Els drons i la desmaterialització del món.

 


Los drones se desarrollaron –como tantos inventos– en la guerra: otro intento de convertir las guerras en un juego de ricos. Y están pasando a la vida civil: formas de reemplazar el trabajo de los hombres. La famosa revolución industrial, que ya lleva tres siglos, es eso: que las máquinas lo hagan por nosotros. Primero se quedaron con el trabajo artesanal, después el industrial, después el agrario; ahora atacan la penúltima reserva: los servicios. En los países ricos, buena parte del empleo se centra en ese sector; un estudio que acaba de publicar la Universidad de Oxford dice que Estados Unidos podrá automatizar el 47% de sus empleos en los próximos veinte años: cargarse los puestos de la mitad de sus trabajadores. 

Una mitad precisa: se suelen automatizar los empleos menos cualificados, peor pagados. Nada contribuye más a aumentar esa desigualdad social que Obama lamentó en estos días, cuando dijo que no quería que su país fuera como Argentina. La solución, por supuesto, no está en prohibir los correos electrónicos para devolver su trabajo a los carteros; la igualdad no tiene que ver con mantener empleos –más o menos– basura, sino con igualar mediante leyes y distribuciones los ingresos de distintos sectores: repartir los beneficios de las mejoras técnicas. La solución es, como siempre, política. 

Es –casi– otro debate. Mientras tanto, el drone repartidor supone una modernidad curiosa. En un momento en que todo consiste en desmaterializar –en que el propio Amazon pelea por reemplazar los libros de papel que lo fundaron por libros de bits– para escapar de la opresión de la materia, innovar en la entrega de objetos con volumen parece obstinación en construir un futuro del pasado. 

Aunque ellos saben más –y corren por los aires. 

Martín Caparrós, Objeto supersónico no identificado, El País semanal, 22/12/2013

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"