Rousseau i l'estadística (Byung-Chul Han).




También la volonté générale de Rousseau es el resultado de una operación estadístico-matemática. La voluntad general se forma sin comunicación alguna. Se forma de valores estadísticos intermedios:

Frecuentemente surge una gran diferencia entre la voluntad de todos y la voluntad general: esta solo atiende al interés común, aquella al interés privado, siendo en resumen una suma de voluntades particulares; pero suprimid de esas mismas voluntades las más y las menos que se destruyen entre sí, y quedará la voluntad general como la suma de las diferencias. (El contrato social)
Rousseau enfatiza que la constatación de la voluntad general no requiere de comunicación alguna, que incluso ha de excluirla. La comunicación desfigura la objetividad estadística. Así, Rousseau prohíbe la formación de partidos y asociaciones políticas. La democracia de Rousseau es una democracia sin discurso ni comunicación. El método estadístico genera una síntesis de cantidad y verdad. A la pregunta de cómo se puede reconocer un buen gobierno, Rousseau da una respuesta biopolítica. Se cuida de abordar la pregunta moralmente. El fin de la asociación política, según Rousseau, no es otro que el mantenimiento y el bienestar de sus miembros. El signo más evidente de ello es el incremento de la población. El mejor gobierno es sin duda aquel en el que el número de ciudadanos «aumenta continuamente». Rousseau exclama: "¡Calculadores, este es vuestro asunto: contad, medid y comparad!"(El contrato social).

Byung-Chul Han, Psicopolítica, Herder, Barcelona 2014

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.