Capitalisme garantit.



El Estado protege a algunas empresas, como autopistas, eléctricas o bancos, asumiendo sus riesgos, aprobando regulaciones que les benefician o ignorando abusos. Las ‘puertas giratorias’ explican solo una parte de esta práctica.

Carlos Sebastián, Capitalismo políticamente garantizado, El País 19/05/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.