Entrades

TRAGEDIA del LENGUAJE (Friedrich Nietzsche) - ¿Por qué las PALABRAS no A...

Imatge

Filosofía Ara i aquí 2 part Amb Ignacio Castro Rey

Imatge

Què és la crueltat? (Judith N. Shklar)

Imatge
Judith N. Shklar fue una filósofa nacida en Riga (Letonia) en 1928. Su familia dejó el país durante la Segunda Guerra Mundial y se instaló en Montreal (Canadá). Ella estudió filosofía y se doctoró en Harvard, donde se convirtió en la primera mujer en ocupar una cátedra en el departamento de Ciencia Política. ‌Sobre la crueldad habla tanto en el ensayo El liberalismo del miedo (1989), como en Los vicios ordinarios (1985), en el que se detiene en: ‌ 1-La crueldad 2-La hipocresía 3-El esnobismo 4-La traición 5-La misantropía ‌ Estos cinco vicios son una versión política y social de los siete pecados capitales. No se trata de ideas desagradables a las que tenemos derecho ni se quedan en actos y decisiones específicas: “Estos vicios pueden afectar a todo nuestro carácter y, por lo tanto, nuestras respuestas a ellos son mucho más profundas, tanto en lo emocional como en lo especulativo”. ‌El objetivo de Shklar no es ni eliminar ni prohibir estos vicios, “sino explorar las dificultades de r

Ètica empresarial.

Imatge
Como recoge el economista Richard H. Thaler en Todo lo que he aprendido con la psicología económica , Apple y Sony Music incrementaron los precios de los discos de Whitney Houston en iTunes después de la muerte de la cantante. Y Uber incrementó sus precios en Nueva York durante una gran ventisca, lo que llevó a que interviniera el fiscal general del Estado y pusiera límite a esa subida. Muchos economistas defienden que la única obligación de una empresa es hacia sus accionistas. Los empleados y clientes solo son herramientas para que la compañía registre beneficios. No importa nada más porque sin beneficios, no hay empresa y sin empresa no hay ni puestos de empleo, ni sueldos, ni paraguas. ‌Estos grandes almacenes seguirían, al menos en parte, las ideas del economista y filósofo Adam Smith. Él escribía en La riqueza de las naciones que "no es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés". Lo q

La fe en el progrés és una superstició.

Imatge
La fe en el progreso es una superstición. Para el   humanismo   liberal tiene el mismo poder que antes tenía la religión revelada. La cosmovisión laica es un pastiche de ortodoxia científica y esperanzas devotas. Todo esto nos dice   John Gray   en un libro ya clásico que ahora reedita Sexto Piso. La idea no es nueva, fue agriamente debatida por ­ Naphta   y Settembrini en aquella montaña mágica. Lo que sí es nuevo es el empeño de desenmascarar a cristianos viejos tras la careta del humanismo. Liberales que nunca se cansan de predicar que somos libres de vivir como queramos. Para Gray, la idea de que el libre albedrío nos diferencia de los animales es una herencia (nefasta) del cristianismo. Y lo mejor sería desembarazarse de ella. La doctrina cristiana de la salvación se ha transformado en un proyecto de emancipación humana universal. La ciencia, al aumentar el poder humano, aumenta al mismo tiempo los defectos de la naturaleza humana. Y eso empieza a ser un problema. No es lo mismo s

IA i llenguatge.

Imatge
La expresión IA es equívoca porque estos algoritmos ni son inteligentes, ni son tan artificiales. Naturalmente, estamos lejos de saber con precisión qué es la inteligencia, pero sí sabemos que los llamados seres inteligentes, nosotros mismos, somos capaces de comprender, razonar, pensar, hacer abstracciones, atributos que no parecen poseer los nuevos productos de la IA. En realidad, «no hay evidencia ni matemática, ni física, ni se conoce la existencia de ningún prototipo equivalente a las capacidades pensantes de un cerebro humano» ( Etxebarria 2023 ), y ni siquiera sería acaso inteligente la atractiva OS2, Samantha, de   Her , que perturba a Theodore y tanto lo ama. Por poner algún ejemplo revelador, un algoritmo dirigido por buenas instrucciones ( prompts ) puede demostrar un teorema pero, según dicen los matemáticos, no puede inventar un teorema. Es cierto que estos algoritmos tienen algo así como inteligencias, mejor sería decir capacidades, específicas, sistemas que generan respu

Volem viure perquè sabem que morirem.

Imatge
El texto más hermoso de Platón es sin duda El Banquete , y dentro de él, el discurso de Diotima sobre Eros, el deseo, el conocimiento y la belleza. Pero es también uno de los pocos casos en los que la aplastante lógica de Sócrates se vuelve inestable y Diotima no acaba de explicar bien por qué no solo se desea lo que falta sino también y sobre todo que permanezca y se reproduzca lo que se tiene y ama. La finitud, la penuria y el impulso de vida son los padres del amor, pero no porque aspiren a la inmortalidad, sino por resistencia de la vida e impulso de supervivencia. Martin Hägglund en Dying for time: Proust, Woolf, Navokov desarma la teoría socrática de que el deseo es siempre una falta que aspira a la inmortalidad. Por el contrario, la temporalidad y finitud tanto de las vidas propias y ajenas como de sus dichas, placeres y gestas es lo que impulsa el deseo de renovarlas, de sobrevivir, de reproducir la existencia: "El discurso de Diotima permite así articular la distinción e