Sociologia de la religió.


Desde la sociología, la antropología y la biología evolutiva, la emergencia de las creencias religiosas es un fenómeno completamente natural que hunde sus raíces cientos de miles de años atrás en el tiempo. 

Robert Bellah
El compromiso con unos seres sobrenaturales es algo universal, es decir, que lo encontramos en prácticamente todas las sociedades del mundo de una manera u otra. ¿Pero cómo han conseguido las religiones llegar a colonizar el mundo de tal manera? o ¿cómo ha sido su evolución y transformación hasta el día de hoy? Para saberlo, debemos viajar varios millones de años atrás, hasta el principio de todo.... 

Por ejemplo, el sociólogo Robert Bellah se traslada al origen de los mamíferos y nuestra intensa necesidad de jugar como los posibles orígenes del ritual colectivo. Más adelante, con la aparición de los primates y más concretamente los grandes simios, también se mejora la atención y la concentración. Ambas características serían necesarias para la emergencia de los rituales religiosos complejos que vendrían millones de años después, como es el caso de la Semana Santa.

El experto en cognición Merlin Donald, traza la religión a través de la evolución humana y fija su origen cuando aún carecíamos de lenguaje, justo en el punto de la historia en el que los humanos comenzamos a vivir en grupos más numerosos de cazadores-recolectores. Aproximadamente unos 150 miembros, tres veces más que los que integran chimpancés. 

Las primeras religiones o formas arcaicas fueron practicadas probablemente por hombres del paleolítico, cuando sus cerebros se desarrollaron lo suficiente como para adquirir una capacidad simbólica a la hora de expresar conceptos. Nuestra especie se estaba adentrando en una época fascinante: el surgir del pensamiento abstracto. 

Para estos grupos de cazadores-recolectores, crear significados comunes eran una buena manera de organizar la vida social y fomentar la solidaridad necesaria para que este tipo de sociedades sobrevivan. Por ejemplo, el biólogo David Wilson cree que el altruismo que caracteriza a los humanos, habría beneficiado el desarrollo de la religión. 

Aunque estas primeras creencias estuvieran basadas en la superstición y lo irracional, poseen su lógica. Son un excelente pegamento social y gobierno invisible en ausencia de estados o instituciones. Por lo tanto, vitales a la hora de organizarse para sobrevivir.

No podemos estar seguros pero puede que este hecho ocurriera hace entre 20.000 y 40.000 años. Así se constata en las pinturas descubiertas sobre las cuevas prehistóricas del norte de España e Indonesia. Un cambio cognitivo sustancial que se aprecia en el aumento de la complejidad de las pinturas. Varios elementos se vieron alterados. Uno de ellos es la religión pero también otras áreas cambiaron para siempre: la política, la organización social y hasta la dieta. 

Más adelante, las religiones adquieres matices políticos y de confrontación con elementos de la sociedad que no gustan. El sociólogo Robert Bellah ha escrito extensamente sobre el fenómeno de la evolución de las religiones centrándose en lo que se llama la era fundamental de la religión (religion´s axial age), es decir, el periodo y zonas donde surgen las religiones más antiguas de las que tenemos constancia: el antiguo Israel, la Grecia clásica, la China y la India. 

La conclusión es que el su aparición casi simultánea señala una gran tensión entre religión y autoridad política, algo que las religiones previas no poseían porque no había una división clara entre esferas públicas, privadas y/o religiosas. Todo estaba mezclado. 

En conclusión, la unión de la religión con nuestro pasado más remoto es obvio. Como seres que provenimos de células que se unieron en el mar, todo ese desarrollo se queda incrustado en nosotros. Hay lazos que unen el pasado más remoto con el presente. Porque "nada se llega a perder del todo", dice Bellah.

Pablo Herreros, Del 'Big Bang' a la Semana Santa, Yo, mono, 04/04/2015

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.