Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: abril, 2018

Sartre avui.

Imatge
Sobre Sartre se montó un cliché. Mal costurero del existencialismo con el humanismo, observador miope de la realidad política, pensador meritorio y, lo más raro, mediocre novelista. El tópico lo crearon en Francia sus descendientes directos. Esos intelectuales que de un modo o de otro crecieron a la sombra de la “familia” —como aSimone de Beauvoirle gustaba llamar a su cogollito— y que, una vez desaparecido el cabeza de la ilustre parentela, sintieron la irrefrenable necesidad de matar al padre. Y de enterrarlo muy hondo. En sus últimos años el propio Sartre se reconocía preso de una dura hipoteca. Se le pedía que sus actos concordaran con lo que escribía. Algo que no se le demandaba a ningún otro escritor pero sí a él. Tal vez porque él, soberbio en sus tiempos de mayor gloria, así lo había propiciado.
Antonio Soler, Sartre lapidado, Babelia. El País 18/04/2018 https://elpais.com/cultura/2018/04/17/babelia/1523971795_325284.html

La cultura de la violació.

Imatge
¿Ustedes se imaginan que los judíos que sobrevivieron a los campos de concentración tuviesen que probar su condición de víctimas del Holocausto demostrando que, a cada instante de su infierno, de principio a fin, pelearon por escapar de los campos? ¿Ustedes pueden imaginarse que una víctima no sólo tenga que probar que han abusado de ella, sino además justificar por qué se sometió a las condiciones que imponían los dominadores? Bajo esta exigencia, ignorante de las dinámicas relacionales amo-esclavo —terminología que propuso Hegel para tematizar la compleja y asimétrica intersubjetividad— seríamos incapaces de determinar la condición de víctima de cualquier grupo oprimido, pues bajo tal supuesto, si uno no se resiste con inquebrantable vehemencia a cualquier situación de amenaza, es que entonces uno deseaba y se merecía el mal que le infligieron. Ésta es la perversión interpretativa que, tras el horror de lo acontecido, a posteriori aún tiene que soportar la víctima: portar la culpab…

Art, oci i treball.

Imatge
En los últimos tiempos, sin embargo, ha ocurrido que la valoración del ejercicio artístico se ha socializado del lado de la afición y el placer como aquello practicado en tiempos ociosos y considerado difusamente como actividad laboral. De forma que el contexto no pierde la oportunidad de recordar a quienes crean que eso no es un trabajo en sentido estricto y que por ello cualquiera puede aprovechar para pedir gratis a un amigo o a un familiar que crea: un retrato para su hijo, una ilustración para su trabajo, un poema para su pare- ja, presuponiendo que el gusto por hacer ya compensa el trabajo, reforzando la idea de que el pago a lo creativo va implícito en su mero ejercicio. 
Con excesiva frecuencia nos viene a la mente esta dicotomía presente en la relación entre creación y precariedad. Me refiero a la que presenta enfrentados el dinero y el saber, el interés comercial y el interés cultural, la creación mundana y la espiritual. Y me parece que cuando se nos muestran com…

Addicció digital contra la creativitat.

Imatge
La primera señal de la adicción a las pantallas es social, si compromete las relaciones. La segunda es financiera, si esa interacción acaba costando más dinero del pensado. La tercera es física, porque la pérdida de atención puede causar un accidente o porque no se hace ejercicio. Y la cuarta es psicológica, porque cambia la manera en la que afrontas el aburrimiento. Esto último parece una tontería, pero el teléfono está ocupando cada segundo que tienes libre. Está bien que no te aburras, pero del aburrimiento surgen ideas.
Sandro Pozzi, entrevista a Adam Alter: "La adicción a las pantallas avanza silenciosa", El País 25/04/2018 https://elpais.com/tecnologia/2018/04/24/actualidad/1524577831_486816.html

Aristòtil contra la demagògia.

Imatge
El gobierno de la mayoría –es decir, la democracia– que actúa por encima del orden jurídico provoca un estado despótico semejante al que existe en las tiranías (Aristóteles, 1292a26). El gobierno de "uno compuesto de muchos", como llama Aristóteles a esta forma corrupta de democracia, no defiende la participación ciudadana en la toma de decisiones. Al contrario: vuelve a los hombres libres sujetos cautivos de las adulaciones de los demagogos. El ánimo popular permanece tranquilo al creer que los líderes escuchan y cumplen sus demandas y anhelos, pero lo que en el fondo ocurre es otra cosa: la limitación de sus libertades y la sustitución de la igualdad política por un orden tiránico. La continuidad entre la ética y la política es una tesis fundamental en la filosofía de Aristóteles. La vida en sociedad debería reflejar la virtud individual. El gobernante que consiente a su pueblo falta de manera grave a la exigencia de la virtud. Así, en lugar de buscar siempre el término m…

Entusiasme i precarietat.

