diumenge, 30 de setembre de 2012

L'austeritat i els seus partidaris.


...des del punt de vista estrictament econòmic Espanya no necessita més austeritat. Certament, no està per a gaires alegries i fins i tot és probable que no tingui cap més alternativa (llevat de la sortida de l'euro) que un llarg període de dificultats. Però les salvatges retallades de serveis públics essencials, com ara l'ajut als necessitats, no fan sinó perjudicar les perspectives de recuperació del país.
Aleshores, per què es demanen encara més mesures doloroses?

Part de l'explicació és que a Europa, com als Estats Units, hi ha massa Persones molt Serioses que han estat seduïdes pel culte a l'austeritat, per la convicció que el dèficit pressupostari, no la desocupació massiva, és el perill clar i evident, i que la reducció del dèficit resoldrà d'una manera o altra un problema causat pels excessos del sector privat.

A més, una part important de l'opinió pública del cor d'Europa -sobretot, l'alemanya- creu fermament en una falsa versió de la situació. Si parles amb dirigents alemanys, t'expliquen la crisi de l'euro com si fos una obra de teatre moralista: la història d'uns països que han viscut per damunt de les seves possibilitats i ara han de rebre el càstig que es mereixen. Tant se val que això no sigui ni de bon tros veritat, i tant se val també el fet que els bancs alemanys contribuïssin molt a inflar la bombolla immobiliària a Espanya. El pecat i les seves conseqüències són la seva versió, i la mantenen amb fermesa.

Pitjor encara: això és també el que creuen molts votants alemanys, en gran part perquè és el que els han dit els polítics. I la por a la reacció d'uns votants que creuen, erròniament, que estan suportant les conseqüències de la irresponsabilitat del sud d'Europa fa que els polítics alemanys no estiguin disposats a aprovar uns préstecs d'emergència, que són essencials per a l'estat espanyol i altres països amb problemes, sense castigar abans els que els demanen.

No cal dir que no és així com es presenten aquestes exigències. Però en realitat tot plegat es redueix a això. I ja és massa tard per posar fi a aquest cruel disbarat.

Si Alemanya vol de debò salvar l'euro, ha de deixar que el Banc Central Europeu faci el que calgui per rescatar els països endeutats, i ho ha de fer sense exigir més sofriments inútils.

Paul Krugman, La bogeria de l'austeritat, Ara, 29/09/2012
http://www.ara.cat/premium/opinio/bogeria-lausteritat-Europa_0_783521679.html

Contra el silenci de les majories.


El novembre del 1946, Albert Camus va publicar al diari Combat , que ell havia ajudat a fundar en la clandestinitat del París ocupat, un article amb el títol El segle de la por : "El que més impressiona en el món en què vivim és, en primer lloc, i en general, que la majoria dels homes (llevat dels creients de totes les espècies) estan privats de futur. No hi ha vida viable sense projecció en el futur, sense promesa de maduració i de progrés. Viure contra el mur és la vida dels gossos". El mateix Albert Camus assenyalava la via per trencar aquest mur: els homes ordinàriament se n'han sortit "per la paraula i pel crit". És a dir, per la política. Per la capacitat de dir no que caracteritza "l'home revoltat", prèvia a la possibilitat de dir .

La por com a tècnica de submissió, la política com a resposta. "Ningú parla, llevat dels que es repeteixen", deia Camus. Exactament el mateix que passa avui. Europa es desinfla sobre la base de les majories silencioses -model de virtut pública, segons Rajoy- i del discurs de pinyó fix que assegura que no hi ha alternativa, "que es fa el que s'ha de fer i no es pot fer altra cosa". El silenci de les majories és inefable. La negació de l'alternativa viola l'essència de la democràcia. I així es van fent passos cap a l'autoritarisme postdemocràtic. L'últim exemple és Mario Monti. Imposat per la troica europea per dirigir Itàlia sense passar per les urnes, ara es mostra disposat a seguir governant quan se li acabi el mandat l'any vinent, però amb una condició: no presentar-se a les eleccions. On som? Aturats davant d'un mur que només la paraula podria demolir. Però la política renuncia a la paraula: determinisme econòmic i majories silencioses. Por i servitud. Curiosament, a Catalunya, per un camí per a molts inesperat ha retornat la política. I tothom s'ha vist posat a prova: el silenci no computa. En el clima de pessimisme s'ha obert alguna escletxa. Un forat per mirar el futur. I alguns s'esveren, apel·len a la por i mostren murs infranquejables. Preferien el silenci de l'habitació sense vistes.

Josep Ramoneda, El mur, Ara, 30/09/2012

Gràcies Alejo.

El sobiranisme català no agrairà mai prou els serveis prestats a Madrid per determinats polítics, determinats periodistes, determinats mitjans de comunicació, el discurs d'odi dels quals ha creat més independentistes que qualsevol recollida de firmes, que qualsevol campanya o manifestació. Són aquests bombers de la gasolina, aquests nacionalistes d'una Españaza on no caben els altres, que amb les seves paraules alimenten aquella mateixa ruptura de l'Estat que diuen que volen combatre. Si algun dia Catalunya aconsegueix la independència, s'hauran guanyat a pols un espai a la llista de carrers de Barcelona per la seva enorme ajuda a la nova nació: carrer de Rosa Díez; passeig de Federico Jiménez Losantos; avinguda d'Intereconomia, de Pedro J. Ramírez o d'Alejo Vidal-Quadras. Si ells són la pàtria, jo sóc estranger. D'aquesta Espanya excloent jo també em voldria independitzar.

Aquests especialistes en la confrontació han encès durant anys l'odi anticatalà, i ara, quan la muntanya es crema, aviven el foc encara més. Les propostes amb què en aquest moment plantegen respondre davant l'amenaça d'una secessió han entrat en una espiral irracional que inevitablement anirà a més; cada dia resulta més difícil sorprendre. Una demana al Congrés dels Diputats suspendre l'autonomia de Catalunya, l'altre respon que s'ha d'enviar els jutges a perseguir el Parlament i el següent, el senyor Vidal-Quadras, europarlamentari del PP, s'enfila i exigeix la intervenció d'un general de brigada de la Guàrdia Civil per prendre el poder a l'«autonomia rebel». «I si fan sortir la gent al carrer, que surti, però no podran estar més d'un mes manifestant-se, de manifestar-se no es menja», remata Vidal-Quadras. ¿Es menja potser de trencar el país amb discursos d'aquesta mena? ¿Aquests exabruptes, que resulten tan útils al sobiranisme català, es deixen anar per interès o per irresponsabilitat? ¿De veritat que hi ha algú sensat que dubti avui dia que, en democràcia, l'única manera de mantenir unida Espanya és la voluntat de totes les seves parts per mantenir-se juntes, i no aquesta amenaça dels tancs que va deixar escrit el búnquer franquista en el vergonyós article 8 de la Constitució?

Òbviament, els dos extrems en aquest debat nacionalista -l'espanyol i el català- volen eixugar qualsevol espai per als matisos. I n'hi ha. No tots a Madrid som així. Aquí també hi ha persones que defensem una Espanya integradora, que ens creiem que podem conviure, que apostem per un model federal que respecti les diferències i ens permeti a tots prosperar. Com escriu Isaac Rosa: estimats catalans, no ens deixeu sols, sisplau

Ignacio Escolar, Els separatistes de Madrid, El Periódico.cat, 30/09/2012

Germanor catalano-germànica.

Cataluña es la Alemania de España pero está en la situación de Grecia:

Lluís Bassets, Cataluña internacional, El País, 30/09/2012

Les lliçons de les rates.

Mientras contemplaba a esa rata blanca con sus rojos ojos pensaba que me resultaría imposible adiestrarla. La rata debía levantarse ligeramente ante una palanca, colocar su pata encima y pulsarla hacia abajo. Parecía imposible, pero lo conseguí. Debía entrenarla para luego enseñarles a mis alumnos a lograr lo mismo con sus ratas asignadas. El objetivo consistía en que entendieran uno de los principios básicos que rige la conducta animal (humanos incluidos): el condicionamiento instrumental.

El condicionamiento instrumental se basa en que los sujetos tienen más probabilidades de repetir una determinada conducta si esta conlleva consecuencias positivas y, por el contrario, menos probabilidades de repetir las que generan consecuencias negativas. Conseguí que la rata apretara la palanca reforzando los comportamientos que se iban aproximando a la conducta objetiva. Primero, le daba una bola de comida solo si se encontraba cerca de la palanca; luego, si ante la palanca se levantaba un poco; seguidamente, solo le dispensaba la bolita si la tocaba, y finalmente debía apretarla para conseguir su premio. Se trata de una forma muy gradual y que requiere paciencia. La misma gradualidad y paciencia que también es necesaria cuando educamos a nuestros hijos. Es muy importante dejar de reforzar poco a poco una conducta que ya está adquirida, antes de pasar a premiar la siguiente. Igual que no debemos alabar a los niños por limpiarse los dientes correctamente si ya hace mucho tiempo que han adquirido el hábito.

