dissabte, 30 d’abril de 2011

El gendre de Marx.

Paul Lafargue i la seva dona
Yo me avergüenzo de mis pecados, claro está, pero también de los de mi especie, de la "naturaleza humana" que acarreo. De esa especie, por ejemplo, que ha sido incapaz de dotarse de un sistema económico un poco menos bestia que el puro y duro darwinismo social, donde prospera siempre el más fuerte. Y que cuando lo ha intentado -con el comunismo, por ejemplo- pronto se transformó en una burocracia tan cruel como ineficiente: en eso acabó el marxismo en nuestras manos.

Hoy, a toro pasado, resulta fácil decir que es lógico que fracasara aquella cura de caballo marxista dogmática y mesiánica. Pero no es solamente eso lo que ha fracasado. Igual han sucumbido en este mundo los intentos más "realistas" y comedidos como las curas paliativas keynesianas, socialdemócratas o reformistas, que sólo han prosperado para seguir alimentando esa especie de neoliberalismo que padece nuestra especie.

En mi época universitaria a los socialdemócratas se les llamaba "socialtraidores". Luego, cuando se comprobó que la Revolución no era una necesidad científica ni histórica, muchos comunistas comenzaron a llamarse, ellos ahora, socialdemócratas, al tiempo que añadían el verde al colorado. Y no puede faltar mucho, pienso yo, para que esos que se atreven aún a llamarse "progresistas" vengan a identificarse simplemente como "optimistas". Cándidos y voluntaristas unos, cínicos o resentidos otros, pero al fin y al cabo no más que optimistas.

Lo que en cualquier caso parece es que nuestra constitución, eso que llamamos la naturaleza humana, no está a la altura de los ideales que ella misma ha ido secretando y proclamando. Nuestra inercia emocional, formada a lo largo de los siglos, sigue siendo lo que es, sigue estando donde estaba, y no parece sintonizar fácilmente con nuestros proyectos racionales o morales.

Trataré de explicarme tomando como ejemplo: 1) nuestro comportamiento como padres y 2) el comportamiento del propio Marx como suegro.

1. Habíamos dejado de creer en la utopía de una sociedad justa, equitativa y saludable donde todos los hombres serían iguales por decreto. Pero éramos, aún éramos, al menos éramos socialdemócratas. Habíamos rebajado el nivel de nuestros ideales pero no habíamos renunciado a ellos. Si no era posible la absoluta justicia e igualdad entre los hombres -"a cada uno según sus necesidades, etcétera"- sí cabía aspirar a una igualdad de oportunidades: a que la salida al menos fuera igual para todos, que todos tuvieran la misma educación, las mismas oportunidades, las mismas chances.

Pero ahí estaba esa naturaleza humana dispuesta a defenderse con uñas y dientes: para desmentir con nuestra conducta, punto por punto, la más mínima convicción socialdemócrata. ¿Acaso no invertimos en la educación de nuestros hijos para que sepan más que los otros? Para que no salgan del mismo punto de partida ni en las mismas condiciones; para que dispongan de una "ventaja competitiva"; para que obtengan unos títulos cuyo valor, como siempre, es precisamente su escasez. Cuando todos tienen ya la licenciatura, los nuestros han de tener un máster; cuando los otros tengan ya el máster, les enviaremos a especializarse a Estados Unidos. Aún queremos que aprendan inglés porque la mayoría no lo hablan, pero por poco que tengan éxito los proyectos de generalizar esta lengua, les enseñaremos a los nuestros alemán, árabe o chino: cualquier cosa que los otros no tengan aún; lo que sea para que los otros no dispongan del mismo acopio de recursos y munición que los nuestros.

Pensamos como socialdemócratas, en efecto, pero actuamos como ventajistas.

2. La relación de Marx con su yerno Paul Lafargue me sirve de segundo ejemplo. Paul Lafargue es el autor de un libro magnífico titulado Elogio de la pereza: el único texto marxista que se atrevió a enfrentarse al culto al trabajo -"el héroe laboral frente al malvado capital"- que impregna desde el principio la ideología marxista. Lafargue resultó ser un joven mestizo antillano que se enamoró de una hija de Marx con la que acabaría casándose, conspirando en Barcelona y por fin suicidándose junto a ella. Pero de momento era sólo un pretendiente que solicitaba a Marx permiso para salir con su hija. Y si no recuerdo mal, la respuesta por carta de Marx, tan bestia como enternecedora, viene a decir: "No crea usted, señor mío, que yo tenga nada contra los mestizos, pero debe usted comprender que mi hija es una señorita decente y decorosa, acostumbrada a las relaciones formales y morigeradas que caracterizan a los países civilizados. Y yo temo que la excesiva pasión propia de países más calientes y con mayor promiscuidad que en Europa puedan chocar a mi hija y atentar a su natural modestia".

Descubrimos aquí un papá preocupado por la doncellez de su hija, igual que andamos nosotros preocupados en dar a nuestros hijos más recursos y oportunidades que a los demás. Y no, ni Marx es xenófobo ni nosotros de derechas; ni él es un puro victoriano, ni nosotros meros neoliberales. Es nuestra maldita condición, nuestra tan enternecedora como cruel obsesión por las crías, las que hablan y sobre todo actúan por nosotros.

Xavier Rubert de Ventós, No somos ni socialdemócratas, El País, 06/04/2008

Les raons ocultes del prestigi dels cuiners.

He vist els millors cervells de la meva generació caure embadalits per la gastronomia. Recordo que, estant encara a la facultat, molts d’ells, samarreta sandinista al pit, parlaven de l’alienació de la producció o de l’indigenisme llatinoamericà. El temps, amb mala baba, va anar passant i un dia em vaig trobar que els amics ja no parlaven del moviment zapatista sinó de Costers del Segre. La seva obsessió per la taxa Tobin s’havia traslladat cap al punt exacte de cocció del tronc de tonyina. Paraules com ara textura, emplatat i terroir ocupen les sobretaules on abans hi havia realisme brut o queer theory.

Tot això m’ha vingut al cap uns dies després que el Celler de Can Roca, que és un lloc per menjar de molta anomenada, hagi estat escollit com el segon millor restaurant del món per la revista Restaurant Magazine. Jo me n’alegro molt per la família propietària, pels treballadors i pels proveïdors de la casa. I també per tot aquest eixam de periodistes que han escrit de manera absolutament entusiasta sobre aquest triomf del menjar casolà i que s’afegeix als molts èxits aconseguits per altres cuiners nacionals. Jo, que mai he tingut tirada cap als assumptes del paladar, em pregunto com és que la gastronomia d’elit té una importància tan gran en les nostres societats.

Ningú no coneix els noms dels físics teòrics ni els matemàtics mes il·lustres del país. Més enllà de quatre gats, l’obra dels nostres poetes es manté oculta en la indiferència social. Els filòsofs, pensadors o sociòlegs tenen el prestigi que es guanyen com a tertulians o columnistes. La gastronomia, però, és un art que s’avé perfectament en els nostres temps. És una disciplina lleugera, gens política, mutable, efímera i només a l’abast d’una reduïda quantitat de gent que és la que en fa el judici i la valoració. En el nostre món li donem una gran importància al plaer exclusiu. Creiem que una cosa és millor si ningú més no la pot tenir. Apartar, impedir, excloure, és concebut com el privilegi dels millors. Els plats de menjar, una vegada ingerits, desapareixen, no es poden copiar ni passar per una xarxa P2P, ni manllevar en una biblioteca. El fet gastronòmic és essencialment exclusiu i, per tant, és vist per nosaltres com l’encarnació mateixa d’allò que cerquem dia i nit: el consum aspiracional.

En el citadíssim llibre que Brillat-Savarin va publicar el 1825, La fisiologia del gust, ja es donen les claus d’aquest interès: “I fixi’s bé que la indústria, l’objecte de la qual fóra la gastronomia, presenta avantatge, ja que d’una part es recolza sobre les grans fortunes i, d’altra banda, sobre les necessitats que reneixen a diari”

És, doncs, un art sumptuari però proper. Una exhibició del luxe però poc agressiva per als que no tenen. Unes menes d’expressions humanes que agraden cada vegada més a una societat que s’allunya a gran velocitat de l’igualitarisme. I a més, reforça el nostre creixent gust per l’autoritat, per seguir l’opinió dels experts. Nosaltres, la premsa, amb la inflació de la figura del cuiner, hem ajudat al fenomen omplint. On abans sortia un escriptor o un reportatge d’investigació, ara sovint ens estimen donar reflexions sobre l’estat dels nostres sommeliers. El món amb la gastronomia al centre és més amable, més reconfortant, més intel·ligible.

Antonio Baños, Visca la panxa contenta, Público, 29/04/2011

Davant de la retallada en els centres educatius públics.

