text 86: Andy Robinson, Refugios del miedo: el oro y el papel higiénico




Impulsado por una avalancha de la demanda, el precio de la onza troy de oro se ha disparado hasta los casi 1.700 dólares, muy próximo al precio récord de casi 1.900 dólares alcanzado en septiembre del 2011, durante aquella terrorífica crisis financiera y, concretamente, frente a la posibilidad de que todos los ahorros en euros se desvanecieran en el aire por la implosión de la unión monetaria.
Ahora el microscópico Covid-19 está sembrando un miedo aún más apocalíptico que el que infundieron los brokers de Wall Street y la City. Esta frase de un comerciante de lingotes de oro radicado en la ciudad británica de Birmingham, y citado en un artículo del Financial Times titulado Gold bars in short supply due to coronavirus disruption, tal vez nos permita penetrar en la psicología del miedo de la pandemia: “Básicamente estamos vendiendo todo en el instante en el que vemos existencias … pero no llega lo suficiente. Es un poco como el papel higiénico”, explica el director de Birmingham Bullion.
Es la paradoja del metal precioso más codiciado y el producto utilitario más banal. Desde un punto de vista psicoanalítico, el oro y el papel higiénico parecen jugar el mismo papel en tiempos de pánico como estos. Son un refugio del caos. Y por supuesto es un refugio escatológico, anal en el sentido freudiano, de quienes buscan el sosiego y la seguridad.
Es más, el oro plasma los miedos más conservadores de quienes – eternamente preocupados por  la inflación que no existe y la hiperinflación que nunca vendrá– odian las últimas medidas de los bancos centrales de expandir hasta el límite la oferta monetaria y monetizar la deuda. Para  los conservadores gold bugs –bichos de oro– salvar el mundo así  es demasiado fácil, como tomar un prozac para quitar  la angustia que da sentido a sus vidas.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.