Imatge
En el carácter precario de los trabajos disponibles radica la situación ventajosa de quien contrata hoy movido por la maximización racionalista de «menor inversión y mayor beneficio». Pero también ahí se acomoda la excusa de temporalidad de quien trabaja soñando con algo mejor. Si este sujeto apostara por iniciar el largo camino hacia un trabajo intelectual en el ámbito académico, creativo o cultural, pronto des- cubriría que su entusiasmo puede ser usado como argumento para legitimar su explotación, su pago con experiencia o su apagamiento crítico, conformándose con dedicarse gratis a algo que orbita alrededor de la vocación, invirtiendo en un futuro que se aleja con el tiempo, o cobrando de otra manera (inmaterial), pongamos con experiencia, visibilidad, afecto, reconocimiento, seguidores y likes que alimenten mínima- mente su vanidad o su malherida expectativa vital. He aquí el asunto que quiere atravesar las páginas que siguen, bajo la sensación de que el entusias…

Pobresa i creativitat.

Imatge
Puede que solo dos estados de ánimo constantehagan que la vida valga la pena ser vivida. Yo diría el noble goce de una pasión creadora o el desamparo de perderla. Me refiero a esa pasión que punza y arrastra y que nos motiva a anteponer el de- seo frente al inmovilismo, el hacer frente al tener, una práctica creativa frente a, por ejemplo, un trabajo alienante, esa sensación que perturba «profundamente» frente a la que re- signa o reconforta. Y en esta pulsión primera me parece que no debiera ser tan determinante su instrumento –palabra, tecla, cuerpo o pincel–, sino que algo trastoca la posibilidad de esta pasión cuando de la práctica creativa llevada por el entusiasmo pueden derivarse trabajos capaces de proyectarse como futuro, es decir, trabajos de los que se puede vivir y trabajos de los que no. Cuando sentida y buscada esta pasión no puede ser ejercida y late el desamparo de verla aplazada permanentemente. Creo que muchos de los nuevos pobres que hablan de la época de …

L'absència del pare (Luigi Zoja).

Imatge
La generación de los 70 quería poner fin a los abusos del patriarcado pero, "se borró demasiado del padre", y paradójicamente "las sociedades pospatriarcales siguen siendo macho-céntricas, sólo que hoy existe más la horda, la manada de los machos", dice Luigi Zoja en esta charla con Infobae. El ensayista está de visita en Buenos Aires, al tiempo que sale a librerías una reedición de El gesto de Héctor. Prehistoria, historia y actualidad de la figura del padre (Taurus, 2018).
"No se trata solo de que la cultura nos haya proporcionado al padre, sino de que tal vez su propia apariencia nos ha dado la cultura, la salida definitiva del estado primordial, de la condición animal", escribe Zoja en la introducción de su ensayo. Lo que a su vez explicaría por qué la retirada de muchos hombres de la función paterna implica una regresión a formas de violencia inquietantes. Hasta los resultados de las pruebas PISA, que muestran un continuo descenso en el rendimiento …

Nacionalisme banal.

Imatge
Sólo constatar que las banderas de hoy no expresan algo nuevo, sino un patrón que se repite desde hace ya cien años.
De hecho, creo que los miles de banderas que cuelgan en balcones de toda España son la expresión de un fracaso. El fracaso del nacionalismo constitucional español que aspiraba, con la transición, a forjar un consenso tan amplio que le permitiese echarse a dormir y convertirse en un ‘nacionalismo banal’ al uso, por utilizar el término de Michael Billig. El nacionalismo banal es el que está pero no se ve. El que, de tan naturalizado, pasa inadvertido. Es la bandera que cuelga en un edificio público sin que nadie se fije en ella. Porque nadie la discute: simplemente, está ahí y estructura una cosmovisión. 
La “banalidad” de un nacionalismo es una expresión de su éxito. Sólo los débiles necesitan defenderse activamente. Durante años, pareció que el nacionalismo constitucional español había conseguido su objetivo: estar sin ser visto. Ser omnipresente sin que nadie –o casi …

Sobre la religió (Hobbes).

