Si només em quedés una hora de vida (en twits).




Si sólo me quedara una hora de vida habría que apartar las ilusiones, ir a lo esencial, pero ¿dónde está lo esencial? 

Sabemos que el futuro se reduce de año en año, pero todavía nos queda la feliz ignorancia que nos permite seguir esperando 

Con sólo una hora de vida, con apenas un porvenir de bolsillo, me dan ganas de luchar, todo antes que la inercia y el desanimo 

Nuestra vida está llena de lagunas. Lo que nos salva es la voluntad de escribir una continuación, hacer que parezca coherente 

Para continuar con nuestro folletín existencial, hay que dar por sentado que el tiempo sigue como una evidencia y una necesidad 

La vida es como un latido, una sucesión breve entre dos lagunas, entre la nada y la nada 

Para contemplar la vida, como se contempla el mar, habría que estar fuera, cosa que no podemos hacer, por tanto no vemos nada)

La vida como el latido es intervalo, separación y sucesión de separaciones. De esos latidos, depende lo que llamamos la felicidad 

La felicidad no es un estado continuo, persistente, homogéneo y liso, eso no existe , salvo en un supuesto Paraíso 

Eliminar de la vida todo lo negativo es una estupidez, es imposible separar las alegrías de las penas, nos vienen en un solo lote 

¿Por qué el error más generalizado consiste en imaginar una felicidad completa, absoluta y perfecta? 

Porque erróneamente creemos posible unificar la existencia, transformar lo múltiple en unidad, porque solo vemos con un ojo 

Jamás he vivido teniendo en la conciencia una sola idea, mas bien un amasijo en el que chocan una multitud de sensaciones 

A los filósofos les da lo mismo, no hay nada que hacer, han inventado el espíritu puro capaz de ocuparse de una sola cosa a la vez 

Pocos pensadores en Occidente han señalado ese desmigajamiento móvil del sujeto, excepto Nietzsche 

Es evidente, también, que estoy, en cierto sentido, unificado. Jamás, salvo en caso de delirio, confundimos lo real y lo soñado 

Entonces, ¿quién muere? ¿la multiplicidad? ¿la cohesión que mantiene la coherencia de los flujos? No lo sé y nadie lo sabe 

Más vale acabar con la obsesión de comprenderlo todo, es una convicción embarazosa de la cual sería útil deshacerse 

El saber, como la felicidad, es necesariamente incompleto, está lleno de espacios en blanco, porque por naturaleza somos ignorantes 

Nuestra cultura detesta la ignorancia, la cree maléfica, hasta el punto de que cuando algo es incognoscible, lo tapamos con creencias 

No sé lo que se mantiene unido tras la muerte. Unos creen que existe una inmortalidad, otros que desaparecemos para siempre 

Si sólo me quedara una hora de vida, haría lo único que más o menos he sabido hacer, escribiría apenas una hora, pero libre 

Si sólo me quedara una hora de vida, escogería la escritura como estratagema contra la muerte 

Yo ya me habría vuelto definitivamente inerte, y, sin embargo, estas frases que estoy componiendo permanecerían 

Lo que escribo en este instante ya será pasado para mí en el momento siguiente, pero seguirá siendo presente, para otros, mañana

La escritura permite perennizar singularidades, hace eternos instantes, aunque no posean méritos especiales 

Quiero grabar el instante para que un ojo, tal vez, se pose sobre él, mucho más tarde, mucho después, sin que yo lo sepa 

El tiempo pasa, mientras las paradojas se enmarañan: pensar la muerte que es impensable, convencerme de la nada sin caer en el nihilismo 

La filosofía podría muy bien ser hija de la ignorancia antes que amante del saber 

Contra la arrogancia omnipresente de los sapientes, se trata de recordar que existen límites a nuestro saber

Habría que definir a los filósofos como los guardianes de la ignorancia 

Los filósofos escépticos defienden que aunque por naturaleza seamos ignorantes, ello no debe servir de pretexto para desesperar 

La única salida es renunciar a la ambición de conocer "la" verdad y experimentar la alegría que esa renuncia produce 

El saber nos hace cometer tantos errores como la ignorancia 

Hay que liquidar rápidamente el saber, porque el futuro se reduce y ya no permite fantasear con una ciencia por construir.

Decir que la razón puede bastar para todo es una locura más, pues la verdad engendra también pasiones que ciegan más que iluminan 

El amor es ese enigma que lo invierte todo, es lo contrario de la duda, de la ignorancia, de la razón. Quien ama está en la evidencia 

Del amor, los filósofos no han dicho nada interesante, no encierra argumentos, ni premisas ni deducciones, simplemente la evidencia 

El amor hace hablar, sin duda, pero nunca de él, de él no hay nada que decir

El amor lo engloba todo, no selecciona. Me gustan tus ojos, pero no tu apéndice intestinal, ¿de dónde sacan esos límites absurdos?