Vist que el departament d'Ensenyament s'ha vist obligat a reduir substancialment les partides per al funcionament dels centres educatius, en endavant caldrà compensar la davallada de les dotacions amb mesures que contribueixin a retallar la despesa i a engruixir els ingressos. Per a qui li interessi, heus aquí algunes mesures pal·liatives de bon aplicar.

Si del que es tracta és de re-duir en despesa de neteja, la solució és ben a l'abast. Consisteix a escombrar i fregar no pas la totalitat de les rajoles del terra cada dia, sinó alternar-ne la neteja, fent rajola sí rajola no un dia, tot deixant per a l'endemà les rajoles pendents. Si el paviment fos llis, sense quadricular, primer procedirem a enrajolar-lo ja que, si no, la mesura no resultarà efectiva.

Quant a l'estalvi del consum de l'aigua, n'hi ha prou, a l'hora de rentar-se les mans, de fer-ho alternativament. És a dir, procurant no rentar-se les dues mans alhora. L'estalvi serà d'un cinquanta per cent si acostumem els alumnes a rentar-se la mà dreta els dies parells i l'esquerra, els imparells.

Per disminuir la despesa elèctrica, hi ha qui proposa apagar els llums abans d'encendre'ls. Sobretot a primera hora del matí. I reencendre'ls després que tot l'alumnat sigui a l'aula, assegut, callat i en actitud d'anar per feina. Com a mesura de consum sostenible, basat en l'autoabastiment, podeu instal·lar dinamos, articulats en forma de bicicletes estàtiques, tant al gimnàs com a l'aula dels jo no he fet res.

Pel que fa al transport escolar, una observança estricta de la llei pot garantir un estalvi considerable. Que el decret estableixi la gratuïtat del servei, en el cas dels alumnes transportats, de dur-los de casa a l'escola no significa que també se n'hagi de fer el retorn, que cadascú podrà efectuar amb els mitjans alternatius considerats més adients.

Respecte al servei de menjador, pot ser econòmicament interessant d'aplicar el reglament de règim intern amb tot rigor. Per aquesta via sempre hi haurà un motiu o altre per sancionar l'alumne amb un càstig d'horari addicional, que procurarem fer coincidir amb les hores de dinar.

Si amb aquestes mesures no n'hi hagués prou, sempre quedarà el recurs d'incorporar la publicitat a les bates, amb anuncis del mateix govern, dels partits de l'oposició o de la Fundació Qualitat i Millora.

Jordi Estrada, Mesures pal.liatives, Regió 7, 30/04/2011

divendres, 29 d’abril de 2011

Més gent és més festa.

El saber de la muchedumbre, los códigos abiertos, las open sources, conceden el protagonismo al conocimiento de las multitudes mientras desdicen como una antigualla el liderazgo intelectual del genio individual. Todo es súper de acuerdo a la suma del montón.

La superpoblación será un fenómeno alarmante y desajustado a la alta cultura de unos pocos, pero hoy ¿cómo hablar de la crisis, del hambre, de la riqueza o del accidente si no alcanza el grado superlativo, hipermoderno, super-lady-gaga?

En consecuencia, la superpoblación sería lo más coherente con un mundo como este, cuajado de superéxitos y superproducción. ¿Miedos? ¿Amenazas? ¿Catástrofes derivadas de la superpoblación? No es preciso esperar a que la cifra de seres humanos trepe hasta los 10.000 millones o más. En diferentes lugares del planeta, y especialmente en el área subsahariana, la alta fertilidad se corresponde con la vacuna de la mortalidad. En casi todos los demás puntos del Tercer Mundo, de Tailandia a la India, de China a Vietnam, los métodos anticonceptivos mantienen el censo relativamente controlado.

Nadie desea, como en los tiempos del catolicismo a machamartillo o los imperios del Opus Dei, tener todos los hijos que nos mande Dios. Y Dios, por su parte, ha relajado su potente dominio y el semen no es ya, ni mucho menos, lo vigoroso que fue.

Siendo naturalistas, ecologistas, biólogos, equilibristas, humanistas, es fácil predecir que el mundo en cuanto superórgano sabe lo que le conviene, lo que le beneficia y, en definitiva, lo que puede dar de sí. El problema más grave de la superpoblación no se halla en la superpoblación del planeta, sino, como es obvio, en la monstruosidad de las concentraciones en las superurbes. Pero ¿qué hacer? Un campesino mexicano gana más de pordiosero en la capital que de campesino en Oaxaca.

¿Enfermedades? Las epidemias en la metrópoli reciben mejor asistencia que las enfermedades en el campo. Podría diseñarse un urbanismo más eficiente y compasivo, pero ¿por quién?, ¿para qué? La muerte de las mujeres que dan a luz en la ciudad junto a la mortalidad de sus hijos es menor que la de las zonas rurales. ¿Urbanizar el campo?

Todo el mundo tiende en tromba hacia la urbanización, y si en 2010 se llegó a un 50% en cada zona, las previsiones son que para 2050 el campo albergue tan solo a una tercera parte de la población. La fertilidad declina en todos los domicilios y tanto más cuanto más urbanizado se halla el entorno o cuanto más crece la clase media.

Los pobres estaban destinados a parir, y los ricos, a sacar provecho de esa mano de obra barata. Pero ahora, como tendencia, no conviene ni que sobren parados ni que se les retribuya muy mal. El consumo, como antes el ahorro, es el nuevo aliado del capital.

Más gente es más fiesta. La gente ama a la gente. Hace cola en los estadios, en los museos, a la salida de un CD o un iPod, se hacina en los conciertos de rock y se amontona a la intemperie con la conciencia de que esa penalidad es parte importante del suceso. Parte inseparable de la importancia del suceso.

A la gente le gusta la gente. Es lo que más le gusta y con eso se explica en dos palabras los éxitos de los Facebook, los Twitter o los e-Bay. Demasiada gente abruma mucho, pero poca gente deprime funeralmente. ¿Superpoblación? ¿Cuánta población sería necesaria para desencadenar el odio que las ratas se tienen cuando al multiplicarse se devoran entre sí?

Por el momento, ampliándose hasta las predicciones para el siglo XXII, hay aforo para todos y lo decepcionante sería que a causa de las guerras, las epidemias o las hambrunas llegara esquilmado el porvenir.

El demógrafo francés Hervé Le Bras, que no renunció a elaborar predicciones de cara al Juicio Final, estimó que para ese momento apoteósico de la gran judicatura la población se habría multiplicado por 20, y esto tras padecer guerras, tormentas de hielo y toda clase de sevicias. Se trataría entonces de un censo planetario próximo a los 120.000 millones que comparecerían ante el Gran Juez dentro de 2.000 años aproximadamente.

¿Una exageración? ¿Cómo podría considerarse una exageración algo como el mismo Fin del Mundo? Y siendo así, ¿cómo esperar menos público en un espectáculo de tan inmensurable magnitud?

Vicente Verdú, ¿Cabemos todos en el mundo?, El País semanal, 24/04/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/Cabemos/todos/mundo/elpepusoceps/20110424elpepspor_10/Tes?print=1


Causes de l´augment del populisme a Europa.

Karl Polanyi
Karl Polanyi ya advirtió en su tiempo que era necesario asegurar la primacía de lo político sobre lo económico para evitar la solución fascista. En la crisis actual, el poder político está haciendo gala de toda su impotencia frente al poder económico, y el populismo de extrema derecha está ganando votos a capazos.

Fue quizás Marine Le Pen la primera en verlo: la respuesta de los partidos institucionales a la crisis le ofrecía la oportunidad de especular con el malestar de una ciudadanía que se siente completamente abandonada por los que gobiernan. Mientras Nicolas Sarkozy se ensañaba con los gitanos para ganarse al electorado del Frente Nacional, Marine Le Pen ya había emprendido un cambio de estrategia. El presidente francés llegaba tarde, que es lo que les ocurre a los que se mueven no en función de sus posiciones sino en función de las de los demás.

Marine Le Pen había comprendido que en la coyuntura actual no era necesaria la sobreactuación racista y xenófoba, que da votos pero que también aísla. Con hurgar en el desamparo de las clases populares frente a la crisis tenía bastante. Y es lo que está haciendo, con cierto éxito en las encuestas.

El resultado electoral de la extrema derecha en Finlandia, que ha alcanzado, con cerca del 20% del voto emitido, el nivel de los principales partidos, confirma que el crecimiento del populismo radical en Europa ya no se asienta solo o principalmente sobre el discurso contra la inmigración, sino que ha encontrado en la crisis un gran filón, ante la irritación ciudadana por una estrategia política europea que socializa las pérdidas y privatiza los beneficios.

