Eudald Carbonell: hem de treballar per a un progrés conscient.


Tenemos el planeta monitorizado, conocemos las leyes de la ciencia y sabemos cómo construir artefactos prácticos a  través de los planteamientos teóricos. Conocemos qué significa el incremento de sociabilidad y sabemos que la distribución no controlada y aleatoria e injusta de los recursos va en contra del progreso social de la especie. También conocemos, gracias  a la comunicación en red, que todos tenemos una opinión capaz de colaborar en la construcción de la especie.

Entendemos que la jerarquía es prescindible y que lo imprescindible es la capacidad de organización de los criterios y objetivos estructurales que se plantea la especie. Nos percatamos, por ende, que tenemos que generar una nueva conciencia de Homo sapiens con todo ello. Ya disponemos de objetivos, solamente nos falta la concreción.

Hemos de ir integrando la diversidad, trabajar para un progreso consciente, convertir nuestra evolución en una secuencia responsable e intervenida por nuestra capacidad direccional y gestionada con nuestra lógica. Debemos saber que sólo conociendo no se puede construir un futuro de especie mejor que la actual. Insisto, debemos pensar sobre lo que conocemos para poder utilizar toda la memoria de nuestro cerebro, que representa, a su vez, la memoria del sistema.

Ahora podemos dejar codificado lo que queremos hacer y, queda lo que hemos hecho, para que la especie, en el futuro, disponga de datos objetivos producto de la monitorización sistematizada, pero también del conocimiento actual y sobre todo del pensamiento de especie.

Será un stock de información privilegiada para que el Homo exnovo disponga de lo que necesite para que no cometa los errores de especie que se están cometiendo y que no se corrigen por la vertiginosa velocidad social en la que estamos impelidos. El pasado debe analizarse en el marco de esta lógica y no sobre la de la inmutabilidad de los sistemas.

Progreso consciente
Ahora disponemos de una lógica compleja que nos ayuda a plantear cuestiones como las que aquí se están postulando. Seguramente, sin el aumento de sociabilidad y complejidad de las interacciones de la especie, esta lógica no habría sobresalido de la supervivencia. La información nos sirve si hemos preparado los ejes esenciales de nuestro progreso consciente y utilizamos la inteligencia como forma de conciencia operativa, y no sólo como una manera de solucionar problemas específicos.

No somos nada sin el pasado. Éste constituye el substrato y no nos sirve sino se ha refinado con la capacidad de descubrir leyes nuevas que se puedan aplicar al conocimiento del presente y futuro. Siempre, y afortunadamente, nos movemos en el mismo bucle. Es por eso que ya empezamos a conocernos.

Eudald Carbonell, Deseando conocer el pasado (10), Sapiens, 21/07/2013

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.