La necessitat social de la vergonya.











No obstante, junto a esa vergüenza que es destructiva sin paliativos, existe otra de la que puede decirse que constituye un imperativo moral, pues pone de manifiesto la adhesión de quien la siente los valores más altos. Cuenta Camus, en El primer hombre, que cuando un compañero de escuela le echa en cara que su madre sea una domestique, se siente avergonzado, si bien inmediatamente siente “vergüenza por haber sentido vergüenza”. (117-118)

No solo es un atributo de la vergüenza. Todos los sentimientos son ambivalentes, pueden ser positivos y negativos, apropiados e inapropiados. Por eso importa su papel en la formación moral de la persona. (118)

… precisamente porque el ideal es no tener que avergonzarse de nada, poder caminar con la cabeza alta, la vergüenza es una hipótesis no desechable. Sentir vergüenza ha de acompañar a las malas acciones. La vergüenza es una pasión, no una virtud o un modo de ser, clarifica Aristóteles. Aun así, puede ser bueno sentir vergüenza. (Ética a Nicómaco, 1128b 10-35)  (120)

Hoy, inmersos como estamos en un mundo en el que afortunadamente no queda rastro del sentido del honor que establecía cánones intocables, echamos de menos una cierta moralidad pública o una moralidad común, no basada en emociones viscerales como el desagrado del que habla Nussbaum, sino en el precepto que, según John Stuart Mill (Sobre la libertad), es el único límite a la libertad: el de no hacer daño a los otros y respetar la libertad de cada individuo. (…) La civilidad o la razonabilidad de las que habla Rawls son actitudes características de la ciudadanía, cuya falta debería avergonzar a quienes son incapaces de adquirirlas. Como debería avergonzar el incumplimiento reiterado de las normas de honradez que se presuponen en especial a aquellas personas que tienen más responsabilidades públicas. Que en las democracias liberales proliferen la corrupción y que ninguno de los corruptos se avergüence de serlo ni dé muestras de reconocer sus desvíos pone de relieve que algo falla en tales democracias. Falla el que no se consiga forjar el carácter ciudadano, un fallo que algo debe de tener con la desaparición de ciertas emociones sociales como la vergüenza o la culpa. (120-121)


Victoria Camps, El gobierno de las emociones, Herder, Barcelona 2011

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.