dimecres, 15 de juny de 2016

Mapa interactiu i gràfics de l'Índex de pau global (esglobal).

Mapa_Indice_2016
http://www.esglobal.org/mapa-interactivo-del-indice-de-paz-global-2016/?utm_campaign=shareaholic&utm_medium=twitter&utm_source=socialnetwork
El mapa interactivo del Índice de paz global 2016 analiza 163 Estados independientes y territorios, cubriendo el 99,7 de la población mundial, a través de 23 indicadores. La edición de este año incluye Palestina por primera vez. El Índice mide la paz global teniendo en cuenta tres grandes áreas: el grado de seguridad en la sociedad, el alcance de conflictos domésticos o internacionales y el grado de militarización.





En las últimas décadas el mundo es menos pacífico, ha sufrido un deterioro del 2,44%. En la actualidad, 85 países han empeorado su situación frente a los 77 que la han mejorado. Las zonas más afectadas son Oriente Medio y Norte de África, la región norte de África subsahariana, América Central y los países del espacio postsoviético, particularmente Ucrania.




El impacto económico de la violencia en la economía mundial fue de 13,6 billones de dólares en 2015 en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA). Ha bajado en un 2% debido principalmente a una disminución de los homicidios y los gastos en seguridad interna y militar en los países industrializados.







El número de incidentes terroristas casi se ha triplicado desde 2011. El nivel total de actividad terrorista se incrementó un 80% desde 2013 a 2014, convirtiéndose en el mayor aumento en los últimos años. Los países donde se concentran la mayoría de los atentados son Irak, Nigeria, Afganistán, Pakistán y Siria.




El número de muertes por conflictos internos ha aumentado considerablemente en la última década, en gran parte a causa de la guerra en Siria. Sri Lanka, India, Chad y Colombia son los países que han experimentado una relevante reducción de muertes por conflicto interno. Por el contrario, Siria, México, Irak, Nigeria y Afganistán son los que han sufrido un mayor incremento.




El aumento del conflicto en la última década se ha traducido en un fuerte incremento de refugiados y desplazados internos, el número de refugiados pasó de 9,8 millones de personas en 2006 a más de 15 millones en 2015 y la cifra de desplazados internos aumentó de 12,8 millones en 2006 a 34 millones en 2015, una subida del 166%.