La política institucional -de Finlandia a España, pasando por todo el continente- ha dejado un amplio espacio libre a la demagogia populista, al abrir unas enormes brechas entre los Gobiernos y la ciudadanía. Y estas brechas tienen nombres: sumisión de la política a las exigencias del poder financiero -el mes de mayo de 2010 en España es un icono de ese momento-; rescates masivos de bancos y deudas soberanas cuando no hay la más mínima compasión con la hipoteca de los ciudadanos -el Gobierno español, autodenominado de izquierdas, se ha negado a considerar la dación del piso como cancelación de la hipoteca-; y abandono de cualquier criterio de equidad al repartir las cargas de la crisis.

A estas tres brechas, se ha unido la fractura interna europea. La imagen de un Sur despilfarrador frente a un Norte eficiente y calvinista, que desde Alemania se puso en circulación, es un regalo para la demagogia populista. Y efectivamente, allí está el partido de los Auténticos Finlandeses -su nombre lo dice todo sobre la basura ideológica con la que trafica- amenazando con romper con Europa si sigue los rescates de países a costa de los contribuyentes europeos. Es decir, el crecimiento de la extrema izquierda esta vez no tiene como base la explotación del sadismo ordinario de los ciudadanos contra los inmigrantes, sino el aumento del paro, los recortes en los salarios y en los derechos sociales, la discriminación a favor de los privilegiados, y el antieuropeísmo.

El populismo crece sobre los fracasos de los Gobiernos europeos y sobre la incapacidad de la izquierda para dar una respuesta a la crisis que priorice los intereses de las clases populares.

Josep Ramoneda, Brechas y populismos, El País, 21/04/2011
http://www.elpais.com/articulo/espana/Brechas/populismos/elpepiesp/20110421elpepinac_12/Tes?print=1

Mou i Heràclit.











Ja ho deia Heràclit: tot es "MOU".

Evidències i democràcia.

Cualquiera que se haya esforzado un poco por entender cómo funcionan las democracias contemporáneas sabe que no es suficiente con tener buenas evidencias para poder tomar decisiones que gocen de consenso. Tener buena información sobre lo que ocurre es esencial para poder decidir. Pero si bien la información es una condición necesaria, no es suficiente. Estos días tenemos abundantes pruebas de ello. En poco más de 100 días de gobierno de CiU, el cruce de informaciones de los portavoces de los distintos intereses en juego, probablemente todas ellas verídicas, pero seguramente todas ellas parciales, es una constante. Y sobre cada información verídica pero parcial, cada uno de los protagonistas del juego social y político construye argumentos más o menos verosímiles, más o menos bien construidos, para tratar de alcanzar ese punto esencial en todo proceso democrático de decisión que es persuadir.

Tenemos muchos datos, pero no siempre los datos tienen el formato adecuado y necesario para poder informar, relatar y persuadir sobre la decisión que tomar. En Cataluña los problemas se nos acumulan. Hemos de tomar decisiones con rapidez, necesitamos disminuir un porcentaje significativo de la inversión pública y social, pero no disponemos de buena información para poderlo hacer. Y cuando eso ocurre, lo más fácil, pero también lo más injusto, es simplificar la complejidad obligando a reducir el presupuesto un porcentaje similar para todo el mundo. Así nadie se siente agraviado o, al revés, todos se sienten agraviados por un igual. Pero cuando esos recortes tocan o amenazan con tocar puntos críticos de los servicios públicos en momentos en que todo el mundo va con la sensibilidad a flor de piel, la capacidad de argumentar y de relatar es clave. Y es por ahí por donde la cosa ha fallado más.

Todo el mundo habla de la necesidad de tomar decisiones racionales y, en cambio, lo que constatamos es que los distintos protagonistas entienden cosas distintas por racional. Y precisamente la labor de la política es tratar de generar un espacio común en el que confrontar esas distintas perspectivas o racionalidades. El problema no es, como dice Artur Mas, que alguien o algunos estén politizando el debate sobre la situación económica de la Generalitat, sino que el Gobierno de CiU no está haciendo bien la labor de generar un marco político adecuado para confrontar perspectivas y encontrar salidas comunes. Pero, claro, ello quiere decir aceptar que no existe una única racionalidad. Quiere decir asumir que el mundo no está compuesto por una multitud de individuos aislados que toman decisiones e interactúan guiados solo por su escala de preferencias. La gente vive en sitios concretos, con sus dependencias y lealtades, y no siempre hacen lo que les conviene de manera egoísta e individual. La gente, las personas, construyen sus imágenes, sus deseos, de manera que no es enteramente racional ni individual. Seguramente, si fueran como algunos los imaginan, deberían entender que el Gobierno de CiU lo hace todo por su bien; pero -pobres-, equivocadamente, parece que muchos piensan lo contrario. El punto clave en política es la capacidad de convencimiento de los argumentos que se utilizan, y no su estricta cientificidad. Si todo fuera tan sencillo como preguntar a los "mejores" y a los "expertos" qué debe hacerse, haría muchos años que hubiéramos dejado de gastar dinero en elecciones. Las soluciones, las decisiones, se han de construir políticamente. Por mucho que nos disgusten las imprecisiones, la falta de objetivos compartidos o las flagrantes contradicciones de unos u otros, no podemos nunca caer en la ingenuidad de que la política es un problema de calcular simplemente los costes y beneficios de cada decisión. El problema no es ese, sino cómo se construyen alianzas en torno a qué se entiende colectivamente por coste y por beneficio, y cómo se distribuyen socialmente. De momento, esa es la asignatura pendiente del Gobierno de CiU y, por extensión, la de muchos de los Gobiernos hoy en el poder en Europa.

Joan Subirats, Informar, relatar, gobernar, El País, 17/04/2011

N´hi ha prou amb ser Obama.

Para conservar la prisión de Guantánamo no es preciso ser un monstruo, basta con ser Obama. Tampoco es obligatorio ser un perverso para encarcelar al soldado Manning en vez de a quienes han cometido los crímenes sacados a la luz por él. Basta de nuevo con ser Obama. Si usted creía que para torturar a adolescentes o a ancianos con demencia senil se requería carecer de cultura, usted era un ingenuo. De esta tarea se han encargado en Guantánamo gente con titulación media y superior, personas con excelentes currículos académicos y de conductas personales intachables. Algunos han tenido que aprobar oposiciones más duras que las de juez, registrador de la propiedad o notario. Ese psiquiatra militar que observaba impasible cómo un preso se comía sus propias heces, se bebía el champú y embadurnaba con excrementos su cuerpo desnudo, era seguramente un tipo normal, incluso de una normalidad superior a la media, una normalidad fuera de lo común, valga la paradoja. No se extrañe usted, hay normalidades de este tipo. Aznar, por ejemplo, se definía a sí mismo como un radical de la normalidad y también como un extremista de centro. Si puede haber psiquiatras militares y obispos castrenses, es que no hay límites para la naturaleza humana. Podemos serlo todo. Bush pertenecía también a la categoría de normales máximos, cum laude. Pero créanme, no es preciso alcanzar tal grado de normalidad para concebir un espacio de horror como la cárcel medieval de Guantánamo. El propio Obama, que cuando la observaba desde fuera del Gobierno sentía por ella un asco sin límites (juró cerrarla en 10 meses), ha acabado aceptándola, ya ven. Y es que para ser sádico no hace falta, sorprendentemente, ser sádico. Basta con ser Obama. Quiere decirse que para ser el otro basta con ser uno mismo. En otras palabras, para ser bobo basta con ser listo.

Juan José Millás, El otro, El País, 29/04/2011

dijous, 28 d’abril de 2011

voluntat de poder



Segons Nietzsche els valors de la vida, si no ens són donats per Déu, haurien de ser creats per l´home. La idea de la creativitat és quelcom central en Nietzsche, però, ¿com entendre-la alhora? Aquí, una possibilitat és l´art. Por sonar molt convincent que l´art és allò que dóna sentit a la vida. I Nietzsche va creure que també els valors morals, si ja no són donats per la religió, han de ser entesos com tenint el seu fonament en allò estètic, Tanmateix, això mateix necessitava alguna base fonamental. ¿Com hem de definir la voluntat humana, es preguntava Nietzsche, si s´ha d´entendre com estant en la base tant de la moral com de l´art? Finalment, la seva resposta fou: l´ésser de l´home –i no només de l´home, sinó de tot ésser viu- s´ha d´entendre com a voluntat de poder. Amb aquest concepte –voluntat de poder- Nietzsche va creure poder respondre totes les preguntes que havien quedat obertes. D´una banda, va creure poder interpretar tot art com a expressió de potencia; d´altra banda, ja havia intentat mostrar en diferents aforismes que l´egoisme és la motivació bàsica de moltes activitats humanes on ningú no ho sospitaria i, en particular, de les actituds morals. Així, Nietzsche va arribar a pensar que en el concepte de voluntat de poder havia trobat l´essència de l´egoisme. Tercer, i això era per a ell l´aspecte central, la idea de voluntat de poder podía complir amb la condició de transcendència dins l´immanència. La voluntat de poder podia entendre´s com una font d´acció que per si mateixa pressiona cap a un més enllà i que això és el que dóna sentit a la vida. Finalment, en quart lloc, Nietzsche pensava que en aquest concepte hauria trobat l´estructura que no sols és bàsica per a l´home, sinó per a tot ésser viu i fins i tot per a tot ésser natural.

