El retorn de la comunitat (Ignacio Castro Rey)



El problema de fondo, lo reconozcamos o no, es que entendemos el progreso como una evolución creciente hacia el individualismo conectado, con el consiguiente desarraigo personal -el campo se despuebla, la familia entra en crisis, así como la pareja y la natalidad-, y su posterior asociación en instituciones secundarias elegidas. El mundo contemporáneo, sobre todo en las grandes urbes, es un mundo de soledades conectadas. ¿Quién conocía a personalmente Andreas Lubitz, el piloto de Germanwings? En su medio profesional, nadie. Y este desconocimiento se incuba antes. Fijémonos en el aspecto misterioso del prójimo en las grandes urbes, cada uno ensimismado en su pantalla. La masificación, sin la cual la cultura asociativa no sería posible, nos permite tomar distancias e ignorar al prójimo, que casi siempre tiene el aspecto de un extranjero. De ahí que, si le ocurre algo a alguien desconocido en la calle o el metro, buena parte de los ciudadanos mirarán hacia otra parte. Con su leve rumor y sus luces discretas, las cámaras de vigilancia deben suplir la ausencia del prójimo.

Familia, sectas, tribus urbanas, comunitarismo juvenil, naciones primitivas. Es normal que el canon mayoritario de la sociedad occidental mire de reojo a todas las comunidades, poniéndolas en el punto de mira de la sospecha. Toda la presión informativa, que vive del mito de que la vida debe hacerse transparente y pasar a la historia, presionará a lo comunitario, empujándolo al asedio y al estrés. Recordemos en que casi todos nuestros enemigos oficiales, ya antes de la explosión mundial del terrorismo, son culturas y naciones comunitarias: eslavos, latinos, musulmanes, turcos, iraníes... Aunque por otra parte sea claro, especialmente en los momentos de crisis, que sin lo comunitario -el apoyo familiar, por ejemplo- no se puede vivir, la transparencia civil de Occidente no puede dejar de desconfiar de lo local, de lo pueblerino y comunitario.

Ignacio Castro Rey, Comunidad y asociación, El Huffington Post 03/04/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.