La crítica a la noció de 'veritat'.




Aristóteles, un gran genio cuyo Liceo no habría estado entre las cien mejores universidades del ranking de Shanghái, caracterizó la verdad de un modo muy sensato. En palabras llanas, lo que sostuvo fue que la verdad consiste en decir las cosas tal como son, y que la falsedad es decir las cosas como no son. Hay libros enteros que explican cómo la tradición filosófica fue demoliendo sistemáticamente esta noción de verdad hasta convertirla en una solo de las posibles alternativas, con cierto arraigo aún en el ámbito anglosajón, pero decididamente abandonada en la llamada ‘filosofía continental’ (aunque haya quien, dentro de ese ámbito, quiera recuperarla). Su crítica ha dominado el panorama intelectual desde el siglo XIX.

Antonio Diéguez, No todo era relativo, diariosur.es 17/0472017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.