Aprendre a percebre.



En 1690, William Molyneaux planteaba a John Locke la cuestión siguiente en una carta: imaginemos una persona ciega de nacimiento, llega a adulto y entonces de repente es capaz de ver. La pregunta es, en ese momento, ¿es capaz de distinguir formas sólo con la vista que antes podía distinguir con el tacto? Por ejemplo, una persona ciega que pudiera distinguir con el tacto entre una esfera y un cubo: ¿sabría señalarnos realmente cuál era la esfera y cuál el cubo? Más de 300 años después, el 10 de abril de 2011, se publicaba en Nature un artículo en el que se explicaba que la respuesta era que no. Pero hay que matizar esta respuesta.

Un grupo de científicos del MIT pudieron hacer que niños ciegos pudieran vergracias a la cirugía y aprovecharon para hacer este tipo de experiencias y si bien al principio no eran capaces de reconocer visualmente una cosa que habían palpado, si podían adquirir esa habilidad transcurridos unos días. Otro tipo de percepciones, como el reconocimiento de caras no era cuestión de días, sino que podía tomar entre seis y doce meses.

Y no deja de ser curioso el hecho de no saber reconocer algo tan solo con la vista. Estamos tan acostumbrados que ni nos damos cuenta, pero el cerebro no tiene de forma innata la habilidad de conectar diferentes tipos de percepción (por ejemplo, tocar una cosa y luego reconocerla con la vista o viceversa), pero puede aprenderlo de forma rápida. Hemos de suponer que cuanto más jóvenes somos, más rápidamente, porque hay un caso un tanto curioso que tuvo serias dificultades.

Se trata de Sidney Bradford. Nacido ciego en 1906 (afirman que respondía a algunos estímulos luminosos), su hermana mayor explicaba que llevó los ojos vendados toda su infancia. Creció como ciego y llevó una vida como tal. En 1959, cuando tenía 52 años, era una persona normal, que leía Braille y trabajaba como operario. En aquella época se pudieron hacer trasplantes de córnea, y podía recuperar la vista mediante una intervención quirúrgica. Sería el primer ciego a quien la medicina moderna devolvería la vista.

Lo que vio al abrir los ojos

Cuando abrió los ojos estuvo lejos de reconocer una cara. Lo que vio fue para élalgo deforme desde donde salían voces. Juzgaba correctamente las distancias y medidas de objetos con los que estaba familiarizado, como las sillas, pero no tenía idea de la distancia desde el cuarto piso del hospital al suelo. No veía la ambigüedad en el cubo de Necker ni podía ver las perspectivas.
Cubo de Necker

Hubo experiencias que tenía familiarizadas con el tacto como caminar y la pudo ir calibrando con la vista, pero para objetos intocables o imágenes no le sirvió de nada. Estas inusuales respuestas nos inducen a pensar que muchas de las ilusiones que tenemos son el resultado de procesos cognitivos más que un simple procesamiento de señales fisiológicas.

Dicen que antes de cruzar una calle cerraba los ojos y que después de la operación, al volver a seguir ejerciendo su trabajo, también cerraba los ojos, trabajando como siempre lo había hecho.

Podemos plantearnos lo difícil que sería aprender Braille si perdiéramos la vista de adulto. ¿Podemos imaginarlo? Pues debe suceder lo mismo si se intenta aprender a ver habiendo recuperado la vista como hizo Sidney Bradford.

Fuente | Nature
Fuente | Richard Gregory
Fuente | MIT
Foto | Fibonacci

Omalaled, Cuando los ojos pueden ver pero el cerebro no, xatakaciencia.com 17/12/2015

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.