Vergonya i llibertat.





Una explicación de por qué es difícil que el sentimiento de vergüenza florezca en las sociedades liberales es, sin duda, el énfasis puesto por el mundo moderno y posmoderno en el valor de la libertad o de la autonomía individual, restando valor a la interdependencia y a las responsabilidades mutuas que deberían vincular a las personas libres. En principio, la libertad se erige en derecho (las libertades civiles) frente al control excesivo del Estado. Pero cuando esa libertad se extiende a todos los ámbitos de la vida civil y familiar, entendiendo que todas las relaciones son, en último término, relaciones de poder, los resultados que se obtienen no pueden ser satisfactorios. El énfasis excesivo en la autonomía individual acaba socavando los mecanismos de socialización y el desarrollo de las emociones morales que precisamente provienen de la necesidad de poner límites a la autonomía Sentir vergüenza por haber actuado contra el interés público es reconocer ciertas limitaciones de la propia libertad, significa aceptar que no se puede hacer cualquier cosa.

Tanto la vergüenza como la culpa (emociones sociales o morales) suponen la existencia de unos estándares con los que el individuo se identifica. Son criterios más o menos explícitos, en general poco precisos -como el del respeto mutuo o la reciprocidad-, pero imprescindibles para que no prevalezcan únicamente los comportamientos antisociales. (123)

Victoria Camps, El gobierno de las emociones, Herder, Barcelona 2011



Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.