dimecres, 26 d’abril de 2017

L'Estat i la teoria del contracte social.



El individuo se quiere a sí mismo, quiere ser libre, es ambicioso y teme a la muerte. La combinación de todas estas pulsiones, y la racionalización de las mismas, le obliga a pactar con sus semejantes y a delegar algunos poderes en un poder central que es el poder político. (...)

La justificación del estado, que limita las libertades individuales, pero, al mismo tiempo, las garantiza, es obra de la razón. En efecto, es la razón la que mueve al individuo a salir de un estado, hipotético pero posible, de "guerra de todos contra todos". El estado de guerra -el estado de naturaleza- es una ficción, pero una ficción que se haría real si no existiera la ley de la espada, que obliga a cumplir la ley. (...) Cierto que existen unas leyes naturales, pero son insuficientes para garantizar la seguridad de todos y cada uno. De ahí la necesidad de transferir el poder al estado y "reducir todas las voluntades a una sola". (...)

La teoría del contrato social fue, de hecho, la filosofía que inspiró la constitución de la democracia en América. En especial, el pensamiento de Locke, más optimista y confiado en las capacidades de la naturaleza humana que Hobbes (...). No es ya el peligro y la amenaza latente en los conflictos sociales de regresar a un estado de guerra originario y terrible, sino la convicción racional de que vivimos en un mundo de recursos escasos, en el que es difícil que todos tengan lo imprescindible si no existe el propósito explícito de asegurar los derechos naturales básicos. éstos son el derecho a la vida y el derecho a la propiedad, fruto del trabajo de cada uno. Las leyes protegen esos derechos. El pacto de la sociedad civil tiene como fin garantizarlos. (...)

El contrato social es pura teoría, Hume no se equivoca. Pero ha sido la forma más convincente -más racional, ¿por qué no?- de justificar el poder del estado. Tres siglos después de las primeras teorías del contrato, se vuelve a ellas para legitimar no sólo el poder de un estado, sino un cierto modelo de estado: el estado de bienestar. (...) En definitiva, la idea de un pacto tácito entre los humanos -un pacto que todos subscribirían si fueran capaces de pensar racional y sosegadamente qué ocurriría en el caso de que no lo hicieran- ha sido la única demostración filosófica de que no hay más remedio que ordenar la convivencia porque la vida en solitario no es ni posible, ni saludable, ni buena. (28-3)

Victoria Camps, Introducción a la filosofía política, Crítica, Barcelona 2001

Sobre l'avortament.



Covandoga.- Espe, ¿puedo hablar contigo?
Espelunca.- ¡Claro! ¿Oye, Cova, qué te pasa? No tienes buena cara.
Cova.- Tía, no me viene la regla…
Espe.- ¿Qué? Y… ¿puedes…?
Cova.- Sí… puede que sí, he estado con un chico…
Espe.- Bueno… no te preocupes, es muy difícil… ¿lo has hecho varias veces, sin condón?
Cova.- Sí. Y ahora estoy cagada de miedo.
Espe.- Te entiendo. 
Cova.- ¿¡Qué hago!?
Espe.- Puf, no sé, no tengo ni idea, tendría que pensarlo. ¿Por qué no se lo cuentas a tus padres?
Cova.- ¡No! ¡No!
Espe.- Pero si parecen comprensivos…
Cova.- Sí, pero son muy creyentes. Además, nunca he hablado con ellos de esto… bueno, una vez con mi madre, pero me dio mucho corte, y a ella más. ¿Y si estoy embarazada?
Espe.- No te preocupes, todo tiene alguna solución. En el peor de los casos siempre puedes abortar. Creo que ni tienes que contárselo a tus padres, si crees que puede ser muy chungo.
Cova.- No, no… yo sí que se lo contaría...
Espe.- ¡Claro!: aunque al principio se mosquéen, luego te ayudaríanaena.
Cova.- A lo mejor, pero les hago una buena faena...
Espe.- Sí, bueno, pero estamos hablando de ti, no de ellos. Además, a algunos creyentes no les importa decir una cosa y hacer otra llegado el caso…
Cova.- Lo que pasa es que… yo también he dicho siempre que el aborto es un crimen.
Espe.- Ya…
Cova.- ¿Tú qué crees?
Espe.- Uf, no lo tengo nada claro. Lo que está claro es que para ti, ahora, tener un hijo es el peor negocio, ¿no?
Cova.- ¡Hombre, claro! Pero ¿y si el resto de mi vida me la paso pensando que maté a mi hijo?
Espe.- Te entiendo. Un amigo mío dice que un embrión no es una persona, igual que una bellota no es una encina. Un embrión no piensa, no tiene conciencia. Así que te lo puedes quitar como te quitas una espinilla.
Cova.- ¡Pero es un ser vivo!
Espe.- ¿Y qué? También es un ser vivo el pollo que te vas a comer hoy. Lo importante es si es una persona o no…
Cova.- Y eso ¿quién lo dice? ¡tampoco las personas que están en coma piensan, y siguen siendo personas! Leí una vez que algunas civilizaciones creían que uno no es persona hasta que no se le aceptaba en la sociedad, y se cargaban a los niños bastardos, por ejemplo. ¿Eso no es una barbaridad?
Espe.- Desde luego, por lo menos para mí. Pero yo creo que un feto de unos días o semanas no se parece en nada a un niño, bueno, en muy poco. Se parece más a un ratón.
Cova.- ¿Qué dices? ¡Tiene todos los órganos, aunque poco desarrollados! Además, si le dejas, desde el primer día, se convertirá en un ser humano. ¡Imagínate que te hubiesen abortado a ti, cuando tenías un día en el vientre!
Espe.- Cova, pero también me puedo imaginar que no hubiese nacido porque mis padres hubiesen hecho lo que debías haber hecho tú, o sea, tomar precauciones, cuando te acostaste con…
Cova.- Ha sido… con… Rama, mi amigo indio, el que estuvo en mi casa.
Espe.- Tienes buen gusto. Oye ¿le has dicho a él algo?
Cova.- No, tía, hasta que no lo tenga claro… ¡está en su país! Pero es un chico muy responsable, no sé qué diría… Creo que en su religión son contrarios al aborto, también.
Espe.- Pues eso, lo que te decía, que si se hubiesen puesto condón mis padres, yo no estaría aquí, ¿eso quiere decir que ponerse un condón es asesinar a millones de personas, los espermatozoides y el óvulo?
Cova.- No, claro. ¡Menudo lío! Felisa dice que ella no lo dudaría: abortaría y punto. Yo no sé…
Espe.- No te preocupes, que seguro que es que no estás.
Cova.- Pues tengo otros síntomas, porque llevo dos días o tres que me dan mareos, y me noto… distinta.
Espe.- ¡Jo! La verdad es que estás en un buen lío. Cuenta con mi ayuda en todo lo que necesites. ¿Por qué no vamos al médico? ¿Por qué no se lo dices a tu madre?
Cova.- Sí, creo que voy a hacer eso… a ver si tengo valor. ¡Ahora es una de esas veces que me gustaría oír buenos consejos!




