L'educació cínica (Michel Foucault)



Diógenes Laercio da un ejemplo de le enseñanza filosófica tal como la concebían los cínicos cuando explica cómo concebía Diógenes el Cínico la enseñanza que debía dar a los hijos de Jeníades, quien lo había comprado como esclavo. A su pregunta: en verdad quiero comprarte, pero ¿qué sabes hacer?, Diógenes había respondido: sé mandar. Y ante esta respuesta parresiástica, Jeníades, como reacción, había dicho: pues bien, educarás a mis hijos. (…) ¿Y en qué consiste esa enseñanza? El texto comienza por decir que Diógenes el Cínico había enseñado a los hijos de Jeníades todas las ciencias. Lo cual parecería indicarnos una educación de tipo enciclopédico, como podría encontrársela en otras escuelas filosóficas, en particular entre los platónicos o los peripatéticos. Pero Diógenes Laercio se apresura a decir: Diógenes había enseñado todas esas ciencias a los hijos de Jeníades bajo la forma de resúmenes y compendios, con el fin de que las retuvieran con mayor facilidad. Es decir que las ciencias no se aprenden en todo su desarrollo, sino en los principios esenciales que son necesarios y suficientes para vivir como es debido. Esta enseñanza se completaba mediante todo un aprendizaje de la resistencia. Era menester que los hijos de Jeníades fueran capaces de servirse por sí mismos, esto es, sin la necesidad de recurrir a sirvientes y esclavos. Es el aprendizaje de la independencia. Diógenes les había enseñado a no llevar jamás otra cosa que ropa muy simple, sin túnicas ni zapatos. También les había enseñado a cazar –referencia, sin duda, a la enseñanza espartana-, que permite justamente a la gente desenvolverse sola, ser independiente, practicar la autarquía. Uno se alimenta de lo que cobra en la caza y mata. (220-221)

Clase del 7 de marzo de 1984. Primera hora.

Michel Foucault, El coraje de la verdad, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.

Nòmades.