Mística i teologia negativa (Pierre Hadot).

San Juan de la Cruz


Estaba tan fascinado por san Juan de la Cruz que quería abandonar el clero secular para entrar en la orden religiosa de los carmelitas, orden contemplativa o eremítica –la de san Juan de la Cruz, precisamente-, El prior del Carmelo de Avon, cerca de Fontainebleau, donde hice un retiro, me hizo comprender que aquel deseo de contacto directo con Dios era un error y que era absolutamente necesario pasar por Jesucristo. Por otro lado, podemos preguntarnos si el mensaje cristiano es finalmente compatible con la mística, ya que se supone que la experiencia mística, como acabo de decir, puede procurar un contacto directo con Dios, mientras que, en el cristianismo, Cristo es el mediador indispensable. (122)

La teología negativa es un discurso sobre Dios, pero que no emplea más que negaciones; así, por volver a tomar prestados ejemplos del Pseudo Dionisio en su Teología mística: Dios no es ni móvil, ni inmóvil, ni unidad ni deidad, ni bien, ni espíritu, etc. La razón de estas negaciones es que Dios se considera como trascendente a todos los predicados que el hombre pueda utilizar para hablar de él. Este método nos hace tomar conciencia del hecho de que el principio supremo es inconcebible, que el Absoluto no puede ser un objeto del que podamos hablar y, como dice Plotino, que hablando de él no hablamos más que de nosotros mismos. (127)


Experiencia unitiva y vida filosófica.

Pierre Hadot, La filosofía como forma de vida. Conversaciones con Jeannie Carlier y Arnold I. Davidson, Alpha Decay, Barna 2009

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.