escribía este a propósito del proyecto de crear los Estados Unidos de Europa.

Nicole Thibon , Lo nuevo con lo viejo, Público, 23/01/2011
http://blogs.publico.es/dominiopublico/2957/lo-nuevo-con-lo-viejo/

diumenge, 23 de gener de 2011

Musulmà i demòcrata no és un oxímoron.



Recorden als que deien que alguns pobles estan fets per a la revolta i altres no? Recorden a aquests apòstols del xoc de civilitzacions per als que la idea d'un país musulmà -i en particular, àrab- obert als drets humans era una contradicció en els termes? Avui s'han cobert de glòria. Ja no semblen tan llestos, aquests capdavanters del diferencial que ens acusaven d'atribuir als països musulmans uns ideals que els són aliens. El que ens ha ensenyat el poble tunisià és que, tot i aquests racistes, els principis democràtics són universals. I és que, tot i aquests derrotistes, per molt que se'ls reprimeixi, sufoqui o aixafeu, per molt que es desanimi o es delme als seus defensors, aquests principis són invencibles. Avui, Tunísia. Demà, la Líbia de Gaddafi, la Síria de la família Assad i, potser, l'Iran d'Ahmadinejad. Feia falta molt menyspreu per no veure en aquesta regió del món res més que pobles de lacais abandonats a la seva exòtic letargia. Ha estat necessària la tranquil intrepidesa del poble tunisià perquè comencem a fer cas, o això espero, a un prejudici del qual no sabria dir si és més estúpid que insultant, o viceversa.

Bernard-Henri Levy, Lecciones tunecinas, Domingo. El País, 23/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Lecciones/tunecinas/elpepusocdgm/20110123elpdmgpan_1/Tes?print=1

Les dones i l´imperatiu heroic.

... tinc la sensació que, quan s'arriba al pitjor, quan la situació és tan insuportable i tan irrespirable que ni tan sols es pot demanar als herois que siguin herois, quan tota resistència és un suïcidi, llavors, just llavors, en fi, en el tall de l'aniquilació, són sobretot les dones (o algunes dones: jo seria incapaç) que fan un pas endavant. En especial quan es tracta de defensar la vida, la societat, la seguretat, la convivència. És a dir, quan es tracta de defensar un futur habitable. Potser és això, l'obligació cap al futur, el que les empeny a lluitar més enllà de tota esperança raonable; vull dir que potser estiguin lluitant pels seus fills, potser és una cosa que està inscrit en els seus gens, potser aquest mandat matern els faci superar el terror al dolor i la tortura i la pròpia mort.


Rosa Montero, Con mi gratitud a Erika Gándara, El País semanal, 23/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/gratitud/Erika/Gandara/elpepusoceps/20110123elpepspor_13/Tes?print=1

Joan Pau II en el "cole" de Harry Potter seria l últim de la classe.

Con la acumulación de años me está viniendo una crisis espiritual de difícil solución, en la medida en que los cauces que siempre creí abiertos se tupen con maleza, zarzamora y hojarasca.

Yo, que soy castizo, pensaba que de dar el paso a la creencia absoluta, lo haría en la “religión verdadera”, pero dada mi condición vehemente, siempre ligado a las pasiones y, por tanto, alejado del equilibrio, me está defraudando esta luz que guía el camino de la verdad que, o bien parpadea, o la fuente emisora, en un afán de integración en las nuevas corrientes ecologistas, ha sido sustituida por otra de bajo consumo. Lo sobrenatural no es lo que era. Ahora van a hacer santo a Juan Pablo II y el milagro que le atribuyen, imprescindible para alcanzar tal condición, consiste en la curación de una monja que padecía de Parkinson tras rezar al sumo pontífice. Yo no me voy a meter en la cosa administrativa de las almas, pero hay que reconocer que este papa en el cole de Harry Potter sería el tonto de la clase. Superpoderes, lo que se dice superpoderes, como otros santos milagreros que en el mundo han sido, no tenía. Es más, resulta altamente sospechoso que con esa habilidad tan polarizada no fuera capaz de curarse el Parkinson a sí mismo. Todo induce a pensar que la prueba del milagro la ha pasado gracias al comodín del público. Hasta lo prodigioso es light: ¡Dónde quedan aquellos cojos que se acostaban con una pierna y se levantaban con dos! ¡Dónde las lluvias de ranas! ¡Dónde las plagas de almorranas a los filisteos!

Sólo quería encauzar mi alma, pero visto el nivel, voy a intentar la puerta grande: me voy a preparar para santo.

Gran Wyoming, Sin fe todo es confuso, Público, 23/01/2011

dissabte, 22 de gener de 2011

"no entiendo esas ganas de saberlo todo".

