dissabte, 2 d’abril de 2016

Les gran paraules provoquen grans desgràcies (Sòfocles).

Sòfocles


El mundo redescubre hoy lo que los griegos sospechaban hace más de dos mil años: que las “grandes palabras” provocan las “grandes desgracias” (Sófocles, Antígona, vv. 1.350-1351); que el hombre, esa cosa extraña entre todas las cosas” (ibid. 332-333), no es aquello que debe ser superado, sino preservado, y en primer lugar contra sí mismo; que el superhombre es lo que más se parece a lo inhumano; que el bien puede ser el enemigo de los mejor; que lo racional no siempre es razonable y que la tentación de lo absoluto (que ellos llamaban hybris) es la fuente siempre resurgente de la desgracia humana. (8-9)

Pierre Aubenque, La prudencia en Aristóteles, (con un apéndice sobre la prudencia en Kant), prólogo,  Crítica. Grijalbo Mondadori, Barna 1999

Título original: La prudence chez Aristote (1963)