La rata aprendió a apretar la palanca porque realmente la bolita de comida actuaba como reforzador. Si las bolas hubieran sido muy grandes, la rata se habría saciado enseguida y no hubiera seguido aprendiendo. En los humanos pasa exactamente lo mismo. Quizá nos equivocamos al premiar a los hijos con grandes juguetes, los estamos “saciando”. Igualmente, muchos castigos son inoperantes, sobre todo cuando se abusa de los mismos, porque acaban habituándose a ellos.

No todas las ratas aprendían igual, dependía de los estudiantes que actuaban como adiestradores. Algunos alumnos no conseguían que su rata avanzara. A veces, porque no reforzaban a la rata inmediatamente tras la conducta adecuada; otras, porque se distraían y le daban la bolita cuando no tocaba… A los padres a veces también nos pasa lo mismo: no somos coherentes. Llegamos a casa contentos y, bajo el influjo de esa alegría, actuamos indulgentemente ante una travesura grave que comete nuestro hijo, y otro día, en cambio, nuestro humor es de perros y lo castigamos por cualquier nimiedad.

Si queríamos que la conducta de la rata se extinguiera, esto es, que dejara de apretar la palanca, solo debíamos dejar de premiar a la rata por apretar la palanca.No obstante, una vez aprendida la conducta cuesta mucho que el animal no la vuelva a repetir nunca más. Normalmente disminuye, pero la rata, de cuando en cuando, vuelve a apretar la palanca. Y si en alguna de esas ocasiones se le vuelve a suministrar la comida, la conducta reaparece con fuerza. Si a un niño con una rabieta se le da lo que pide, no dejará de tenerlas. Por eso es esencial dejárselo de dar y mantener el patrón, porque si un día tenemos un desliz, las rabietas vuelven a aparecer con toda su energía.

Las lecciones que nos dan las ratas pueden ir más lejos. Incluso nos enseñan cómo el amor es la mejor vía para que nuestros hijos crezcan sanos. Algunas investigaciones demuestran que las ratas con madres especialmente atentas y con comportamiento maternal desarrollado tienen más receptores para neurotransmisores que inhiben la actividad de la amígdala y menos para la hormona de estrés CRF. Esto significa que, ante situaciones estresantes, las ratas criadas “con amor” son menos reactivas y saben afrontarlas mejor. 

A veces, los padres pecamos de una inocente simplicidad cuando elaboramos nuestras teorías sobre cómo educar a los hijos. De alguna forma es como si pensáramos que, al igual que las ratas enjauladas, el comportamiento de nuestros niños puede ser encauzado totalmente por nuestros premios y castigos. Es cierto que nuestra forma de educar modela su conducta, sin embargo, nuestros correctivos representan solo una parte de las consecuencias que experimentan constantemente. Desde que se despiertan hasta que se acuestan, su cerebro va asociando lo que hacen con las consecuencias que le siguen. Si nuestro hijo toca un enchufe, quizá le pase la corriente o quizá no. Si va saltando por la escalera, quizá caiga o quizá no… Esas consecuencias le van enseñando una cosa u otra, y los padres no controlamos la lluvia de premios y castigos que trae la vida por sí misma.

De igual forma, la fe que ponemos en nuestros grandes discursos reflexivos es un poco ingenua. Mis hijos, cuando empiezo a hilvanar palabras profundas sobre cómo deben actuar en esta vida, suelen soltarme: “Mamá, no te pongas en plan psicóloga”. Tienen razón. Las estrategias indirectas se suelen colar mejor en sus cerebros. Es probable que un mensaje captado con sus antenas, por ejemplo, algo que estamos diciendo a un amigo por teléfono, lo absorban con más intensidad que nuestras habituales peroratas. Igualmente, nada de lo que hacemos pasa desapercibido por esos ojos escrutadores, por eso nuestro ejemplo vale más que mil disertaciones.

No podemos controlar las infinitas asociaciones que llevan a cabo sus neuronas. Cómo acaban siendo nuestros hijos no depende exclusivamente de nosotros. Cuando he asistido a alguna conferencia sobre cómo educar a los hijos, siempre me parece que podría ser una madre más entregada, que no lo estoy haciendo bien del todo. ¡Y es que todo parece tan fácil! Cuando se trata de la educación de los niños se habla, obviamente, de los hijos, pero no de los padres. Parece como si los padres fuéramos una especie de concepto abstracto e idealizado que sabiendo esas reglas ya pudiéramos educar perfectamente. Lejos de eso, los padres somos de carne y hueso, con nuestras inseguridades, miedos, manías, expectativas, sufrimiento, euforias… Y todo eso ¡no aparece en las conferencias!

Palabras recurrentes en boca de los padres son: “Si mi hijo está bien, yo estoy bien”. El contagio emocional funciona en dos direcciones. Así que si buscamos la felicidad de nuestros hijos, no nos olvidemos de la nuestra.

Jenny Moix, Más que premios y castigos, El País semanal, 30/09/2012

La gramàtica i la sociabilitat humana.


En las sociedades avanzadas, la población se concentra en núcleos urbanos y la promiscuidad humana acentúa aún más la necesidad de alguna clase de protocolo de urbanidad que reglamente la civilizada vida en común. Una restricción como ésta a la libertad puede parecer fastidiosa, pero ocurre como con la gramática: sólo el respeto de unas reglas previamente aceptadas por todos permite la comunicación social. La tarea de la filosofía contemporánea se resume en llevar esta metáfora hasta sus últimas consecuencias. Quien aprende un idioma no está siendo alienado por un déspota explotador —el gran Gramático— que le somete a una morfología, una sintaxis y una semántica opresivas, sino que ese aprendizaje le ofrece instrumentos para salir de la balbuceante infancia (palabra cuya etimología designa la incapacidad de hablar) y entrar así en la sociedad de los hombres, sin olvidar que le está prestando categorías y conceptos para pensarse a sí mismo incluso en soledad. La gramática conforma un código social que nos obliga a observar una conducta, pero precisamente al orientar el uso de nuestra libertad nos faculta para superar el estadio animal de los chillidos ininteligibles y nos distingue como entidades dotadas de logos (voz griega que significa a la vez razón, palabra y pensamiento, atributos característicos de lo humano). El ejemplo gramatical muestra que determinados límites sociales impuestos a nuestra espontaneidad, lejos de enajenarnos, ensanchan paradójicamente la libertad que tanto amamos y esto ocurre porque en el proceso de socialización (en la interiorización consentida de ciertos límites externos) el hombre se constituye como individuo y encuentra su forma más propia y genuina. La gramática de las relaciones personales es la amistad: seleccionamos a nuestros amigos por afición, pero el trato liga nuestro corazón a ellos porque —se dice— les tenemos ley, lo que supone una gozosa autolimitación para el yo. Como lazo que los hombres eligen voluntariamente para atar su libertad, la amistad es el paradigma de la socialización no coercitiva.

Escribió Schiller: “El antiguo es poderoso por el arte de la limitación; el moderno lo es por el arte de la infinitud”. Ninguna época puede prescindir de una poética que designe a la literatura su misión civilizadora, porque, parafraseando a Nebrija en el prólogo que puso a su Gramática, siempre la lengua fue compañera de la civilización. La poética democrática tiene el cometido de urbanizar los anhelos de esa subjetividad moderna, acostumbrada en su corazón a los excesos de la infinitud, y de devolverle al placer de la limitación cuando, como la amistad, es libremente elegida, lo que favorece la concordia social y a la vez le perfecciona como individuo. Esa literatura que nos enseñó en los últimos tres siglos a ser libres bien podría ahora educarnos para ser elegantes, término cuya raíz denota un modo atractivo de elegir (de ahí la elegancia) usando para lo mejor una libertad ya conquistada.

Javier Gomá Lanzón, Poéticamente correcto, Babelia.El País, 29/09/2012

La identitat, una categoria filosòfica poc seriosa.



Mi admiración por Cioran jamás flaqueará, porque pudiendo nacionalizarse francés, que le hubiera facilitado la vida en términos administrativos y burocráticos, mantuvo su estatuto de apátrida, que es muy incómodo pero él lo consideraba el más apropiado para un filósofo.

Él lamentaba los siglos de incuria, la fatalidad de la sangre balcánica, brutal, salvaje, que corría por sus venas, y el balance de la historia de su patria: “N’a fost sa? fie” (todo ha salido mal).

¿A quién no le resultan divertidas las maldiciones y exabruptos que, en sus novelas, escupía Thomas Bernhard sobre sus compatriotas, los austriacos? Respuesta: a muchos austriacos. Con reiteración a veces cansina, Bernhard les reprocha no sólo los crímenes morales más repugnantes y un supuesto nazismo genético, sino incluso el estado calamitoso de los cuartos de baño de Viena, los más sucios del mundo, según su severo juicio en Maestros antiguos.

