Contra la religió de la "taula rasa"


Ningún animal nace como una pizarra en blanco, y los humanos no íbamos a ser la excepción. Desde Copérnico, una de las principales ocupaciones de la ciencia ha sido destronarnos de esa condición de excepcionalidad que nos empeñamos en sostener contra los vientos y las mareas de la realidad. Ni somos el centro del sistema solar, ni de la galaxia, ni del universo ni del multiverso. Tampoco somos el clímax de ninguna creación ni la perla de la biología. No somos más que un chimpancé algo rarito. Todos los talentos humanos de los que estamos tan orgullosos como especie –el lenguaje, la matemática, la poesía, la ciencia y el arte— hunden sus raíces en el pasado de la especie, y mucho más allá.

Javier Sampedro, Tabla rasa, El País 28/06/2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.