Sobre la realitat virtual.


Digámoslo en términos generales. El ser humano nunca se ha limitado a ver lo que ve. Siempre ha imaginado un más allá de su entorno vital (...).
Basta con soñar para conocer la realidad virtual. Cada noche nos sumergimos en mundos virtuales que nos son ajenos, y también propios. Y no hay que olvidar que algunos sueños terminan corvirtiéndose en pesadillas.
La realidad virtual basada en la visualización informática difiere de las otras formas de virtualidad por su capacidad de producir una y otra vez las mismas percepciones artificiales, sin prejuicio de que los sentimientos y las sensaciones que cada cual podamos experimentar ante dichas percepciones sean muy diferentes según las personas.
Muchos seres humanos han estado profundamente influidos por mundos ficticios e imaginarios, hasta el punto de ser determinantes de su identidad y sus actitudes vitales: Don Quijote es un buen ejemplo (...) La novedad consiste en que los dispositivos RV (Realidad Virtual) son intersubjetivos, es decir, pueden ser usados por sujetos muy distintos, generando en ellos efectos y percepciones similares. Además, están preprogramados, de modo que producen aquello para lo cual han sido diseñados y no sensaciones virtuales al azar.
Dicho de otra manera: en las tecnologías Persona-Máquina la máquina M produce un mismo mundo virtual para las diversas personas P que usen los artefactos correspondientes, aunque dichas personas experimenten sensaciones distintas. Los dispositivos RV generan una realidad intersubjetiva, y son capaces de repetir la operación una y otra vez. Por ello la realidad de la que hablamos, pese a ser artificial, no es menos real que la repetición cotidiana del orto o del ocaso del sol.

Javier Echeverría, Un mundo virtual, De bolsillo, Barna 2000

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"