J. Marías. Hay un elemento que también tiene que ver con todo esto: son las filtraciones de Wikileaks. Hay algo extraño y divertido... Normalmente se nos prohíbe saber cosas, sobre todo si son de personas poderosas o con responsabilidades, y verlas ridiculizadas, el rey desnudo, o si meten la pata, eso se entiende. Lo que no entiendo es que después de este pequeño fenómeno haya gente que pida la transparencia: "Basta. Tenemos que saberlo todo. Tenemos que saber qué hacen los servicios secretos, los diplomáticos, lo que piensan". Pero ¡cuidado!, la hipocresía, la doblez, forma parte de la educación; es más, de la civilización. Si hubiera una transparencia general habría muchos más homicidios. Todos hablamos mal de vez en cuando de todos, cuando no están presentes, y también de las personas que amamos. Siempre hay objeciones. Probablemente si estas personas a las que queremos supieran cuáles son nuestras objeciones se olvidarían de todo lo positivo que pensamos de ellas y se obsesionarían con esa pequeña objeción que han conocido y que no habrían debido saber, y sería un desastre.

U. Eco. Las medidas diplomáticas están en la base de la convivencia civil.

J. Marías. Es una cuestión de civilización, es un logro.

U. Eco. Yo no digo: "No voy a cenar contigo porque eres aburrido". Digo: "No voy porque tengo un compromiso".

J. Marías. Entonces, pedir la transparencia general es también algo que iría en contra de los intereses de todos. Porque si todo fuera así se despediría más fácilmente a la gente. Tenemos esa tendencia, este desahogo. Es normal que haya personas que intenten saber lo que no se debe saber, pero también es normal que otras intenten evitar que las cosas se sepan. Lo ridículo es la pretensión de ciertas personas de que los que tienen el deber de evitar que las cosas se sepan renuncien a ese deber. Lo que no se puede es pedir la rendición total de los demás. Y con Wikileaks estoy sorprendido de que no se hubieran dicho cosas más brutales o que no intuyéramos. Son diplomáticos contenidos, educados. Me parece divertido... Es extraña esta pretensión, no entiendo estas ganas por saber todo.

U. Eco. Sí, sí. Y con esta ruptura del pacto de hipocresía, que es un pacto social fundamental ("estoy encantado de conocerle", no estoy encantado, pero hay que decirlo) hemos entrado en una nueva era virtual de la información donde todo es más vulnerable y frágil. Al final tendremos que encontrar otros modos de confidencialidad. ¿Cuáles serán? No lo sabemos. Con Internet ya no es posible ninguna censura. Mire a Julian Assange, es para tirarlo al retrete, o a la basura, pero lo que ha hecho lo han sabido todos. Alguien dijo una vez que si hubiese existido Internet el Holocausto no habría sido posible, porque nadie podría haber dicho: "No lo sabía". En China no han aceptado el Premio Nobel de la Paz pero en China lo han sabido muchos. Lo que se está perfilando, y ya lo escribí años atrás, es un nuevo 1984 con la clase dirigente que tiene acceso a Internet y los proletarios que no tienen acceso, que ven la televisión. ¿Hacia qué futuro nos dirigimos? ¿Habrá más proletarios o más clase informatizada? Porque si un ordenador costara diez euros, quizá mil doscientos millones de chinos lo tendrían, y entonces serían menos los proletarios que los informatizados. Y la censura ya no podría funcionar. Pero si se mantiene una proporción como la actual será todo lo contrario, se puede seguir censurando.

J. Marías. Si se rompe la baraja y se extiende la transparencia, probablemente los ciudadanos tienen siempre las de perder ante la posibilidad de intrusión en sus vidas por parte de los Gobiernos, ya que es mucho mayor que al revés. Es el peligro que veo en esa legitimación de que se sepa todo...

U. Eco. Hay gente que lee Internet y no tanto los periódicos, pero quienes usan el ordenador no son por fuerza los más informados, porque si no leen los periódicos no están lo suficientemente informados. Así que los problemas de censura y libertad son difíciles de definir hoy, no son tan sencillos como antes.

J. Marías. Yo recuerdo una cosa que mi padre decía, y que escribió en un artículo, sobre que el hombre contemporáneo corría el riesgo de convertirse en un primitivo lleno de información. Y lo es en cierto sentido. Tal vez no se equivocaba. Y lo decía antes de la existencia, probablemente, de Internet. Hay un exceso de información que quizás impide saber. Ya no hay un filtro, no hay un criterio. Se da importancia a cosas que no tienen ninguna y al contrario. Luego la abundancia, que es un problema porque con el exceso de algo no hay tiempo para ocuparse de ello. Yo aún consulto la enciclopedia.

U. Eco. Yo pertenezco al grupo de los que ve muy cómodo encontrar el dato en el ordenador, soy un estudioso de profesión y no me fío de la primera información. Pero para una persona normal es una dificultad utilizar Internet de forma adecuada. Siempre digo que la televisión ha sido un bien para los pobres, en mi país ayudó a enseñar la lengua italiana, y ha perjudicado a los ricos, no de dinero sino de estudios; y con Internet ocurre lo contrario. Lo preocupante es cómo se enseña a la gente el filtro...

J. Marías. A la gente no le interesa filtrar o saber si son ciertas o no algunas cosas. Es una tendencia...

Umberto Eco-Javier Marías (Encuentro), Diálogo politeísta, por Winston Manrique Sabogal, Babelia. El País, 22/01/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/Dialogo/politeista/elpepuculbab/20110122elpbabpor_9/Tes?print=1