La xarxa i el control.





Quienes saben de tecnología sostienen que “todo lo que se pueda usar para controlar y vigilar será usado para controlar y vigilar”. Por razones obvias, la publicidad de las empresas tecnológicas no remite a 1984 de George Orwell. Promete Un mundo feliz, otra novela; escrita por Aldous Huxley. Allí la dicha también se impone con la sumisión. Pero sin palos ni amenazas. La servidumbre se fomenta consumiendo una droga llamada soma. Poca cantidad proporcionaba un agradable bienestar. Dosis mayores, visiones. Y tres tabletas inducían un sueño reparador. Las revoluciones y las democracias digitales evocan ese ensueño. Ensalzan la tecnología como intrínsecamente liberadora.

Víctor Sampedro, El estado vigilante o el Hermano mayor, Público 04/01/2019

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.