¡Qué interesantes las soflamas de Friedrich Nietzsche contra la “pesadez” de sus compatriotas, los alemanes, y qué magnífico es que, con motivo de la guerra de 1870, el filósofo de la “voluntad de poder” y la “transvaloración de todos los valores” les alertase contra la victoria, que era para ellos más peligrosa aún que la derrota! El hecho de que además acabase harto de la música de Wagner y prefiriese, o afectase preferir, la Carmen de Bizet y la zarzuela La Gran Vía, agranda su figura, ya de por sí colosal, hasta dimensiones míticas.


Yo tributo una ovación virtual a las canciones Les flammands y Les flamingans, en las que Jacques Brel se ríe con desgarro y crueldad de la mentalidad de sus paisanos, que le parecía extremadamente mezquina. “¡Os prohíbo que ladréis a mis hijos en flamenco!”, gritaba, descompuesto, aquel flamenco de Schaerkeek. Y sin salir de los Países Bajos, recuerdo con gran placer la lectura de Belladona, la sátira salvaje contra el nacionalismo flamenco, de Hugo Claus, gran escritor en lengua flamenca, nacido en Brujas, que se definía a sí mismo como “flamencoide francófono”.

Aunque tiene en La cartuja de Parma unas páginas involuntariamente cómicas sobre la jovialidad y galanura de los soldados de Napoleón, a los que supuestamente recibían con los brazos abiertos las mujeres de los pueblos que conquistaban, Stendhal al final abominó de la “Francia grave, moral y triste”, del pueblo atontado, de la burguesía avarienta… y zanjó el asunto haciéndose enterrar como “Arrigo Beyle. Milanese”.
¡Qué ejemplos tan altos! Ellos nos enseñan que un intelectual, o un artista, o cualquier persona que simplemente respete su propia inteligencia (sea poca o mucha), ni adulará a la masa ni se pondrá al servicio del gobernante de turno.

Ahora bien, aunque con plumas de menor nivel que las que acabo de mencionar, en punto a autocrítica a los españoles no nos gana nadie. Es el deporte nacional. Este “intratable país de cabreros”, como lo definió el citadísimo poeta Gil de Biedma una tarde en que se sentía inspirado en su oficina de la Compañía de Tabacos de Filipinas, se ve flagelado a la vez, por un lado, por los voceros de la secesión o la entropía; y por otro, por algunos intelectuales hastiados. Para los primeros, los españoles somos poco menos que caníbales. “Una de las constantes de la historia de España es la persecución del marrano, del distinto, del que habla como un perro”, nos recordaba hace poco un docto comentarista de Girona, y con lo de “hablar como un perro” no aludía ni a los millones de inmigrantes que en los años de bonanza se nacionalizaron españoles, ni a la gracieta del señor Mas: “A los andaluces no se les entiende el castellano que hablan”.


También a algunos intelectuales hiperestésicos el país se les queda pequeño. Lo sienten como Baroja en El árbol de la ciencia. Les parece que queda fino denunciar cuán basto es el populacho y qué mal habla inglés el alcalde. Ellos merecerían algo mejor. Merecerían estar siempre en, no sé, la tertulia del Algonquin o en algún chaletito de Bloomsbury, tomando el té.

—Es que en España “el nivel cultural” es muy bajo, la gente es muy bruta, los políticos son un desastre, las ciudades son ruidosas y el paisaje está degradado… ¡Yo me iría de inmediato, ahora mismo, a cualquier lugar!

(Pero los que se van son otros, en busca de empleo). En parte esa tendencia, tan acusada en España, a lo que podríamos llamar “autoflagelación en la espalda del vecino” es pura inercia y seguimiento de una tradición que se remonta a Larra, cuaja en el 98 y el regeneracionismo, y encuentra en el aborrecimiento del régimen franquista su apoteosis. Entonces parecía obligado criticar las lacras de una nación injustificadamente pomposa, y minimizar sus logros.

Yo mismo incurrí alguna vez en ese deporte de escupir hacia el cielo; pero me hizo reflexionar un escritor argentino que había llegado a Barcelona huyendo de la Triple A: “Mira, no te quejes”, me decía, “aquí no te matan por las calles, hay una vida editorial notable y algunas buenas librerías, el transporte público funciona razonablemente, las comunicaciones son fluidas, el clima es grato y la gente, por lo general, es tolerante, abierta y cordial. Si no te metes en casa del vecino a joderle, puedes hacer casi lo que quieras. ¿Qué más quieres? ¿Un chalet en Arcadia?”.

Y tenía razón; entre la afirmación de José Antonio Primo de Rivera “ser español es una de las pocas cosas serias que se pueden ser en el mundo”, y la de Cánovas del Castillo, que, según Galdós, quería llevar a la Constitución un artículo que dijese: “Es español el que no puede ser otra cosa”… seguramente la verdad esté en un término medio más que aceptable; tal vez ese término medio sea el que propone Paolo Conte en su canción Sosías: “¡Esto es España, una casa de tolerancia!”. (Sí, vale, la expresión viene con doble sentido; pero qué le vamos a hacer, esa es la imagen que damos).


Pero cuando una delegación del Estado — la Generalitat— organiza grandes demostraciones contra el mismo Estado, con gran cañoneo previo de prensa, radio y televisión, y hasta un senador —Jordi Vilajoana— vocifera “¡Español el que no bote” mientras da alegres saltitos en medio de la multitud, sin que nadie le diga “¡un poco de respeto! ¡Decoro, senador!”… entonces quizá ese desprecio que intelectuales cejijuntos y patriotas de aldea le vienen infligiendo al pueblo ha calado tanto, que el Estado se autodestruye, asistimos al punto de colapso total, y ha llegado el momento de buscarse otro país mejor.

Como Casal, partamos decididamente, y yo el primero (¡quita, bicho, tú no!), hacia “otro cielo, otro monte / otra playa, otro horizonte, / otro mar, / otros pueblos, otras gentes / de maneras diferentes / de pensar”. Hacia un país más competente. Pero ¿cuál, dónde está? ¡Por supuesto, ni en América, ni en Asia ni en África! Ni, desde luego, en los Balcanes. De Israel o los países árabes, ni hablar, vivir allí es vivir en la tragedia.

¿Italia? Es el país más bello de Europa, pero ¿quién quiere vivir en un plató de Tele 5?... Suiza sí que… Bueno, funciona de maravilla, pero mejor no explicar en base a qué “industria” repugnante llevan los suizos su espléndido tren de vida…

¡Y cuánta grandeza, pero también cuánto espanto que digerir conlleva el mero hecho de ser ruso! ¡Por no hablar la carga que llevan los alemanes por los pecados de sus abuelos! Habermas tuvo que inventarse el “patriotismo constitucional” para aliviarla un poco.

Diré que podríamos ir por todo el mundo comprobando que en todas partes hay gente encantadora, y que todas las naciones tienen un montón de “muertos en el armario”.

La “pertenencia” a un sitio es una carga más o menos leve, y la “identidad”, como dijo Carlo Ginzburg hace unos meses en Barcelona, un concepto funcional sólo en lo relativo al DNI, no una categorÍa filosófica seria.

Dicen que Tomás Moro describió una isla perfecta llamada Utopía; que Fourier quería organizar unas comunidades estupendas; y en Los viajes de Gulliver Jonathan Swift da noticias de Laputa, Balnibarni, Luggnagg, Glubbdrubdrib y el País de los Houyhnms. Parecen sitios interesantes pero, dado que sólo existen en el terreno de la imaginación, va a ser difícil, por ahora, instalarse allí.

Ignacio Vidal-Folch, El peso (leve) de ser español, El País, 30/09/2012

La claredat d'Heràclit

... resulta chocante que a Heráclito le llamasen el Oscuro, siendo inspirador de una idea tan clara como la lucha de clases 

Javier Pérez Andújar, Ríos de Babilonia, El País, 29/09/2012


Tot està en tot.

by Erlich

divendres, 28 de setembre de 2012

Utopies necessàries i utopies perilloses.


Este era el lema de una de las pancartas que encabezaban la marcha al Congreso de los Diputados del 25 de septiembre, además de un eslogan largamente coreado. Uno de los manifestantes decía: “lo que queremos es que se marchen, que se vayan, el gobierno y los diputados, porque no los queremos”.  Puede entenderse este deseo, expresado en un momento en que las instituciones se muestran impotentes para cumplir el mandato que les confiere la representación de la voluntad popular, suplantada por exigencias que provienen de oscuros especuladores financieros. Pero conviene recordar que cuando se reemplazan los argumentos racionales por expresiones puramente emotivas el resultado puede ser contraproducente y puede ayudar a mantener la situación contra la cual se protesta.

Si todos los gobernantes se marcharan ¿qué quedaría en su lugar? ¿Alguien piensa que un hipotético gobierno del pueblo reunido en asamblea es posible en la Europa del siglo XXI y en una nación de cuarenta y siete millones de habitantes? Incluso una posible renuncia del gobierno que provocara elecciones anticipadas ¿serviría de algo, teniendo en cuenta la realidad de nuestros partidos políticos actuales?  ¿Quiénes realizarían hoy una reforma constitucional (sin duda necesaria) que asegurara el papel de la gestión pública en la economía?

