L'ésser humà, subjecte actiu del seu desenvolupament.

Kant
Immanuel Kant

                              

Los metaconceptos que defiende Kant son de un valor heurístico y hermenéutico como pocos. Es por eso  que la aplicación razonada de los mismos nos sirve en la actualidad para facilitar su comprensión y aprensión en los procesos y métodos, independientemente de los avances de tipo científicotécnico, que como hemos dicho en alguna ocasión son conceptos atemporales. Su valor holístico es imprescindible para poder continuar pensando como especie.

Por ello, deberíamos de ser capaces de emplearlos para la construcción del futuro, partiendo de que la memoria del sistema tierra puede ser observada, analizada a través de leyes y aprendida por nosotros en el presente como nunca antes había sido posible por falta de conocimiento. Pero sin una visión teleonómica existe una imposibilidad metafísica de encontrarle dirección. No tan solo de eso, sino una incapacidad para saber lo que hemos de buscar en el pasado para configurar en el presente las direcciones básicas de la especie en el futuro.

El despertar de la conciencia permite a la humanidad en construcción su reencuentro evolutivo y se convierte en paradigma de nuestra existencia. En este sentido, los descubrimientos que permiten contrastar leyes como las de la selección natural también nos ayudan a ir más allá y esta vez si romper el continuum de la historia y convertirnos en sujetos activos de nuestro devenir.

La naturaleza no atenaza la evolución  de la propia naturaleza. Por el contrario, es la evolución realizada. Es la expresión de la potencialidad de las situaciones que generan interdependencia, primero de forma aleatoria y después de forma direccional. Kant tiene razón en casi todo lo que piensa y bastante sobre lo que conoce. Solamente la evolución y el progreso nos pueden permitir ir más allá. Y únicamente el saber que queremos nos permitirá ser más críticos con el conocimiento del pasado y la dependencia de las leyes de la naturaleza aunque esta sea ahora antropizada.

Nos tenemos que anticipar al azar y el trabajo interdisciplinar nos debe permitir este proceso de apropiación de lo que es ya nuestro. Engels, en Dialèctica de la Naturaleza y, sobre todo, en El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre ya nos hace conscientes de cómo se ha producido el cambio de las distintas formaciones en la historia y el papel del eje conductor que ha sido la actividad técnica socializada, ya que ha hecho emerger y consolidar nuestra humanidad.

La afirmación de Marx respecto a que no es la conciencia quien ha hecho al hombre sino el hombre el que ha construido la conciencia, nos permite entender que el diseño de la humanidad se ha autoactivado primero por necesidad y después ha de ser construido como práctica aprehensiva de su propia realidad, como ya hemos planteado con anterioridad. La búsqueda del pasado sólo tiene sentido en la construcción racional del futuro.

Eudald Carbonell, Deseando conocer el pasado (6), Sapiens, 21/06/2013

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

The End.