El món gestionat com una botiga de queviures.


Margaret Tatcher
El pasado no existe. La señora Thatcher ignora que nació en Grantham, una pequeña ciudad del noreste de Inglaterra donde de joven despachaba detrás del mostrador de la tienda de ultramarinos de su padre, el señor Alfred Roberts, un menestral de clase media y edil del Ayuntamiento, imbuido por el rigor metodista que aplicó a la política municipal, a la contabilidad de su negocio y a la educación severa de su hija. Margaret Hilda Roberts aprendió en la tienda familiar desde niña que el género humano es solo una clientela y que se divide en dos: unos clientes son serios, honrados y laboriosos, lo que les permite pagar la compra al contado; en cambio, a otros su padre tenía que fiarles porque se pasaban el día en la taberna y esperaban que el Estado les resolviera los problemas con subsidios y esas cosas, hasta que hubo que retirarles el crédito para cortar por lo sano.

Esta joven tendera tenía una voluntad férrea y la inteligencia muy despierta, lo que le permitió conseguir una beca para estudiar en un colegio de Oxford, pero llevaba ya incorporadas en el cerebro las lecciones prácticas que se aprenden de la vida y no en la universidad: que dos y dos son cuatro y nunca son cinco. En 1946, recién terminada la guerra mundial, era una hazaña que una chica como Margaret fuera admitida en el círculo de los estudiantes elitistas y que, encima, decidida a meterse en política, eligiera hacerlo en el Partido Conservador. Un clan lleno de machistas, gentes de casta, viejos lores, aristócratas cacatúas y herederos mantecosos, cuyas mujeres permanecían en casa dando órdenes a los criados después de montar a caballo por la pradera.

Todo el secreto de la Dama de Hierro fue que defendió en economía las cuentas de la vieja con suma entereza y obstinación. Por lo demás, la política consistía en mantener siempre muy alta una moral de combate. Esta actitud de no permitirse nunca una duda fue un disolvente entre los blandos varones de Partido Conservador. Margaret Thatcher comenzó a escalar puestos; primero obtuvo un escaño en el Parlamento, y antes de acceder al puesto de ministra de Educación, ensayó sus armas como secretaria de la Seguridad Social, donde practicó las mismas artes que la zorra realiza en un corral de gallinas; luego fue líder del Partido Conservador, y en 1979, mientras el IRA hacía saltar por los aires a lord Mountbatten desde su yate, Margaret Thatcher ganó las elecciones generales y se convirtió en la primera ministra, un suceso insólito en la historia de Europa. A renglón seguido, comenzó a aplicar la receta de una tendera de clase media. El mercado lo es todo. El mercado se corrige a sí mismo, se purifica expulsando de su seno a los débiles y a los holgazanes. El Estado no está para ayudar a los ciudadanos. Cada uno es responsable de sí mismo.

Mientras Margaret Thatcher planchaba a los sindicatos, privatizaba a las empresas públicas, se enfrentaba a las huelgas y entronizaba el neoliberalismo más salvaje, desde Dawning Street se dirigía a la Cámara de los Comunes con el bolso de cocodrilo charolado como el mismo espíritu con que iba a la tienda de ultramarinos de su padre. Fue el gran festín del librecambio con los perros de la codicia humana ladrando en el corazón del dinero. Pero aquella fiesta se convirtió en el baile maldito de esta durísima crisis económica.

Manuel Vicent, La dama que soltó los perrros de la codicia, El País, 21/01/2012
http://www.elpais.com/articulo/Revista/sabado/dama/solto/perros/codicia/elpepirsa/20120121elpepirsa_2/Tes?print=1

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

The End.