Emocions vermelles i emocions blanques.






El sentimiento de vergüenza está estrechamente vinculado a los orígenes del sentido moral. (110)

Bernard Williams ha distinguido entre emociones «rojas» y las emociones «blancas». Las primeras hacen enrojecer a la persona que se ve a sí misma desde los ojos de los demás. En las segundas, por el contrario, uno se mira desde “el ojo interior” que es la conciencia. Cuanto más homogéneos son los criterios sociales o morales sobre la buena educación o el comportamiento correcto, cuanto más cerrada esté la comunidad sobre sí misma y en torno a sus creencias, más sentirá el individuo el oprobio de la vergüenza al mínimo desvío. Por el contrario, una sociedad relajad u abierta en sus costumbres, indiferente a las distintas formas de aparecer y de hacer de quienes la componen, contribuirá a que el sentimiento de vergüenza se desvanezca e incluso acabe por desaparecer. (111-112)

Victoria Camps, El gobierno de las emociones, Herder Barcelona 2011

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.