Homes de palla.



La caricatura —supremacistas blancos, feminazis, extremo centro— lleva el matiz a posiciones extremas y ridículas, y quizá no consigas profundizar en el tema o avanzar hacia algún tipo de entendimiento. Pero, como aquel ejército que nunca perdió una batalla contra civiles desarmados, no perderás una pelea con enemigos imaginarios. Quizá recuerdes la frase de Adam Gopnik: “La luz que emiten los hombres de paja al arder no es iluminación”. Pero los aplausos de los tuyos y la satisfacción del momento mitigarán la sensación desagradable de que estás haciendo trampas al solitario.

Daniel Gascón, Instrucciones para ganar un debate, El País 05/01/2019

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.