Me parece evidente que la crisis actual demuestra el fracaso de esta última etapa del capitalismo, caracterizada por la progresiva destrucción de un sistema democrático  que ha costado siglos conquistar y que provoca  un aumento de  las desigualdades y la exclusión de la historia de una parte importante de  los habitantes de este pobre planeta. Y creo que solo una gestión socializada del capital financiero puede racionalizar la economía, de tal manera que las decisiones se tomen a la luz pública en lugar de los oscuros despachos anónimos que la dirigen actualmente. De manera que en este momento no bastan reformas cosméticas del sistema sino que son necesarios cambios radicales –es decir, que vayan a la raíz- en la vida económica.

Pero precisamente por ello es necesario que las protestas contra este estado de cosas no se limiten a expresar sentimientos legítimos sino que exijan cambios posibles, que preparen el camino para reformas futuras más ambiciosas. Por ejemplo. Una reforma de la ley electoral que haga posible la participación de los ciudadanos en la confección de las listas  y que permita la representación proporcional que exige la Constitución. Una política económica que, sin descuidar el déficit, dedique parte de los recursos del Estado que hoy se dirigen a rescatar bancos a estimular la economía. Una política de recortes que se dirija a eliminar gastos inútiles de la administración –como las diputaciones, designaciones a dedo, sueldos de ayuntamientos, coches oficiales, etc.- y que no ponga en peligro conquistas como la sanidad gratuita y universal, la enseñanza pública o la atención a la dependencia. Una política internacional que busque acuerdos con países que pretendan superar la actual dictadura de los bancos alemanes, establezca tasas a las transacciones financieras y combata los paraísos fiscales. Una reforma fiscal que imponga tributos progresivos según la renta. La gestión pública permanente de los bancos nacionalizados, que no los devuelva al mismo sector que los ha arruinado. La transparencia de las cuentas públicas mediante el libre acceso de los ciudadanos por internet. Y seguramente muchas más.

Si se lograra una movilización ciudadana masiva centrada en estas y otras medidas similares, la clase política podría comprender que el apoyo electoral que necesita depende de su respuesta a medidas concretas antes que a promesas vagas y personalismos sin contenido. Aunque para ello sería necesario superar uno de los vicios tradicionales de la izquierda: el sectarismo. Habrá que aceptar que la coincidencia en estas y otras medidas urgentes no implica que se compartan todos y cada uno de los principios de cada sector de opinión: si se logra recuperar en alguna medida la gestión pública de la vida económica tiempo habrá para discutir la manera de concretar su realización. Quizás así se abriría un espacio para que pudieran surgir programas y dirigentes que superaran la mediocridad generalizada de los políticos profesionales de la actualidad. Por el contrario, limitarse a repetir consignas emocionales grandilocuentes puede preparar el camino para que surjan líderes carismáticos autoritarios o, en el otro extremo, para allanar la tarea de los “hombres de negro”, que son capaces de realizar su tarea mientras otros se encargan de reprimir algaradas populares emotivas pero de corto alcance.

La utopía es necesaria; la única utopía peligrosa es la que se considera a sí misma como ya realizada. En la medida en que la utopía se limita a señalar una dirección a sabiendas de que nunca se llegará a su término constituye una condición indispensable para una política que pretenda superar un pragmatismo oportunista. Las emociones, las consignas altisonantes y hasta las demandas imposibles tienen su lugar en este momento. Pero si nos quedamos en ellas y no somos capaces de organizar un movimiento ciudadano que las traduzca en exigencias concretas corremos el riesgo de que la realidad ni se entere de nuestras utopías.

Augusto Klappenbach, ¿Que se vayan todos?, Público, 28/09/2012

Individualisme possessiu (definició).


L'individu és essencialment el propietari de la seva persona o de les seves capacitats, sense que degui res per elles a la societat. L'individu no es veia com un tot moral, tampoc com a part d'un tot social més ampli, sinó com el propietari de si mateix. La relació de propietat, que s'havia convertit cada cop per a més i més homes en la relació críticament important que determina la seva vertadera llibertat i la seva vertadera perspectiva de realitzar totes les seves potencialitats es trobava en la naturalesa de l'individu. L'individu, es pensava, és lliure en la mesura en què és el propietari de la seva pròpia persona i de les seves capacitats. L'essència humana és la llibertat de la dependència de les voluntats alienes, i la llibertat és funció de la possessió. La societat esdevé un grup d'individus lliures i iguals, relacionats entre si com a propietaris de les seves pròpies capacitats i del que han adquirit mitjançant l'exercici d'aquestes. La societat consisteix en relacions d'intercanvi entre propietaris. La societat política esdevé un artifici calculat per a la protecció de la propietat i per al manteniment d'una relació d'intercanvi degudament ordenada. (16-17)

C. B. MacphersonLa teoría política del individualismo posesivo, Fontanella, 2ª edición, Barna 1979

dijous, 27 de setembre de 2012

El paper de l'esquerra a Catalunya.

Els avantatges d’una ruptura encara s’han d’explicar (fora de les raons emocionals) si més no de manera metòdica i fiable. Els qui en són partidaris s’han de sentir obligats a debatre amb els qui no ho són per tal que el debat deixi l’estrat emotiu i faci camí cap a la racionalitat empírica. La urgència més evident és l’esforç de discussió clarificadora i oberta, consistent i solvent que posi a la vista la immensa quantitat d’incògnites obertes ara davant del ciutadà i la considerable quantitat de motius que provarien taxativament la pèrdua o la devaluació immediata de les condicions de vida. Els esperits més disposats al sacrifici ideològic resistirien la prova tant si les dades aconsellen la secessió com si no, però es tracta de demanar a la resta de ciutadans si el balanç de guanys i pèrdues els resulta convincent.


Si l’objectiu més alt de la política d’avui i de demà és aturar el desballestament de l’Estat del Benestar i fer front a la crisi, ¿d’on es dedueix la utilitat del procés d’independència per ser el que cal ser ara d’acord amb una mirada d’esquerra: radicalment prudent perquè la situació social és radicalment fotuda? Els socialistes necessiten l’aliança còmplice del PSOE. Dic còmplice perquè ha de ser escollida per ambdues parts i dic parts perquè el nou context català fa indefugible la visualització política i mediàtica d’un PSC deslligat del PSOE i, alhora, políticament compromès amb la socialdemocràcia i no amb la independència. És una estratègia amb risc perquè pot desactivar encara més el votant del PSC a les generals però la situació catalana fa temps que demana al PSC aquest cop de força per tal de garantir per a Catalunya la plenitud independent i alhora la plenitud socialdemòcrata dins de Catalunya. Les ha de fer juntes totes dues jugades, sense complexos de cara al PSOE, però també sense complexos de cara a la societat catalana: no, el socialisme català no és independentista, però és independent. És ben cert que la bandera utòpica i il·lusionant seguirà en mans d’altres, però és potser aquesta també la nova virtut que ha d’exhibir: desactivar el tremp mobilitzador d’una idea amb la força de convicció de la raó pragmàtica i fins i tot utilitària: un altre cop, solidària amb la majoria.

Hi ha un avantatge més dins d’aquest replantejament estratègic, i força decisiu. A Catalunya, i de forma molt general, s’ha reaccionat encesament al davant dels disbarats i les grolleries que un sector de la classe politicomediàtica espanyola, mal educada democràticament, ha anat deixant anar sobre l’entelèquia estranya que som els catalans. La seva equivalència és òbviament la mateixa insensatesa escruixidora que deplora els espanyols com una altra entelèquia d’espant. L’exigència tant del PSC com d’ICV amb si mateixos no hauria d’estar tan dirigida a menystenir aquestes flatulències patriòtiques —les de totes bandes— com a contestar-les rebaixant la seva significació política, desactivant la seva virtualitat inflamable de forma contundent i directa. Desdramatitzar les ofenses és funció necessària d’una esquerra cohesionadora i allunyada de les febrades polaritzadores perquè no ajuda gens la seva pròpia causa ideològica i, en canvi, afavoreix un independentisme que s’ha carregat de raó nodrint-se de les veus de la insensatesa aliena, per descomptat, i també pròpia. L’esquerra té l’obligació civil de seguir sent esquerra pedagògica, fins i tot per una raó de càlcul: visualitzar com a perfil d’esquerres la voluntat de no explotar de forma maniquea el mercat de les emocions i l’espiral de la irracionalitat.

L’independentisme té, però, l’aura incontestable ara mateix d’una mobilització progressista i de canvi que ha funcionat com a miratge il·lusionant també dins de l’esquerra socialdemòcrata. Ha fet desinflar o fins i tot dissoldre al núvol mediàtic l’autèntica direcció de les propostes d’esquerres: no parlo ara de la dimensió municipal de l’exercici de poder; no parlo tampoc de la sensibilitat catalanista de molts dirigents i votants d’esquerres; parlo de la construcció d’un model de país on el ciutadà identifiqui com a prioritat política la preservació decidida, solidària i militant d’un Estat del Benestar potent.


