Quin és el paper de la consciència?














La idea de la consciencia como espacio de trabajo global neuronal fue formulada por primera vez por el psicólogo Bernad Baars en los años ochenta del siglo pasado, y podemos entenderla como una respuesta a la pregunta de cuál puede ser la función biológica de la consciencia, es decir, qué beneficio puede otorgar el hecho de que algunos cerebros desarrollen eso que llamamos “consciencia”, en comparación con los sistemas nerviosos más primitivos que no la habrían desarrollado. (131)
Algo fundamental que debemos tener en cuenta al examinar el papel de la consciencia en el cerebro es el hecho de que la inmensa mayoría de los procesos cerebrales son inconscientes (…) El cerebro está continuamente procesando una cantidad enorme de información de todo tipo, pero solo somos conscientes de una parte muy pequeña de esa información, y además lo hacemos a través de una especie de cuello de botella que solo nos permite ser conscientes a la vez de muy poquitas cosas, de modo que si queremos procesar conscientemente una gran cantidad de información, no podemos hacerlo “en paralelo”, sino que debemos hacerlo “en serie”: primero una pequeña porción de los datos, luego otra, etc. En cambio, la información con la que nuestro cerebro trabaja de manera inconsciente sí que es procesada en paralelo (muchos datos y procesos a la vez) (…) (132)
La idea del “espacio de trabajo global” es una respuesta a las siguientes cuestiones: el principal papel de la consciencia consistiría en lograr que algunos ítems de toda esa gran cantidad de información que el cerebro está procesando de manera “mecánica” o inconsciente puedan estar disponibles para ser utilizados por cualquier otro subsistema cerebral, aparte de los que están procesándolos mecánicamente. Dicho de otro modo, la consciencia habría evolucionado como una estrategia para mitigar los efectos de una excesiva modularidad cerebral (es decir, del hecho de que gran parte del cerebro está organizado en módulos especializados en procesar solo un tipo limitado de información).
Una metáfora oportuna sería la sala de control de una megainstalación tecnológica, o la del consejo de administración de una gran empresa. A ellos solo llega una proporción muy pequeña de todo lo que pasa dentro de la instalación o de las tiendas y factorías, pero llegan los datos clave a los que es necesario prestar atención para que la respuesta que se dé a ellos sea útil no solo en el departamento del que surgió la información, sino también en los demás. Por supuesto, un aspecto engañoso de esta metáfora es que en el espacio de trabajo neuronal global no hay nadie que esté “atendiendo” a esos datos o procesándolos. Más bien la consciencia, en el sentido de estar siendo consciente de algo, consistiría meramente en la permanencia de este dato en el espacio de trabajo. (133)
Jesús Zamora Bonilla, En busca del yo. Una filosofía del cerebro, EMSE EDAPP, S.L. 2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.