Ernst Tugendhat, Nietzsche y la antropología filosófica: el problema de la trascendencia inmanente. Problemas. Lenguaje, moral y trascendencia, Editorial Gedisa, Barna 2002
https://sites.google.com/site/cavernicoles/ressentiment

Ceguesa davant l´esplendor sobrehumà i indiferent de la vida.

Aron Ralston es ese joven norteamericano que sufrió un accidente mientras escalaba, se pilló un brazo debajo de una roca y, después de pasar cinco días atrapado, y convencido de que iba a morir si no se liberaba, se amputó el miembro con una navajita multiusos y consiguió salvarse. Hace poco estrenaron una película basada en su ordalía, filme que desde luego yo no he visto porque al parecer abunda con todo lujo de detalles en la carnicería (ya se sabe que las desmesuras sangrientas y el horror a granel están muy de moda en el cine últimamente), pero cuando su historia sucedió, allá por el año 2003, y fue recogida por los periódicos, yo me quedé impactada y escribí un artículo sobre el asunto, no para abundar en el espanto, sino para celebrar su asombrosa capacidad para vencer a la muerte y la gloriosa fuerza de la vida.

El caso es que ahora, con la llegada de la película a España, se ha vuelto a hablar de Ralston. Y una vez más me he quedado atónita, porque he podido enterarme de lo que fue de él después de todo aquello; o sea, después de las seis operaciones que tuvo que soportar para que le colocaran la prótesis que lleva; de los primeros meses de fama e inmersión mediática; de una frenética etapa de regreso al alpinismo... Sí; después de todo eso, se descarrió, se deprimió, coqueteó con el suicidio. Parece que, por fortuna, superó también esa amarga travesía por la oscuridad: salió del agujero, regresó a sus cabales, se casó en 2009 y fue padre de un niño. Pero lo cierto es que ese chico de 27 años que, en aquella cruel montaña, amaba tanto la vida que fue capaz de romperse el hueso del brazo con una piedra, para después cortar la carne con la navajita sin filo y los tendones con unas tijeras minúsculas, ese héroe de la supervivencia, en fin, años después quiso suicidarse. El ser humano no deja de asombrarme. Y de sobrecogerme.

Esta historia chocante me hizo recordar la expedición que Shackleton, el mítico explorador británico, organizó al Polo Sur en 1914. Su intención era atravesar por vez primera la Antártida, pero, cuando el barco quedó destrozado por la presión de los hielos, tuvo que desembarcar en un iceberg con sus 30 tripulantes. Entonces dio comienzo una de las más prodigiosas gestas de supervivencia que se recuerdan. Resistieron durante 22 meses, casi dos enloquecedores años, el hambre, las enfermedades, temperaturas de hasta 40 grados bajo cero, infecciones, heridas, dolorosos abscesos, congelaciones terribles, el miedo y la desesperación. Y sobrevivieron todos. Para resistir en condiciones tan extremas, para no deshacerse como personas, hace falta desear verdaderamente vivir. Lo más fácil hubiera sido rendirse, pero no lo hicieron. Y, sin embargo, después de esa gesta asombrosa que roza lo imposible, esos 30 guerreros se derrumbaron. O, al menos, muchos de ellos. Parece ser que la mayoría, al regresar al mundo, hicieron de sus vidas un disparate; se dieron a la bebida y al juego, se metieron en absurdas aventuras laborales, alguno hubo que incluso acabó viviendo en la calle de mendigo. Tanto temple en los hielos y tanta falta de nervio frente a la cotidianidad más común. Como si los terrores básicos de la existencia, a saber, la ausencia de sentido de tu vida, la frustración emocional, el peso de la responsabilidad, el miedo al fracaso, pudieran ser más aterradores que todos los espantos extraordinarios.

Martin Amis tiene una novela, Tren nocturno, que quizá sea la más breve de sus obras (padece el defecto de ser torrencial) y que es una de mis preferidas. Trata, precisamente, de lo difícil que resulta la vida para algunos cuando, en apariencia, no es difícil; de una mujer que, teniéndolo todo, se suicida por razones incomprensibles. De todos es sabido que es en los países ricos en donde más abunda el suicidio; cuando las necesidades básicas están cubiertas, cuando las células de nuestro cuerpo se relajan y no necesitan aplicarse al cien por cien en sobrevivir, toma el mando nuestra débil voluntad, nuestro defectuoso cerebro, que a veces no sabe encontrar las razones para seguir viviendo.

En fin, pese a todo, Ralston supo superar, una vez más, otro momento crítico. Esta es, pues, una historia que termina bien, celebrando la indudable capacidad de regeneración de los humanos. Aunque haya algunas personas que se queden ciegas ante el esplendor sobrehumano e indiferente de la vida.

Rosa Montero, Los héroes también se suicidan, El País, 17/04/2011

L´odi d´espècie.

A diferencia de otros animales, lo específico de nuestra especie no es el contacto con los demás, sino la distancia. Son especies de contacto aquellas que se apiñan por placer y permanecen piel con piel durante horas, como el hipopótamo, el cerdo o el erizo. Hay especies, sin embargo, de "no contacto", entre las que se encuentran el caballo, el perro, el gato, la rata y los seres humanos. No nos aguantamos mucho tiempo cerca. Puede ser que este rechazo no predomine siendo cachorros o bebés, pero en cuanto se alcanza el estado adulto toda confortabilidad requiere holgura. Y no ya un hueco para pensar o atacar, sino como hábitat natural de supervivencia.

El hacinamiento nos mata y bastaría la excesiva proximidad para enfermarnos. De ahí la aversión a la multitud indiferenciada, a la aglomeración indistinta. El individuo (indivisible) requiere para su definición una esfera en la que reine el olor y el amor propio. De modo que el abrazo amistoso, la asociación religiosa, el equipo, el vecindario, son elecciones desde la soledad primigenia en que nos fundamos. Nada que ver con el pantanoso cosmos del cerdo o el apegamiento de las vacas.

En el fondo, además, siempre estamos y queremos disfrutar la libertad de estar solos. No más solos que la una, forzosamente y a casi cualquier hora, pero solos cuando lo deseamos. Solos pobres o ricos, sanos o enfermos, libremente apartados de los demás.

Marcel Proust escribía: "Nos comunica alguien su enfermedad o su revés económico, lo escuchamos, lo compadecemos, tratamos de reconfortarle y volvemos a nuestros asuntos. ¡Qué solas estamos las personas!". Y qué bello disfrute hallamos en esa oquedad cuando por momentos, voluptuosamente, la escogemos.

O expresado de otro modo: la masa nos acosa, su proximidad nos ahoga. El miedo a la superpoblación invoca el discurso de Malthus ("no habrá alimentos para todos"), pero esconde nuestro temor individual a ser invadidos por la más que empachosa presencia de los comensales. No se trata de que nos vayan a quitar el plato, sino de que se inmiscuyan en nuestra sopa.

La superpoblación es igual al asqueroso ascenso de las masas que abrumaba a Ortega. La diferencia, sin embargo, es que ahora, pasado un siglo, no sabríamos explicarnos la sociedad ni a nosotros mismos sin las superventas, los blockbusters, las estadísticas, los estadios a reventar. Y, sobre todo, ya no sabríamos qué mundo habitamos si no tuviéramos presente la desbordante concurrencia, siempre en ascenso, de todos con todos a través de la red social.

No nos tocamos ni rozamos en la Red, tal como corresponde a la especie, pero chateamos, jugamos y nos timamos juntos siempre al nivel de macrocantidades cuyo concepto ha pasado, poco a poco, de ser un hecho extraordinario a convertirse en la información habitual. Y también en la medida áurea de casi todas las cosas.
La cantidad indica la fama mucho más que la cualidad, la élite de Ortega y su coro de sabios exquisitos se deshace en el wisdom of crowds, el Heno de Pravia se extiende en la interminable paja de los discursos vanos, las retóricas huecas o las películas sin guion.

Vicente Verdú, ¿Cabemos todos en el mundo?, El País semanal, 24/04/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/Cabemos/todos/mundo/elpepusoceps/20110424elpepspor_10/Tes?print=1


Intel.ligència emocional.

Check out this SlideShare Presentation:

La ideologia econòmica.

