dimarts, 4 d’octubre de 2016

Què entenien els grecs per democràcia?

Resultat d'imatges de democracia griega

Por democracia se entendía no sólo un régimen basado en la participación directa del ciudadano en lo que se refiere a la deliberación y aprobación de leyes o decretos, a diferencia de los regímenes representativos, sino también en la labor de toma de decisiones y ejecución, así como en el ejercicio de los tribunales de justicia. Por otra parte, el procedimiento de sorteo, considerado característica distintiva de lo democrático era utilizado con frecuencia para todas aquellas tareas que no exigieran conocimiento de experto. Por último, el término demos no tenía como única significación el «conjunto de la población» como cuando era declarada la aprobación de una ley en nombre del demos, como era costumbre en la democracia ateniense, sino que a menudo el término adquiría otras significaciones como la «multitud», y con una determinada connotación social la mayoría integrada por los «pobres».

Durante mucho tiempo el término democracia quedará fijado en eso rasgos, y marcado por las numerosas críticas recibidas por parte de los clásicos de Jenofonte a Cicerón. No hay que olvidar que los regímenes representativos basados en la «voluntad popular» eludieron al principio la autodenominación de democracias, término de connotaciones negativas para sus engendradores, ateniéndose por lo general a la denominación que en la tradición aristotélica se entendió como su alternativa, «república». Habría que esperar al siglo XIX, debido al impacto político de los movimientos populares para que se incorporase ya de manera positiva el término y sus adjetivaciones.

Jorge Álvarez YagüezAristóteles: perì demokratías. La cuestión de la democracia, Isegoria nº 41, julio-diciembre 2009, págs. 69-101