dilluns, 18 d’abril de 2016

La il.lusió dels dos cors.


A través de los ojos observamos el mundo, pero quien lo interpreta es nuestro cerebro, así que cuando se cruza en nuestro camino una imagen "con truco", es probable es que este haya sido engañado y no podamos fiarnos plenamente de lo que vemos.

Así ocurre con esta ilusión óptica que evidencia, una vez más, la importancia del contexto en nuestra percepción de la realidad. En esta ocasión se trata de varios corazones insertados en uno cuadrado rayado que apreciamos en dos tonos diferentes cuando en realidad todos son del mismo color. Las imágenes forman parte de un vídeo publicado en Bite Size Psych, un canal de YouTube dedicado a la divulgación científica, en el que se ofrece una explicación de cómo vemos los humanos.


La clave de esta ilusión está en las rayas verticales que -estas sí- no son del mismo color. Por un lado las hay azules, que son las que nos hacen ver al corazón morado, y por otro las líneas verdes, que hacen que el corazón nos parezca naranja.

"Esto -explican en el vídeo- nos da una pista fundamental para entender cómo funciona nuestro sistema de visión, porque implica que no percibimos el color de los objetos basándonos en su color real, sino en cómo lo comparamos con lo que hay a su alrededor".

Vayamos por partes. Primero se nos muestran 12 corazones con rayas superpuestas. De esta forma vemos la mitad morados y la otra midad anaranjados.
Si partimos la imagen por la mitad, dejando uno de los lados sin rayas, observamos que todos son del mismo color: rosa.
Y si nos acercamos a uno de los corazones para verlo con más detenimiento, descubrimos que las rayas son verdes y azules y, que esa diferencia, es la que está afectando a nuestra percepción. ¿Por qué? Porque nuestro cerebro está recurriendo al contexto para compensar esos colores que le llegan.
En el vídeo se explica que estas ilusiones ópticas son útiles porque nos ayudan a entender qué hay detrás de nuestra vista: "un cerebro utilizando un sesgo para procesar las señales visuales que le llegan. El resultado es lo que llamamos visión".

Además de los corazones de colores en el vídeo utilizan otros dos ejemplos: el del retraso de destello (flash lag effect) - ocasionado por el tiempo que necesita nuestro cerebro para asimilar lo que recibe - y otro provocado por la fatiga de nuestra retina, que nos hace ver una imagen en blanco y negro cuando en realidad está coloreada.

María Sánchez Sánchez, Estos dos corazones son del mismo color (aunque no lo parezca), Verne. El país 18/04/2016