Imatge
Religión, sólo en el hombre. Si tenemos en cuenta que no existen signos ni frutos de religión sino en el hombre, no hay motivo para dudar de que sólo en el hombre existe la semilla de la religión, que consiste en cierta cualidad peculiar a él, por lo menos en un grado eminente que no se halla en otras criaturas vivas.
Thomas Hobbes, Leviatán
https://bibliotecaignoria.blogspot.com.es/2011/07/thomas-hobbes-de-la-religion.html

"La persona més intel·ligent que he conegut en la meva vida" (Nietzsche)

Imatge
Que una de las mujeres más libres de la Historia haya quedado reducida, para esa misma Historia, a una mera acompañante de los hombres que pasaron por su vida debería decirnos algo de nuestra forma de construir ídolos. Lou Andreas-Salomé (San Petersburgo, 1861 - Gotinga, 1937) fue una prolífica novelista en lengua alemana, autora de varios ensayos sobre la literatura de su tiempo y pionera del psicoanálisis. Sin embargo, en la mayoría de los textos, aparece como la amiga de Friedrich Nietzsche, la amante de Rainer Maria Rilke o la colaboradora de Sigmund Freud.
Es curioso que sea así, porque quienes tenían la sensación de estar acompañando a alguien extraordinario eran ellos. «Es la persona más inteligente que he conocido en mi vida», dijo Nietzsche. Para Rilke fue «una mujer extraordinaria» sin la cual «no habría podido desarrollarme ni ser capaz de tomar los caminos que han llevado a muchas cosas». Y Freud la describió como «la persona entendida por excelencia».
Darío Prieto, Lou An…

IA dèbil.

Imatge
El epítome de la IA débil es el filósofo John Searle (Denver, 1932), de la Universidad de California en Berkeley, que cree que un robot puede simular la inteligencia humana, pero no tenerla.

Javier Sampedro, 'Westworld', El País 26/04/2018 https://elpais.com/elpais/2018/04/25/opinion/1524673383_128513.html?id_externo_rsoc=TW_CC

I. A. i democràcia.

Imatge
En las últimas semanas las calles de Tama, un distrito de Tokio, han estado repletas de carteles de candidatos a la Alcaldía. Pero entre ellos había un aspirante inusual. Un robot, llamado Michihito Matsuda, pretendía ganar las elecciones para acabar con la corrupción, tal y como ha dado a conocer el blog Otaquest. La segunda vuelta de los comicios se celebró el pasado domingo, según informa el portal japonés NHK News. El robot fue el tercer candidato más votado, con 4.013 votos, por detrás de Hiroyuki Abe, que obtuvo 34.603 votos, y Takahashi Toshihiko, con 4.457.
Detrás de esta inteligencia artificial se encuentran Tetsuzo Matsuda, vicepresidente del proveedor de servicios móviles Softbank, y Norio Murakami, un exempleado de Google en Japón. Ambos están convencidos de que las máquinas pueden hacer políticas más justas.
"La inteligencia artificial lo cambiará todo, es solo cuestión de tiempo. Podremos desarrollar políticas imparciales y equilibradas. Implementaremos medidas ráp…

L'ànima, l'estupidesa més gran.

Imatge
Si la metafísica es la más elevada forma de estupidez genérica, el alma y el espíritu son las estupideces específicas más elevadas. Sin embargo, el alma, en origen, no era patrimonio de la metafísica, sino pura física: en griego, ánemos significaba «aire» o «viento», y todavía hoy llamamos animal a un ser que respira aire y anemómetro al instrumento que mide el viento. 
La metafísica llegó cuando se pasó a decir, en primer lugar, que un ser vivo es animado y uno muerto inanimado. Y luego que un ser vive cuando tiene alma y muere cuando la pierde. Lo asombrosamente estúpido es creer que la vida está determinada por un objeto metafísico, en vez de sostenida por un proceso físico. O que cuando la vida acaba desaparece un objeto del mundo, en vez de creer que cesa un proceso en el mundo. 
Son solo juegos de palabras, y ni siquiera particularmente ingeniosos, pero, si no estamos en guardia, corremos el riesgo de adoptar dichas tesis y pasar por perfectos estúpidos. Y, d…

Antic Testament (sobre la estupidesa humana)