La ideología de que no hay ideología es la ideología económica actualmente dominante, que somete a los Gobiernos al poder dinero, sin margen para la disidencia, porque se ejerce en nombre de la ciencia económica y del bien supremo del crecimiento como objetivo absoluto. Decía Michael Walzer que los mejores principios de justicia son aquellos que tienen en cuenta la especificidad de los bienes objeto de la redistribución. Este principio parece totalmente olvidado. La derecha gobierna como si se tratara de un destino -no se puede hacer otra cosa- y la izquierda se niega cada día un poco más a sí misma. La quiebra de la antigua burguesía y de la antigua clase obrera ha dado al traste con los equilibrios que permitieron, después de la guerra, que Europa conociera unos niveles de igualdad y cohesión social sin precedentes. Aquella burguesía ha dado paso a la jauría de los especuladores y los cazadores de bonos, completamente ajenos a las realidades sociales concretas, y aquella clase obrera, basada en una economía industrial, se ha dividido y dispersado, perdiendo toda fuerza como sujeto político.

Qui són els culpables?



Un principio de sentido común nos dice que si queremos evitar los males, debemos actuar sobre sus causas. Mientras estemos a tiempo, eso sí; porque desatado el mal, nos limitamos a pelear con él, como sucede cuando buscamos sanar el cáncer del fumador o mitigar los desastres de un terremoto. Pero si queremos que los males no se repitan, el principio, con sus matices, rige: hay que combatir las causas; por eso combatimos el tabaquismo y levantamos edificios antisísmicos.

Cuando median intervenciones humanas, el principio causal se acompaña -o se muda- en un principio de responsabilidad moral, que también tiene sus matices, según el cual el que la hace -o el que, informado, la deja hacer- la debe pagar.

De modo que si queremos hacer frente a la crisis económica, lo primero será determinar las causas y los culpables. Explicaciones hay para todos los gustos. Cada una apunta a un responsable: la política de bajos tipos de interés de la Reserva Federal que cebó la burbuja inmobiliaria; la sustitución de una banca clásica, que asumía riesgos cuando concedía hipotecas y créditos, y, por ende, se veía obligada a tomar decisiones responsables por otra que hacía de créditos e hipotecas la materia prima de unos títulos puestos en circulación apenas el prestatario había abandonado la oficina bancaria; las estrategias especulativas que troceaban los riesgos y los diluían en las venas del sistema financiero; el sistema de incentivos de las agencias de calificación cuyo negocio dependía de aquellos a quienes debían evaluar; el exceso de liquidez de los chinos y la insensata voracidad de consumo de los norteamericanos, que llevó a los primeros a comprar a lo loco valores derivados de la deudas hipotecarias y, de ese modo, financiar el mayor déficit por cuenta corriente del mundo; y acompañando a casi todas las explicaciones, la dejadez desreguladora de las autoridades ante -cuando no la connivencia con- la aparición de tales tramas institucionales y financieras, ante el crecimiento de ese déficit y ante el apalancamiento de los bancos de inversión.

Tampoco faltan quienes culpan a las teorías económicas que, en su opinión, no permitieron anticipar la que se nos venía encima. Se habría mostrado como un cuento chino la presunción, común a la teoría económica, de que toda la información relevante para tomar las decisiones está contenida en los precios y que, por ende, no existirían activos sobrevalorados. No menos fabulosa resultaría la presunción de racionalidad de las personas sobre la que se levantan los modelos económicos. Emociones, valores y sesgos cognitivos enturbiarán el comportamiento de los agentes económi-cos impidiéndoles responder a las señales del mercado -y a las políticas económicas- según el guión previsto. Estrategias simplificadoras que palidecerían frente a la simplicidad sin disculpa de ignorar -y es el caso del grueso de los modelos- la presencia de los bancos y las instituciones financieras, los principales protagonistas del drama económico moderno, los que relacionan en complejas tramas a deudores y acreedores.

Incluso no faltan quienes, como Daron Acemoglou en un trabajo de hace un par de años, apuntan a la profesión, al silencio complaciente de los economistas con unos modelos reconocidamente erróneos. Ampliando el foco, y con palabras más fuertes, se podría hablar de falta de carácter, de falta de coraje para decir que no.

De algo parecido a eso van las mejores páginas de un reciente documento del FMI, un verdadero acto de contrición o, en otra interpretación, un inventario de cobardías. Allí se reconoce la incapacidad de los investigadores "para decirle la verdad a los poderosos", para cuestionar los puntos de vista de las autoridades de los países ricos y de los economistas supuestamente cualificados, entre otras razones porque "el personal técnico tenía la sensación de que no contarían con el respaldo de la Gerencia si expresaban su desacuerdo", algo que se traducía en un fuerte "sesgo de información", esto es, en la disposición a recoger únicamente los datos compatibles con lo que convenía defender y que, generalizada, deriva en lo que en psicología social se llama "ignorancia pluralista": cada uno piensa que "si los otros no creen que hay un problema, es que no hay problema; yo debo de estar equivocado cuando no lo veo claro". Un clásico más de los economistas que, hace más de medio siglo, constató con notable brillantez aquella genial -y valiente- economista que fue Joan Robinson, cuando observó cómo los profesores pasaban rápidamente ante preguntas que nadie se hacía y los estudiantes, intimidados, "antes de que lleguen a hacerlas, ya se habrán convertido en profesores, transmitiéndose así de una generación a la siguiente los chapuceros hábitos de pensamiento". Por cierto, que la pregunta "que nadie se hacía" quizá sea cosa de repetirla estos días en los que tan alegremente se habla de la productividad de los factores: ¿cómo se mide el capital y su productividad?

Como se ve, las culpas andan bastante repartidas, entre las circunstancias económicas, las teorías económicas y hasta los economistas. Si las arracimamos y nos empeñamos en buscarles una moraleja compartida, con naturalidad, recalaremos en un discurso bastante crítico con el estado del mundo. Se podría hablar de que se ha mostrado que lo del orden espontáneo es un cuento; de la necesidad de controlar a los poderes políticos para evitar su entrega a los poderes económicos; de la importancia de las instituciones públicas, incluso para el buen funcionamiento del mercado; de la debilidad de la teoría económica cuando se despreocupa de los problemas reales; de cómo los sistemas de incentivos de la academia ahogan las discrepancias y las críticas.

Pero las cosas pintan de manera bien diferente. Olvidados los sanos principios de buscar causas y responsables, la mayor parte de los comentaristas señalan a unos personajes que, hasta ahora, nadie había identificado en el origen de las dificultades: los derechos sociales, los sindicatos y hasta la democracia misma. Los primeros, por lo directo: para salir de este lío deberíamos abordar "los problemas" de la reforma laboral, las pensiones y hasta el número de festivos. En la discusión, en la que se deslizan, junto a medias verdades o falsedades manifiestas, datos y problemas reales que poco tienen que ver con la crisis, lo único claro es su trasfondo valorativo: no estamos ante cuestiones de justicia, como el mantenimiento del poder adquisitivo, el derecho a unas pensiones dignas o a los festivos, sino los excesos de unos recalcitrantes privilegiados que se resisten a ayudar a sus conciudadanos.

Algo que se observa también cuando se habla de los sindicatos, aunque, en este caso, con críticas esquinadas: sus errores -y no son pocos, comenzando por sus servilismos políticos- circunstanciales sirven como punto de partida a una "argumentación" que simplemente cuestiona su existencia por tratarse "de instituciones caducas", tan caducas como "el derecho a huelga" que se ve como un chantaje, al que, por cierto, nadie se le ocurre comparar con su equivalente: la decisión de los empresarios de abstenerse de invertir cuando se sienten perjudicados.

Pero el caso más inquietante es el desprecio a las instituciones democráticas, sobre todo porque pasa desapercibido y se da por amortizado. Asumimos que la canciller alemana, a solas o con Sarkozy, tome, de facto, decisiones acerca de los europeos, con las instituciones de la Unión como un simple decorado. En la política europea no rige la claridad del imperio de la ley, sino la buena o mala disposición, esto es, la arbitrariedad del poderoso que, por su cuenta y riesgo, impone "pactos de competitividad" que no se sabe muy bien quién ha pactado. La burla a la democracia resulta ya superlativa cuando, para justificar esas cosas, se acude al peregrino argumento de que "el que paga manda", que tomado en serio debería llevarnos a cerrar el Parlamento y dejar que quienes pagan más impuestos decidan acerca de la vida de los demás, cómo deben gastar su dinero las autonomías más pobres o quién ha de dirigir el Banco de España.

Hoy tendría más razones que hace tres años Sarkozy para repetir que "la autorregulación para resolver todos los problemas se acabó; le laissez faire, c'est fini". Pero no cabe esperar que lo repita. Quizá la ciencia económica haya fracasado, pero la ciencia política más cruda ha confirmado el deprimente axioma que la funda: no hay otras razones que el poder. No es un consuelo.

