Evolució i mentida.




Una de las hipótesis sobre su origen es que fue favorecida por selección natural para ser capaces de esconder la comida de los más dominantes y así no pudieran robarnos. Millones de años después, esa función regresa como si de un efecto boomerang se tratara y resulta que estamos rodeados de ladrones. (...)

Pero la evolución también premió la detección de la mentira para contrarrestar a estos "agentes libres" (free riders en inglés) que ponen el peligro la vida en grupo, o ¿no?. Aquí los expertos y científicos aún debaten sobre nuestra habilidad innata para cazar a los mentirosos.

Pablo Herreros, El cerebro se adapta a mentir, Yo, mono 29/10/2016

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.