Imatge
Circula la fundada sospecha de que muchos creyentes no leen nunca el Antiguo Testamento porque si lo hicieran se avergonzarían de profesar una fe fundada en un libro tan repleto de sandeces a la par que rematadamente horrible, injusto y malvado. La Iglesia lo sabe, y no es casualidad que prohibiera las traducciones de la Biblia a las lenguas vulgares desde la publicación del primer Índice de libros prohibidos (1559) y desaconsejara luego a los fieles que hicieran una lectura independiente. 
La turbación suprema del Antiguo Testamento es la figura antropomorfa, obtusa y sanguinaria del Dios de Israel. La historia comienza a lo grande con la creación del mundo, pero enseguida abandona el aliento cósmico para centrarse en el exilio y al éxodo del insignificante pueblo elegido. El ansia de épica obliga a cantar la conquista militar de la Tierra Prometida y se convierte en un parte de las guerras civiles e inciviles libradas por los judíos (entre ellos y contra sus vecinos), sega…

Imbècil!

Imatge
Como observa Ortega y Gasset, al hombre razonable (perspicaz) lo atormenta perma­nentemente la sospecha de ser un imbécil y ve abrirse ante sí el abismo de la imbecilidad (estulticia), mientras que el imbécil se siente orgulloso de sí mismo. De acuerdo, pero ¿cómo se distingue el orgullo del im­bécil de la filautía, el amor propio que Aristóteles consi­deraba un rasgo positivo del hombre valioso? Y, a la in­ versa, ¿estamos seguros de que, de acuerdo con la ley implacable que vengo enunciando, no fue Ortega un perfecto imbécil?. Como decía Belbo a Casaubon, «no hay escapatoria. Todos son estúpidos, excepto él y yo; o mejor, para no ofender, excepto él». Si pasamos del Foucault del péndulo al de la Historia de la locura, tenemos la impresión de que esta yerra el blanco. Lo que asusta no es la locura, sino la imbecili­dad, sobre todo porque es irredimible y se mantiene como una mancha ciega, una diferencia irrecuperable, sin Aufhebung ni resurrección, como una palada de ar…

La revolució neolítica.

Imatge
ElNeolíticoes el periodo más importante de la historia y uno de los más desconocidos por el gran público. Con la adopción de la ganadería y la agricultura se crearon las primeras ciudades, nació la aristocracia, la división de poderes, la guerra, la propiedad, la escritura, el crecimiento de población… Surgieron, en pocas palabras, los pilares del mundo en el que vivimos. Las sociedades actuales son sus herederas directas: nunca ha tenido tanto sentido hablar de revolución porque dio lugar a un mundo totalmente nuevo. Y tal vez fue también el momento en el que empezaron los problemas de la humanidad, no las soluciones.
Sopesar si fue una desgracia o una suerte algo que ocurrió hace 10.000 años y que no podemos revertir puede resultar absurdo, pero es importante tratar de conocer cómo se produjo aquel paso y saber si mejoró la vida de las poblaciones. El motivo es que fue entonces cuando la humanidad comenzó a transformar el medio ambiente para adaptarlo a sus necesidades, y cuando la p…

Depressió, una nova esperança (documental).

Imatge

La mort de la mort.

Imatge
El transhumanismo, un lubricante que hace que toda esta plétora de millonarios de Silicon Valley, neoliberales, biotecnólogos de opacas intenciones o divulgadores como Cordeiro encaje y funcione a la perfección en su camino hacia el objetivo más ambicioso de la historia de nuestra raza: ¡acabar con la muerte!
Peter Thiel, en 2009, resumía muy bien todo esto en un ensayo publicado por el Instituto Cato: "Me opongo a los impuestos confiscatorios, a los colectivos totalitarios y a la ideología de la inevitabilidad de la muerte de cada individuo. Por todos estos motivos, todavía me llamo a mí mismo libertario".
Que la muerte es inevitable es algo... bueno, digamos que la ciencia no ha encontrado aún a un ser humano que haya nacido y no haya muerto. Sin embargo, estas corrientes de pensamiento tienden a pensar en la muerte como algo que, en un momento dado, será opcional gracias a la tecnología.
En el mundo de la vida eterna, José Luis Cordeiro autor de La muerte de la muerte en…

Felicitat i capitalisme afectiu.