Félix Ovejero, Crisis y culpas, El País, 21/04/2011

dimecres, 27 d’abril de 2011

La veritat és el resultat d´un conflicte entre interpretacions.

Nietzsche, com se sap, va proposar un balanç de la cultura occidental sota el signe del nihilisme. (...) Primer, amb Plató, la veritat de les coses és posada en les idees, és a dir, en aquelles essències transcendents que fan de model immutable de les diverses realitats i que garanteixen la possibilitat mateixa de parlar amb seny. Després, amb el cristianisme, la veritat de les coses és posada en el més enllà, que coneixerem només en veure a Déu en l'altra vida. Kant, en canvi, fa residir la veritat en la ment, en les estructures estables amb les que la raó organitza un món de fenòmens del qual, però, no sap com és "en si mateix ". El positivisme científic de Comte, en el final d'aquest procés, diu que la veritat és tan sols el fet positivament verificat pel mètode experimental, però aquest fet és, com a tal, "fet", és a dir, producte del subjecte humà que manipula i modifica les coses d'una manera indefinit. Així, la veritat és identificada, segons Nietzsche, amb el que l'home fa del món des del punt de vista de la tècnica: triomfa el pur subjectivisme i no hi ha ja cap objectivitat independent, cap "món veritable". Com se sap, Nietzsche pensa que el que existeix és un pur joc de forces, conflicte entre interpretacions que no poden associar-se a cap norma objectiva per decidir sobre la veritat.

Gianni Vattimo, Adiós a la verdad, Gedisa editorial, Barna 2010
https://sites.google.com/site/cavernicoles/paraula-i-engany

Escepticismes contra l´escepticisme metòdic cartesià.

Blaise Pascal
El dogmatismo de Descartes fue, a su vez, denunciado por Pascal y Hume. Ambos autores contemplaron como dogmático no sólo el fundamentismo cartesiano, sino también la manera como dentro de éste se utilizaban las dudas del escéptico. El escepticismo metódico que Descartes finge, así como su respuesta, compartirían la tesis de que el conocimiento necesita de una fundamentación racional, es decir, que la razón humana debe fundamentarse a sí misma mediante una certeza metafísica o absoluta, ya que de no ser así el conocimiento quedaría arruinado: de ahí la búsqueda que Descartes emprende de un criterio del conocimiento. Ahora bien, y este sería precisamente el doble error dogmático de Descartes, ni el escéptico tiene derecho a exigir una fundamentación vía certezas metafísicas, ni es necesario, y por tanto no tiene sentido, buscar dicha fundamentación. Con otras palabras: ni las matemáticas, ni el conocimiento del mundo externo, ni la inducción, ni nuestras creencias morales y estéticas tienen, ni necesitan tener, a la razón como fundamento último. Por contra, como han señalado J. Marrades y V. Sanfélix, el escepticismo anticartesiano de Pascal y Hume, que podemos encontrar respectivamente en Pensamientos y en la Investigación sobre el entendimiento humano sería un escepticismo de fundamentación.

Pascal y Hume, estando de acuerdo con el pirronismo en que no es posible justificar los primeros principios de nuestras prácticas cognoscitivas, no obstante, no aceptan que haya necesidad de encontrar una justificación racional, es decir, que sea necesario apelar a un criterio del conocimiento que justifique el conocimiento. Por ello, para estos autores, el pirronismo y la duda cartesiano serían una exageración dogmática, que como método es un camino de no retorno, mientras que como duda real ni siquiera podría ser un punto de partida, Esto, sin embargo, no haría del conocimiento algo arbitrario: la fe, el corazón, la aprehensión cordial, el instinto, el sentimiento natural, la naturaleza, el hábito, la costumbre, la certeza moral, etc., serían en Pascal y Hume maneras de hablar de la razón sin formalizar ni fundamentada. En contra dc la razón justificándose a sí misma, para estos autores, lo que hay como horizonte último de la razón y del conocimiento es la naturaleza humana: la conducta irrebasable de los seres humanos.

Ahora bien, este escepticismo no dogmático en Pascal y en Hume da lugar a distintas actitudes vitales y existenciales. Mientras que en Pascal el escepticismo no dogmático convive con el fideísmo religioso -recuérdese la famosa apuesta pascaliana en sí misma tan poco dogmática- y con la visión de la miseria y la quimera del hombre sin Dios, en Hume da lugar a un escepticismo mitigado o académico, un escepticismo que afecta al valor de la misma actividad filosófica y que subordina la razón a la humanidad del hombre. Así, lo que en Pascal es la caña pensante que anhela y cree en la infinitud, en Hume es el filósofo tranquilo, moderado y sereno, lejos tanto de las monstruosidades que genera la razón en su uso dogmático pirrónico o cartesiano (la pérdida del sentido común, el delirio metafísico, el fanatismo racionalista, el individualismo egoísta e insociable, etc.), como de aquellas otras que engendra la irracionalidad (la superstición, la intolerancia o las ficciones compensatorias). Un filósofo tranquilo que retorna, tanto en lo teórico como en lo práctico, a la actitud natural del hombre, pero enriquecido por la reflexión filosófica, y que en función de la debilidad de la naturaleza humana es escéptico incluso respecto de la transcendencia crítica y terapéutica de sus propias reflexiones.

Antoni Defez i Martín. Dogma, dogmatismo y escepticismo, en Muñoz, J. y Velarde, J. (eds), Compendio de Epistemología, Edit. Trotta. Madrid 2000, pags. 188-191
http://www.infofilosofia.info/defezweb/dogma.htm
http://sites.google.com/site/conviccionslesminimes/quod-nihil-scitur-1

Nietzsche i voluntat de poder

Check out this SlideShare Presentation:

Llenguatge i imatges.

Kazimir Malevich
Hace años que doy vueltas con la idea de hacer una historia de la pintura a partir de los títulos de los cuadros. Una serie de larguísima duración. A veces son un relato; a veces parecen la línea perdida de un poema. El sumo sacerdote Coreso sacrifica su vida para salvar a Calirroe de Fragonard. Luxe, calme et volupté de Matisse. Algunos muestran la incertidumbre de la representación Light, Earth and Blue de Rothko que puede ser visto como Luz, Tierra y Cielo o como Claro, Marrón y Azul. Otros son muy precisos: Vista de Delft de Vermeer, Treinta y seis vistas del monte Fuji de Hokusai.
Los nombres mejoran a medida que los cuadros dejan de ser figurativos. Impression Soleil Levant (1872) de Monet es un título fundador (del impresionismo). Y lo mismo podríamos decir del extraordinario Cuadro blanco sobre fondo blanco de Malevich. O de Juzgue el duchampiano título de Xul Solar. Como son descriptivos tienden a ser enigmáticos porque la imagen que representan no es fácil de nombrar. Por eso muchos pintores han terminado por trabajar con el grado cero de la descripción, como Pollock con su Number 32, 1950.

La clave desde luego es que el título depende del cuadro; en un sentido lo describe, en todo caso lo nombra. La tensión entre mostrar (showing) y decir (telling), sobre la que Henry James fundaba su teoría de la novela, define la tensión entre la palabra y la imagen.

Define un particular uso del lenguaje: lo que se nombra, está ahí. (En la literatura lo que se nombra ya no está). Algo se fija en el lenguaje, mejor sería decir, el lenguaje se fija en una imagen. Depende de ella, aunque la desmienta, como en el célebre Esto no es un pipa de Magritte. Describir aquello de lo que trata la obra no es decir lo que significa y lo que significa no depende del título.

La fotografía en cambio parece necesitar del lenguaje para significar. Todo es tan visible que hace falta lo que Jean-Marie Schaeffer en su libro sobre la fotografía llama el saber lateral, es decir, ciertas informaciones que no surgen de la propia imagen. Como los sueños, la foto necesita del lenguaje para encontrar su sentido. Digamos que necesita un título. Mejor sería decir (freudianamente) el título de la foto es su interpretación.

Vivimos en una cultura donde la interpretación define las imágenes. La hiper explicación es la marca de la cultura actual, circula por los medios, en los blogs, en el facebook, en los twitter: todo debe ser aclarado. Las series en EE UU, Lost, The Corner, se interpretan y se discuten casi en el momento mismo en que se emiten los capítulos, los receptores tienen un conocimiento completo de lo que están por ver.

Lo mismo ha sucedido siempre en el fútbol, gran espectáculo narrativo de masas, el relato de los partidos está acompañado por un análisis muy sofisticado, que explica las tácticas y el sentido de juego. Se narra y se interpreta al mismo tiempo.

