De transtorn a mutació.



Quien vea cualquiera de los numerosos vídeos de Stephen Wiltshire no se recupera del asombro. Wiltshire puede dibujar durante horas una ciudad que ha sobrevolado en helicóptero. Cada perspectiva, cada esquina de un edificio está dibujada con detalle como si fuera una cámara. Wiltshire, británico de 39 años, es un autista con un talento único. Wiltshire dispone de un pensamiento fotográfico, es un sabio.

Mientras los médicos ven en ese supertalento el desarrollo de un trastorno, algunos valientes futuristas como Juan Henríquez, presidente de la firma de inversiones Biotechonomy, piensan que estos sabios autistas anuncian un nuevo escalón de la evolución humana. Un homo sapiens con capacidades extraordinarias, en comparación con los cuales un día nosotros pareceremos anticuados.

Es una tesis muy audaz. Pero digna de ser señalada, muestra que desde hace algunos años la autoimagen del hombre vacila. En el siglo XX se veía como el culmen de la creación, el punto final de la evolución. Estaba acordado que nuestra especie, 7 u 8 millones de años tras su separación de los chimpancés alcanzó un estado estable, que ya no habría más cambios biológicos. La evolución se ha trasladado a la cultura.

¿Hacia dónde va la evolución del hombre? (traducción Ana Azanza), Espíritu y cuerpo, 25/01/2014
http://esprituycuerpo.blogspot.com.es/2014/01/hacia-donde-va-la-evolucion-del-hombre.html

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"