El aborto es uno de los problemas prácticos más debatidos en la ética y la política moderna. La lucha por su despenalización es vista por la mayoría de sus defensores como un factor esencial en la liberación de la mujer mediante el control de su propio cuerpo y de su maternidad, que le ha venido impuesta a lo largo de la tradición. En todos los países occidentales se ha ido caminando progresivamente hacia una cada vez mayor despenalización.


Los contrarios al aborto, a menudo inspirados en religiones (pero no siempre ni necesariamente), argumentan que el aborto no involucra solo a la madre, sino también al hijo. El problema que habría que resolver, dicen, es el de si un feto (o un embrión incluso) es un ser humano o no. Si lo es, parece que su derecho a la vida tendría que ser protegido. Frente a esto, los partidarios de la despenalización del aborto pueden argumentar dos cosas: primero, que es irrazonable considerar persona a un conjunto de células, por más que alguna vez puedan llegar a constituir un auténtico ser humano; segundo, que en cualquier caso no puede ser responsabilidad de la madre gestar a un individuo que ella no desea.


¿Qué pensáis de este polémico tema?

Diálogos en la caverna, El aborto

Guión: Juan Antonio Negrete. Actores: Eva Romero, Laura Casado. Voces: Chus García, Víctor Bermúdez. Producción: Antonio Blazquez. Música sintonía: Bobby McFerrin. Dibujos: Marién Sauceda. Idea original para Radio 5: Víctor Bermúdez y Juan Antonio Negrete.



Como si te transformaras en un mutante de la saga X-men, un nuevo dispositivo te permite ver colores que antes no eras capaz de distinguir.

Para ello, el dispositivo es como si te hubiera otorgado un cuarto cono para poseer visión tetracromática: naturalmente, los seres humanos tenemos tres conos que reaccionan a longitudes de onda cortas (azul), medianas (verde) y largas (rojo).

Desarrolladas por un equipo de investigadores de la universidad de Wisconsin-Madison, estas gafas engañan a nuestro ojo para que actúe como si tuviera un cuarto cono.

Sergio Parra, Estas gafas te permiten ser un x-men que percibe colores que no veías, xatakaciencia 25/04/2017

dimarts, 25 d’abril de 2017

El problema del treball (Kathi Weeks).



Hay muchos elementos que nos obligan a trabajar: la necesidad de pagar el alquiler y la comida son las más importantes. Esos argumentos se ven reforzados por todo un acervo cultural e ideológico que presentan el trabajo como la principal obligación del ser humano y como un inapelable requerimiento moral.

Tenemos que cambiar el espacio que ocupa el trabajo asalariado en nuestras vidas y en nuestro imaginario colectivo. No queremos sólo trabajar mejor; queremos trabajar menos. 

El trabajo puede ser importante, la familia también, pero son parte del mismo sistema, y deberíamos pensar en la posibilidad de generar alternativas a estos dos tipos de instituciones. 