Ricardo Piglia, El piano, Babelia. El País, 23/04/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/piano/elpepuculbab/20110423elpbabpor_59/Tes?print=1

trascendència immanent

Molts de nosaltres no creiem que vam ser creats per Déu i que Déu ens hagi vinculat amb alguna cosa transcendent, amb una religió divina i extramundana. Som una espècie animal, això no vol dir que no hi hagi res que ens distingeixi dels altres animals, sinó que el tret distintiu s'ha d'entendre d'una manera natural. Hi ha d'haver sorgit de la mateixa manera que totes les altres característiques biològiques per mitjà de l'evolució. Aquesta postura es diu naturalisme.

Un dels filòsofs més importants entre els que han proposat una manera de veure naturalista i criticat el transcendentalisme ha estat Nietzsche. Segons Nietzsche, ja no tenim bones raons ni bons motius per creure en Déu. Hi ha un famós aforisme a La Gaia Ciència -el ∫125 -, en què Nietzsche designa aquest fet com la mort de Déu. Segons ell, sense Déu també la moral tradicional perd el seu fonament. Un pensament que distingeix Nietzsche d'altres naturalistes és que va prendre molt seriosament el tret humà del transcendir cap a alguna cosa. El que distingeix l'home d'altres animals és que la seva voluntat va més enllà: per a la voluntat humana sembla necessari que s'entengui tot voler a la llum d'un sentit de la vida. El sentit de la vida consistia abans precisament en la relació amb el transcendent, amb Déu. I Nietzsche manté que si ja no podem tenir aquesta creença, la nostra voluntat cau en un buit, en el no res. Cito: "Abans que no voler res, la voluntat vol el no-res". Nietzsche anomenà això nihilisme. Aquí el concepte del transcendir humà, de l'anar més enllà pateix un canvi. El concepte bàsic és ara el fet d'estar dirigit a un sentit i que aquest sentit consisteixi en una cosa suprasensible és només un contingut entre d'altres. Nietzsche estava convençut que l'home necessita per viure d'un sentit de la vida i per això va entendre la seva tasca com una transvaloració dels valors, segons la qual els homes trobarien el sentit de la vida en la vida mateixa. En comptes d'obeir a valors donats, a valors suprasensibles, l'home crearia els seus propis valors. Això significa que la transcendència amb vista a un sentit es traslladaria a l'interior de l'ésser humà mateix. Es podria parlar, doncs, d'una transcendència immanent, és a dir, d'un anar més enllà que precisament no seria un anar més enllà sobrenatural, sinó un anar més enllà dins de l'ésser de l'home.

Ernst Tugendhat, Nietzsche y la antropología filosófica: el problema de la trascendencia inmanente. Problemas. Lenguaje, moral y trascendencia, Editorial Gedisa, Barna 2002
https://sites.google.com/site/cavernicoles/ressentiment

dimarts, 26 d’abril de 2011

Tintín al Congo.


Per a qui no ho sàpiga, direm que Tintín al Congo és, en efecte, una obra d'un colonialisme execrable i racista. Els africans són descrits com unes criaturetes mandroses, els llavis inflats com els pneumàtics i més negres que la tinta, d'un coeficient intel·lectual que fluctua entre el d'un mico i el d'un nen de cinc anys. De fet, en els últims anys a Tintín al Congo li cauen bufetades per totes bandes, perquè els defensors dels animals consideren que el còmic predica un ús cruel de la natura. (En l'edició original, Tintín feia explotar rinoceronts amb cartutxos de dinamita.)
La qüestió, doncs, no és si Tintín al Congo pot defensar-se de les acusacions, sinó si hauria de ser prohibit. Però jo encara aniria més enllà. Prohibir llibres fa lleig, i no acostuma a servir de res. (Bé, sí: serveix perquè l'editorial vengui més llibres.) No seria millor que coneguéssim què tenim entre les mans quan llegim un còmic de Tintín?
Rere de Tintín sempre hi haurà el seu autor, Georges Remi, més conegut per Hergé. Als inicis de la seva carrera Hergé va ser promocionat per un capellanet perillosíssim, Wallez. (No sé per què, però darrere d'aquests personatges ambigus sempre acostuma a haver-hi un mossèn.) Wallez era un antisemita militant, admirador de Mussolini, que creia en un estrany ideal que consistia a unificar Bèlgica amb la catòlica Renània. Fins i tot va concitar el matrimoni d'Hergé amb la que seria la seva dona fins al 1975, Germaine Kieckiens.
Amb aquesta ombra al damunt, podia haver creat Hergé un personatge que no fos una mena de protofeixista? En la seva primera obra Tintín va al país dels soviets, on descriu els bolxevics com uns monstres que duen barba i gorra punxeguda. L'enviliment progressa i sota l'ocupació alemanya Hergé es mou amb molta comoditat. El 1942 apareix L'estrella misteriosa , d'un filonazisme impossible d'ocultar. El dolent és un jueu americà de Nova York, un tal Blumenstein. A L'estrella misteriosa la imatge dels jueus és tan penosa i estereotipada com la dels africans a Tintín al Congo . Blumenstein té el nas gros i ganxut, els llavis molsuts. I davant de l'expectativa de la fi del món, un jueu li diu a un altre: "Esplèndid! Així ja no haurem de pagar més factures!"
D'Hergé i el penediment: després de la guerra, el creador de Tintín va viure un purgatori. Breu. A Bèlgica, un país petit, tothom sabia qui era qui. I els militants de la resistència no van dubtar-ho: Hergé havia estat un col·laboracionista. Van estar a punt de pelar-lo. Si som justos hauríem d'acceptar les seves disculpes: "Per aquella època jo era un estúpid", va dir. Però aquí s'imposa un aclariment: Hergé l'autor canvia, l'home no tant: quan el fanàtic Wallez surt de presó és acollit a chez Hergé, que el cuidarà fins a la seva mort.
En el fons, amb el judici a Tintín reprenem un debat que en el món de la cultura és i serà etern: tota estètica implica una ètica? Jo crec que sí. Després de la guerra, les aventuretes de Tintín ja no glorifiquen l'extremisme, és cert. Però i l'estil? A mi també em va fascinar aquest traç innocu, aquesta línia neta, sempre tan neta. (Un estil que gràcies a Hergé es batejarà com a "línia belga".) Però què hi ha més proper al blanc i negre que l'ús del color que fa Hergé?
No voldria que la legió de seguidors de Tintín em declarés enemic seu, però sincerem-nos: mai no hem desconfiat d'aquest serrellet ros? D'aquest aires tan càndids, tan feliçment puerils? I els pantalons de golf. Què signifiquen? Tintín no fuma, no beu, és asexuat, té un gos blanc. És periodista. Per a alguns, el periodista més repel·lent de tots els temps. I permetin-me una broma: si Tintín és tan bon periodista, com és que ningú li ha llegit mai un reportatge? No, jo no prohibiria Tintín. Faria una cosa més cruel: el condemnaria a ser sospitós fins a la fi dels temps.
Albert Sánchez Piñol, Tintin, els negres i els nazis, Ara, 09/04/2011
http://www.ara.cat/ara_premium/debat/Tintin-negres-nazis_0_459554046.html

Transgressors institucionalitzats.

Pensemos en la transgresión, ese acto liberatorio típicamente moderno. Toda opresión, toda explotación, todo despotismo trata de legitimarse ante quienes los padecen con un relato ideológico que les explica que "el actual estado de las cosas", tan perjudicial para ellos, es un hecho de la naturaleza en el mismo pie que el rotar de las estaciones y tan inevitable como él. Para asegurarse la obediencia de los oprimidos, la sociedad represora genera un mundo simbólico y unas costumbres respetables que les inducen a aceptar dócilmente esa autocoacción. Surgen entonces algunas personas inconformistas que adivinan el trampantojo y se rebelan contra él, mostrando la arbitrariedad de las distinciones tradicionales entre lo correcto y lo desviado, lo sano y lo enfermo, lo decente y lo desviado. Por ejemplo, la hegemonía cultural condena la corporeidad humana y cuidadosamente asocia el uso libre de la sexualidad a un eficaz combinado de castigo jurídico, reproche social, diagnóstico clínico (las llamadas perversiones), mala conciencia, vergüenza y hasta asco de uno mismo. Es transgresor quien denuncia este desprecio del cuerpo desautorizando las doctrinas que lo sustentan y también quien, pasando de la teoría a la acción y del mundo simbólico a las costumbres, escandaliza a los biempensantes con un comportamiento público sexualmente desinhibido, exhibicionista y provocador, que genera gran angustia entre los reprimidos pero que no tiene otra finalidad que recordarles el carácter histórico, interesado y tendencioso de la regla prohibitiva. Pues bien, en una sociedad represora, el estandarte de la civilización se pone sin vacilar del lado de la perversión y de la desviación y por eso los grandes transgresores de los siglos XIX y XX eran en el fondo grandes moralistas que, liberando al hombre de las opresiones tradicionales, contribuyeron decisivamente a su dignificación.

