dimecres, 12 d’octubre de 2016

L'oportunitat del Partit Laborista britànic.

Resultat d'imatges de partido laborista ingles

Hasta no hace mucho, los políticos se comportaban como si la clase trabajadora no existiera. Sin embargo, de un tiempo a esta parte compiten para conseguir su atención. “Ahora todos somos clase media” era el mantra del Nuevo Laborismo en la década de los noventa y en la década del 2000. “La clase es un concepto comunista”, afirmó Margaret Thatcher: “Separa a las personas por grupos como si fueran paquetes y luego enfrenta unos contra otros”. El concepto de clase, hasta ahora desterrado a la periferia política, vuelve a tener una gran relevancia.

El concepto de clase es un elemento esencial para el movimiento que inesperadamente puso a Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista. UKIP quiere posicionarse como el partido de la clase trabajadora de Inglaterra y Gales. UKIP “representa las preocupaciones de los hombres y mujeres trabajadores”, afirmó Mark Reckless tras su breve victoria en las elecciones de Rochester y Strood de 2014. Y ahora ha llegado el turno de los Tories: han dejado atrás el mensaje paternalista de “familias trabajadoras que hacen lo correcto” y han optado por un “completamente al servicio de las personas de clase trabajadora normales y corrientes”. El regreso de la política de clases representa una oportunidad para el Partido Laborista. También, una crisis existencial inminente.

El brazo político de la clase obrera fundó el Partido Laborista. La democracia social de Occidente tenía sentido en tanto que daba representación política a unos trabajadores que creaban riqueza y reordenaba unas sociedades que eran gestionadas en función de los intereses de los terratenientes y los industriales. El Partido Laborista nace cuando la clase obrera del Reino Unido empieza a trabajar duro como obreros, mineros, y sirvientes. La mano de obra estaba integrada mayoritariamente por hombres blancos. Las comunidades giraban en torno a los lugares de trabajo.

La izquierda lanzó un mensaje directo: los problemas y la falta de seguridad que padeces son el resultado de una sociedad que antepone la obtención de beneficios a tus necesidades y sueños. Los poderosos son los responsables de esta injusticia. La injusticia es un fracaso colectivo que necesita soluciones colectivas.

Sindicatos vs aburguesamiento

Ahora es mucho más complicado. El auge de una nueva derecha en los setenta promovió el individualismo como antídoto de un colectivismo que se consideraba asfixiante. La venta masiva de viviendas sociales tenía por objetivo la promoción del individuo sobre la identidad colectiva. En palabras de Keith Joseph, el “monje loco” de Margaret Thatcher, la promoción del “aburguesamiento”; el proceso de convertirse en un burgués.

Los sindicados permitieron que un gran número de obreros se organizase y tuviera poder de negociación, pero su fuerza se ha visto mermada por las políticas gubernamentales, el desempleo y la desindustrialización. La clase obrera industrial ha dado lugar a trabajadores del sector servicios que están mucho más fragmentados. La clase trabajadora con estudios universitarios y los profesionales de clase media han crecido: aborrecen el conservadurismo social de los Tories pero tienen unos valores y unas prioridades distintas a las de la clase obrera tradicional del Reino Unido. Este hecho no hace más que aumentar la tensión de la coalición electoral de los Laboristas.

El fin de la guerra fría conllevó la victoria del capitalismo de libre mercado y provocó el colapso de la confianza y la estrategia de la izquierda. La inmigración masiva fragmentó a la clase trabajadora del Reino Unido. De hecho, en las comunidades de clase obrera es donde hay mayor diversidad étnica. También provocó un resentimiento desenfrenado. El Nuevo Laborismo no pudo revertir los efectos de la desubicación social causada por el thatcherismo; entre ellos, la caída constante de los puestos de trabajo en el sector manufacturero. Reformó las viviendas sociales pero no construyó nuevos complejos, lo que condujo a un aumento de la frustración.

La izquierda no pudo dar una explicación comprensible y clara del porqué estaba aumentando la inseguridad social. El resentimiento contra los inmigrantes llenó este vacío.

