El savi en l'Antiguitat (Pierre Hadot).




En la Antigüedad se escribió mucho sobre un tipo de literatura que tuvo por tema la descripción del sabio. (…) Son descripciones del filósofo perfecto, tal y como debería ser. Por eso he dicho que la figura del sabio era en la Antigüedad una norma, un ideal trascendente. Platón, en el Banquete, dijo explícitamente que solamente Dios era sabio y que el hombre no podía ser sino filo-sofo, es decir “amigo de la sabiduría”. Y los estoicos, al insistir en la extrema rareza del sabio, hacen también de la sabiduría un ideal trascendente. Cuando Lucrecio, en su poema sobre la Naturaleza, elogia a Epicuro, a quien sus discípulos consideraban como un sabio, describe en realidad al filósofo ideal. ¿Cuáles son entonces las cualidades que Lucrecio admira en él? La primera, es su amor hacia los hombres. Cuando enseñó su doctrina, quiso socorrer al género humano presa del terror de la superstición y los tormentos de las pasiones. Un segundo rasgo característico de su sabiduría es la osadía de su visión cósmica: llegó a través del espíritu, dice Lucrecio, más allá de las barreras inflamadas que limitan el universo y recorrió el Todo inmenso. Un tercer rasgo, finalmente: es libre, sin miedo, está en una paz interior análoga a la de los dioses, de los que podemos decir, precisamente, según su doctrina, que ningún problema agita la paz de su alma. En el fondo, estos tres rasgos se encuentran en la figura del sabio descrita por las otras escuelas, excepto las escépticas. (177)


El discurso filosófico como ejercicio espiritual

Pierre Hadot, La filosofía como forma de vida. Conversaciones con Jeannie Carlier y Arnold I. Davidson, Alpha Decay, Barna 2009

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.

Nòmades.