El desvarío amoroso es nuestra única ancla, sin límites ni contornos. Si amas, ¿dejarás de amar por unas cuantas arrugas?

¡Gracias a la oscuridad, todo se ilumina! ¡Sed negativos!, de ello saldrá siempre alguna alegría

No son nuestras formas de ver las que divergen, en la propia realidad hay dos caras. Es por tanto necesario ejercitarse para ver doble

Hay que cultivar esa vista doble para tener de la vida y del mundo una visión exacta, en relieve

Esta tensión, no basta percibirla, hay que asumirla, soportarla, aprender a no prescindir de ella

Parece más sencillo convencerse de que el mundo es de una pieza, pero es más interesante y liberador conservar la tensión del mundo

Nada supera la tensión de los contrarios, pueden evolucionar, pero jamás uno disuelve el otro, la tensión persiste,es la realidad misma

En ausencia de referencias, existen a pesar de todo brújulas que indican dónde está la vida, la mejor, la más plena

Elegir la vida, siempre y en todas partes a pesar de la nada, la muerte próxima, con el amor y otras fuerzas más, es la única salida

Yo siempre aceptaría una segunda vida, una tercera, una cuarta, un número infinito de existencias, todas iguales a la que he vivido

Lo que nos ata a la existencia es un apetito, como decía Spinoza, un deseo interminable, capaz de casi todo para perdurar

Sin la tenacidad y la rabia de ese apetito originario, todo el mundo pondría fin a su vida al primer rasguño

Sin embargo, no es nuestra supervivencia lo que el apego a la vida elige de entrada, ese apego es también un apego a los demás

Sin ese apego a la vida, que es a la vez apego a los demás, no se entenderían los salvamentos, el socorro y la solidaridad

Los humanos inventan continuamente razones para vivir más elevadas: antes muerto que esclavo, antes muerto que vencido.

Unas razones para vivir pueden más que una supervivencia privada de ellas. ¿Hay que ver en esa exigencia el signo de la locura humana?

Ninguna idea merece morir por ella. Dar la vida por una causa, entonces, sería una prueba de enajenación

Sin embargo una vida así es apática, torva, gris. Se proclama más humana, pero a costa de la indiferencia y, sobre todo, de la indignidad 

Los humanos son grandes por su locura, necesariamente insensatos, nadie puede negarlo, pero ese es su destino

La locura humana no tiene salida, es más: la propia razón es una de sus manifestaciones.

Creer que se puede vivir rigiéndose totalmente por la razón, que toda locura puede ser abolida, es otra insensatez

La razón es monótona, enseguida aburre, pero ¡la locura! ¡qué maravilla! jamás se queda sin recursos, inventiva, diversa

La razón es una, la sinrazón, infinita

Si los humanos tienen un punto en común es la capacidad de inventar mundos ficticios, de lograr vivir en ellos, de preferirlos a la realidad

Reivindico esa condición de animal insensato del hombre, porque es insuperable, contra todo esperanza, constituye su grandeza

Si sólo me quedara una hora de vida, dedicaría un instante a recordar que los humanos están locos

A causa de la deficiencia radical de nuestra capacidad de conocer, debemos imaginar, tapar nuestras vergüenzas con fantasías y utopías

Nadie escapa a esa absoluta necesidad de fantasear, inventar ficciones, elaborar mitos, máquinas de dar sentido

La humanidad siempre es joven, los humanos vivos acaban de nacer y la madurez no es acumulable, como los saberes científicos y técnicos

El problema de la muerte no radica en los hechos, sólo en lo que pensamos de ellos

Cada vez pensamos menos en la muerte, esa despreocupación nos hace perder de vista no la muerte, sino lo esencial de la vida

Cada uno de nosotros muere por primera y última vez

Me dan risa los filósofos, con ese proyecto viejo y absurdo de aprender a morir, como si fuera posible aprender algo que no se repite

La muerte no se aprende, lo único que se puede hacer es prepararse para guardar la compostura

Cada uno debe inventar, asumir en la bruma de la incertidumbre, el reino de lo imprevisible

Nadie cultiva ya el arte de salir de la muerte airoso, de bajar el telón como un héroe, morimos al azar, apartados, sin brillo ni lucha


Roger-Pol Droit, Si solo me quedara una hora de vida, Paidos Ibérica, Barna 2015

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.