El peligro de una derecha audaz

Ahora es evidente que el regreso de la política de clases era inevitable. La élite financiera arrastró al país hasta la peor crisis económica desde los años treinta y situó bajo mínimos el nivel de vida de millones de personas que no habían participado en este despropósito. Un gobierno conservador en manos de millonarios educados en escuelas privadas introdujo políticas que no hicieron más que empeorar la situación de los grupos más vulnerables.

Los trabajadores vieron caer sus salarios en picado; la peor caída desde el siglo XIX. La riqueza de las 1.000 personas más ricas del Reino Unido, en cambio, se duplicó. Y fue entonces cuando se hizo un referéndum sobre una salida de la Unión Europea: a la vista de los resultados ¿Quién puede seguir afirmando que “todos somos clase media”? La clase trabajadora del Reino Unido no es homogénea y millones de trabajadores, en especial los que pertenecen a minorías étnicas o son negros, votaron a favor de permanecer en la UE. Sin embargo, no se puede obviar el hecho de que mientras los profesionales de clase media fueron el único grupo que apoyó masivamente la opción de permanecer en la UE, las personas con los ingresos más bajos decidieron apoyar el Brexit.

Y esto es lo que más me preocupa. Hace seis años en el libro Chavs: The Demonization of the Working Class (Chavs, la demonización de la clase trabajadora) escribí sobre “el peligro de que nazca una nueva derecha populista y audaz, que se sienta cómoda hablando de clases y ofrezca soluciones reaccionarias a los problemas de la clase trabajadora. Podría denunciar que se está demonizando a la clase trabajadora y se está destruyendo su identidad, también podría afirmar que el que ha sido tradicionalmente el partido de la clase trabajadora, el Partido Laborista, les ha dado la espalda”.

“En vez de abordar los auténticos problemas de la clase trabajadora, centra su atención en debates populistas en torno a la inmigración o cuestiones culturales. Puede llegar a culpar a los inmigrantes de todos los males económicos y también podría afirmar que el multiculturalismo es el causante de la pérdida de identidad de la clase trabajadora blanca”. Esto no está muy lejos de un primer ministro populista que afirme que los enemigos de la clase trabajadora del Reino Unido son la inmigración y una élite liberal metropolitana que desprecia los valores y el patriotismo del resto del país.

La furia contra el sistema

El liberalismo económico nunca llegó a consolidarse en el Reino Unido. Theresa May lo sabe y quiere explorar esta posibilidad de una forma más activa. Esta estrategia podría ser devastadoramente efectiva. También pone en evidencia que la estrategia que en el pasado utilizó el Nuevo Laborismo, intentar unir el liberalismo social y el económico, ya no funciona.

Los profesionales de clase media educados en la universidad pueden utilizar Twitter como válvula de escape. Sin embargo, lo que May quiere es aprovechar la distancia que los separa de las comunidades de clase trabajadora. El thatcherismo consiguió atraer el voto de la clase trabajadora con incentivos, como por ejemplo el derecho a comprar una vivienda social. May está creando una gran coalición que atrae el resentimiento contra los inmigrantes y contra la élite metropolitana. El gobierno de May quiere una salida abrupta de la Unión Europea y esto puede mermar los estándares de vida y la seguridad de la clase trabajadora. Si el Partido Laborista no presenta una alternativa comprensible y convincente, la frustración que generarán las consecuencias del Brexit no harán más que empeorar el resentimiento contra de los inmigrantes.

Jeremy Corbyn jugó con el concepto de patriotismo progresista en el discurso que pronunció como líder del Partido y debería seguir en esta línea y hacerlo en clave positiva. Como ha indicado el pensador laborista Jon Cruddas, el partido gana cuando presenta una visión positiva en torno a la reconstrucción nacional.

Existe una furia contra el sistema que está detrás del resultado del referéndum sobre el Brexit. Es necesario que el Partido Laborista lo aproveche en beneficio propio. Sin embargo, a diferencia de los Tories, debe entender que el blanco de ataque son los intereses de unas minorías que no permiten que el Reino Unido avance en la dirección correcta.

El laborismo nació en el contexto de la política de clases y que vuelva a hablarse de esta noción representa una oportunidad. Si el Partido Laborista no la aprovecha, pueden estar seguros de que la derecha populista sí lo hará.

Owen Jones, El regreso de la política de clases, el diario.es/The Guardian 09/10/2016

Traducción de Emma Reverter