No crec que la independència sigui la bandera progressista d’avui. L’objectiu veritablement central del progressisme ha de ser blindar o si més no protegir l’Estat del Benestar en front d’ofensives de ruptura independentista i en front de l’ofensiva desmantelladora del liberalisme capitalista disposat a tot. Frenar totes dues ofensives és un compromís indefugible de l’esquerra si es tracta d’esquerra. I el fre en el nostre cas passa per donar gas a la transformació negociada i autèntica de la relació amb Espanya, no per la via de devaluar i debilitar encara més les condicions actuals de l’Estat.

Ben poques vegades a la història recent —només a la Transició— la conjuntura ha estat tan dramàtica com ho és la crisi actual. La resposta conservacionista és ara políticament progressista i la garantia més plausible de preservació de l’Estat del Benestar. No és que ara no toqui la independència, és que l’esquerra ha de restituir a Catalunya la seva complicitat activa i desacomplexada amb l’esperança d’una continuïtat reformista dins d’una Espanya que ha estat clau determinant de la seva mateixa prosperitat.

Jordi Gracia, Enigmes de l'esquerra a Catalunya, Quadern. El País, 26/09/2012
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/26/quadern/1348686016_014545.html

Carta de Leibniz a Locke.


Si seguís a la experiencia
en busca de la verdad,

encontrarás contingencia,
mas nunca necesidad.


La vista, el tacto, el oído,
muestran sólo lo probable;

nunca de ellos ha surgido
la verdad irrefutable.


Pues ¿hay verdad más palmaria
que l + 1 igual  2?

Su verdad es necesaria,
aunque te moleste a vos.


Y no hay circunstancia alguna
que la torne discutible:

eso es verdad en la luna
y en todo mundo posible.

Y esta propiedad modal
¿acaso la trajo el viento?

Mi conclusión es fatal:
la puso el Entendimiento.


No le temo al empirismo;
su arrogancia es flor de un día,

y si me apuran diría
que se refuta a sí mismo. [*]



NOTA: [*] Sobre este punto crucial, ver Bertrand Russell, An Inquiry into Meaning and Truth,
cap. XI, p. l65.                   


Thomas M. Simpson (Buenos Aires, 1929), amigo y colaborador de SinPermiso, es el filósofo argentino más destacado e internacionalmente reconocido de su generación.

Exploreu la via federal si us plau.


No os rindáis, gentes civilizadas de aquí y de allá. La cuestión catalana no es imposible, especialmente en su aspecto económico-fiscal. Explorad otras vías, desbordad las que, por ruidosas, parecen indiscutibles.

Estas últimas crean dos trincheras antagónicas. Una es la recentralización autonómica uniformizante y, pues, separadora. Está en marcha con la laminación del sistema estatutario y de la reforma del sistema de financiación de 2009: aparcados los fondos de competitividad, negadas las normas que balizaban la descentralización de las inversiones del Estado.

La otra es la imitación gregaria del sistema de concierto vasco-navarro, heredero del carlismo y del chantaje terrorista (todos lo saben, nadie lo reconoce), que produce un cupo insolidario, cuya generalización acabaría con la Hacienda común. Entre ambos extremos, hay una vía más practicable, la solución federal, al modo alemán, belga, canadiense o australiano.

Sus principios comunes son sencillos. La “suficiencia” financiera de las comunidades. La “solidaridad”, o equidad en forma de prestación universal de los servicios básicos. La vinculación al “esfuerzo fiscal”, para no yugular la competitividad de los más activos y evitar que la equidad devenga en caridad. La “ordinalidad” por la que los territorios prósperos pagan mucho más, transfieren riqueza, pero con el límite de no bajar luego en la escala de financiación per capita, por ciudadano: es justa y está bien legislada en Alemania.

Una consecuencia de esos principios es que las transferencias de cohesión no deben ser ilimitadas ni eternas, sino condicionadas a la buena gestión, vinculadas al aumento de la convergencia económica territorial: a medida que el PIB del territorio menos próspero se va acercando al promedio, se reducen. El sur español es un buen ejemplo de la eficacia de la política de cohesión interna y europea: los PIB per capita de Andalucía y Extremadura han avanzado hacia la media. El Mezzogiorno italiano, por el contrario, sigue hundido, como hace décadas. España es un ejemplo en Europa.

Esos criterios se resumen en un principio, aportar según la capacidad económica (digamos, PIB) y recibir según las necesidades (digamos, población). O sea, las comunidades ricas contribuyen más; pero cada ciudadano recibe de forma parecida.

Ese es un paradigma federal redistributivo, pero sin asfixias a las zonas prósperas, que usó, con variantes, el nuevo Estatuto catalán. También los lectores de Carlos Marx verán familiar la idea: de cada uno según sus posibilidades, a cada cual según sus necesidades. El sistema autonómico español acierta bastante en recaudar más de los territorios más prósperos, pero falla más en la segunda proposición, el destino de los recursos según las necesidades reales.

El principio capacidades / necesidades no es abstracto. Tiene traducción numérica, sobre todo en el caso de Cataluña, el más caliente y estudiado. Aplicándolo a un quinquenio (2005/2009) y no solo a un año, que siempre es más aleatorio porque se trata de flujos muy variables, una de las voces hacendistas más fiables, la profesora Maite Vilalta (comparecencia parlamentaria del 2 de mayo), estima que el saldo entre contribuciones y flujos recibidos, el déficit catalán, se circunscribiría al 4,2% o al 2,9% de su PIB (según distintos métodos de cálculo), entre 7.901 y 5.447 millones anuales.

Se trata de un horizonte muy viable, nada lejano al déficit promedio del 3,85% que exhiben las zonas ricas de países federales, como los ya citados de los que hay datos (Papers de Treball número 1/2012, Generalitat de Catalunya). Y muy inferior al 6,7% del PIB (12.641 millones) que alcanzaba ese déficit en el mismo quinquenio, calculado según los seis baremos que se usaron para las balanzas fiscales de toda España. Esas que interrumpió el Gobierno del PP y mutiló a la mitad el de CiU, para enfatizar uno solo de los cálculos, el que arroja un déficit fiscal del 8,4% para un año concreto (2009), que muchos consideran de carácter expropiatorio y que el secesionismo escoge como bandera (parcial y, pues, sectaria).

Con fuertes correcciones, el retorno al espíritu estatutario y costes lógicos pero asumibles para los territorios con excesivo superávit fiscal, el actual sistema de financiación —aunque no es el único instrumento para lograrlo— podría servir para acercar la España autonómica a los mejores sistemas federales. Si Dios quiere. Y los demás.

Xavier Vidal-:Folch, ¡Explorad otra vía para la economía catalana!, El País, 26/09/2012

Naturalesa i sentit de la justícia.


Continuemos repasando algunas ideas o esquemas mentales que condicionan las interacciones sociales que mantenemos con las personas que forman parte de nuestro entorno social. Por ejemplo, uno de los más recurrente es la afirmación de que los conflictos son una conducta antisocial, por lo que suelen calificarse de indeseables sin matización alguna, como si debiéramos apartarlos de la categoría de lo social. El primatólogo Frans de Waal, en una serie de observaciones y registros sistemáticos, demostró que en muchas ocasiones, dos individuos que se han peleado, tras reconciliarse, tienden a cooperar y compartir más la comida de lo que hacían antes del conflicto. Estas observaciones nos llevan a concluir que la relación sale reforzada de dicho proceso. También encontró que los rivales, cuando se trata de miembros del mismo grupo, se mantienen físicamente próximos el uno al otro después de los enfrentamientos, favoreciendo así la reconciliación.

La conclusión es que no puede haber cooperación sin conflictos, ya que estos cumplen una función social muy importante que no debemos olvidar. La razón es que debido a que la vida en grupo conlleva muchas ventajas, pero muchos inconvenientes también, deben existir mecanismos para evitar que las diferencias de los intereses de los individuos acaben por disolverlo. Los conflictos son, por lo tanto, uno de esos mecanismos que nos permiten limar asperezas y continuar viviendo en sociedad. Desde este punto de vista, no son una categoría aparte, sino un fenómeno que está perfectamente integrado en la dinámica grupal y cumplen una función social muy importante.

Resolución de conflictos en primates (Fotos de Frans de Waal) from Pablo Herreros Ubalde on Vimeo.

Y es que en el fondo, existe una idea más o menos generalizada de que la violencia ha sido uno de los motores fundamentales de la evolución humana, como así se desprende de las imágenes de la película del director Stanley Kubrick 2001: odisea al espacio. En este filme, una de las escenas clave sugiere que el acontecimiento fundamental que nos convirtió en humanos fue el descubrimiento de que los huesos también puede ser usados como armas. Tampoco esto es cierto.


El altruismo, la ayuda y la cooperación han sido estrategias igualmente empleadas en el curso de la evolución por una gran cantidad de especies, incluida la humana. En varios experimentos de laboratorio realizados por la Universidad de Duke con bonobos -una especie con la que compartimos aproximadamente un 98% de los genes-, se le proporcionaba a un individuo varios pedazos de frutas. Este, tenía la opción de comerlo todo él solo o abrir un compartimento adyacente en el que se encontraba otro bonobo, con el que no había relación alguna de parentesco. En las pruebas, el bonobo solía escoger la opción solidaria y abría al compañero para compartir las frutas. De hecho, los neurocientíficos han descubierto recientemente, que el altruismo activa los centros de placer en el cerebro de las personas.