Muchos tenemos problemas con el trabajo, bien porque trabajamos mucho o bien porque no podemos encontrar trabajo. Es una oportunidad para hacerse más preguntas sobre el sistema de trabajo asalariado como modelo social de inclusión y de distribución de renta. Porque no solo no funciona para los desempleados, tampoco funciona para mucha gente. 

No creo que el trabajo sea ni el todo ni la esencia de lo que significa ser humano. Podemos entender otras maneras de estar en el mundo y relacionarnos con otros y con el medioambiente, más allá de lo laboral.

Álvaro Guzmán Bastida, entrevista a Kathi Weeks: "El trabajo no es la esencia de los que significa ser humano", ctxt 19/04/2016

La raó dels conflictes interns de l'esquerra (Ignacio Sánchez-Cuenca).



by Mrzyk Moriceau
El mayor idealismo moral de la izquierda explica la frecuencia de sus conflictos internos, de sus rupturas y escisiones.

Ignacio-Sánchez Cuenca, La izquierda 'fisípara' (La "superioridad" de la izquierda), ctxt 25/04/2017

dilluns, 24 d’abril de 2017

Plató i la política.




Platón, a diferencia del escepticismo de los sofistas, quiso atribuir a los hombres la omniscencia y, así, ideó la politeia, la ciudad perfecta. Una organización intachable  donde cada cual tenía su función y todos eran gobernados por los sabios, los aristos, los mejores. La aristocracia siempre ha tenido mejor prensa que la democracia. En teoría, claro: en diseños como la República platónica. Pero el mismo autor del diseño reconoce pronto con tristeza que su república es improbable, un estado "que se halla sólo en las palabras", que no existe en ningún lugar de la Tierra. Si hubiera sabios capaces de llevar a los estados hacia el bien de todos, tal vez sería justo confiárselos a ellos. Pero el desconocimiento es propio de la naturaleza humana y es fácil que la aristocracia, en lugar de ser el gobierno de "los mejores", degenere en la oligarquía o, lo que es peor, en la tiranía: la corrupción de los supuestamente mejores. Cuando escribe su último diálogo, Las leyes, Platón es otro hombre. Al político lo sitúa entre el sofista y el filósofo: no es el sofista que domina el arte de la elocuencia y la utiliza para sus propios fines, convengan o no a la comunidad, ni el filósofo que ama la sabiduría; el político posee un saber que cuenta con el recurso de la ley porque es un saber insuficiente. La legalidad es, en definitiva, lo que de hecho gobierna y procura estabilidad de los estados. Tras la experiencia de varios fracasos políticos, Platón ya no busca un rey ilustrado. Su proyecto político ya no es utópico.

Victoria Camps, Introducción a la filosofía política, Crítica, Barcelona 2001

Sobre la bellesa.



La belleza puede ser consoladora, turbadora, sagrada, profana; puede ser estimulante, atractiva, interesante, escalofriante. Puede afectarnos de un sinfín de formas distintas; sin embargo, nunca nos deja indiferentes: la belleza exige el reconocimiento; nos interpela directamente como la voz de un amigo íntimo. Si hay personas indiferentes a la belleza, sin duda es porque no la perciben.

No obstante, juzgar la belleza es una cuestión de gustos, y puede que el gusto carezca de base racional. Si es así, ¿cómo explicar el lugar de honor que ocupa la belleza en nuestras vidas y por qué nos lamentamos de la desaparición progresiva de la belleza en nuestro mundo, suponiendo que realmente se produzca? ¿Y es cierto, como mantienen tantos escritores y artistas, desde Baudelaire y Nietzsche, que la belleza y el bien son independientes, de modo que una cosa puede ser bella precisamente en cuanto que inmoral?

Además, puesto que la discrepancia es algo propio de los gustos, ¿cómo puede utilizarse el criterio del gusto de una persona para emitir un juicio sobre el gusto de otra? Por ejemplo, ¿cómo podemos afirmar que un tipo de música e superior o inferior a otro cuando los juicios comparativos no son más que un reflejo del gusto de quienes los formulan?

Este relativismo habitual ha llevado a algunas personas a desdeñar los juicios de belleza como algo puramente subjetivo", con el argumento de que no pueden criticarse los gustos porque criticar un gusto no es más que dar expresión a otro; por lo tanto, no cabe aprender ni enseñar nada a lo que se pueda llamar "crítica". (...)

Creo que este escepticismo sobre la belleza no está justificado. Argumento que la belleza es un valor real y universal, arraigado a nuestra naturaleza racional, y que el sentido de la belleza desempeña un papel indispensable en la configuración del mundo de los humanos. No adopto una perspectiva histórica sobre el tema, ni tampoco pretendo dar una explicación psicológica y aún menos evolutiva del sentido de la belleza. Mi punto de vista es filosófico, y las fuentes principales de las que beben mis argumentos son las obras de filósofos. 

Roger Scruton, La belleza, Editorial Elba, Barcelona 2017