Economia i moral en Amartya Sen.



La racionalidad económica alberga un tipo de política oculta cuya implementación dañó las economías morales que grupos de gente construyeron para gobernar sus propias vidas, y frustró sus objetivos. En sociedades comerciales, los individuos persiguen fines económicos dentro de determinadas estructuras sociales y morales. Estos marcos morales y sociales no son ni superfluos ni inhibidores. Son, como dicen Sen, “coeficientes de un crecimiento duradero”.

Las economías morales no son neutrales ni no nos vienen dadas, y tampoco son invariables o universales. Cada individuo es más que una fría calculadora de utilidad racional. Las sociedades no son simplemente máquinas de prosperidad. El desafío es entender y hacer legibles las normas no económicas que afectan al comportamiento del mercado, poner en el foco las economías morales sobre las cuales las economías de mercado y los Estados administrativos funcionan. 

Pensar que lo material no tiene que ver con lo moral es un planteamiento muy limitado. Pero este modo de pensar no es natural e inevitable, es mutable y contingente: lo hemos aprendido y podemos desaprenderlo.

Tim Rogan, Amartya Sen es el gran crítico del capitalismo de nuestro siglo, Letras Libres 16/04/2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.