Por último, está la idea de que los humanos calculamos racionalmente cada decisión que tomamos y optamos siempre por aquella que maximiza nuestras ganancias. Esto es lo que nos dice la teoría de la elección racional clásica. Una vez más, la investigación con primates contradice estos modelos de pensamiento. Sara Brosnan y Frans de Waal, realizaron unos inteligentes experimentos con monos capuchinos, en los que demostraron la existencia de una protomoral o sentido del juego limpio en esta especie que contradice dicha teoría. Tras varios entrenamientos en los que se enseñaba a pares de monos a intercambiar fichas de plástico por bolas de pienso, introdujeron una condición de injusticia. A uno de los dos, a cambio de la misma ficha, se le dio un alimento más apetitoso, una uva. Al otro, se le seguía ofreciendo el pienso. El perjudicado, tras observarlo, se negaba a aceptar la recompensa que sí había aceptado con anterioridad. Por lo tanto, diferenciaba lo que es correcto e incorrecto, como sucede con los humanos. Además, estos resultados probaron que existe una tendencia a preferir quedarnos sin nada, antes que aceptar condiciones que consideramos injustas. También nos inducen a pensar que nacemos con cierta idea sobre lo que es justo y lo que no lo es, es decir, una moral innata.


La importancia de cuestionarse estos modelos mentales residen en que influyen de manera directa en cómo abordamos nuestras relaciones sociales y cómo interpretamos las acciones de las personas que nos rodean. Desde la idea de que la gente es mala, egoísta, o violenta por naturaleza no podemos relacionarnos de una manera sana con otras personas. Si cada vez que interaccionamos con alguien pensamos que este quiere aprovecharse de nosotros, la cooperación se dificulta y es más complicado ser feliz. Por eso os animo a poneros otras lentes con las que mirar al mundo. Comenzad a centrar la atención en otros aspectos que han sido negados durante siglos, pero que ahora sabemos que forman parte de lo más profundo de la naturaleza humana.

Pablo Herreros, Falsos modelos mentales sobre la naturaleza, El Huffington Post, 27/09/2012

On no hi ha Déu no hi ha blasfèmia.

Donde no hay dioses no hay blasfemia. La blasfemia es hija de la divinidad, una manifestación estrictamente religiosa que refuerza con su transgresión la fuerza de lo sagrado. Castigar la blasfemia es propio de sociedades teocráticas, organizadas según las leyes de los dioses y no de los humanos.

Ciertamente, desde los poderes públicos hay que proteger la pluralidad religiosa y promover el respeto a las creencias de todos. Pertenecen a un ámbito personal en el que nadie tiene derecho a entrometerse. Pero las libertades de conciencia y de expresión son un bien superior que no cabe degradar en nombre de religión alguna. Nadie puede castigar un supuesto delito de difamación religiosa sin afectar directamente al corazón de la libertad. Pero inducir al respeto no significa obligación de respetar, como defender el derecho a la blasfemia no significa obligación de blasfemar.
Y eso es así porque estamos hablando de libertades y derechos individuales. Los dioses y los libros sagrados, las religiones y los dogmas, como los personajes históricos y los mitos, las patrias y las banderas, no tienen derechos ni deberes como los tienen los ciudadanos individuales. No se puede atentar contra el honor de Buda o de Confucio, de Napoleón o de Garibaldi, de Jesucristo o de la Santísima Trinidad.

Los violentos que reclaman el honor mancillado de sus profetas o de sus libros o que incluso llegan a asesinar en su nombre ejercen un chantaje intolerable. Este sería el caso si se convirtiera en delito punible la publicación de las viñetas de Mahoma que hizo el diario danés Jyllan Posten en 2005, la difusión en YouTube del infame vídeo californiano sobre Mahoma o la actual campaña satírica sobre el islam de Charlie Hebdo.

Será difícil convencer a los dirigentes de muchos países islámicos donde la blasfemia está ahora castigada penalmente, incluso con la muerte. Obama lo ha intentado con su discurso del martes ante la Asamblea General de Naciones Unidas, aunque es de temer que de poco servirá su pedagogía sobre la libertad de expresión, dirigida a gobiernos y regímenes que sacan réditos de estas prohibiciones en dos direcciones, en el control sobre los medios de comunicación y en el apaciguamiento de los islamistas más radicales y violentos.

Obama ejemplificó el problema con su defensa de la libertad para insultar al presidente de Estados Unidos. El insulto al soberano es una actividad que antaño, cuando era de origen divino, pertenecía también al territorio de la blasfemia y se castigaba severamente. Ahora, en cambio, la libertad de blasfemar contra el jefe del Estado es la garantía de la sociedad libre. Lo mismo hizo una sentencia célebre del Tribunal Supremo con el símbolo máximo de la nación que es la bandera. Esta es la paradoja: quienes estos días queman banderas con las barras y las estrellas a lo largo y ancho del mundo islámico no cometen delito alguno según la jurisprudencia y los códigos estadounidenses.

Todo esto es una discusión medieval, perfectamente al día gracias a la campaña organizada por los poderes religiosos de buen número de países islámicos, que promueven una legislación internacional contra la denominada difamación de la religión. Hasta 2011 estos problemas se dilucidaban sin discusión pública en las mazmorras y comisarías de las dictaduras árabes, pero ahora se debaten en los parlamentos y en las comisiones constitucionales como resultado de la llegada impetuosa de los partidos islamistas al poder, dispuestos a demostrar la verdad de su lema y mito de que el islam es la solución para todo.

El único límite a la libertad de expresión es la incitación a la violencia. No es el caso de las imágenes de Mahoma. Tampoco del humor más o menos grueso e irreverente con el islam o el cristianismo. Ni siquiera es el caso de la zafia producción videográfica utilizada como excusa para una campaña de violencia. Para la jurisprudencia estadounidense no lo es ni siquiera el negacionismo de los crímenes contra la humanidad, a diferencia de lo que sucede en algunos países europeos.

Obama ha trazado las líneas rojas. No las que le pedía Benjamín Netanyahu respecto al arma nuclear iraní, sino otras más importantes, exigidas por las reacciones antiliberales en las democracias árabes. Si las traspasamos, quedarán condonados otros sistemas de censura que se practican en muchos países, como China, en nombre de la estabilidad y para evitar las provocaciones. No hay diversidad cultural que valga respecto a estos valores universales que surgen espontáneamente en todas las civilizaciones, allí donde hay hombres y mujeres que reivindican sus derechos por encima de los dioses y de los mitos.

Lluís Basset, Derecho a la blasfemia, El País, 27/09/2012

Què vindrà després de la separació?


En esas elecciones votaremos los catalanes, pero antes de hacerlo nos importa saber qué estamos decidiendo, qué nos jugamos. Algo que no depende de nosotros. Y Mas no puede contestar a las preguntas importantes, que no son que si ejército o Barça, sino qué pasará con las empresas españolas, los mercados, las pensiones, los funcionarios del Estado, nuestros ahorros, la financiación de nuestras empresas y mil cosas más. Mas nos dirá que la vida sigue igual. Pero nos mentirá. Lo que pueda venir después de una separación no depende de sus fantasías. No se ve por qué quienes tanto nos malquieren, tras un desgarro de tal magnitud, van a estar deseando amistar en una confederación. El cuento de que todo seguirá como si tal cosa es una patraña más de los nacionalistas. Por ejemplo, cuando les preguntan por la Unión Europea. En esto, al menos, Pujol ha sido sincero. Estaremos fuera.

Esto se ha puesto serio y ya nada va a ser igual. Mas se ha metido en un fangal y si encalla, no puede pretender que, al final, todo sea como antes. Ya no cabe el equilibrismo. Es posible que los nacionalistas intenten una nueva pirueta, pero es cosa de todos —un debate nacional— recordarles que ellos han dibujado un dilema en el que no hay terceras vías ni marcha atrás. Que nadie se engañe, la situación actual no es resultado de ningún agravio, sino de una estrategia de muchos años con la independencia como chantaje latente. Sin tregua, porque, alimentada de su propio éxito, el resultado siempre era el mismo: tan ofendidos como antes y los demás preguntándonos qué habíamos hecho. Una meditada ingeniería social consentida por todos ha permitido levantar una sociedad de ficción. Así ha sido posible que aceptáramos delirios como que los catalanes no puedan escolarizarse (también) en su lengua mayoritaria y común. Ahora Mas ha dado por terminado el juego. Bien, le tomamos la palabra. A las elecciones sin ambigüedades. A sabiendas, eso sí, de que al día siguiente nada volverá a ser igual. Entre todos discutiremos esto y discutiremos todo. Desde el principio.

