dimarts, 22 de març de 2016

Sociopatia i escorça orbitofrontal.

OFC
Ubicación de la corteza orbitofrontal. Imagen: Paul Wicks (DP).
La corteza orbitofrontal es una de las regiones cerebrales donde puede producirse bastante daño sin que apenas se note, sin que el paciente piense que debe ir al médico o incluso yendo, sin que el médico sospeche que algo anda mal. Esta región cerebral está relacionada con el juicio crítico, el control de los impulsos, la toma de decisiones y el comportamiento social. La corteza orbitofrontal se encarga de inhibir las acciones inapropiadas, vetando el impulso emocional inmediato que supone la obtención de placer y sustituyéndolo por una respuesta acorde a nuestra educación, a nuestras convenciones sociales, integrada con aquello que consideramos moralmente admisible y que nos permite seguir siendo un miembro aceptado en la sociedad.

Las personas con una lesión en la corteza orbitofrontal en la infancia tienen problemas para la adquisición de los principios morales y sociales y normalmente muestran un juicio pobre, poco control de los impulsos y sociopatía. Esta sociopatía normalmente se refleja en una tendencia a los comportamientos violentos, la ausencia de remordimientos o culpa, dar poco valor a las leyes, a las normas sociales y a los derechos de los demás y dificultades para mantener un trabajo. Son personas que a menudo viven en los márgenes de la sociedad. Si cometen algún crimen suele ser al azar y de forma espontánea y no planificada. Cuando la lesión ocurre en la vida adulta, sin embargo, se ve también sociopatía, pero el desarrollo moral establecido previamente se mantiene.

José Ramón Alonso, Hay tumores malignos y malignos, jot down 21/03/2016