Imatge
La felicidad fue tema de las grandes filosofías morales, fue una enorme preocupación para el pensamiento político moderno y para la economía política, pero ¿qué ha quedado de ello en nuestros días? Libros de autoayuda y mensajes en las sucursales bancarias.
El capitalismo afectivo es aquel que sabe reconocer que las emociones son las que mejor determinan algo necesario para el mercado: nuestro nivel de adhesión a su dinámica. La felicidad se ha convertido en el arma desde el cual dibujar un nuevo espacio o panorama para todos nosotros. La cuestión es ¿por qué este interés por la felicidad? Como bien nos recuerda William Davis en La industria de la felicidad, la felicidad (no otro tema) fue el eje del Foro Económico Mundial recientemente. No se trató de cuestiones de administración, ni de gestión, ni de modelos de inversión, sino de la felicidad.
Según el informe State of the Global Workplace del año 2013, solo uno de cada ocho trabajadores está seriamente comprometido con su trabajo,…

Neurociència i consciència.

Imatge
La neurociencia persigue entender cómo funciona el cerebro, lo que implica describir sus componentes y desvelar sus propiedades funcionales. En el caso de la consciencia, los neurocientíficos buscan, en primer lugar, establecer correlaciones entre niveles de actividad neuronal en centros del cerebro y la llegada bien de estímulos sensoriales externos, o bien de estados funcionales internos del sujeto. Con frecuencia, se suele describir el cerebro como un órgano que crea una representación interna del mundo exterior y contrasta esa representación con las memorias almacenadas hasta generar una síntesis de ambas, que se convierte, a su vez, en una nueva memoria. En segundo lugar, la neurociencia trata de identificar los mecanismos, celulares y moleculares, que sustentan estas propiedades funcionales. (...) ... la interpretación actual, relativamente consensuada entre los neurocientíficos, es que la consciencia es un estado funcional del cerebro caracterizado por la sincronía en la activ…

Què és el que està en el nostre poder per ser feliç?

Imatge
Contra la mirada trágica del Sileno, la tradición socrática instala en el discurso filosófico y religioso de Occidente un ideal de autonomía, autarquía y gobernabilidad de acuerdo con el cual todo saber, toda felicidad y, en última instancia, todo poder sobre uno mismo y sobre el mundo se identifica con la disciplina ascética y dinámica del autogobierno, con un ejercicio reflexivo que, mediante argumentos racionales, permite reducir al máximo la exposición del ser humano a todos aquellos factores que están más allá de su alcance. O mejor: con un ejercicio reflexivo que permite no ya reducir la exposición (en sí misma ineludible) del hombre al orden de la exterioridad, sino diluir su influencia, su peso y su significado en la configuración de la propia vida. Reducir la vulnerabilidad del agente moral, por tanto, gracias a la construcción de una región interior y una fortaleza inexpugnable, una ciudadela y un imperio (moral) dentro del imperio (natural) que nos haga i…

La futura desaparició de la consciència.

Imatge
Algunas figuras destacadas de la neurociencia, tales como los sires Charles Sherrington y John Eccles, han admitido la imposibilidad de llegar a una explicación mecanicista de la conciencia. Otros, como Roger Sperry o Francis Crick, han expresado una calculada ambigüedad sobre la posible naturaleza inmaterial de la consciencia. No parece casual que los textos donde se vierten estas opiniones correspondan al periodo final de las vidas de estos autores, pues, parafraseando a un excelente profesor de mi juventud, "evolución y consciencia son dos temas ideales para tratar tras la jubilación". 
Dese comienzos del siglo XX, se han llevado a cabo diversos intentos de extrapolar conceptos de la mecánica cuántica a los debates sobre la naturaleza de la conciencia. En realidad, este tipo de planteamiento son estratagemas para invocar la necesidad de considerar la consciencia como una unidad indivisible y, a la vez, inaccesible. (...)
Intentar definir qué es la conciencia es una tarea…

Narrativitat i esperança.

Imatge
El ser humano no es más que un títere al antojo de potencias ingobernables y parcialmente incomprensibles que, por si fuera poco, goza del extraño privilegio del lenguaje, un instrumento envenenado que acentúa en su mente eso que Aristóteles denomina en De Anima una cierta conciencia del tiempo (aisthesis chronou). Esto significa, por lo pronto, que somos animales capaces no sólo de vegetar, sentir o recordar con distintos grados de sofisticación, sino, además, de instalar con sentido un discurso comprensible acerca de nosotros mismos al modo de una extraña identidad en el orden del tiempo. Somos, por tanto, animales impulsivos capaces de habitar en el instante plano y presente de la satisfacción inmediata, pero también organismos narrativos que, como el yo de Montaigne, oscilan entre el pasado y el futuro. Criaturas, en fin (y con perdón), que gozan hacia adelante y hacia atrás, que sufren en ambas direcciones en la medida en que son capaces de imaginar lo que puede ser,…