Humanització no és hominització.

La hominización como proceso no es como la humanización, pues aquélla no tiene sentido direccional ni es previsible. En cambio, lo que aquí estamos precisamente formulando es la dirección de la humanización como constructor social controlado por la conciencia operativa.

La lógica de los descubrimientos en la evolución humana sería imposible sin el reconocimiento de una teoría. Ésta nos sirve para poder poner en su lugar los fósiles que encontramos y, a la vez, contrastar su contundencia y eficacia. En este proceso no existen excepciones. Refutar sirve para poder generar nuevos paradigmas que sean más generales, pero también más explicativos y acordes con la progresión social y cultural.

Como en un rompecabezas, las piezas van encajando y emerge la forma que en principio es fragmentaria e irreconocible. La descomposición en sus partes, gracias a los principios de  la analítica de Aristóteles, que después fue sofisticada por la evolución del pensamiento, permite saber de qué se compone el todo aunque no sepamos como interactúa. Precisamente, éste es el desafío que tiene la humanidad en construcción: conocer el flujo de información y la calidad de la misma que está en constante movimiento entre los diferentes nodos de la red de la existencia de los organismos.

La analítica nos sirve para diferenciar las mallas y la sistémica para conocer cómo ocurren las interacciones. Después necesitamos pensar qué ocurre una vez estas estructuras sistémicas nos llevan hacia una o otra parte. La observación y la experimentación nos orientan hacia la interpretación y la inferencia. No puede haber otro camino, por ahora, que no sea el método científico. Se ha demostrado históricamente que ha hecho más éste para el progreso en los últimos 400 años que todos los planteamientos metafísicos anteriores.

Esto no quiere decir que las preguntas no se hubieran formulado, como ya hemos referido con anterioridad. Seguramente, la ciencia conectada con la tecnología ha acabado por allanar el camino hacia un conocimiento más preciso de la realidad. La razón y su lógica se han impuesto gracias a los descubrimientos producidos por la voluntad humana de conocer y los métodos que lo han hecho posible. Pienso que no se puede objetar mucho sobre esto.

A lo largo de la historia de nuestra humanidad, el salto exponencial desde la revolución industrial y el salto quántico debido a la revolución científico-técnica aún no dejan de acomplejarnos. Cuando nos ponemos a analizar qué es lo que ha ocurrido durante los 200 últimos años, y sobretodo en los 20 últimos, no hay duda que algo importante ha roto la parsimonia que aseguraba la continuidad natural del sistema.

Eudald Carbonell, Deseando conocer el pasado (8), Sapiens,  07/07/2013

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.