dijous, 30 de juny de 2016

Imatges que fan que el cervell es torni boig.

Seguramente alguna vez hayas visto esos vídeos y gifs que te obligan a mirar fijamente una imagen con colores invertidos durante un rato. La voz en off te suele recomendar que no cierres los ojos ni pestañees para que la experiencia sea efectiva.

Tras varios segundos concentrado y con la mirada fija en la pantalla, aparece una imagen en blanco y negro. Pero, por sorpresa, nuestros ojos la ven en color. ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué no percibimos por un instante la fotografía en blanco y negro?

Haz la prueba tú mismo. En el siguiente vídeo te aparecerá una imagen con un punto verde. Quédate mirándolo sin pestañear durante mucho rato, hasta que aparezca otro plano y… ¡sorpresa!




Todo tiene una explicación científica. Al contemplar una imagen, la luz rebota y golpea la retina. Cuando hacen esto durante un tiempo, las células de la retina, que son responsables de interpretar diferentes colores se fatigan y dejan de enviar señales al cerebro, por lo que ves una imagen diferente a la que aparece realmente.

No te preocupes si la primera vez te ha costado ver lo que sucedía. A veces, las personas miopes tienen que repetir el proceso dos o tres veces, pero, al final, acabas visualizándolo.