Vull ser responsable 1.


El psiquiatra parecía nervioso. ¿Qué era lo que no acababa de decir? Llegaron a la entrada del edificio de la administración, y entonces el psiquiatra se puso serio y protocolario, como és hasta entonces nunca le había visto.

-Está usted libre- dijo.

-¿Libre?- pergunto él.

-Hemos llegado a la conclusión que puede usted reintegrarse en la sociedad sin ningún peligro. (...)

-Pero no pueden ustedes soltarme así como así, sin más.

Tenía clara conciencia de que su voz debía de parecer lamentable.

-¡Sigo siendo culpable! ¡He matado a golpes a mi propia mujer! (...)

-¿Culpa?- dijo el psiquiatra, con un cieto deje de desdén en la voz- ¿Pero es que no sabe usted que la sociedad está a punto de abolir de una ve para siempre el concepto de culpabilidad? (...)

-Sí, sin duda, la maté a golpes -se oyó repetir a sí mismo-, ¡la maté a golpes!

-O se sintió usted impulsado a ello. Hay una diferencia.

Henrik Stangerup, El hombre que quería ser culpable, Tusquets, Barna 1991, pags. 43-44

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"