Félix Ovejero, Teoría y práctica de la independencia, El País, 27/09/2012
http://elpais.com/elpais/2012/09/19/opinion/1348068253_310268.html

Europa contra la democràcia.


Evidentemente, son los menos quienes reparan en que los países europeos, desde hace bastante tiempo, ya no son regidos por instituciones legitimadas democráticamente, sino por una serie de abreviaturas que las han suplantado. Sobre la dirección a tomar deciden el FEEF, el MEDE, el BCE, la ABA o el FMI. Solo los expertos están en condiciones de desgranar esas siglas. Del mismo modo, solo los iniciados pueden deducir quién decide qué y cómo en la Comisión y en el Eurogrupo. Común a todos estos organismos es que no aparecen en ninguna Constitución del mundo y que ningún elector tiene algo que decir sobre sus decisiones. El único actor al que escuchan son los denominados “mercados”, cuyo poder se expresa en las oscilaciones de los tipos de cambio y los intereses y en los ratings de algunas agencias estadounidenses.

Parece fantasmal con qué tranquilidad los habitantes de nuestro pequeño continente han aceptado su expropiación política. Quizá eso se deba a que estamos ante una novedad histórica. En contraste con las revoluciones, golpes de Estado y asonadas militares en las que es rica la historia europea, ahora las cosas suceden sin ruido ni violencia. En eso estriba la originalidad de este asalto al poder. ¡Ni marchas con antorchas, ni desfiles, ni barricadas, ni tanques! Todo se desarrolla pacíficamente en la trastienda.

A nadie extraña que, ante todo esto, no se puedan tomar en consideración los tratados. Las reglas existentes, como el principio de subsidiariedad de los Tratados de Roma, o la cláusula de rescate de Maastricht se dejan sin efecto a capricho. El principio Pacta sunt servanda [Hay que respetar los pactos] queda como una frase vacía ideada por cualquier remilgado jurista de la antigüedad.

La abolición del Estado de derecho se proclama con toda franqueza en el Tratado sobre el Mecanismo de Estabilidad Financiera (MEDE). Las decisiones de los miembros que marcan la pauta en este organismo de rescate son inmediatamente efectivas desde el punto de vista del derecho internacional y no están vinculadas a la aprobación de los Parlamentos. Estos miembros se autodesignan, igual que en el antiguo régimen colonial, como gobernadores y, al igual que los directores, no tienen que rendir cuenta alguna frente a la opinión pública. Al contrario, están expresamente obligados a mantener el secreto. Esto recuerda a la omertà, que forma parte del código de honor de la mafia. Nuestros padrinos se sustraen a cualquier control judicial o legal. Gozan de un privilegio que ni siquiera está al alcance de un jefe de la Camorra: la absoluta inmunidad frente al Derecho Penal. (Eso es lo que se dispone en los artículos 32 a 35 del Tratado del MEDE).

La expropiación política de los ciudadanos ha alcanzado con esto su culmen transitorio. Ya había empezado mucho antes, como tarde con la introducción del euro. Esta moneda es el resultado de un chalaneo político que ha penalizado con la indiferencia todos los requisitos económicos de semejante proyecto. Se ignoraron los desequilibrios de las economías nacionales participantes, sus muy divergentes capacidades para competir y sus desbocadas deudas públicas. El plan de homogeneizar Europa tampoco tomó en consideración las diferencias históricas de las culturas y mentalidades del continente.

Pronto hubo que remodelar a capricho, como plastilina, los criterios que se habían acordado para el acceso a la Eurozona, con la complicación de que se incluyó en ella a países como Grecia o Portugal, que carecen de las posibilidades más elementales de afirmarse en esta unión monetaria.

Muy lejos de reconocer y corregir los defectos de nacimiento de esta construcción, el régimen de los rescatadores insiste en perseverar a toda costa en el rumbo adoptado. La recurrente afirmación de que “no hay alternativa” niega la virtualidad explosiva de las crecientes diferencias entre las naciones participantes. Ya desde hace años se muestran las consecuencias: división en lugar de integración, resentimientos, animadversiones y reproches mutuos en lugar de entendimiento.

“Si el euro fracasa, fracasa Europa”: bajo este lunático eslogan debe juramentarse un continente de 500 millones de habitantes con la aventura de una clase política aislada, exactamente como si dos milenios fueran un mero clic en comparación con un papel moneda recién inventado.

En la llamada crisis del euro se demuestra que la situación de expropiación política de los ciudadanos no se detiene ahí. Según su lógica, desemboca en su correlato: la expropiación económica. Solo allí donde salen a la luz los costes económicos queda claro qué significa todo esto. La gente de Madrid y Atenas solo sale a la calle cuando, literalmente, no le queda otra elección. Y eso no dejará de producirse en otras regiones.

No importa con qué metáforas adorne la política su novísimo monstruo —paracaídas, bazuca, Gran Berta, eurobonos, unión fiscal, bancaria o de deuda—, a más tardar cuando haya que hablar de cuentas los pueblos despertarán de su siesta política. Intuyen que antes o después tendrán que salir garantes de lo que hayan organizado los rescatadores.

En esta situación, el número de opciones imaginables es limitado. La forma más sencilla de liquidar tanto las deudas como los ahorros es la inflación. Pero también se contemplan subidas de impuestos, recortes de las pensiones, quitas de la deuda y tasas obligatorias, medidas que ya se han tomado en consideración anteriormente y que encuentran eco diverso según las preferencias de cada partido, y para cuya designación existe la expresión “represión financiera”. Y finalmente cabe recurrir a un último instrumento, la reforma monetaria. Es un medio ya probado para castigar a los pequeños ahorradores, dejar a salvo a los bancos y liquidar las obligaciones de los presupuestos estatales.

No se vislumbra una salida fácil de la trampa. Todas las posibilidades insinuadas cautelosamente han sido bloqueadas con éxito hasta el momento. El discurso sobre una Europa de velocidades variables ha caído en saco roto. Las cláusulas de descuelgue propuestas tímidamente jamás se recogieron en un tratado. Pero, sobre todo, la política europea se burla del principio de subsidiariedad, una idea demasiado evidente como para que haya sido jamás tomada en serio. Esa palabra afirma, nada más ni nada menos, que desde el municipio hasta la provincia, del Estado nacional hasta las instituciones europeas, es la instancia más próxima al ciudadano la que siempre tiene que regular todo aquello que sea capaz de regular, y que a cualquier nivel superior solo deben transferirse las competencias regulativas de las que los anteriores no puedan hacerse cargo. Pero esa subsidiaridad nunca dejó de ser, como demuestra la historia de la UE, más que una palabra huera. En caso contrario, a Bruselas no le habría resultado tan fácil despedirse de la democracia, y la expropiación política y económica de los europeos no habría llegado hasta donde ha llegado hoy.

¿Lúgubres perspectivas, pues? ¡Buenos tiempos para los amantes de las catástrofes que predicen el colapso del sistema bancario, la quiebra de los Estados endeudados, o, mejor que cualquier otra cosa, el fin del mundo! Sin embargo, como la mayoría de los augures del hundimiento, estos profetas quizá se alegren prematuramente. Porque los 500 millones de europeos no van a sentir la tentación de rendirse sin resistencia, defenderse, según los mantras favoritos de sus salvadores: “No hay alternativa a nosotros” y “si fracasa nuestra empresa, fracasa Europa”. Este continente ya ha instigado, vivido y superado otros conflictos muy distintos y mucho más sangrientos. La marcha atrás del callejón sin salida en el que nos han metido los ideólogos de la incapacitación no transcurrirá sin costes, enfrentamientos y dolorosas privaciones. El pánico es, en esta situación, el peor consejero, y quien entone el canto de despedida de Europa no conoce sus fortalezas. Ya lo dijo Antonio Gramsci: “Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”.


Hans Magnus Enzensberger, La expropiación política de los europeos, El País, 27/09/2012 .

dimecres, 26 de setembre de 2012

Europe is good.

Una Espanya sense catalans.


Si la integridad territorial de España dependiera de los argumentos con que la derecha política y mediática descarta estos días la independencia de Cataluña, ya podrían los catalanes independentistas enfriar el cava porque sería cuestión de días. Hay que ver la birria de razones con que quieren convencernos de que una Cataluña independiente es imposible por inviable.

Argumentos sentimentaloides del tipo “Cataluña no es nada sin España” ni los tengo en cuenta, porque recuerdan al “no puedo vivir sin ti” que precede a toda separación, y que dura tanto como tarda uno en darse cuenta de que no sólo puede vivir sin su ex, sino mucho mejor.

Luego están los argumentos ‘expulsivos’: un Estado catalán se quedaría fuera de la Unión Europea, del euro, de la OTAN, y hasta de la liga de fútbol. En cuanto al euro, ya veremos si no somos nosotros los que acabamos fuera de Europa y del euro, bien porque nos echen, bien porque se venga abajo el invento europeo. Lo de no poder pertenecer a la OTAN, muchos correríamos a preguntar dónde hay que firmar, y así están desde siempre algunos países, incluso en Europa. Y en cuanto a la liga de fútbol, es un negocio antes que un deporte, y ya lo apañarían.

