Entrades

Hannah Arendt (pel·lícula, VOSE)

Imatge

Com ser més creatiu?

Imatge
¿Cómo lograr que se nos ocurran estas ideas creativas que son tan difíciles de encontrar, pero que una vez encontradas parecen obvias, magnificas, claras, potentes? Es decir, ¿cómo hacer para ser creativo? Comencemos con una advertencia necesaria: no hay, por muchos que se encarguen de pregonarla una fórmula universal de la creatividad. Hay algunos elementos que, si bien no aseguran la creatividad, la hacen mucho más probable. Y en esta entrega de 'Sé lo que estás pensando' nos ocuparemos de uno de ellos, uno que hará muy feliz a los militantes de la pereza: el sueño. Mientras dormimos, el cerebro ni se apaga ni trabaja a media máquina. Al contrario, funciona a pleno consumiendo tanta energía como durante la vigilia. Y muchas historias sugieren que el sueño es de hecho una usina creativa. Quizás la más extraordinaria sea la dePaul McCartneyque cuenta que despertó de un sueño con una melodía. Apurado, para no olvidarla, le puso una letra sobre unos huevos revueltos y solo un ti…

El fi de l'educació serà sempre el mateix.

Imatge
L’educació ha estat sempre, per definició, la conducció més o menys amable dels éssers encara no formats cap a un quadre de costums i unes possibilitats de discerniment que fan possible una relativa constitució de la benentesa social i la capacitat de sortir-se de tots els paranys i les complicacions que porta la vida. A l’inici, no hi havia més educació que la dels pares; després, a l’Orient, va arribar la dels mestres religiosos —encara passa entre els jueus, per als qualsrabíimestresón una sola cosa—, i, finalment, va venir l’educació pública, de vegades més laica —a Grècia i Roma—, de vegades amb predomini eclesiàstic, com va passar a l’edat mitjana europea... i encara passa a certes institucions espanyoles. Però si hi ha una constant en tota la història de l’educació, aquesta és, ras i curt, la transmissió dels coneixements i dels valors que té una persona a unes personetes que encara no els tenen. L’edat de l’humanisme ho va tenir molt clar, com es llegeix en els tractats sobre …

Una realitat, dues teories incompatibles.

Imatge
Si el mundo es uno, ¿cómo pueden coexistir dos visiones incompatibles sobre él? No digo distintas, sino incompatibles, irreconciliables, mutuamente impermeables. Si el mundo es uno, pensará el racionalista, solo debería admitir una explicación correcta, una que lo abarque todo en su interminable variedad individual, pero tan sólida y brillante como para carecer de contradicciones internas. La política, sin embargo, nos recuerda a diario, y de forma machacona, que esa teoría abarcadora no tiene por qué existir. No es que las derechas y las izquierdas muestren desacuerdos metodológicos. Es que tienen dos modelos del mundo genuinamente incompatibles. No discrepan sobre cómo hacer feliz a la gente, sino sobre a qué gente hacer feliz. Un mundo, dos visiones. Mal arreglo. Entre la gente racional se encuentran los científicos, naturalmente. Y tiene gracia que no lo estén haciendo mucho mejor. Tomemos la física, la madre de todas las ciencias. La clave de su progreso ha sido siempre la unific…

Democràcia i les minories amenaçades.

Imatge
La evolución no nos dio la razón para descubrir la verdad, sino para vencer mejor a nuestros oponentes. Funcionó: elhomo sapienscompitió por la hegemonía mundial con otro puñado de especies hasta lograrla gracias a nuestra inteligencia. Entonces empezamos a utilizarla contra nosotros mismos. O, mejor dicho, contra aquellos que no pertenecían a nuestro grupo. Desde ahí, nuestra historia ha seguido dos caminos paralelos hasta el día de hoy. En uno, la tecnología (también la institucional) nos ayuda a superar retos conjuntos y a mejorar aún más nuestra posición global. En el otro, grupos luchan entre sí por ver quién capitaliza una mayor parte de esa mejora. En este segundo camino el objetivo evolutivo de la razón es asegurar la supervivencia y, si se puede, progresar. Siempre en conflicto de intereses y perspectivas con otros de nuestra misma especie que identificamos como distintos, como enemigos.
En consecuencia, definir al propio grupo como amenazado reporta una ventaja competitiva: …

Com fer la revolució.

Imatge
A Srdja Popovic, del Center for Applied Nonviolent Action and Strategies (CANVAS), le gusta citar una frase que se atribuye a Benjamin Franklin, la que dice que la humanidad se divide en tres grupos: el de quienes no se mueven, el de quienes se dejan mover y el de quienes mueven. Su libro Cómo hacer la revolución: instrucciones para cambiar el mundo (Malpaso) está pensado como un manual de autoayuda para quienes quieren formar parte del tercer grupo. Y uno de sus consejos más celebrados es el que les explica cómo han de comportarse para movilizar a favor de una causa el máximo número de personas del segundo. Parece un truco sencillo. Consiste en identificar otra causa distinta de aquella que “realmente importa” a los movilizadores pero capaz de reclutar una tropa mucho más numerosa. Popovic explica cómo debe ponerse en práctica este truco proponiendo un ejercicio muy simple. Hay que coger un trozo de papel (una servilleta sirve), trazar una línea y poner a un lado a quienes crees que …

Kant, dret i democràcia.

Imatge
Va de suyo que Kant es un filósofo de extraordinaria complejidad a quien no se puede despachar en el espacio de una tribuna. Sin embargo, sus consideraciones sobre las relaciones entre la democracia y el Derecho no tienen desperdicio; más bien deben, a la vista de su poder clarificador, incorporarse a nuestro debate. Bastará con traer aquí lo que el filósofo prusiano expone en uno de sus ensayos más célebres:La paz perpetua, publicado en 1795, que citaré a partir de la excelente versión del profesor Joaquín Abellán en Alianza Editorial. Es llamativo constatar que Kant empieza por pedir a los lectores que no confundan la "Constitución republicana" con la "democrática", siendo a su juicio preferible la primera a la segunda. ¿Y cómo es eso? El republicanismo se resume para él un principio político: la separación entre el poder ejecutivo y el legislativo. En cambio, será «despótico» aquel otro principio que consiste en que el Estado ejecute arbitrariamente las leyes qu…