dimarts, 18 d’abril de 2017

Substituir la disputa pel càlcul.



La filosofía ha buscado interminablemente la solución de los desacuerdos mediante el recurso a diversos artefactos intelectuales diseñados para contener la violencia dentro de los muros manejables de la palabra y la idea. En el origen de la lógica ha estado el sueño de la razón de sustituir la disputa por el cálculo. (...) 

Vana esperanza: el desacuerdo insistente, el ruido interminable de las voces alzadas es el sonido de la cultura contemporánea.

Fernando Broncano, Epistemologías del desacuerdo, El laberinto de la identidad 16/04/2017