dimecres, 5 d’octubre de 2016

Sobre la ciència.

El divulgador científico francés Christophe Galfard, en Madrid.
Cristophe Galfard
Déu i la ciència: ... el objetivo de la ciencia no es encontrar razones que sostengan que dios existe o lo contrario, sino descubrir cómo funciona la naturaleza. No tiene nada que ver. Para algunos, la religión puede ser una fuente de inspiración. Para otros es un bloqueo absoluto. Depende de la gente y eso es independiente de la investigación científica. Si aceptamos respuestas, no es ciencia. Si aceptamos preguntas, entramos en una metodología científica. De momento, solo la metodología científica nos ha permitido descubrir cosas que no conocíamos antes. Ese choque entre ciencia y religión me da igual. En mi departamento de Cambridge había colegas de muchas religiones, como cristianos, musulmanes e hindúes, pero intentábamos descubrir las mismas cosas. La religión no era un obstáculo. Si metes a Dios en la ecuación, entonces ya no es ciencia. Dios no aparece en ninguna parte en el universo descrito por la ciencia.

Les aplicacions pràctiques i la ciència: Las aplicaciones prácticas no forman parte de la ecuación en la ciencia teórica. Y no pasa nada. En general, las personas que descubren algo nuevo no son las que descubren sus aplicaciones prácticas. Llegan más tarde, cuando comprendemos el fenómeno. En el momento del descubrimiento, la aplicación tecnológica no existe. Toda la física cuántica, cuando fue descubierta hace un siglo, no tenía aplicaciones prácticas, más allá de entender nuestro mundo. Hoy en día no hay nada que no utilice la mecánica cuántica: ordenadores, teléfonos móviles, televisores… No hay que pensar en aplicaciones prácticas cuando se hace física teórica, porque no funciona así.

De la teoría de la relatividad general, que tiene un siglo como la mecánica cuántica, no tenemos casi aplicaciones. Tenemos el GPS y poco más. Quizá la teoría se descubrió demasiado pronto y todavía no hemos entendido cómo utilizarla. Pero estoy convencido de que llegarán las aplicaciones y de que algunas de ellas hoy no podemos ni imaginarlas.

Ètica i ciència: Sin conocimiento científico, la democracia es más complicada. Los políticos dicen tantos disparates... La verdad no es muy importante para ellos, en general. En la investigación científica, en su conjunto, hay una honestidad. Los individuos siempre pueden decir tonterías, pero se puede confiar en el conjunto de la comunidad científica, porque hay un sistema de verificación. Hay una verdad actual, que puede evolucionar, pero que está ahí. Es agradable saber que hay una parte de la población mundial que sirve a la humanidad y no está ahí por el poder, sino por la alegría del descubrimiento.

La gente debería tener un mínimo conocimiento científico. Y no es su culpa, sino de las instituciones, que deberían mantener el contacto con el gran público. En Francia, Nicolas Sarkozy ha dicho hace dos semanas que el cambio climático ha existido desde siempre, lo que quiere decir que lo que ocurre ahora no es culpa de los humanos. No es responsable decir eso. No es verdad. Siempre ha habido variaciones climáticas, pero conocemos bien el origen del cambio climático actual: es humano.

Manuel Asende, entrevista con Cristophe Galfard: "Dios no aparece en ninguna parte en el universo descrito por la ciencia", El País 03/10/2016