Y por último están los argumentos ‘ruinosos’: Cataluña no sería viable como Estado en un momento como este, de grave crisis económica europea, española y también catalana, y se hundiría sin remedio. Se olvidan de que los nuevos Estados suelen nacer de los escombros, tras guerras y secesiones dramáticas, y sobre esos escombros (que a menudo son literales, de país destrozado) levantan el nuevo Estado.

En definitiva: que si Cataluña sigue o no siendo parte de España no dependerá ni del euro, ni de la crisis ni de jugar la Copa del Rey, sino de que los catalanes quieran continuar siendo miembros del club hispánico. Vale, están también los argumentos de fuerza: suspender la autonomía y mandar el ejército, pero como ahí se acaba toda posibilidad de discusión, ni lo considero.

Por mucho que les pese a algunos, Cataluña será lo que los catalanes quieran. ¿Y el resto de españoles? ¿Qué queremos? Yo hablo por mí, y por otros que sé que piensan como yo. Y mi postura es casi suplicante: ¡amigos catalanes, no os vayáis, no nos dejéis solos! Frente a la chulería con la que algunos comentaristas despachan las aspiraciones catalanas con un “déjalos, que se vayan, que ya se arrepentirán”, yo prefiero no tentar la suerte y les pido: no os vayáis, no nos dejéis solos.

Porque si para algunos es impensable una España sin Cataluña, yo tengo suficiente imaginación para hacerme a la idea, y me aterra una España sin Cataluña (y sin Euskadi, que en tal caso no se quedaría atrás). ¿Se lo imaginan, una España sin las variaciones vasca y catalana, una España reconcentrada en su castellanidad?

En una España sin catalanes ni vascos, los que quedásemos tocaríamos a más en todo, por ser menos para repartir: nos tocaría por cabeza más rescate, más modelo productivo fracasado, más monarquía, más bipartidismo, más santa Transición, más conferencia episcopal, más jueces carcas, más contrarreforma educativa, más facherío sociológico, más prensa cavernícola, más Academia de la Historia, más banca tóxica, más poder económico dominante, más corrupción; más de todo per cápita. Sí, ya sé que también en Cataluña hay crisis, derecha rancia, obispos, corrupción y gran capital, pero sospecho que en el reparto del ajuar común saldríamos perdiendo los que estamos a este lado del Ebro; y lo mismo valdría para Euskadi.

Sería además una España herida, humillada, lo que hincharía aún más el nacionalismo español -que también existe aunque los que se dicen antinacionalistas nunca lo reconozcan-; ese mismo nacionalismo que con sus hechos y sus palabras es desde hace años el mayor fabricante de separatistas en Cataluña y Euskadi.

Asumo que en Cataluña hay un número importante de independentistas convencidos que querrían llegar hasta el final –y entre ellos no figura Mas, que está a otra cosa, ni tampoco CiU-. Pero estoy seguro de que la mayoría de catalanes no quiere salir de España: quiere salir de esta España, que no es lo mismo. Pero es que de esta España somos muchos los que queremos salir, sin tener la posibilidad de independizarnos. De esta España fallida, donde no queda ya institución que no esté en crisis, y donde caminamos con paso firme hacia el agujero.

Por eso digo: amigos catalanes, no os vayáis, no nos dejéis solos, quedaos con nosotros y cambiemos juntos esta España, construyamos otra donde ni vosotros ni los demás nos sintamos incómodos, una España que tenga futuro y en la que no tengamos más motivos para temer o avergonzarnos de los que tienen los habitantes de otros países. Una España que ya no podrá ser monárquica, ni tampoco autonómica, porque el proyecto de la Transición hace agua por demasiados sitios. República, federal, son palabras que todavía imponen; pero más nos valdría tomarnos en serio esa incomodidad de catalanes y vascos y de tantos españoles, y apostar por salir de la crisis desechando todo lo fallido para construir de nuevo, antes de que se nos caiga encima.

Isaac Rosa, Cataluña, no nos dejes solos, Eldiario.es, 21/09/2012

dimarts, 25 de setembre de 2012

Les raons de la intolerància religiosa.


No hace mucho, a raíz de la publicación de mi libro sobre Dios (El Dios de cada Uno. Alianza Editorial. Madrid 2011) me hizo una entrevista Javier López Rejas en la Revista EL CULTURAL. Y entre sus muchas preguntas me hizo la siguiente. "¿Puede llegar a ser el fanatismo religioso una enfermedad mental?" Sin duda pregunta siempre vigente y caliente y más en estos días de revueltas en torno a la figura del profeta Mahoma como consecuencia de la publicación de un vídeo muy difundido en Internet y, ahora mismo, con las caricaturas publicadas por una revista satírica en Francia. En cualquier caso mi respuesta fue la siguiente. "No. Salvo excepciones, como en todo, pues la conducta de estas personas en su contexto cultural -ahogados o no de religión- es normal y coherente con su familia y su entorno social".

Lo cierto es que los sentimientos religiosos, en muchas personas, calan de manera tan profunda en su cerebro que una posible mofa a sus creencias puede ser percibida como una violación al sentido último de su existencia. Piénsese que el sentido de la vida cotidiana en mucha gente en el mundo se alimenta del fuego que proporciona el cerebro emocional, sustrato último de las creencias en lo sobrenatural. Y de ahí la fe. Y de ahí, en entornos difíciles y culturalmente angostos, la fe unida a la esperanza en los seres sobrenaturales con cuya ayuda poder sobrevivir. Precisamente lo que más daña a todo ser vivo es la violación de ese código verdaderamente sagrado que guarda el cerebro desde hace cientos de millones de años y que no es otro que el de mantenernos vivos. Por eso cuando hay un insulto a la intimidad del sentido de la vida, que precisamente es vivirla, las reacciones emocionales se disparan.

La descarga emocional es como un fuego que independientemente de su origen, prosigue y se potencia y se expande de una forma anárquica. Se trata de mecanismos cerebrales que trabajan y se desarrollan ya por sí mismos y que interpretan el insulto, cualquiera que este sea, como una amenaza, un peligro, y ante el cual se responde con agresión y hasta violencia, ese aliado perverso de la agresión "tan humano". Estos mecanismos cerebrales se ponen en marcha ante cualquier amenaza, bien sea física e irracional como un perro rabioso y mordedor o un ser humano insultante contra una idea de lo sobrenatural. Y esto último tiene el determinante último en la educación social recibida desde el nacimiento y la cultura en que se vive. Precisamente estas reacciones, acorde a las culturas en que se vive, pueden llevar a un diálogo cómodo o una discusión acalorada, o en un grupo de individuos, empujarlos hacia una violencia desatada con destrucción y muerte.

Quizá debiéramos saber, y cada vez es más claro para los estudiosos del cerebro, que la fe religiosa obedece, en muy buena medida, a la disposición emocional de los cerebros, del cerebro de cada ser humano. Y hoy es claro que las personas nacen, por ponerlo de alguna manera fácil, con cerebros con una disposición altamente emocional, otros con menos y algunos con apenas resonancia emocional. Y que esta disposición es la que les lleva más o menos fácilmente, supuesto un determinado entorno familiar y cultural, a dejarse abrazar también más o menos férreamente, por el pensamiento animista y mágico de lo sobrenatural. O dejar a un lado todo lo concerniente a la religión. O ser religioso sin Dios. O volverse profunda y determinadamente ateo.

Todo esto me lleva finalmente a recordar una de las máximas, tan relevantes en este contexto, de nuestro Santiago Ramón y Cajal cuando dijo "si eres heterodoxo o escéptico, no te mofes de los sentimientos religiosos de nadie" (¿Está nuestro cerebro diseñado para la felicidad? Francisco Mora Alianza Editorial Madrid 2012). Pues solo del respeto, del respeto profundo a las creencias, es que puede nacer la convivencia en ausencia de agresión y violencia. Bien es cierto que para que tal fuera completamente así, los sentimientos y las creencias religiosas debieran quedar dentro de cada uno y en diálogo personal con el dios de cada uno y no salir de esa intimidad personal ni tampoco imponer o aleccionar a nadie, ni como persona ni como institución. Pues precisamente son las religiones institucionalizadas y sus políticas las que, al final, enfrentan a los individuos unos contra otros. Y para comprobarlo solo hay que repasar un poco la historia o mirar al frente en estos días.

Y algo más añadido. Y es que todo esto nos debiera llevar también a reflexionar en torno a la idea última de ese sentimiento de religiosidad profunda (que no religión) universal que tienen todos los seres humanos, sean judíos, cristianos, budistas, agnósticos, ateos, taoistas o musulmanes. Es ese sentimiento último y caliente de infinito que nace en la naturaleza humana. Y esa religiosidad, precisamente por ser común a todos los seres humanos y guardada en el fondo de cada ser humano, jamás debiera enajenar a nadie. De esto último quisiera hablar en mi siguiente post.

Francisco Mora, Los que creen y los que no creen, El Huffington Post, 25/09/2012