Si digo que la nuestra ya no es una sociedad represora sino liberada no defiendo que hoy no haya violaciones a la libertad -miles al día- sino que ya no se reputan lícitas, como antes. La cuestión moral ahora pendiente ya no es cómo ampliar la libertad subjetiva sino cómo crear las condiciones para una convivencia pacífica entre millones de individualidades liberadas fomentando entre ellas hábitos de amistad cívica. Convivir implica aceptar positivamente algunos gravámenes restrictivos y esta aceptación exige a su vez un aprendizaje moral y sentimental del ejercicio de la libertad. Ser contemporáneo consiste ahora en suministrar ideas y emociones que contribuyan al progreso moral de la civilización en la dirección señalada.

En lugar de prestar ese servicio, la cultura dominante -la cultura coetánea- sigue insistiendo con monotonía en el lenguaje de la liberación. No sólo el artista o el filósofo nihilista, todo el mundo es en la hora presente un gran, un inmenso transgresor. Quien más quien menos se reclama provocador, subversivo, inconformista y rebelde. Oh, sí, por supuesto, un gran transgresor, pero ¿de qué y contra qué? El más modoso de los ciudadanos bosteza de aburrimiento ante espectáculos licenciosos que hasta hace poco habrían hecho sonrojarse al mismo Calígula. Ser transgresor es hoy como hacer top less en una playa nudista. Si la transgresión ha perdido últimamente su èlan liberatorio se debe a que, como señala Bataille, su práctica presupone la existencia de una regla prohibitiva que se contraviene pero no se suprime, y el proceso liberador ha suprimido todas las reglas y no ha dejado nada que contravenir. La transgresión ha sido cosificada por un mercado que absorbe todas sus contradicciones y las integra en su lógica; ha sido institucionalizada por obra de un Estado que la subvenciona y le presta sus espacios oficiales (teatros y museos públicos); ha sido neutralizada por leyes que normalizan una opción sexual condenada hasta hace poco como vicio nefando.

Javier Gomá Lanzón, El dedo y la Luna, Babelia. El País, 23/04/2011
http://www.elpais.com/articulo/portada/dedo/Luna/elpepuculbab/20110423elpbabpor_47/Tes?print=1

Guerra i moral.

Sebastian Junger

Un atac d´artilleria és com un problema d'àlgebra i no pots deixar que l´ira s´interposi. Les emocions afloren quan ja no estàs lluitant. (...)

Les qüestions morals de la guerra no semblen despertar gaire interès entre els soldats, i l´èxit del conflicte a llarg termini o el seu fracàs, tampoc revesteixen la menor importància per a ells. Senten tanta preocupació per aquest tipus de coses com un peó de granja per l´economia global, (...) però reconeixen l´estupidesa quan la tenen davant dels seus nassos.

Sebastian Junger, Guerra, Crítica, Barna 2011

L´esquerra i el mercat.


El hecho de que cuando un Gobierno socialista actúa para favorecer la lógica del mercado sea visto como una traición a los principios esenciales se debe a que hay una vieja percepción equivocada del mercado, al que se considera una realidad antisocial, un promotor de la desigualdad. Según este prejuicio, razonar económicamente es conspirar socialmente; lo social no puede ser preservado más que contra lo económico.

Mi propuesta para elaborar una nueva agenda socialdemócrata parte de revisar la relación que ha tenido la socialdemocracia con la izquierda liberal. Parto del principio de que el mercado es una conquista de la izquierda y la competencia es un auténtico valor de la izquierda, frente a las lógicas de monopolio y los privilegios. Desde este punto de vista, las reformaspara favorecer el mercado (para que funcione mejor, con más capacidad para crear puestos de trabajo, proporcionando oportunidades a más personas, mejorando las condiciones de acceso al mercado de trabajo...) no implican necesariamente más eficacia y menos justicia social. Todo lo contrario: pueden ser de izquierdas en la medida en que reduzcan los privilegios.

Solo una socialdemocracia que tenga el valor de aumentar las oportunidades para todos y contribuir a un sistema fundado sobre una verdadera meritocracia puede decir con razón que lucha por los miembros menos favorecidos de nuestras sociedades. Son los objetivos que han caracterizado a la izquierda europea -como la protección de los más débiles o el combate de las desigualdades y los privilegios- los que deben llevarle a adoptar medidas a favor del mercado. La regulación de los mercados -ese objetivo tan propio de la tradición socialdemócrata- no es una estrategia para anularlos, sino para hacerlos reales y efectivos, es decir, para ponerlos al servicio del bien público y la lucha contra las desigualdades.

Hoy día la gobernanza justa de los mercados tiene muy poco que ver con el clásico compromiso socialdemócrata que exigía una fuerte intervención estatal. Insistir en esa estrategia equivaldría a olvidar que muchas veces la regulación excesiva, la protección de ciertos privilegios, un sector público que no beneficia a los más pobres, sino a los mejor situados, todo esto no es solamente ineficaz, sino socialmente injusto. Porque no cualquier incremento de las obligaciones sociales conduce a eliminar las desigualdades; con demasiada frecuencia, el Estado benevolente ha producido nuevas injusticias, en la medida en que ha favorecido a quienes no lo necesitaban y ha excluido sistemáticamente a otros.

En ocasiones, garantizar a toda costa el empleo es un valor que debe ser contrapesado con los costes que esta protección representa respecto de aquellos a los que esa protección impide entrar en el mercado de trabajo, creando así una nueva desigualdad. Enmascarada tras la defensa de las conquistas sociales, la crítica social puede ser conservadora y desigualitaria, lo que explica que la izquierda está actualmente muy identificada con la conservación de un estatus.

¿Cómo se traduce todo esto en la crisis económica actual? El principal fallo de la política hasta ahora ha sido olvidar su responsabilidad en materia de riesgos sistémicos. El sistema político, absorbido por los riesgos sociales más inmediatos, ha incumplido sus responsabilidades en materia de supervisión y prevención de riesgos sistémicos. Probablemente estemos saliendo de la era del Estado de bienestar entendido como aquel Estado cuya única fuente de legitimidad era la redistribución y entramos en otra nueva en la que tan importante al menos es la prevención de riesgos sistémicos. La crisis nos está haciendo descubrir que la protección contra los riesgos sistémicos es tan decisiva como la lucha contra las desigualdades sociales y que esto solo es posible si se cumplen aquellos deberes.

Este sería el primer desafío de la nueva agenda socialdemócrata: los contratos sociales que tenemos que renovar no nos vinculan solamente a nosotros (a los de aquí, a nuestra generación, a los funcionarios, a los asalariados en general), sino a otros que están medio ausentes (a los de cualquier país de la zona euro, a los jóvenes que todavía no han podido trabajar, a nuestros hijos, a las generaciones futuras).

El problema es cómo pensar la redistribución cuando, por decirlo gráficamente, lo que chocan son los derechos de los que están dentro con los derechos de los que están fuera. Lo que debería importarnos sobre todo es que no vivamos a costa de los pensionistas futuros y de los futuros trabajadores, es decir, que nuestros acuerdos de redistribución no se llevan a cabo contra los intereses de los ausentes.

La principal consecuencia social de la crisis económica, la exigencia colectiva que más imperiosamente se nos plantea apunta en la dirección de una profunda revisión de nuestro modelo de crecimiento económico, cuya fijación en la inmediatez del corto plazo se ha revelado como la causa de su insostenibilidad. En este sentido, es muy lógico que la salida de la crisis esté vinculada con los imperativos ecológicos, con la necesidad de pensar de otra manera el progreso y el crecimiento, es decir, la economía en su conjunto. La confluencia entre economía y ecología no es casual; nos indica que tendríamos que abordar la economía con una serie de criterios que hemos aprendido en la gestión de las crisis ecológicas. Si hemos conseguido pensar sistémicamente tratándose de cuestiones que tienen que ver con el medio ambiente, ese es el aprendizaje que tenemos que realizar las sociedades en el manejo de los asuntos económicos.

Lo que propongo es que la renovación de la agenda socialdemócrata surja de esa combinación entre liberalismo (eliminación de las dominaciones en el mercado), socialismo (preocupación por la igualdad) y ecologismo (perspectiva sistémica y de sostenibilidad).

La confrontación entre la izquierda y la derecha no enfrenta ahora a los partidarios del Estado contra los del mercado, sino a quienes tienen más que perder con el fracaso del mercado frente a quienes pueden sobrevivir mejor cuando los mercados no aseguran la igualdad (porque tienen más recursos o porque se saben beneficiarios de una estructura política de privilegios). El mercado es, se mire por donde se mire, un invento de la izquierda.

Daniel Innerarity, El mercado, un invento de la izquierda, El País, 22/04/2011
http://www.elpais.com/articulo/opinion/mercado/invento/izquierda/elpepiopi/20110422elpepiopi_4/Tes?print=1