Alguna cosa no funciona (il.lusió òptica).





La idea de esta habitación es del artista Julian Hoeber; la idea es bastante sencilla: construir la «casa» deliberadamente inclinada, así como sus elementos: sus paredes que se tocan en ángulos de 90 grados, hay una silla, un espejo… La principal diferencia es que las paredes realidad están inclinadas unos 29 grados respecto a la horizontal del suelo.

El resultado es una especie de ilusión óptica y sensorial que confunde y desorienta a la gente cuando entra y pasa un rato en la habitación; las líneas rectas dejan de ser «gravitacionalmente verticales» – que es como nuestro cerebro está acostumbrado a percibirlas. Incluso concentrándose de forma lógica en lo que ve y siente, para una persona cualquiera es difícil no sentir cierta extraña sensación de que «algo está mal».

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.

Nòmades.